lunes, 31 de mayo de 2010

La cultura de una sociedad feudal dista mucho de la cultura de una sociedad democrática


El 9 de mayo del presente año se conmemoró el 65 aniversario de la derrota del fascismo. La televisión cubana, dirigida por el régimen neofeudal de los hermanos Castro Ruz, tuvo la desagradable “idea” de emitir, por enésima vez, una película sobre la toma de Berlin por los soviéticos. No saciados con la tortura repusieron “La Balada del Soldado”, “Cuando Vuelan las Cigüeñas” y varias más, para satisfacción de…, vaya usted a saber quienes, porque a la crápula en el poder no le interesan y las generaciones más jóvenes se pasan, como en el dominó.

Es increíble que mi generación tuviera que empujarse aquellas películas soviéticas y que nuestros hijos, de forma inconsciente hicieran distinciones entre “muñequitos” y “dibujos animados”. Los primeros eran del “área capitalista”, los segundos (insufribles) del campo socialista.

Aquellas películas y aquellos dibujos animados nos hablaban del modelo cultural soviético y demás países socialistas. También, del modo de hacer la guerra. Todavía existen personas en Cuba que consideran que la SGM fue una lucha entre soviéticos y el resto del mundo.

Definitivamente, esas películas contribuyeron a la deformación política e ideológica de gran parte del pueblo cubano.

De igual forma contribuyó la literatura totalitaria estalinista. Magníficos escritores de temas distorsionados de la realidad en que vivían los pueblos bajo la “dictadura del proletariado”.

Literatura y cinematografía desaparecieron con el desmerengamiento de la Unión Soviética y demás países del campo socialista. En un momento llegué a pensar que desaparecerían de nuestro ámbito cultural.

Ahora, el régimen de los hermanos Castro Ruz pretende, que el desmerengamiento ha representado un fenómeno de mordaza, persecución, destierro y otras muchas cosas terribles. Intentan, en vano, hacernos creer que el sistema totalitario en que vivían los pueblos de la Europa oriental, era un paraíso. ¿Cómo el nuestro? Para Raúl y Fidel Castro (y sus colaboradores) jamás han existido, bajo su régimen, tales “fenómenos culturales”.

La cultura de la mordaza, de la persecución y del destierro solo se encuentra en nuestra imaginación y que además de ser unos desagradecidos, somos intolerantes de la cultura estalinista.

La conciencia, por desgracia para ellos, no se reparte por la libreta de abastecimientos, tampoco con slogans. Menos aun cuando se condicionan a las conveniencias del régimen, en cuyo caso solo suponen oportunismo y simulación.

¿Todo lo hecho durante más de 50 años de pesadilla totalitaria ha sido bueno?

¿Tendremos que negarlo todo? ¿Debe o no el artista, el narrador, estar comprometido con el régimen totalitario neofeudal?

¿Tiene que ser reflejo del régimen totalitario la obra de un artista, narrador o poeta? ¿Será falso que la inmensa mayoría de los escritores y artistas de los países ex-socialistas no reflejaron en sus obras la sociedad neofeudal en que vivieron?

La cultura es el conjunto de todas las formas, los modelos o los patrones, explícitos o implícitos, a través de los cuales una sociedad regula el comportamiento de las personas que la conforman.

Definitivamente, la cultura bajo un régimen neofeudal no puede regirse por lo mismos cánones de la cultura de un régimen democrático. La cultura bajo un régimen neofeudal agoniza lentamente junto al sistema económico.

El realismo neofeudal, que algunos llaman socialismo, involuciona junto con el sistema. Ese es el único y gran error que dio lugar al desaparecimiento del sistema en la Europa oriental.

¿Deben o no el arte y la literatura, bajo el régimen totalitario neofeudal reflejar la vida de la gente común, del pueblo, sus costumbres, tradiciones, preocupaciones, alegrías, su historia y no tergiversarlas?

Por desgracia, esa cultura no es popular, sino populista. No todos tenemos libre acceso a ella. El régimen de los hermanos Castro Ruz culpa de su fracaso al modelo democrático, por ellos llamado despectivamente “capitalismo”.

¿Cómo van a ser personaje protagónico de una novela, el albañil que se roba los materiales para poder dar de comer a su familia?

¿Cómo va a ser protagonista de un cuento un plomero que roba los materiales para dar de comer a su familia?

¿Cómo va a ser protagonista de una telenovela un obrero agrícola (no un agricultor) al cual solo le interesa cumplir con la jornada laboral?

¿Cómo va a ser protagonista un agricultor que se ve forzado a vender el fruto de su trabajo al precio que estipule el funcionario neofeudal?

¿Cómo pueden ser protagonistas de nada, si cada vez producen menos bienes materiales para la sociedad en que viven?

domingo, 30 de mayo de 2010

Willy Toledo se siente orgulloso


Durante las vacaciones por España (pagadas por el pueblo cubano), Rosa Miriam Elizalde, entrevistó, nada menos que al ya “famoso” Willy Toledo.

Lo primero que dice Rosa Miriam es que Willy ha sufrido la censura y la intolerancia. Al parecer, ni a Willy, ni a la fracasada seudo-periodista, le bastan los espacios noticiosos en los que, el primero, se ha hecho publicidad gratuita (en España) a costa del pueblo cubano.

Willy no sabe que decir de sus colegas que participan en la Plataforma por la Democratización de Cuba. Ya no se quiere mojar. Argumenta que son dirigidos por dos o tres “titiriteros”. De inicio no quiere mencionar nombres. Se muestra confundido. Los “títeres” y los “titiriteros”, a los cuales alude, hasta hace un año, dice él, defendían al régimen de los hermanos Castro Ruz. No sabe, o no quiere saber, por que han cambiado.

Cuando Rosa Miriam lo presiona, dice que los “titiriteros” son Rosa Montero y Mario Vargas Llosa, para inmediatamente irse por las ramas. Deja a un lado el tema de Cuba para espetarle que en España existe un déficit democrático y el muy imbécil propone formar una plataforma igual y contraria para España. Willy afirma que la dictadura totalitaria neofeudal de los hermanos Castro Ruz, es más justa y democrática “en muchísimos aspectos”. No dice cuales.

Los seudo-periodistas del régimen totalitario son verdaderamente eficientes a la hora de tergiversar. Rosa Miriam se refiere a José María Aznar, cuando éste plantea que los demócratas cubanos no tienen espacio en la Cumbre.

El intento de actor, que no es político, pero sabe muy bien de que va el asunto, se aferra al pie forzado y mete la pata. Aznar no pidió en ningún momento la participación de los demócratas cubanos. Se limitó a decir que no tenían espacio. Estaba denunciando que en una cumbre de mandatarios demócratas, se aceptaba la participación de representantes de la decana de las dictaduras del planeta.

Willy dijo que si el régimen de los hermanos Castro Ruz aceptaba la participación de los demócratas cubanos, sería el único país que se presentara con un gobierno y una oposición. ¡Que disparate! Lo que es verdaderamente inaceptable es, la participación de los representantes del sistema totalitario.

No acababa de soltar el disparate cuando puso de ejemplo el programa “59 Segundos”. Dijo que los responsables del programa televisivo se indignaron por la inasistencia del embajador cubano, para nuevamente confundir la gimnasia con la magnesia e inmiscuir al embajador de los Estados Unidos. Es de un infantilismo ridículo a sus años. Cada vez que se critica al régimen de los hermanos Castro Ruz, Willy Toledo, como un niño, se queja de que su amiguito también lo hace y nadie le dice nada.

Cierra el comentario diciendo que las cosas que le critican a los hermanos dictadores, se debe a que aquello es como una república bananera. El pobre Willy no sabe para lo que se utiliza el término.

Rosa Miriam le pregunta si Aznar tiene autoridad moral para demandar al régimen de los hermanos Castro Ruz.

Willy se despacha de lo lindo diciendo que Aznar vendió a los trabajadores, que le vendió las empresas públicas a sus amigos, que montó la guerra en Iraq, que es amigo de Rupert Murdoch, que sus intereses informativos coinciden con el periódico El Mundo, que alabó a Pinochet, que votó contra la Constitución española, que es heredero del franquismo y del fascismo (como si ambas no fueran la misma cosa) y termina diciendo que Aznar no tiene moral para pedirle respeto a nadie en el mundo. De España sí que “sabe” Willy Toledo.

Rosa Miriam se interesa por las consecuencias luego de su defensa del régimen totalitario imperante en Cuba.

Willy dijo que lo han insultado y agredido mediática y verbalmente. De forma grosera, dice que eso le ha pasado por “mojarse el culo” y que el era conciente de que cuando se defiende a un régimen totalitario se tienen que afrontar las consecuencias.

Al parecer el estaba conciente que la publicidad podía ser negativa, pero no tanta. Se muestra gratamente sorprendido de que su imagen apareciera en todos los telediarios. Por fin sería conocido en todo el país.

A Willy no lo censuraron. Lo criticaron, que es bien distinto. No le aplicaron el totalitarismo que excluye. El que te borra. El que te desaparece. El totalitarismo no permite decir ni las “algunas cositas” que dijo Willy sobre Orlando Zapata. Sencillamente no existe el margen.

Dice Willy que los medios españoles mienten. El es el dueño de la verdad. Jamás mintió sobre la muerte del “delincuente”.

Willy va de vacaciones (bien ganadas) a Cuba. Visitará a sus queridos camaradas neofeudales, en julio o agosto. No se ha quedado sin trabajo. Esos medios, a los cuales tanto critica le han proporcionado la oportunidad de participar en una serie de televisión. El régimen totalitario lo primero que hace es vetarle la televisión a los artistas que no comulguen con el sistema. Ejemplo: Pedro Luis ferrer.

