lunes, 26 de julio de 2010

Fidel Castro se “corrige”

Fidel Castro se corrige

El Nostradamus caribeño afirmó el 4 de julio, del presente año, que Estados Unidos no cedería, ni Irán tampoco. No acertó.

Decía también que en casi todas las guerras, una de las partes desea evitarla y a veces las dos. Vaticinaba Fidel Castro, que en este caso una de las partes no desea la guerra. Seguramente que el Gran Maestro adivinador debe suponer que sea Irán, aunque no lo diga por lo claro.

Dice Fidel Castro que, en relación al enriquecimiento del uranio, Irán defiende los intereses nacionales. ¡Por favor! Un país inmensamente rico en petróleo, defiende sus intereses nacionales enriqueciendo uranio. Por el contrario, Estados Unidos persigue (en este caso no defiende) propósitos bastardos (según Fidel Castro) y groseros intereses materiales.

Fidel Castro no dice en ningún momento que esos propósitos bastardos a los que tan groseramente se refiere, se tratan nada menos que de impedir la expansión del fundamentalismo extremista islámico sobre los países desarrollados y en vías de desarrollo. Los intereses materiales, sí, efectivamente, el petróleo que mueve la industria que hace posible el desarrollo de la especie humana.

Fidel Castro insiste por enésima vez que el objetivo de encausar al extremismo fundamentalista mediante presiones económicas no dará resultado y conducirán a la más terrible de todas las guerras. Dice que el presidente de los Estados Unidos es un mentiroso cuando se pronuncia por una humanidad libre de armas nucleares, pues intenta cambiarlas por otras aun más destructivas e idóneas para “aterrorizar” a los dictadores que como Fidel Castro torturan a sus pueblos con total impunidad.

Haciendo uso de su refinada demagogia, Fidel Castro se “auto-critica”. Había vaticinado el comienzo de la hecatombe para el día 27 de junio del presente año, pero “no se dio cuenta” (infeliz viejito) que había un paso previo.

La culpa de semejante descalabro no la tuvo Fidel Castro, sino un simple funcionario que “se durmió”. ¡Mal la debe estar pasando!

Fidel Castro culpa también a dos Estados poderosos, con autoridad y prestigio, que no ejercieron su derecho al veto (no los menciona por su nombre) y cataloga de pérfida la resolución de las Naciones Unidas. En fin, Fidel Castro contra el Mundo. Todos están equivocados. Hasta sus pretendidos “amigos” rusos y chinos. El único que tiene razón es el Megalomaníaco dictador caribeño.

Se divierte muchísimo, diciendo que ha logrado el vaticinio observando lo que sucedía, “como dirigente político que fui”, pero se olvida que aun hoy es el Primer Secretario de un Partido que a el se le antoja que sea comunista.

Fidel Castro prefiere alimentar su ego, antes que alimentar al pueblo de Cuba.

domingo, 25 de julio de 2010

El Poder y Fidel Castro


Dentro del sistema totalitario algunos se lamentan que el engranaje estructurado por los hermanos Castro Ruz, provoque una disfunción, entorpecedora del funcionamiento de la vida del pueblo cubano.

Algunos analistas apuntan que es, como si estuviéramos ante un guión teatral imperfecto y una lamentable puesta en escena.

Ha sido, y muchos así ya lo presumen, una elección malvada. Ya nadie duda de que hayamos sido un país sujeto a una tiranía despiadada. No somos la nación que queríamos, la democrática, la de justicia, la de libertad, sino la que tras la traición, nos impusieron. El acoso metódico de la población, agravado por distorsiones comunes al sistema estalinista dio lugar a una dictadura desconocida en el hemisferio occidental.

Razón tenía mi progenitor, cuando al final de sus días (refiriéndose a Fidel Castro) profirió unas palabras que me llegaron a lo más profundo. “Que lástima, nos equivocamos. Un muchacho con una ideas tan brillantes…” ¡Todavía creía! El mismo había dudado acerca de las bondades del sistema soviético, en los convulsos años 60, luego de una visita a la URSS,.

El ansia liberadora de los pueblos, en manos de los barbudos de la Sierra Maestra, de pronto se transfiguró en culto a la personalidad, burocratismo e inercia.