Willy reconoce que la publicidad lo ha hecho más popular, sobre todo entre el público de ideas comunistas. En contraposición a los ataques mediáticos, ha recibido mensajes de solidaridad de muchísimos seguidores (el dice del mundo).

Se siente orgulloso de haber insultado la memoria de Orlando Zapata Tamayo.

lunes, 24 de mayo de 2010

¿Que es el Sistema Totalitario Neofeudal?


Son muchos los que justifican el totalitarismo neofeudal. Muchos lo hacen de buena fe. Tal vez sean ignorantes. Tal vez mal intencionados. Lo cierto es que, como sistema político es retrógrado y su naturaleza despilfarradora, en aras del buen vivir de la crápula desgobernante. No se hace evidente hasta pasados los años. Otros lo defienden porque son sus grandes beneficiarios y, como en el caso del chileno Max Marambio (por ejemplo), amasan enormes fortunas devenidas de la injusticia y la explotación sin límites. Hay además otros (intelectualoides, periodistas, sociólogos, académicos y otros aspirantes a mamar de la teta de la vaca) que conocen bien los costos sociales que en términos de degradación humana impone el susodicho sistema. No se conforman con poco para continuar engañando a los pueblos con su labor proselitista. Saben muy bien lo que hacen. Son los “nuevos apóstoles” del “profeta” neofeudal llamado Fidel Castro.

Para contrarrestar la proliferación de versiones idílicas acerca del totalitarismo neofeudal y de su capacidad para destruir el bienestar general examine algunos datos del sistema impuesto al pueblo de Cuba por los hermanos Castro Ruz. Son datos sumamente didácticos, máxime en el contexto de la crisis permanente en que se encuentra sumido su desgobierno.

Los hermanos Castro Ruz, que jamás se han arrepentido de todos los errores cometidos durante 50 años, nos proponen resolver los problemas, por ellos creados, con más de lo mismo y nuevamente piden esfuerzo y participación a las masas, mientras que otros funcionarios consideran a ese mismo pueblo culpable de lo que ocurre en el país. Las instituciones no funcionan. Es el propio sistema centralizado el que obstruye el desarrollo. No existe esperanza de cambio. El discurso y los métodos son los mismos. Diseñados para ocultar las verdaderas intenciones. Quien tenga dudas, mire lo que están proponiendo para “solucionar” los problemas. ¡NADA! Lo mismo desde el año 1959.

A continuación, algunos datos simples.

Población estimada de la república de Cuba: 12 millones, de los cuales
- 3 millones viven estrictamente, de los subsidios de miseria del desgobierno.
- 11 millones no tienen acceso a las medicinas que el desgobierno vende en moneda libremente convertible.
- Carencia de medicinas esenciales en hospitales y diversos centros de salud.
- 6 millones carecen de acceso directo al agua potable.
- 10 millones carecen de techo o viven en casas precarias o confinadas en ciudadelas insalubres.
- 7 millones tienen electricidad esporádicamente. Cuando llueve, el casco histórico de la Habana permanece sin electricidad durante días, como consecuencia de un desastroso plan de soterrar los cables eléctricos.
- 8 millones carecen de drenajes o cloacas.
- 6 millones son analfabetos potenciales, cuando el desgobierno declara que la educación es “gratuita”.
- 1,500 muertes por año asociadas a neuritis periférica (alimentación deficiente).
- 11 millones de personas reciben un salario de miseria equivalente a menos de 10 euros mensuales.
- Entre 1989 y 2009 la población cubana se empobreció en casi un 90% en comparación a la década anterior, mientras que (comparativamente) los funcionarios del régimen continuaron su modo de vida de grandes lujos.
- El lujo en que viven los funcionarios del régimen no alcanza para dar solución a los problemas económicos del pueblo de Cuba.


Conclusión: Es preciso erradicar el sistema (imposible solucionar los problemas a partir del desgobierno) porque el sistema obedece a una lógica implacable: La centralización de la miseria, que concentra lo poco que produce el país, en manos de los funcionarios del régimen, aumentando la pobreza y la desigualdad económica y social.

Después de 50 años de existencia, esto es lo que el totalitarismo neofeudal nos ofrece. Decididamente, la humanidad tiene futuro, pero definitivamente, el futuro no será el nuevo feudalismo que pretenden imponernos. Con el sistema totalitario no hay futuro para el pueblo de Cuba ni para cualquier otro. Ninguna sociedad puede desarrollarse cuando carece de impulso vital y de motor impulsor. Desaparece la sociedad civil.

Gracias a Dios, en el mundo existen muchos más hombres y mujeres de buena voluntad, que el puñado de insensatos de ideas extravagantes.

domingo, 23 de mayo de 2010

Un régimen totalitario, de Partido Único, es incapaz de renovarse


Todos se repiten; por radio, por televisión, mediante el cinematógrafo, hasta por Internet: los de pensamiento totalitario. Lo repiten los dinosaurios del sistema totalitario; los que cambian el uniforme militar por la guayabera o la camisa roja (mal cortada); los hay de izquierda, “socialistas”, los de centro izquierda, los bolivarianos, los indigenistas. Que todos los aspirantes a dictaduras neofeudales lo repitan. Que todos los intelectuales izquierdistas, que se revuelven en sus pasados tenebrosos, sus historias de “revolucionarios” y sus sinvergüencerías, los que aspiran a que Lenin y Stalin regresen y los hermanos Castro Ruz les tomen en cuenta, lo repiten.


Repiten que el sistema totalitario se mantiene firme. Si todos lo dicen, dudo que sea verdad. Imposible que semejantes fracasados logren mover el molino, sin agua. Los pueblos han sido, son y serán siendo engañados por ellos. Una imagen inverosímil y falsa del periódico Granma debe ser considerada como una verdad absoluta. Tan absoluta como el régimen al que representa.


Fidel Castro, en los primeros años, pidió que el pueblo leyera. Hoy, el pueblo lee solo lo que es de interés del sistema totalitario. Frente a ese “todos” de compañeros y compañeras repetidores de la propaganda neofeudal, el régimen de los hermanos Castro Ruz es el único autorizado a “pensar” por el pueblo de Cuba.

No en tanto, al igual que Fidel Castro, el sistema agoniza lentamente. Fidel Castro elogiaba a Francisco Franco. De Franco dijo: “era astuto: maniobró, evitó involucrarse y mantuvo un asombroso nivel de tenacidad en las relaciones con nuestro régimen” (…) “aguantó las presiones de los yanquis” (…) “tenía sentido nacional, sentido de dignidad y talento”.


¿Cómo puede decir Ubieta que el régimen de los hermanos Castro Ruz era anti-franquista, cuando comparaba su sangre gallega con la del dictador fascista?
Un sistema fracasado es incapaz de renovarse. En todo caso, debido a las circunstancias, puede eternizarse en el poder.


Las cotorras que cambian el uniforme militar por guayaberas, lucran con afanado interés personal y con total desprecio por el pueblo al que dicen pertenecer. De sobra conocen las consignas políticas que ya no mueven a nadie. En su concepción no existe derecha o izquierda. Solo totalitarismo a ultranza, la “democracia” del proletariado, por ellos llamada (sin vergüenza alguna) DICTADURA.


Donde no hay dictadura, hay capitalismo y viceversa. Imposible que existan elecciones donde alguien difiera de la línea trazada por el régimen. En Caracas desfilan juntos, sin complejos, los funcionarios del régimen de los hermanos Castro Ruz y los seguidores del intento de dictador totalitario de Hugo Chávez, mientras que los terroristas vascos campean por sus respetos y se vinculan con los narco-guerri-terroristas de las FARC. Todos vestidos de rojo, como en los macabros tiempos de la Unión Soviética. El sustento cambió. Ya no se nutren de “las miserias” del pueblo ruso. Ahora reciben la petro-“colaboración” del régimen “bolivariano”.


En la Isla de Cuba se juntan todos los lamebotas neofeudales, como Zelaya –con mucho talento como narcotraficante y ninguna cultura política-, con artistas de cine, no se sabe bien de que tendencias políticas, como Danny Glover, para terminar adulando a los hermanos dictadores. Se juntan los dictadores vitalicios con los intentos de dictadores a perpetuidad. Pretenden que el engendro que ha llevado al pueblo de Cuba, a la miseria, se perpetúe en la América toda, como si eso fuera en verdad la solución a los problemas de estos pueblos. La propia vida y no la historia, le ajustará las cuentas, a su debido tiempo.


Se repiten hasta el aburrimiento. Son pocos los que dan crédito a las supercherías que promulgan. En términos políticos, la diferencia entre Enrique Ubieta y Lázaro Barredo no existe. Son como dos perros (con el perdón de los perros) sin bozal, a sabiendas de que ninguno de los dos muerde. Solo ladran y compiten entre sí a ver cual de los dos hace más ruido. Ambos coinciden en que no hay gentes de izquierda. Para ellos solo existen totalitarios y anti-totalitarios. Neofeudalistas y anti-neofeudalistas.


Si alguien considera que el sistema de mercado dirigido por una democracia representativa es, en estos momentos, el camino para el desarrollo económico de los países (valga la redundancia) en vías de desarrollo… Ese alguien es el enemigo.


Los hermanos Castro Ruz y comparsa (léase Ubieta y sus amiguitos) consideran que en España se transitó de la miseria franquista a país de economía desarrollada, por obra y gracia del Espíritu Santo. Para ellos poco tuvo que ver, en la transición, el pueblo español. Para ellos, la democracia chilena fue impuesta por Pinochet y sus secuaces. El pueblo chileno, bien gracias. Hoy por hoy es una de las economías más sólidas de América Latina.