El neofeudalismo, como referente de la enajenación humana, ha tenido dos renacimientos. El primero, de la mano de Fidel Castro al traicionar la revolución de los cubanos contra la dictadura de Fulgencio Batista e imponerle al pueblo cubano una dictadura, mal llamada del proletariado. El segundo, después del desmerengamiento (como le gusta decir a Fidel Castro) de la URSS. No me estoy refiriendo a la asombrosa resistencia del régimen de los hermanos Castro Ruz, sino a la desmañada “revolución bolivariana” de la mano del proyecto de dictador totalitario llamado Hugo Chávez Frías.

La historia, al fin y al cabo les pasará la cuenta. A los hermanos Castro Ruz y su sistema copiado ya se le han acabado las mentiras con las que, durante décadas, han engañado al pueblo. La dependencia histórica les persigue, pero se niegan a ser satélites de Chávez aunque no les quede otro remedio.

Sería un soberano disparate pretender que a partir de unos ancianos terroristas se pudiera gestar otra resurrección totalitaria. ¿Otra más? ¿Una V Internacional?

Efectivamente, pueden intentar que renazca el instrumento avasallador de los pueblos. Lo que sería totalmente imprudente sería utilizar la traicionada idea de Ulianov que, entre otras cosas decía: “Sería ridículo presentar lo ocurrido en Rusia, como una especie de ideal para todos los países”.

Vladimir Ilich sabía que para alcanzar el poder era imprescindible minar las bases del sistema feudal zarista y que para ello le era imprescindible utilizar el embrión burgués. Lo que no sabía era que tras su muerte, se impondría un personaje, por demás asiático, que no tenía idea alguna del significado de la palabra democracia. Yosef Dugashvili dirigió a la Unión Soviética, mucho peor que lo que lo hubiera hecho el Zar Nicolás, partiendo de que nunca existió tal unión.

Vladimir Ilich estuvo equivocado desde el principio. En Rusia no existía capitalismo, ni sistema de mercado. Imperaba una monarquía feudal, con algunos atisbos burgueses. Lenin se robó la revolución burguesa rusa y la convirtió en una dictadura neofeudal.

Luego se fueron hinchando como pavos y fueron, son y serán el hazmerreír del mundo entero. Sus fanfarronadas hacen miserables a los pueblos que oprimen.


lunes, 19 de julio de 2010

Fidel Castro confunde cornetas con vuvuzelas


Las vuvuzelas rompían tímpanos. Fidel Castro insistía en tocar a degüello utilizándolas. Vaticinaba vientos de guerra.
Su tiempo pasado, ya pasó.

De repente, en medio de la deportación de los prisioneros de la Primavera Negra, re-apareció (como el negro Félix)*. Insiste, en un video (que jamás apareció en vivo), de los males que ocurren fuera de Cuba.
Una vez más demuestra que su pueblo le es totalmente ajeno.

Continúa vaticinando un conflicto bélico que a él se le antoja de dimensiones catastróficas. Intenta defender al Irán de los fundamentalistas ayatólicos y sus aliados. Vuelve a culpar al imperialismo y confunde la “guerra santa” del Islam, con la defensa de los valores democráticos. A estos últimos les llama “mentiras y calumnias”.



Una ves más son los yacimientos de recursos naturales no renovables (que se encuentran en Irán y el medio oriente) es el motivo esencial. Allí, donde el fundamentalismo islámico cobra cada día mayor fuerza, precisamente por causa del petróleo.

Se impone una pregunta: ¿Qué harían los países islámicos si el petróleo, que hoy extraen con tecnología occidental (por llamarle de alguna forma) dejara de ser consumido? ¿Para que rayos serviría entonces el “oro negro”? ¿A parte de los países industrializados, cuales otros consumen el petróleo para producir bienes materiales?

Fidel Castro intenta vender la retorcida idea de que las situaciones que provocan los países islámicos, en el Medio Oriente son consecuencia de un enfrentamiento religioso entre musulmanes y judíos. Si los países musulmanes acataran las resoluciones emitidas por las Naciones Unidas, nada de esto ocurriría.

Fidel Castro: La llamada “Guerra Santa Moderna” es un engendro islámico, ataviado de un fundamentalismo religioso extremo, carente de lenguaje jurídico legal. No es otra cosa que una manipulación premeditada del Islam, que trata de utilizar, a sus fieles, en una cruzada absurda (por fanática) en contra de los países desarrollados.

En el marco de una crisis provocada por los especulativos precios del petróleo, a Fidel Castro lo único que se le ocurre es pronosticar una guerra nuclear: En 1989 el barril costaba menos de diez dólares. En 2008 llegó a vales 150 dólares.