Para los hermanos dictadores y sus acólitos, la tierra continúa a ser tan plana como en el siglo XIV, no importa que se mueva. Para ellos, los cambios son inadmisibles.

domingo, 16 de mayo de 2010

Cuba no es sumisa. Los hermanos Castro Ruz son Tiranos.


En momentos en que se realizan duras denuncias contra el régimen de los hermanos Castro Ruz, desde todos los rincones del planeta, el Partido Comunista de España ha querido reafirmar su compromiso con el régimen totalitario y para ello, una delegación de “dudoso” nivel, rindió pleitesía a la dictadura. El Secretario General de dicha organización, señor Luis Centella, fue recibido por el dictador de turno, Raúl Castro. Terminada la babosería fue entrevistado.

A continuación, lo que verdaderamente respondió Centella, a cada una de las preguntas formuladas:


¿Qué balance hace de su visita a Cuba?

Dijo que había sido muy positiva y muy productiva. Que habían intercambiado opiniones con la máxima dirección de la dictadura y que habían podido hablar (váyase a saber con quienes) con muchos ciudadanos. De “esas” conversaciones habían podido “conocer” la “realidad” del régimen, de primera mano. Lo que ha significado una serie de compromisos con los que trabajar en los próximos meses en España.

Desde España están viniendo las críticas mas duras hacia Cuba en materia de derechos humanos, ¿cual es la posición del PCE al respecto?

El señor Centella considera que las críticas de la comunidad internacional, hacia el régimen de los hermanos Castro Ruz son cínicas. Circunscribiéndose solamente a España, considera que existen “intereses ocultos”, a los cuales llama “intento de evitar que la Unión Europea abandone la Posición Común”. Expresó que los comunistas españoles no tienen ningún problema en hablar de derechos humanos y de participar en cualquier debate, siempre y cuando esos derechos no aludan al régimen totalitario. Prefiere que se traten de los derechos humanos en cualquier otra parte del mundo. Ya sea en Sevilla, Madrid o Nueva York. No quiere entrar en un debate sobre la realidad del sistema totalitario, al cual considera una “esperanza” para muchos en todo el mundo.

Dentro de la amplia agenda que ha tenido la delegación del PCE destaca el encuentro personal que tuvo con el presidente Raúl Castro, ¿como fue?

Considera que el encuentro fue amable. Dice que no podía ser de otra forma entre “camaradas”. Intercambiaron opiniones sobre la realidad de los sistemas políticos (sistema totalitario neofeudalista y el sistema democrático español). Pudo constatar como el desgobierno de los hermanos Castro Ruz se encuentra encaminado a conseguir la máxima eficacia en su política de parapeto a ultranza y la máxima represión al pueblo de Cuba.

Este semestre es la presidencia española de la Unión Europea, ¿considera que se debería cambiar la Posición Común?

Considera que la Posición Común de la Unión Europea contra el régimen de los hermanos Castro Ruz no se justifica, a pesar de mantener encarcelados a prisioneros de conciencia y se une al grupo de los cretinos que comparan la situación de Marruecos con la de la satrapía inmunda que oprime al pueblo de Cuba.

En lo único que coincide el señor Centella es que ambos regímenes (el de los hermanos Castro Ruz y el de Marruecos), son absolutistas.

Se atreve a decir que a la Unión Europea no le interesan los derechos humanos. Se contradice cuando admite que a la UE solo le interesan los negocios. ¿No es precisamente lo que le interesa al actual gobierno español?

http://lacomunidad.elpais.com/manchiviri/2010/3/17/el-regimen-fidel-castro-negocia-bajo-presion

No es a Cuba a quién se castiga, señor Centella. Es al régimen nauseabundo de los hermanos Castro Ruz. Cuba no es sumisa. Usted es un adulador de un régimen dictatorial.

Actualmente hay cinco cubanos presos en Estados Unidos por combatir acciones terroristas contra la población cubana, ¿cual debería ser la posición de la administración Obama al respecto?

Sr. Centella, no mezcle la gimnasia con la magnesia. La lucha contra el terrorismo (del cual los hermanos Castro Ruz son progenitores) nada tiene que ver con los cinco delincuentes presos en los Estados Unidos por falsificación reiterada de documentos. Usted podrá creer que es una vergüenza. La vergüenza, en todo caso, es hacerse eco de la propaganda del régimen tiránico que impera en mi país.














* José Luis Centella Gómez (Córdoba, 31 de julio de 1958) es un político español, actualmente Secretario General del Partido Comunista de España (PCE) y de su federación andaluza, el Partido Comunista de Andalucía (PCA). Fue elegido secretario general del PCE en el XVIII Congreso del partido, celebrado del 6 al 8 de noviembre de 2009, sustituyendo a Francisco Frutos.[1]

Fue elegido diputado al Congreso de los Diputados por Málaga en 1993, 1996 y 2000 por Izquierda Unida (IU), y en 2002 sustituyó a Felipe Alcaraz en la secretaría general del PCA, la mayor federación del Partido Comunista de España.

Es asimismo Secretario de Política Autonómica de IU en su Comisión Ejecutiva Federal.








sábado, 15 de mayo de 2010

Elecciones y Protestas en Cuba


El sistema “socialista” (estilo soviético), la dictadura del proletariado, el control absoluto del gobierno sobre los medios de producción y el totalitarismo neofeudal han resultado ser un fracaso a escala planetaria.

El sistema de mercado esclavista, así como el sistema de mercado feudal (monárquico) que prevaleció hasta casi la mitad del siglo XX; incluso el sistema burgués de mercado (controlado por las monarquías europeas) resultaron también un fracaso.

Solamente el mercado controlado por un sistema democrático representativo ha sido capaz (en las naciones desarrolladas) de crear una clase media mayoritaria.

La libertad y los derechos promulgados por las diferentes revoluciones burguesas, en contra del absolutismo y la sociedad estamental (feudalismo y monarquía absoluta); y el libre mercado frente a las restricciones del modo de producción feudal, se vieron anulados hasta el momento en que se impone (como forma de gobierno) la democracia representativa, aunque algunas de sus variantes (sobre todo en Europa) dejen mucho que desear.

No se trata de que las “empresas privadas” accedan impunemente a los recursos naturales. Se trata de que el acceso de empresas pequeñas, medianas o grandes proceda controladamente a dichos recursos.

Esto no es lo que pasa en Cuba. El sistema impuesto al pueblo cubano (sin su consentimiento democrático), debido a su ineficiencia y restricciones del modo de producción, se parece más al feudalismo de monarquía absoluta.

Las noticias relacionadas con el régimen de los hermanos Castro Ruz, denuncian diariamente la forma, dictatorial y autoritaria, mediante la cual oprimen al pueblo cubano.

Ante esta situación, los hermanos Castro Ruz (y sus acólitos) intentan defenderse realizando una pantomima de lo que ellos pretenden sean una elecciones democráticas.

Las elecciones, bajo la dictadura totalitaria, se convierten en un acto callejero, simulando electores y elegidos que no existen verdaderamente. Al final, son coreografías de elecciones elaboradas al detalle, muy próximas al absurdo, donde las principales figuras resultan elegidas por circunscripciones, totalmente ajenas a sus áreas de residencia (primera violación de la propia constitución elaborada a imagen y semejanza de la soviética).

La dictadura del proletariado es una forma de gobierno en la que el líder (lleve el título de Secretario General del Partido Único, Presidente de los Consejos de Estado y/o de Ministros o Comandante en Jefe) ostenta el poder absoluto. La división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) existe solo en apariencia. Pueden tener una autonomía relativa en relación al líder y pueden existir instituciones parlamentarias. No obstante, el líder, mediante su influencia, puede cambiar las decisiones o dictámenes de los tribunales o reformar (por decreto) las leyes (la orden del jefe, encarna el mandato de la “Patria”). Todo esto se justifica por “considerar” que la fuente del poder es el proletariado y que el líder ejerce la soberanía en nombre del “pueblo”. No existen mecanismos por los cuales el líder (que no reconoce superiores) responda por sus actos. Solo ante el “pueblo”.


Es cierto que a nivel de CDR (Comité de Defensa de la Revolución), nombre que recibe una pretendida “organización no gubernamental”, que de hecho es un apéndice del desgobierno, puede postularse como delegado cualquier opositor. La trampa consiste en que una vez concluidas las elecciones de base, la siguiente fase serán las elecciones municipales, en la cuales ya no participa el pueblo, sino los delegados.


Es conveniente resaltar, que durante el período pre-electoral, los “factores” (se les llama de esa forma a las organizaciones políticas y de masas que actúan a nivel de base), como pueden ser, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Núcleo del Partido (de jubilados), el propio CDR y otras, desarrollan un intenso trabajo de candidatura, cuyo resultado final será la presentación de los candidatos.


Estos candidatos deben presentar una biografía que resalte su currículo revolucionario. No importa si tiene aval o cualidades de dirigente político o económico. Lo que verdaderamente interesa es su identificación con el régimen.

Cuando el control es absoluto, una payasada electoral puede permitirse.

Mucho se ha escrito sobre las Damas de Blanco que pacíficamente protestan por las calles de La Habana y que han sido bestialmente acosadas por turbas del Ministerio del Interior vestidas de civil. Por considerar sus paseos, como manifestaciones públicas, les impusieron la ley de pedir autorización para realizar sus paseos. De hecho les estaban prohibiendo manifestarse en contra del abuso de autoridad del régimen.

¿Es necesario demostrar que las turbas, que acosan a las Damas de Blanco, son funcionarios del Ministerio del Interior del régimen? Basta con ver las fotografías y videos, donde aparecen repetidas las mismas caras en diferentes localidades de La Habana. ¿Será que los únicos que acosan a las Damas de Blanco son solamente unos cuantos que se repiten?

Más recientemente y como resultado de la creciente impopularidad del régimen, han permitido nuevamente que las Damas de Blanco paseen por las calles de La Habana protestando contra la injusticia. El régimen ha preferido ceder (“principios”), ante la fuerza de la opinión pública internacional que les condena por encarcelar a opositores pacíficos y dejarles morir en huelga de hambre.

El desgobierno de los hermanos Castro Ruz es incapaz de demostrar ningún vínculo entre las Damas de Blanco y la recepción de dinero proveniente de un país extranjero. Menos aun, que las Damas de Blanco tengan intenciones de derrocar a la dictadura totalitaria.

Esas heroicas mujeres son familiares de prisioneros de conciencia del régimen, a los cuales tampoco les fue probado que recibieran dinero de un gobierno extranjero y sí de organizaciones tan, no-gubernamentales como lo puedan ser las vinculadas con el régimen totalitario.

Los juicios, a los que fueron sometidos, no fueron justos. La justicia de los hermanos Castro Ruz es arbitraria.

lunes, 10 de mayo de 2010

La tiranía insaciable e indeseable impuesta al pueblo cubano

Nuestra época se caracteriza por un hecho que no tiene precedente: La amenaza a la supervivencia, como pueblo, impuesta a los cubanos por la tiranía de los hermanos Castro Ruz.

La dolorosa realidad no sorprende a nadie. Se veía venir, sobre todo en las últimas décadas, a un ritmo difícil de imaginar.

¿Significa esto que Fidel Castro no sea responsable de esta amenaza? ¡No! Demuestra simplemente que le importa un bledo la realidad y no quiere ni pretende superarla. Sueña, más bien delira, con catastrofismos a escala planetaria.

Ha ocurrido un hecho, como el desastre de la zafra azucarera del presente año, que demuestra cuan poco puede el desgobierno de los hermanos Castro Ruz para dirigir a los ineptos funcionarios que encabezan. Son precisamente ellos, los que deciden el destino de nuestro pueblo. Tomemos como ejemplo las últimas noticias emanadas del propio órgano

“Un cubano fue arrestado por robar electricidad en los Estados Unidos. Yoandry (por la letra inicial del nombre podemos imaginar que pertenece a la generación “Y”), planteó que consideraba que no había hecho nada malo, pues esto lo hacía en Cuba todo el tiempo.

Esta noticia, dicha así, parece un vulgar robo. Todo lo contrario. En un país como Cuba, donde el precio del kilowat supera en mucho el salario promedio de un cubano, es una necesidad de primer orden “inventar” para sobrevivir. Lo que en el resto del mundo se conoce como robo, en Cuba, las personas lo consideran un ajuste de salario. De manera que al enfrentarse al mundo verdadero (el sistema impuesto por los hermanos castro Ruz es una pesadilla tenebrosa) un cubano engendrado por tal sistema no sepa comportarse y adolezca de los principios básicos de civilidad de una sociedad moderna.

Un artículo de los profesores Michele Barry y Paul Drain, de la Universidad de Stanford (California) informa: "El embargo comercial norteamericano contra Cuba, promulgado después de que la revolución de Fidel Castro derrocase al régimen de Batista, alcanza sus 50 años en 2010. Su objetivo explícito ha consistido en ayudar al pueblo cubano a alcanzar la democracia, pero un informe de 2009 del Senado de USA concluyó que ‘el embargo unilateral contra Cuba ha fracasado’."

Los distinguidos profesores, por solo conocer el proceso cubano, desde referencias externas, cometen una grave equivocación: El embargo no fue destinado al pueblo de Cuba. ¿Por qué? Es fácil responder a una pregunta tan simple. Cuando un país se rige por un sistema de mercado, se le llama pueblo a todo aquel que participa, directa o indirectamente. Pero, en un sistema totalitario, los únicos que se encargan del comercio son los funcionarios del régimen. De manera que el embargo económico, en caso de haber sido dirigido para ayudar al pueblo cubano, a alcanzar la democracia, se puede catalogar como un error imperdonable y condenado al fracaso desde el mismo inicio.

Bajo un sistema de gobierno totalitario, no participan ni las pequeñas, ni las medianas y mucho menos las grandes empresas privadas. Simplemente no existen. Y al no existir, y la economía del país no estar sustentadas en ellas, el embargo económico no le afecta al régimen.

Por otra parte, bajo un embargo económico, un régimen que despilfarra sin control los pocos recursos del Estado, dedica los mismos a mantenerse en el poder a toda costa. De esa forma se convierte en “Papá Estado” y en su afán por mantenerse en el poder, cada día dedica menos interés al bienestar del pueblo y concentra su atención en la perpetuidad del sistema.

De haber sido implementado para estrangular las posibilidades de comercio del régimen de los hermanos Castro Ruz, también hemos visto que durante cinco décadas ha resultado un fracaso. La verdad es que ha sido mucho más contundente el fracaso administrativo del sistema impuesto al pueblo de Cuba, que el embargo norteamericano.

De los “logros” que tanto se empeñan en resaltar los hermanos Castro Ruz, apoyados por organizaciones internacionales, cuyos integrantes muestran marcadas tendencias totalitarias y neofeudalistas, podemos decir lo siguiente: Los logros sanitarios no son tales. Los hospitales cubanos se encuentran en condiciones higiénicas deplorables. La escasez de medicina provoca que los cubanos acudan, cada vez más, a las farmacias donde se venden las medicinas en moneda libremente convertible. Es increíble que en un país donde supuestamente la sanidad es gratuita, la clase trabajadora, que recibe un salario equivalente a menos de 10 euros mensuales, tenga que adquirir medicamentos que por su precio representan cuatro, cinco y más veces el salario mensual.

El régimen proclama que en Cuba tenemos 59 médicos por cada 10 mil habitantes. De esos 59 médicos, más de la mitad se encuentran cumpliendo misiones de propaganda política en el exterior, vilmente explotados por el sistema que “representan”.

Lo que no dice el régimen de los hermanos Castro Ruz, es que en los últimos años, la calidad profesional de los médicos cubanos ha disminuido a extremos de peligrosidad. La incomunicación a la que los tiene sometido el sistema dictatorial (represivo) es tal, que la carencia de información se hace cada día más insoportable.

Las tasas de mortalidad infantil debemos creérnosla (o no), a partir de informes provenientes del propio régimen. Los disidentes del régimen sabemos, por experiencia propia, que los datos estadísticos del régimen son falsificados como norma.

Las estadísticas internacionales crean una gran incógnita. ¿Cómo es posible que destinando menos recursos per cápita, en comparación con los Estados Unidos y la Unión Europea, el régimen de los hermanos Castro Ruz, pueda obtener logros (en la sanidad) superiores? Decir que estos “exitos” son atribuibles a un “mayor hincapié” en la prevención de enfermedades y en los cuidados sanitarios primarios, es de una ingenuidad tan grande, que ilegitimiza a los profesores de Stanford.

Solo el insinuar que los cubanos, por su educación, dependen menos de los productos médicos para mantenerse sanos, es indignante. Mucho peor es comparar el sistema sanitario de los Estados Unidos con el engendro de los hermanos dictadores.

No todo es malo. Es verdad que las tasas de vacunación son las más altas del mundo. Esto no es debido al interés del régimen totalitario. Esto se debe a la diferencia existente entre los sistemas de salud. Ahora bien, las pocilgas llamadas “consultorios”, los policlínicos y los hospitales cubanos, en lugar de ser centros asistenciales de salud, son centros contaminantes de enfermedades, debido al estado higiénico sanitario tan deplorable en que se encuentran.

Aprender, del régimen totalitario, a desarrollar un sistema universal de cuidados primarios es inviable, a partir del alto costo que ello significa. La adopción de esas políticas sanitarias (las aplicadas en Cuba) llevaría, a aquel que las aplique, a un deterioro del nivel de vida de la población. El estudio del sistema sanitario del régimen de los hermanos Castro Ruz traería consigo el descubrimiento, de una serie de horrores inimaginables por parte de científicos serios.

domingo, 9 de mayo de 2010

Sobre el “Botellón” de la Unión de Jóvenes Fidelistas


Pretenden que creamos que se ha debatido algo en algo que pretendieron fuese un Congreso. Sobre todo que los jóvenes cubanos entienden que una generación de ancianos decrépitos puedan continuar viviendo a sus anchas, mientras el pueblo de Cuba no vislumbra un futuro mejor. Alguien que me explique, por favor: ¿Por qué, en cincuenta años, en lugar de aumentar, la producción de bienes ha disminuido? Pido, encarecidamente que no traigan a colación el aberrante embargo económico “culpable” de todos los errores del sistema.

Ernesto Guevara de la Serna, en un discurso pronunciado en la Universidad de Montevideo, Uruguay (1961) vaticinó el fracaso del incipiente sistema totalitario de los hermanos Castro Ruz, al decir que “toda conquista de tipo social que no se base en un aumento de la producción, tarde o temprano va a fracasar”.

El camino del igualitarismo social (que nada tiene que ver con el socialismo), que emprendió el régimen de los hermanos Castro Ruz, desde 1959 llegó a su fin con el “desmerengamiento” (adjetivo utilizado por Fidel Castro) de la URSS y demás países del campo socialista. Es imposible la existencia del igualitarismo, absurdo y ridículo, con las desigualdades sociales provocadas a partir de las remesas de dinero procedentes del extranjero, las firmas comerciales capitalistas y los trabajos por cuenta propia (alquiler de inmuebles incluidos).

El régimen de los hermanos Castro Ruz jamás ha sido económicamente independiente, sea en la economía interna, como en la exterior. El caso cubano ha demostrado, fehacientemente, que las ideas no se comen, que la creación de conciencia no produce alimentos y que es imposible difundir ideas con el estómago vacío. De esa forma no se hace Patria.