La participación del octogenario terrorista, en actividades públicas, en el momento de excarcelar a los prisioneros de conciencia de la negrísima primavera del 2003 tiene carácter estratégico para el régimen totalitario. No es meramente simbólico.

¡Que no piensen los neofeudalistas, ni los proyectos de gobernantes totalitarios sur americanos, que nos han pasado gato por liebre!

Tanto los llamados “Guardianes de la Revolución Islámica”, como los “Guardianes del Sistema Totalitario Neofeudal de los hermanos Castro Ruz” serán absorbidos por el sistema de mercado sin guerra o con ella.

Los llamados “Ángeles de la Guarda” de los hermanos Castro Ruz, han sido pasados (hace ya muchos años) por el paredón de fusilamiento. Esos ángeles se convirtieron en la mentira cincuentenaria y en la traición a los ideales democráticos del pueblo cubano, por parte del ego centrista empedernido y del mojigato de su hermano.

El ex – comandante en jefe, el ex – dictador, el ex – enfermo, el ex – muerto en vida, ahora se dedica a utilizar sus dotes de vedette para intentar opacar el triunfo de la disidencia, alcanzado por las Damas de Blanco, por Orlando Zapata Tamayo y por Guillermo Fariñas.

* El negro Félix, es la variante caribeña del “Ave Fénix”.


domingo, 18 de julio de 2010

El amor, madre, a la Patria


A quienes unen y defienden, a quienes confían en aquellos que fuimos “educados” por el régimen totalitario. A aquellos que desde lo más profundo del corazón sienten el orgullo de ser cubanos sobre todas las cosas y que se han visto obligados a emigrar, dedico éste artículo.

Nuestra historia se encuentra saturada de frases, supuestamente históricas, sino fuera por la retórica fidelística (mentirosa y ultrajante), con la cual pretenden continuar engañando, no solamente al pueblo cubano.

Cada día me convenzo más que los hermanos dictadores se pasan por el arco del triunfo los principios que tan pomposamente han proclamado como inalterables.

Tampoco el caudillismo es ajeno a nuestra historia reciente, ni el tan cacareado igualitarismo (absurdo y ridículo) o la patriotería barata y la deuda “eterna” a los pueblos del África negra.

Nada de lo dicho en el párrafo anterior resolverá el cincuentenario deterioro del nivel de vida de nuestro pueblo, tal y como sería imposible dejar de ser un pueblo mestizo.

El régimen totalitario se encuentra en un momento de definiciones. Cada día que pasa la situación económica empeora y los ancianos dictadores no encuentran como morir con las botas puestas. Cuatro décadas de sangre y dolor del pueblo cubano ha sido el precio pagado para que ellos y sus acólitos vivan como señores feudales en la tierra que nos vio nacer (a ellos y a nosotros).

A estas alturas, les resulta imposible utilizar las llamadas “organizaciones de masas” (grupos de respuesta rápida o, mejor aún, esbirros al servicio de la dictadura), mascatuercas de prebendas y chupaceites malversadores del erario público, para movilizar a nadie en aras de la defensa de nadie. Los humildes hace mucho fueron abandonados por la satrapía.

No olvidemos jamás que muchos hijos de la patria, andamos desperdigados por el mundo, mientras nuestras familias, que quedaron en Cuba, sufren las miserias y rencores de una caterva de explotadores disfrazados de “socialistas”, que se dedican a exacerbar el odio, pretendiendo proteger el “futuro” común.

El amor, madre, a la patria
No es el amor ridículo a la tierra,tierra,
Ni a la yerba que pisan nuestras plantas;
Es el odio invencible a quien la oprime,
Es el rencor eterno a quien la ataca; -
Y tal amor despierta en nuestro pecho
El mundo de recuerdos que nos llama
A la vida otra vez, cuando la sangre
Herida brota con angustia el alma; -
La imagen del amor que nos consuela
Y las memorias plácidas que guarda

El derecho a la Patria es de todos y pasa por la esperanza de un futuro mejor, donde no exista el ego y las vanidades del caudillo, ni el egoísmo de funcionarios corruptos. Es la defensa de una nación que un grupo de energúmenos ha pretendido destruir durante cinco décadas


lunes, 12 de julio de 2010

Atilio Borón y la cotorra de Fidel Castro

Una cotorra argentina

“Politólogo”, “sociólogo”, “socialdemócrata”, “economista”, “periodista”, “argentino”, “profesor”. Estos son los títulos que presenta la cotorra de Fidel Castro.

Incondicional defensor del estado totalitario de los hermanos Castro Ruz, repite cual cotorra, las imbecilidades irreflexivas de Fidel Castro, catalogándolas de lúcidas.

Como ni el mismo Atilio se lo cree, no duda en llamarles “sombrías predicciones”, para luego decir que son “optimistas”.

Es increíble que alguien, en su sano juicio, considere aceptable que un esquizofrénico, como lo es el hombre fuerte de Irán, no solo pretenda, sino que construya un arsenal nuclear. No solo son inaceptables las pretensiones del adefesio que niega el holocausto judío. Es inaceptable la defensa de semejante proyecto, por parte de alguien con tantos títulos universitarios. Semejante defensa se basa en la no menos demencial postura israelí.

Para Atilio, todo se fundamenta en el predominio de un Irán (de inmensas reservas petrolíferas) sobre el Oriente Medio, capaz de poner en jaque las economías del mundo desarrollado, dependiente de dichos recursos energéticos.

Eso para Atilio no significa poner al mundo (países desarrollados) al borde del abismo. El pensamiento retrógrado de Atilio Borón, al igual que el de Fidel Castro, es conducir a los países industrializados a un nivel económico igual al de Haití. Para ambos energúmenos, sería así que se lograría el igualitarismo por ellos concebido.


domingo, 11 de julio de 2010

Raúl Castro y el balompié totalitario



El General dictador alcanzó un reñido empate contra la selección de la Unión Europea, encabezado por Miguel Ángel Moratinos, al supuestamente concluir las negociaciones de deportación de un número indeterminado de presos de conciencia de las cárceles del régimen totalitario.

Durante su estancia de dos días, Moratinos fue recibido por Raúl Castro, en compañía del árbitro de la Santa Iglesia Católica, el Cardenal Ortega, además de sostener conversaciones y contactos con el funcionario del régimen para las relaciones exteriores.

En vista de que el dictador no conseguía llegar a ningún acuerdo directo con la Unión Europea, acudió a la Santa Iglesia Católica para que sirviera de mediadora y no tener que “plegarse” ante las exigencias europeas.

De manera que, el arzobispado de La Habana ha dado a conocer una nota, que apenas aparece divulgada por la prensa del régimen totalitario, en la cual se anuncia que el desgobierno neofeudal les ha informado que liberarán (deportarán), en un período de cuatro meses, a los 52 prisioneros de conciencia restantes de los 75 encarcelados desde la primavera negra del año 2003.



El canciller español ha sido convertido por Raúl Castro, en la celestina del Vaticano. ¡Triste papel! Desde el momento que la Santa Sede no tiene territorio donde acoger a los prisioneros de conciencia, nadie mejor que Moratinos para acoger en el seno de la madre patria a los que serán deportados.

No obstante y no exento de razón, el Ministro de Exteriores de su Majestad el Rey Don Juan Carlos, proclama a los cuatro vientos (como si él fuera el vencedor) que no tiene ningún sentido que se mantenga la Posición Común que impone la UE a Cuba desde 1996.

Raúl Castro se ha burlado del mundo. Su hermano encarceló a los 75 opositores acusándoles (mentira) de prestar servicios a una potencia extranjera. El dictador de turno, ante la indignación mundial por las huelgas de hambre hasta la muerte, ocurridas este año y las protestas de las Damas de Blanco, logra deportarlos.
Sin lugar a dudas, nuevamente políticos llamados "socialistas" les sacan las castañas del fuego a los hermanos Castro Ruz. Esta vez, en contubernio con la caridad católica.

Ahora falta que la Unión Europea retire la Posición Común y permitan que la decana de las dictaduras, del mundo en que vivimos, respire nuevamente.

martes, 6 de julio de 2010

Luchar por una Cuba mejor no es solo lo más lógico, sino la única alternativa para los cubanos


El régimen de oprobio se ha paralizado con la senectud de Fidel Castro. En Birán (la finca de los Castro Ruz) se vive al margen de blogs, foros de debate y facebook, aunque al twitter no lo han podido silenciar aun. Tal vez lo logren en un futuro cercano. Uno de los agentes, más pernicioso y oportunista, tergiversador de ideas y mentiroso consuetudinario, sin otras ideas que no sean las de sus representados y defendidos, es Enrique Ubieta: Pseudo-periodista, pseudo escritor y auto-titulado director de una revistucha llamada (con mucha falta de imaginación) “La Calle del Medio”. Con él conversó una tal Yamila Sánchez, sobre el papel que deben jugar los jóvenes cubanos ante tanta falta de dirección.