Mi Patria no está en guerra, ni tan siquiera en guerra de pensamiento o batalla de ideas. La condena internacional al régimen de los hermanos Castro Ruz ha sido provocada por la desidia del propio sistema.

Llaman minúscula revolución interna y mercenarios al servicio del imperialismo a todo el que disienta del régimen, aunque sea pacíficamente. La llaman, de nuevo tipo, refiriéndose a los disidentes encarcelados y convertidos en “delincuentes comunes” por el solo hecho de protestar y que, ante tamaña injusticia, se declaran en huelga de hambre (a riesgo de la propia vida) para llamar la atención de la comunidad internacional.

Los hermanos Castro Ruz y sus acólitos sienten pánico. Les resulta imposible reprimir las nuevas tecnologías. Se les va de la mano. La verdad viaja a la velocidad de la luz. Es imposible tapar el Sol con un dedo. Sus fechorías quedan al desnudo. El Mundo se horroriza. Hasta aquellos que creían, ciegamente en el “non plus ultra” del sistema totalitario, hoy se escandalizan.

El régimen neofeudalista está en pie de guerra. En guerra contra todo aquel que proponga o simbolice un cambio de sistema. En un intento de prolongar la agonía del pueblo cubano, acude a los métodos de pasadas tiranías. Convierte en delincuentes comunes a sus adversarios políticos y culpa a gobiernos extranjeros de lo que sucede en el interior de su Isla cárcel. Tergiversan, manipulan. Intentan institucionalizar la mentira.

El régimen totalitario neofeudal de los hermanos Castro Ruz intenta minimizar lo que ocurre en Cuba, donde los medios de comunicación se encuentran amordazados. Si solo fuera por los medios de comunicación del régimen, nadie se enteraría.

Ante la verdad expuesta cruda y dura, la opinión pública internacional se indigna y protesta. Eso les duele y mortifica. Antes era más fácil. Ahora, cuando la edad hace estragos en sus perversos cerebros, se les ocurre pedir a los jóvenes, la agilidad de que carecen. Es tarde. La juventud olvidada y desprotegida de los años 90 pide el cambio, mientras los veteranos solo prevén el parapeto. Antes, se adelantaban a los acontecimientos. Ahora no saben como reaccionar ante los hechos y acuden a la ferocidad en su pretendida defensa.

Siente pavor ante la información. No es posible aplicar los ordenos 12 y 13 de la Orden 1 del Comandante en Jefe a escala internacional. No pueden silenciar a la oposición. No pueden impedir las relaciones internacionales mediante Internet. La verdad se impone. No pueden continuar oprimiendo al pueblo cubano con los métodos de hace 50 años, ni tienen la capacidad moral, física y mucho menos económica para aplicar las nuevas tecnologías en la represión masiva. Eso no es posible.

Internet es una revolución opuesta al totalitarismo neofeudal. Su capacidad de información es extremadamente eficaz. Resulta imposible mantener desinformado al pueblo con los métodos tradicionales.

El régimen de los hermanos Castro Ruz, sustentado por el petróleo administrado por el proyecto de dictador totalitario de Hugo Chávez, ahogado en su propia salsa de incapaces, ha quedado al descubierto. Buscan afanosamente brechas por donde escabullirse como ratas.

Internet no es amiga o enemiga de nadie. Tal y como la libertad tampoco lo es. Internet se ha convertido en un derecho planetario a la información. La información podrá ser buena o mala de acuerdo a la interpretación que se le quiera dar a la noticia. Queda en manos de la inteligencia humana, saber de que lado está la razón.

Publicar mentiras en Internet es de tontos. Más rápido se descubre a un mentiroso que a un cojo. Ahora bien: La indignación de la comunidad internacional, tras la muerte de Orlando Zapata, no es contra Cuba. Es contra el régimen imperante. Son los amigos de Raúl y Fidel Castro los que defienden a ultranza y con ejemplos ridículos, que nada tienen que ver con lo que sucede en mi país, los que defienden las ideas del totalitarismo neofeudalista, desde posiciones de bolsillos y barrigas llenas. Otros, menos inteligentes solo buscan publicidad y de vez en cuando vacaciones (con todos los gastos pagados por el régimen) en un hotel de lujo cubano, construido y financiado por los empresarios capitalistas que tanto critican.

El “botellón” de la Unión de Jóvenes Fidelistas sirvió de marco para que un cretino dijese que existe una gigantesca maniobra de recolonización cultural de los países desarrollados hacia los países en vías de desarrollo. Confunde, el cretino, la cultura con las tradiciones. La cultura no se impone. La cultura la crea el ser humano. Las tradiciones son manipulables. En esa materia son expertos los hermanos Castro Ruz. Acabaron con las tradiciones del pueblo cubano. De un plumazo cambiaban las fechas conmemorativas.

El consumismo y la posesión de objetos no significan la felicidad. El totalitarismo neofeudal, con su igualitarismo absurdo y ridículo, provoca lentamente la infelicidad, mientras los necesitados (que solo viven el presente) entienden que las medidas populistas son el remedio de sus males. Cuando se despiertan la confusión es tal que no saben si soñaron o tienen pesadillas.

Los hermanos Castro Ruz han perseguido y culpado al dinero, como si este fuera el causante de los males de la humanidad. El dinero solo es un intermediario entre lo que se va a comprar y lo que se va a vender. Es el facilitador del intercambio. Trabajar, para tener dinero no es malo. Malo es robar como han hecho Fidel y Raúl Castro. Que le han robado la ilusión a los que no tenían nada que robar.

El consumismo es otra de las invenciones totalitarias. En un país de economía de mercado, el ciudadano consume lo que está a su alcance. Ni más, ni menos. Por desgracia, la conciencia del ser humano es derrochadora por naturaleza. Mi propia experiencia, después de vivir 44 años de totalitarismo neofeudal, me ha proporcionado el placer de ver como soy capaz de vivir (en un país de economía de mercado) al mismo nivel de una persona que gana tres veces más que yo. ¡Se asombran!

Otro cretino, se hizo eco de las profecías maquiavélicas e invocó a los reproductores nacionales del modelo de vida de los países desarrollados. Eso en un régimen neofeudal, es un pecado solo absuelto en la hoguera inquisidora. ¿Volverán a prohibirse los jeans (vaqueros) en Cuba? Por cierto: ¿Dónde se pueden comprar en moneda nacional?

Ningún otro régimen de este mundo tiene la capacidad de reprimir a las masas como lo hace el régimen de los hermanos Castro Ruz. El coreano se aproxima bastante, pero el pueblo es diferente.

domingo, 2 de mayo de 2010

Nivel digno de vida. Consumo moderado. Impacto medioambiental tolerable.

Los amigos de Fidel Castro y su engendro totalitario (valga la redundancia, puesto que Fidel Castro y su engendro son una misma cosa) suelen decir que a Fidel Castro se le ataca porque constituye un referente moral incómodo al imperialismo y sus secuaces. Lo cual, además de no ser cierto, es intrascendente.

Porque si Fidel Castro fuese un referente moral, no necesitaría tanta defensa por parte de seudo intelectuales de “izquierda” procurando vivir del cuento. Lo que hace a Fidel Castro tan extremadamente repulsivo para la democracia es el engaño. Lo que no se le puede perdonar a Fidel Castro es el engaño con que ha sometido durante 50 años al pueblo cubano. Promesas (incumplidas) y la obstinada represión de los derechos humanos; utilizando el subterfugio del socialismo, cuando en realidad ha conducido a la nación hacia un feudalismo de nuevo tipo.

El aberrante embargo económico de medio siglo, impuesto al régimen totalitario, solo ha servido para reforzar el hostigamiento permanente al pueblo de Cuba por parte de un despiadado sistema absolutista. Fidel Castro no solo acabó con la industria azucarera, la ganadería y la agricultura, sino que ha puesto al pueblo cubano al nivel de los países más miserables del planeta, mientras que proclama (a bombo y platillos), logros en la “educación”, la “sanidad”, las “ciencias” y en las “artes”, tratando de dar la impresión de que el totalitarismo neofeudal funciona y que el nivel de vida del cubano es superior al de los países desarrollados o en vías de desarrollo.

Mientras, su hermano Raúl reconoce que en Cuba existen 1 millón de sub empleados recibiendo un salario promedio de 15 euros mensuales (exagerado), Fidel se llena la boca para criticar el desempleo y la pobreza en los Estados de la Unión Europea, donde los desempleados reciben un subsidio de desempleo diez o más veces superior al salario promedio del cubano. Peor aun, la inmoralidad de Fidel Castro llega al colmo, cuando se refiere a los logros materiales. ¿Cuáles?

Los intelectualoides, amigos de Fidel Castro, utilizan datos (sacados de contexto) de organismos internacionales, de donde (y sin vergüenza alguna) reconocen que el nivel de vida del pueblo norteamericano es inmensamente superior al resto del mundo. Inmediatamente agregan (con toda la mala intención que les caracteriza) que serían necesarios cinco planetas, como el nuestro, para que todos los seres humanos vivieran al mismo nivel de vida de los habitantes de los E.U. y la U.E.

No por constituir datos sacados de contexto dejan de ser datos absurdos. Los organismos internacionales (los amigos de Fidel Castro no son capaces de nombrarlos), basan sus estudios a partir de los recursos naturales de los que se dispone en el mundo hasta la fecha. Los profetas del castrastrofismo (catastrofismo) perciben nuestro mundo como si fuera un granito de arena rodeado de millones de personas. El Planeta Tierra es muchas veces mayor que eso. Y el potencial de sus recursos naturales es prácticamente desconocido. Se calcula que el ser humano, solamente conoce el uno por ciento de ese potencial. Ese uno por ciento se encuentra en la parte sólida del planeta. De la parte líquida solo se conoce, tal vez, el uno por mil. Quizá menos.