Enrique Ubieta miente descaradamente cuando dice que los jóvenes cubanos participan con fuerza cualitativa y cuantitativa en la blogosfera. Ubieta se refiere a solamente una minúscula parte de la juventud cubana. Se refiere a aquellos que responden a los ordeno y mando de los hermanos dictadores.


Son muy pocos los jóvenes cubanos (los que no responden a los ordeno y mando) que puedan o se atrevan a abrir un blog y publicar artículos que disientan del oficialismo doctrinario. Solo mal nacidos, como Ubieta, son autorizados a publicar artículos que se parezcan en forma y contenido a lo publicado por “Abuelita”, el órgano oficial del comité central del partido de los hermanos Castro Ruz. Así y todo, no lo logran. Es por eso que carecen de credibilidad. Fuerza no tienen ninguna.


Lo peor, es que no tienen idea de lo que es un blog. No importa que estén o no familiarizados con las nuevas tecnologías. Es que el sistema es tan cerrado, que no les permite ni utilizarlo como arma de combate. Es por eso que, al leer los artículos de Ubieta y comparsa, da la impresión de estar leyendo cualquiera de los tabloides que imprime el desgobierno. Profesionalidad no tienen ninguna.

Para Ubieta, tener un blog es imitar a su esquizofrénico ídolo y creer que reflexiona, cuando realmente lo que hace es coprografiar cuartillas. Ubieta no piensa antes de escribir. O sea, escribe sin pensar. Es por eso que sus escritos son carentes de sentimientos y totalmente despreocupados de la realidad que vive nuestra patria. Ubieta escribe, no para el gran público, sino para los funcionarios del régimen de oprobio. Eso le proporciona infinidad de “posibilidades” dentro de un sistema abierto solamente a la desinformación. Eso sí, todos los días tiene que escribir sandeces.


Por un error “imperdonable” de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), el blog de Ubieta fue detectado como emisor de SPAMS. Ese y no otro fue el motivo por el cual fuera cerrado automáticamente. Luego de quedar limpio de SPAMS fue rehabilitado. No hay otra explicación.


Yamila Sánchez le pregunta: ¿Qué opinión le merece el papel de los intelectuales cubanos como reflejo de las inquietudes sociales?


Ubieta se va por las ramas. Miente cuando dice que nuestra población tiene una cultura general más alta que la que tenía antes del triunfo de la revolución cubana (que no es la revolución de Fidel Castro). La población cubana no es mucho más culta. En todo caso está mejor instruida, aunque con infinidad de lagunas. Lo que Ubieta llama cultura política no es otra cosa que doctrina totalitaria.


Ubieta no se considera a sí mismo como parte de la intelectualidad cubana. En eso le doy toda la razón. Ubieta ve a los intelectuales cubanos desde su barrera totalitaria. Para Ubieta, aquellos que expresan sus inquietudes sociales, son enemigos del régimen. Bajo la dictadura totalitaria y neofeudal de los hermanos Castro Ruz, no son permitidos emitir, criterios, opiniones, comentarios o reflexiones contrarios a la voluntad de los hermanos dictadores. Es por eso y no por otra cosa, que la intelectualidad cubana, nacida y crecida bajo la bota dictatorial, no puede ser hija de semejantes progenitores. Afirmar lo contrario, como hace Ubieta, es proclamar que nuestra intelectualidad es un aborto del infierno totalitario. Nada más falso.

Yamila Sánchez insiste: ¿Considera que las nuevas generaciones están a la altura del desafío?

Nuevamente Ubieta se va por las de Villadiego. Una generación es el acto de producir descendencia. Una generación puede ser también una etapa o un grado en la sucesión natural de la descendencia. Una generación se puede referir a las etapas sucesivas de mejora en el desarrollo. En biología, es el proceso por el cual las poblaciones de organismos transmiten rasgos ventajosos de una generación a otra. En educación es el nombre dado a un conjunto de estudiantes que inician y finalizan sus estudios en una misma fecha. En literatura es el nombre aplicado a un grupo de escritores del mismo período.


Señor Ubieta: Una generación, no puede jamás ser el resultado de una obra determinada. Una generación puede marcar el proyecto de vida de una población. Lo que no puede hacer una generación, es imponer un proyecto por la fuerza.


¿Como puede alguien afirmar que la juventud cubana se encuentra identificada con el régimen totalitario? ¿Acaso Ubieta no tiene en cuenta que en los últimos diez años han salido de Cuba más de 200 mil jóvenes cubanos?

Yamila le pregunta: ¿Qué significa para Ubieta “salvarse o no de la utopía de hallar, de construir otros mundos posibles"?


Nuevamente Ubieta hace gala de su mimetismo totalitario.

Como ni Ubieta ni yo somos filósofos, dejémonos de filosofar al barato. Utopía significa: “lugar que no existe”. Ese es el meollo. Lo demás es cantinflismo puro y duro. No se puede llegar a un lugar que no existe y punto. Tampoco podemos caminar hacia el horizonte en busca de algo, sin saber qué.


El único mundo posible, hacia el que todos debemos caminar es, el mundo donde las condiciones de vida del ser humano sean (como mínimo) aceptables y no como en Cuba, donde las condiciones de vida han pasado a ser infrahumanas, si las comparamos con la Cuba robada hace más de 50 años por los hermanos Castro Ruz y convertida en su finca particular. Solo para los totalitaristas opresores del pueblo, puede tener validez semejante concepto.


Luchar por un mundo mejor no es oprimir al pueblo, sino liberarlo de la opresión. No es ético mantener en cadenas y oprobios sumidos al pueblo que nos vio nacer. Esa no es la única alternativa. No es ético ni humano afirmar que, el totalitarismo neofeudal sea la única alternativa. Es por eso que el sistema de los hermanos Castro Ruz es un fracaso permanente.

Cuando Yamila le pregunta: ¿Qué piensa usted de ese nuevo concepto de libertad que tiene ya una incidencia notable en los más jóvenes?


Ubieta solo consigue decir: “Es sano remover errores”. Remover no Sr. Ubieta: Corregir es la palabra. No se trata de, tratar de curar las heridas, sino sanarlas del todo. El peor de todos los errores de Fidel Castro fue el de, para mantenerse en el poder, aplicar en Cuba un sistema totalmente ajeno a las aspiraciones del pueblo cubano. Ese fue el principal problema de principio. Lo peor es que pretenden ignorarlo y aun se atreven a decir que no lo ignoran.


Es una verdadera suerte, para Ubieta, hacer lo que le gusta y le proporciona beneficios. Vive de la adularía inmunda y sin asomo de vergüenza dice que eso le proporciona felicidad.


Ubieta niega la posibilidad de disentir al pueblo cubano. Para Ubieta todo aquel que disiente del régimen totalitario no forma parte de la nación cubana, como si los que disienten no sintieran a Cuba como propia. Para Ubieta, aquellos que disienten del régimen totalitario no se sienten dueños de la vida. Como si la vida fuera el sistema putrefacto que tan míseramente defiende.


La revista dirigida por Ubieta no hace honor ni distinción a la opinión ni al debate. Solo aquellos que aceptan incondicionalmente la “doctrina fidelista” tienen cabida. El resto son totalmente ignorados y vetados de participación.


“La Calle del Medio” no es una revista cubana. Es una revista de la dictadura totalitaria.

lunes, 5 de julio de 2010

El Estado Totalitario Neofeudal acaba con la economía de un país


El 1 de diciembre de 1986 Fidel Castro dijo: “Quizás cuando se hable de la ideología habrá que abordar también este tema, porque esto es ideológico y mucha gente no entiende que el Estado socialista, ningún Estado, ningún sistema puede dar lo que no tiene, y mucho menos va a tener si no se produce; si se está dando dinero sin respaldo productivo. Y estoy seguro de que las plantillas infladas, el exceso de dinero entregado a la gente, los inventarios ociosos, los despilfarros, tienen que ver mucho con el gran número de empresas i-rentables que hay en el país”.

En este párrafo, Fidel Castro no menciona (a propósito) a que tipo de ideología se refiere. Lo que sí me queda claro es, que un estado totalitario neofeudal, se come indiscriminadamente los recursos del país, en aras del ego del máximo líder.

Efectivamente, el sistema es incapaz de realizar el menor esfuerzo para tener una producción efectiva que respalde el dinero que el gobierno pone en circulación.

Como bien dice Fidel Castro, es un sistema de plantillas infladas. Infladas por el mismo desgobierno impuesto al pueblo de Cuba desde enero de 1959.

Fidel Castro es capaz de culpar al pueblo de Cuba, de los despilfarros que el ha cometido durante más de 50 años. Las empresas i-rentables, no son otra cosa que la prueba fehaciente del desgobierno existente en mi país.