Una pregunta para los amigos de Fidel Castro: ¿Consideran ustedes que, mediante el totalitarismo neofeudal, países como Zambia o Etiopía alcanzarán los niveles de vida de los E.U. o la U.E.?

Otra pregunta: ¿Consideran ustedes que disminuyendo el nivel de vida de los países desarrollados, hasta el nivel de la pobreza, sería la forma de igualar el nivel de vida de los países subdesarrollados? Porque la distribución de la riqueza de los países desarrollados solo convertiría, al mundo que hoy conocemos, en pobres por igual.

Fidel Castro es tan inmoral que no se anda con chiquiticas para decir que los cubanos compatibilizan un nivel digno de vida, con un consumo moderado y un impacto medioambiental tolerable. Si, no fuera por lo dramático de la situación, era para desternillarse de la risa. ¿Es a ese nivel de vida, al que aspira la humanidad? ¡Ave María Purísima!

Todos los cubanos se alimentan por igual, al punto de que todos los cubanos saben lo que se cocina en casa del vecino pues, es lo mismo que hay en la casa de cada cubano. El cubano no tiene derecho a escoger. El desgobierno escoge lo que come o deja de comer el pueblo cubano. El desgobierno escoge lo que debe vestir cada cubano. Eso es lo que nos proponen los amigos de Fidel Castro.

En contraposición tenemos el sistema de mercado. No es un sistema “tan perfecto” como el totalitario, pero en la práctica es “socialista”. No se exige de cada cual según su capacidad. Se exige más. Tal vez algunos se quejen de no recibir de acuerdo a sus capacidades. Eso no deja de ser subjetivo. Los seres humanos sobre valoramos nuestras capacidades. Eso en lugar de ser malo, resulta ser todo lo contrario. El ser humano siempre aspira a más.

El espejo del sistema totalitario de Fidel Castro, es como aquel de la bruja de Blancanieves. “Dime, espejito mágico, ¿cual es el mejor sistema del mundo? Ya sabemos la respuesta. El totalitarismo tiene que acabar con Blancanieves. ¡Menos mal que somos, muchos más que siete enanitos! El camino del totalitarismo, no es el camino correcto.

Por eso, y por muchas cosas más, le digo a los amigos de Fidel Castro, que andan por un camino equivocado, que solo les conduce a más miseria. El sistema totalitario es un fracaso. Es volver a la edad media. Es regresar al feudalismo, o tal vez peor. Al esclavismo.

sábado, 1 de mayo de 2010

La Teoría del Catastrofismo de Fidel Castro y los Médicos Esclavos

Aquellos que respaldan el catastrofismo de Fidel Castro consideran que se viven “días difíciles”. Otros dan crédito a las teorías sobre el “exceso de habitantes en el planeta”. Peor aun, son los que ya dan por muerto, al mundo en que vivimos.

Son los países, que hoy en día emergen (China, India, Brasil), los que nos muestran que, el exceso de población no es freno al desarrollo. La pregunta que se impone es:

¿Cómo elevar el nivel de vida de la población, al punto de que no exista una diferencia abismal entre ricos y pobres?

No se trata de dejar de multiplicarnos o de vender mano de obra barata. Tampoco es serio utilizar el consabido slogan del “consumismo sin límites”.

Distorsionar la realidad, de esa forma, solo puede ocurrírsele a los mal intencionados líderes del totalitarismo neofeudalista. Aquellos que en “aras” del bienestar de sus pueblos, los conducen hacia una dictadura que, gradualmente los vuelve más miserables, mientras la crápula, en el poder, mantiene un nivel de vida, que solo algunos jeques petroleros son capaces de exhibir sin que les cause vergüenza.

La “solidaridad” con otros pueblos del mundo, es solo propaganda totalitaria.

El régimen de los hermanos Castro Ruz es un antónimo de esperanza para la vida; ese es el objetivo central de la estrategia neofeudal. Aniquilar a todo el pueblo, antes que reconocer el fracaso.

La teoría del cambio climático les viene como anillo al dedo.

Desenmascarar la propaganda del régimen neofeudal de los hermanos Castro Ruz, es imprescindible. Los programas que pretenden elevar los niveles de salud, son otro más de los engaños.
Con médicos no se eleva el nivel de salud.
Solo con la producción de bienes de consumo, es que se logra.
Los médicos lo único que hacen es diagnosticar enfermedades y, si no carecen de medicinas, intentar curar. Pero el mal no es la enfermedad, sino la causa. Y lo que causa la enfermedad no se resuelve con médicos y medicinas.

La situación económica, imperante en la isla, es tan catastrófica, que los Estados Unidos no se plantean una intervención militar.
Las últimas dos generaciones de cubanos (nacidos después de 1959) emigran en masa, incluyendo a los hijos y nietos de lo más rancio de la dictadura.
Para desgracia de los desgobernantes, no son “contrarrevolucionarios”, tampoco son “disidentes”. Son los hijos y nietos de la frustración.

Yoanis les llama “La generación Y”.
Verdaderamente se les debe llamar “Las Generaciones F”.
La “F” de FRUSTRACIÒN.
Los estrategas totalitarios saben que las promesas que hicieron hace 50 años no se han cumplido.

Una pregunta de orden:

¿Quién aspira a vivir en las condiciones en que vive un haitiano?

¿Quién aspira a vivir en las condiciones que vive un indio boliviano?

Son pocos los jóvenes cubanos que aspiran a vivir en esas condiciones. Digo más: Son pocos los jóvenes cubanos que aspiran a vivir como un pobre, sea éste griego, portugués o español. Y que conste que los pobres antes mencionados tienen muchísimas mejores condiciones de vida que el cubano promedio dentro de la isla.

Los médicos cubanos que trabajan, como esclavos, en el exterior son el mejor ejemplo.

El gobierno portugués le paga al régimen totalitario 2 mil euros mensuales por cada médico. De esa cantidad, los galenos cubanos reciben 400 euros. Pero:

¿En que condiciones viven esos médicos?

¿Por qué aceptan calladamente ese trato vejatorio?

En primer lugar, porque no pueden viajar a “los países” con sus respectivas familias. Son obligados a permanecer separados durante años.
Nuestros médicos aceptan, no solo la separación. Aceptan vivir en comunidad. Aceptan no salir, a no ser en grupos. Grupos vigilados por un médico informante de la policía política. Aceptan no mantener vínculos. No vínculos con la población del país que sea (está implícito). Vínculos con los otros grupos de médicos cubanos, que laboran en el mismo país y que escasamente se encuentran a pocos kilómetros de distancia entre ellos. Aceptan, porque sus familias recibirán, durante el tiempo que se encuentren en “misión”, un dinero que les permitirá, tal vez no a vivir como personas, pero al menos comprar productos, que sin los euros, sería imposible adquirir.

Mientras tanto, los médicos portugueses, consideran que el trato que reciben sus colegas es infrahumano. Que los médicos cubanos, al no integrarse a la sociedad, para la que supuestamente trabajan, no responden a los intereses de la clase trabajadora y representan lo peor de un gobierno democráticamente electo.

La diferencia entre un médico cubano y cualquier otro, se puede resumir en que, mientras que todos trabajan, mucho más de ocho horas diarias, los cubanos reciben por su trabajo mucho menos que sus “colegas”.
Para los totalitaristas eso se llama “altruismo”.
Para el resto de la humanidad es, explotación del hombre, por un régimen político despiadado.

Estos “dirigentes” neofeudales, se consideran el ombligo del mundo subdesarrollado.
No son más que vividores, a costa del sudor del proletariado, en un país donde once millones de cubanos hacen esfuerzos desesperados para comer en la segunda quincena de cada mes. El sistema impuesto por los hermanos Castro Ruz es así.

Todavía nos encontramos con izquierdistas europeos que piensan que el problema radica en la falta de acción de la oposición interna.

Se ve perfectamente que jamás han vivido una dictadura totalitaria. Otros se creen el cuento de que los opositores son delincuentes reclutados para sabotear. Se resisten a creer que existan personas que disientan. Personas que una vez fueran activos militantes del sistema y que hoy pidan (más que exigen) reformas, a las cuales muchos de ellos no llaman ni democráticas. Tan solo reformas. Tal vez la mayoría de ellos jamás haya pensado, tan siquiera, en la posibilidad de una desestabilización del régimen actual.

¿Cuál es la mentira?

¿Lo que dice la bloguera?

¿Es mentira que murió un preso en huelga de hambre?

¿Es eso una campaña de gran intensidad?

No. Es un escándalo provocado por el propio régimen, que les importa un pito el bienestar del pueblo cubano, al que trata como si fueran corderos que pudieran ser esquilmados año tras año.

Se ve a las claras que la democracia y los derechos humanos nada tienen que ver con el régimen de oprobio. Que en realidad son capaces de hundir a la isla en el mar, antes de reconocer que son unos fracasados. Que son capaces de gritar Patria o Muerte, Venceremos, pero la patria es tan solo para la crápula dirigente, mientras que la muerte es día a día para el pueblo cubano. Los mismos dirigentes que hace 50 años se hartaron de hacer promesas, hace dos años prometieron reformas.

¿Continuamos esperando?

No me cabe la menor duda que la pieza clave de la estrategia global del sistema de dictadura totalitaria neofeudalista para sumir al continente americano en el oscurantismo y la represión más despiadada es, la unión de los gobernantes que utilizan, como bandera, al fracasado régimen de los hermanos Castro Ruz.

Mucha propaganda de generar conocimientos.
Cero producciones de bienes materiales.
Generar ciencia, pero anquilosar al hombre.
Generar propaganda de solidaridad para entrometerse en los asuntos internos de cada país.
Explotar sin piedad al pueblo que dice defender.
Derrochar el dinero de la nación para el disfrute de la crápula gobernante y sus familiares.

La simple imposición de una dictadura egoísta y egocentrista, es la única forma de alcanzar el éxito. Perpetuarse en el poder a toda costa y todo coste.
Eso es, contra lo que tenemos el deber de luchar.
Demostrar al mundo entero, el fracaso económico del sistema totalitario.

Hacer ver que esa no es la vía para acabar con la explotación del hombre por el hombre, sino todo lo contrario.

Los intereses totalitarios se ven favorecidos por las actitudes protectoras de izquierdistas «sin fronteras», remanentes de los conceptos que alguna vez fueran ideas socialistas. Se dan cuenta que la unidad alrededor de estos sistemas les permite hacer, lo que son incapaces por sus propios medios. Esos estarán siempre prestos a emitir declaraciones, aunque no sepan de lo que están hablando.

Los que verdaderamente deseamos el bienestar y desarrollo de nuestros pueblos, estamos más claros que nunca antes, de que el camino a seguir no es el espejismo totalitario.

Atilio Boron: ¿Cantinflólogo o Sicópata? (segunda parte)




Despues de escribir el artículo “Atilio Borón: ¿Cantinflólogo o Sicópata? Y publicarlo en mi blog http://manchiviri.blogspot.com/2010/03/atilio-boron-cantinflologo-o-sicopata.html, decidí colgarlo en el propio blog de Borón. He aquí su respuesta:

Atilio A. Boron dijo...
El señor que se oculta bajo el nombre de Manchiviri, en un rasgo de valentía que lo enaltece, parece no tener más argumentos que el insulto y la descalificación. Manifiesta un absoluto desprecio por la gente que acude a mi blog para encontrar argumentos y evidencias, siempre abiertas a la contrastación y el debate. El Sr. Manchiviri parece no entender algo tan elemental como la distinción entre un disidente y un traidor, que es alguien que se pone al servicio de una potencia que desde siempre ha procurado oprimir a su patria. Su pobrísimo nivel argumentativo es una de las razones por las cuales la "oposición" en Cuba no llega a movilizar sino a un sector minúsculo e irrelevante de la población. ¡Sigan así!

A esta estupidez le respondí:

Manchiviri dijo...
Sr. Borron:

Como usted solo lee las defecciones de Fidel Castro, seguramente no há tenido tiempo para leer http://manchiviri.blogspot.com/, donde expongo mis comentarios, reflexiones, criterios y opiniones, sobre el régimen totalitario de Fidel Castro. En el blog podrá encontrar una síntesis biográfica de mi persona.

No lo tome a mal, pero su respuesta no refleja otra cosa que una pretendida gran ignorancia. ¿Acaso no es un insulto suyo toda la porquería que escribe? El que a hierro pretende “matar”, a hierro debe de “morir”. Al único que desprecio es a usted. Se perfectamente la diferencia entre un disidente y un traidor, al igual que se muy bien la categoría de quienes se prestan para defender la decana de las dictaduras del mundo occidental. Usted se ha puesto al servicio de la ignominia, de la opresión y de la maldad.

No pretendo cambiar su opinión. A lo que me dedico es a desenmascarar a gente, que al igual que usted pretenden ser intelectuales de “izquierda”.
¡Ojalá se lo llevase un rabo de nube!

Que le aproveche


Uno de los participantes del blog de Borón le contestó:

Oscar dijo...
Yo sé que molestan los anónimos al Dr. Borón y lo comprendo. El mío tiene, creo, fundamentos: mis negocios con Cuba, congelados por un corralito financiero como el de nuestro país del 2001, que perjudicó a decenas de empresarios argentinos. Pero pido disculpas una vez más al paciente Profesor Borón y aludo a sus dichos de más arriba, de que "Cuba no llega a movilizar sino a un sector minúsculo e irrelevante de la población". Profesor, usted sabe muy bien que algo así sería impedido ipso facto por las diversas formas de represión de la Seguridad del Estado cubana, como ocurre con los "actos de repudio" contra las Damas de Blanco y cualquier otra manifestación similar, que no son otra cosa que actos nada "espontáneos" de las Brigadas de Respuesta Rápida organizadas por el MININT. En el Maleconazo" del 5 de agosto de 1994, cuando el hambre del "período especial" ya era de antología, la cosa pasó a mayores y esos "actos de repudio" no fueron suficientes. Por eso debió aparecer en persona el Comandante en Jefe en su jeep (vi los videos a través de ese enemigo tremendo del sistema cubano que es "YouTube") y, luego de (intentar) calmar a los revoltosos, debió abrir por tercera vez desde 1959 los puertos de Cuba para el exilio.
Estimado Profesor y compatriota. A usted le sobra capacidad intelectual y sus argumentos, aunque no siempre se compartan, lo demuestran. Sea entonces un poco más creativo. No copie el Granma o la gastada verba comunista de blogs tipo kaosenlared para rebatir. No nos diga a los que toleramos la opinión ajena, a los pluralistas, que en Cuba la no aparición de una mayor oposición en las calles es "espontánea".
Algunos lo respetamos a usted. Respete entonces usted, al menos, los dos dedos de frente que suponemos tener quienes no estamos de acuerdo con los que reprimen y persiguen al contrario. Sobre todo de aquellos que hemos vivido en Cuba y sabemos bien cómo funciona la "espontaneidad" de los "actos de repudio". Por favor.

Atilio A. Boron dijo...
Interesante el debate. Sobre esto de que las fuerzas de seguridad reprimen cualquier manifestación de disenso diría lo siguiente. Basta que uno se pasee por las calles de La Habana vieja, o por Habana centro, para hablar con cualquiera que a los gritos protesta contra las políticas económicas del gobierno, ensarzado en un debate con otros que las apoyan.

Pero lo interesante del asunto es que todos saben, o al menos una enorme mayoría lo sabe, que una vuelta al capitalismo sólo empeoraría las cosas. Quieren más eficiencia estatal, mejores salarios, nuevas iniciativas, pero SIEMPRE DENTRO DEL SOCIALISMO. En cambio los disidentes, en su gran mayoría, lo que quieren es volver al capitalismo y facilitar los planes norteamericanos de anexión definitiva de la isla. Por eso les cabe mejor el nombre de traidores y no de disidentes. No dudo que pueda haber algunos que disienten y lo hacen sin ponerse al servicio de la estrategia norteamericana, pero son los menos.

Otra cosa: la policía garantiza que las Damas de Blanco salgana protestar. Evita que sean víctimas de agresiones por parte de muchos cubanos que las ven como traidoras y mercenarias, generalizando una situación que no sé si les toca a todas pero sí a una buena parte de ellas. ¿Qué pretenden? ¿Que las dejen salir a manifestar sin protección alguna, para que sean agredidas por un pueblo que está pasando grandes privaciones -principalmente, aunque no sólo, a causa del bloqueo- y que ve en ellas a meros operadores de la potencia que tantos males le causan?

Copio íntegramente la respuesta del Sr. Borrón, a la cual respondo:
Sr. Borrón, basta que uno pasee por las calles de La Habana para ver el estado en ruinas en que se encuentra luego de ser castigada por bombas de 50 fidelones de potencia durante cinco décadas. Si quiere échele la culpa al imperialismo. Para el pueblo, el imperialismo es algo abstracto, que ni se ve ni se oye, pero es el que carga con todas las culpas, mientras el pueblo sufre, mientras los desgobernates viven a sus anchas.

Lo interesante, Sr. Borón es que una vuelta, no al capitalismo (como usted le llama), sino al sistema democrático, daría paso a una administración que podría alivio a la miseria. Dudo mucho que se pueda, a estas alturas, empeorar las cosas. El pueblo no quiere más eficiencia estatal con los mismos funcionarios corruptos. El pueblo necesita nuevos líderes con nuevas iniciativas. El sistema de dictadura totalitaria neofeudalista, del proletariado es obsoleto. Métaselo en la cabeza Sr. Borrón. Los disidentes estamos hartos de un régimen de mentiras. Queremos pluralismo democrático, libertad e independencia, incluso de los Estados Unidos. No nos interesa ser un Estado más de la Unión Norteamericana, ni Estado Libre Asociado tan siquiera. Queremos Democracia Representativa, no anexión. Usted es un sicópata mentiroso. Usted si que es traidor. Traidor a la Clase Obrera que dice, pretende defender.

Sr. Borrón, la policía del régimen de oprobio no garantiza nada. Yo soy cubano y viví en Cuba durante 42 años de vida útil. Serví al régimen durante ese tiempo. No como usted que, además de extranjero mentiroso, nuca ha vivido en Cuba. Las turbas que insultan a las Damas de Blanco son tropas del Ministerio del Interior vestidos de civil. Desde mi posición de piloto inspector de helicópteros asistí a algunos de los entrenamientos, allá por el año 1991. No venga a bailar en casa del trompo. Los otros, los de uniforme hacen el paripé, con sus uniformes nuevos, acabados de estrenar.


Atilio A. Boron dijo...
Sobre GOOGLE, GOOGLE EARTH y otros programas por el estilo:
señor@s, Cuba está bloqueada, íntegralmente. No sólo en lo económico y comercial, también en lo informático. ¿Quieren pruebas? Vayan a la isla y traten de hacer funcionar, por ejemplo, el Google Earth, o el MSN, o el Skype. No funcionan. A veces las empresas que manejan estos programas se apiadan del internauta y ponen un letrerito que dice lo siguiente, como me lo dijeron a mí: "USTED NO ESTÁ AUTORIZADO A UTILIZAR NUESTROS SERVICIOS DESDE LA LOCACIÓN DONDE SE ENCUENTRA ACTUALMENTE."

¿Quién dijo que la Internet es el reino de la libertad? Algunos teóricos trasnochados, y poco actualizados de las prosaicas realidades del imperialismo, como Hardt, Negri y Castells. Pero la realidad no tiene nada que ver con sus ensoñaciones.

Sr. Borrón:

¿Por qué insiste en mentir tan descaradamente? El bloqueo de la Internet en Cuba es por parte del régimen de afrentas y oprobio que desgobierna en Cuba. El bloqueo parte de la tristemente famosa Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), que prepara los hackers que se dedican a infectar con virus totalitario la web.
Respóndame una pregunta: ¿Por qué no le pide a un cubano de a pie que haga funcionar Google Earth o cualquiera de los otros sitios? Le responderán que ellos no tienen acceso a Internet o que, en el mejor de los casos, tienen restringidas las páginas web.
¿Es usted el que dice que la Internet no es libertad de información? Entonces: ¿Por qué es la pesadilla de los regímenes totalitarios que aun se empeñan en reprimir a sus pueblos? ¡Aaaah, porque es un arma del imperialismo!

José dijo...
Hola mi nombre es José y soy Docente de Historia.
Solamente quiero dejar un comentario sencillo; utilizo frecuentemente los escritos y/o análisis del Señor Atilio Borón porque me parece uno de los intelectuales más sólidos de nuestra querida América Latina.
Fuerza Atilio y que los escritos como los de Manchiviri no te callen nunca.

Manchiviri dijo…
Sin proponértelo, me das categoría, gracias Sr. José.

Oscar dijo...
Todo depende del cristal con que se miren las cosas y de qué lado está uno. Desde el mío, que nací, y me crié en la patria de Juan Bautista Alberdi, de la Constitución de 1853/60, del sistema filosófico liberal, tolerante y pluralista (el mismo del Dr. Borón), y luego de varios años de residencia en Cuba, afirmo:

1) Las Damas de Blanco son "acompañadas" por fuerzas de seguridad para que no se les unan otros manifestantes que podrían sentirse inclinados a compartir su protesta.

2) No se va a poder comprobar en Cuba cuántos "disidentes" son sólo eso, disidentes, o traidores, hasta que no haya en la isla una elección libre y secreta entre varias opciones, ya sea de elección de candidatos de la Rrvolución y de los otros, o de un referendum para mantener o terminar el statu quo. Esta libertad de elegir (entre más de una opción, no sólo a candidatos de un partido) es lo que contemplan los artículos 19 y 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, que Cuba suscribió y debería cumplir. Pero TODA la Declaración, no sólo aquellos artículos vinculados a la salud, la educación y la alimentación para todos. Los derechos humanos son un todo universal e indivisibl. No puedo tomar sólo los que me convienen y dejar de lado o llamar "burgueses", con desprecio, aquellos que permiten al ciudadano expresarse libremente, en el malecón y en la prensa, y salir del país sin necesidad de "cartas blancas" del MININT.

Lo siento, Don Atilio, pero mi concepción no contempla otra cosa que el pluralismo, la tolerancia y el respeto por el que piensa distinto. No se "traiciona" a la Patria de esa manera. En eso no voy a cambiar nunca.

lunes 29 de marzo de 2010
EL DÍA QUE ATILIO BORÓN ESCRIBIÓ PARA CECILIA PANDO

El 23 de Marzo de 2010, víspera del feriado que algunos llaman de la mala memoria o muy sarcásticamente -al estilo de la Revista Barcelona- Fiesta de San Jorge Rafael, el artículo de Atilio Borón publicado por Página/12 bajo el título “Disidentes y traidores” ofrecía un argumento que merece subrayarse y extrapolarse a los años de plomo con una perspectiva paradojal.

Sostiene Borón, renegando de las mentiras de la “prensa libre” (el encomillado le pertenece), que la rancia dictadura de los hermanos Castro no es tal sino una Revolución. Desde Octubre y los bolcheviques para acá, Revolución, sin necesidad de recurrir a ningún diccionario político, es en boca de cualquier izquierdista un estado utópico de prometida felicidad, en el que aguardando la llegada al paraíso socialista la única libertad es la de obedecer ciegamente al “amado líder”, ya se trate del viejo y decrépito Fidel Castro en la isla, el patético Kim Jong-il en Corea del Norte o la ferviente juventud idealista del Khmae Krojom antaño en Camboya.

De tal suerte, la diferencia de la Revolución con lo que fueron las dictaduras militares latinoamericanas es además de una cuestión de etiqueta gramatical, el pequeño detalle de la transitoriedad que asumían aquellas (se reconocían una anormalidad cuya necesidad se justificaba en falta de madurez para la democracia) frente a la perpetuidad que requiere la realización del “hombre nuevo”: ese autómata sin alma pergeñado por Ernesto Guevara cual aprendiz de Adolfo Hitler. La historia exhibe que en países como Argentina y Chile, de las dictaduras militares se ha salido a la democracia, en tanto que de la cuba revolucionaria la única salida siguen siendo las balsas.

Defendiendo tal Revolución, protesta Borón por las ayudas económicas que los Estados Unidos destinan a subvertir el orden en Cuba e introducir en ella una democracia liberal donde se respeten los derechos humanos, lo que lo lleva a cuestionar el rol de los disidentes. Buscando autoridad en el Diccionario Político de Norberto Bobbio encuentra Borón que el disenso sería un simple desacuerdo sin ninguna otra trascendencia más que la testimonial. Le gustaría, claro, que los disidentes se limitaran a ser inocuos objetores de conciencia, desvinculados entre sí, carentes de aspiraciones políticas y muriesen en silencio sin abrigar esperanzas de apertura democrática; igual que los fusilados de Santa Clara.

Siguiendo a Bobbio, enfatiza Borón que existe un umbral que traspasado convierte al disidente lisa y llanamente en un traidor. Acusa y juzga culpable a la disidencia cubana de traición a la Patria por pretender subvertir el orden constitucional y derribar al sistema, especulando que lo hacen para ponerse al servicio de los Estados Unidos, país al que llama “potencia enemiga”.

Al solo efecto de darle forma de respuesta a su premisa, pregunta Borón: “Quienes reciben dinero, asesoría, consejos, orientaciones de un país objetivamente enemigo de su patria y actúan en congruencia con las intenciones imperiales de precipitar un ‘cambio de régimen’, ¿pueden ser considerados como ‘disidentes políticos’?”.

Lo que Borón sostiene se derrumba fácilmente dado el carácter totalitario de la Cuba comunista, ya que el derecho de resistencia a la opresión es inherente a la dignidad humana y no corresponde guardar lealtad para con un orden y un régimen que con ánimo de perpetuidad cercena de cuajo las libertades más elementales. La Patria nunca será comunista para ningún cubano –y tampoco para ningún argentino-.

Más allá de lo endeble del pensamiento intentado por Don Atilio, lo interesante resulta al llevar ese argumento al cristal que visualiza la argentina de los años de plomo. Digamos que por elecciones libres Gobierna Juan Domingo Perón, el ERP ataca el cuartel de Azul y los Montoneros son expulsados de la Plaza de Mayo, en el marco de la Guerra Fría las organizaciones subversivas –que en lugar de hacer huelga de hambre como Guillermo Fariñas Hernández ponen bombas, atacan cuarteles y asesinan a tiros en las calles-, reciben dinero, asesoría, consejos, y orientaciones de la Cuba castrista –país objetivamente enemigo porque intenta exportar su revolución- y actúan en congruencia con las intenciones imperiales de la Unión Soviética para precipitar un cambio de régimen.

Entonces: ¿Cómo es que se los llama a los integrantes de esas organizaciones? Ah, sí... ¡Traidores a la Patria!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
http://www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López

Lo que olvidó Borón es que Orlando Zapata, Guillermo Fariñas y las Damas de Blanco nunca han tomado las armas en contra del gobierno ni de nadie. Al igual que miles de opositores cubanos, son disidentes pacíficos. Como Gandhi y Luther King, quienes con su actitud demostraron que las armas no son necesarias para enfrentar un sistema opresivo.

Borón olvida que el régimen que tanto ama llega a su fin. Caerá por su propio peso. Para tratar de mantenerse en el poder, no dudará en recurrir a las armas, aunque en ello vaya la vida de la nación. Entonces, señor Atilio Borón, ¿quiénes son los traidores?"
karel dijo...
No se por donde comenzar, si por Manchiviri, por Atilio o por el pobre Oscar. Oscarito como se te ocurre ?? Oscar, yo soy cubano y vivo en argentina, que a mi me enganie Fidel con un negocio lo comprendo, despues de vivir alla y nacer alla y NO CONOCER OTRA COSA ! (pues es cierto, skype y demas y en eso le doy la razon a Atilio estan bloqueados ... pero por Castro !!! ) ... pero Oscarito, tu compadre, como te dejaste enganiar ??? Olvida esos dolares que tienes en la cuenta, lo unico que te queda de consuelo que muchos otros les ha pasado lo mismo, muchos otros les ha pasado PEOR PUES CASTRO LES HA ROBADO SU VIDA ! como mi papa, mis tios, abuelos, amigos de mi papas, mis profesores del secundario, de la universidad, Oscar el de la tienda que habia cerca de mi casa, ese si fue PEOR QUE TU poruqe ese hasta se fue a Angola y regreso con unos traumas de la guerra que aun sufre de ver tantos hermanos muertos ... sin causa.

Oscar, que perdiste, unos dolares, unos miles, unos millones ? Que es eso a cambio de la oportunidad que tienes en la vida de COMENZAR DE NUEVO !

Despues el resto, Atilio por ejemplo se habran ganado su viajecito, su foto con Castro y con eso ya esta contento.