lunes, 29 de marzo de 2010

Medias mentiras, mentiras y desinformación del régimen de los hermanos Castro Ruz



En Cuba se encuentran presos más de 200 personas acusadas de ser mercenarios al servicio del Imperialismo. El régimen de los hermanos Castro Ruz intenta, utilizando mentiras, medias mentiras y mucha desinformación, comparar las penas establecidas en los códigos penales de Estados Unidos, España, Francia e Italia, con las penas impuestas a los presos políticos cubanos, en un vano intento por justificar su encierro y descalificar a la prestigiosa organización Amnistía Internacional, que califica a algunas de estas personas como presos de conciencia.


¿Donde están las mentiras, las medias mentiras y la desinformación?


Debemos recordar que ninguno de los presos ha sido acusado o penado por crímenes políticos. Les han aplicado una mentira (¿legal?) de cometer delitos contrarrevolucionarios. Han sido acusados de colaborar directamente con el gobierno de los Estados Unidos, para los cual (dicen) han utilizado diferentes medios. He aquí la primera mentira. Si los supuestos contrarrevolucionarios utilizan “diferentes medios”, no están colaborando “directamente” con el gobierno de los Estados Unidos. Inmediatamente después de utilizar esta mentira des-informativa, acuden al subterfugio del aberrante embargo económico, como media mentira, pues no dicen absolutamente nada en relación a las graves privaciones que sufre la población cubana debido a la degradante gestión económica, llevada a efecto durante 50 años por un desgobierno totalitario déspota, ladrón y opresor.


En su intento des-informador, continúan haciendo comparaciones extemporáneas con terroristas, que nada tienen que ver con nuestros pacíficos disidentes, los cuales jamás han utilizado la violencia en sus manifestaciones. Acuden, los hermanos des-gobernantes, al tema de la ocupación de la Base Naval norteamericana de Guantánamo, sin aclarar cual es el nexo de éste señalamiento con los disidentes, que no sea la desinformación, para acto seguido afirmar que los disidentes del régimen de oprobio no tienen “nada que ver” con “la libertad de expresión”, sino con la colaboración con una superpotencia extranjera enemiga.


Inmediatamente acuden al Código penal de los Estados Unidos que prevé una pena de 20 años para quién preconice el derrocamiento del gobierno o el orden establecido. Nuestros disidentes proponen cambio de sistema. Jamás se han pronunciado por un derrocamiento del gobierno, aunque esté implícito. Han intentado modificar (no derrocar) el orden establecido, utilizando la propia Constitución inventada por la dictadura. Nuestros disidentes no han emitido declaraciones (ni verdaderas, ni falsas) que afecten las relaciones del régimen con ninguna otra nación. Tampoco han mantenido correspondencia o relación con un gobierno extranjero con la intención de influir en su conducta, respecto a la tiranía de los hermanos Castro Ruz.


Todo lo anterior no es otra cosa que infundios que intentan (sin conseguirlo) engañar a la opinión pública nacional e internacional.


Tampoco es el caso español para aquellos que mantengan relaciones de inteligencia con gobiernos extranjeros con el fin de perjudicar la autoridad del Estado o comprometer la dignidad o los intereses vitales. Nuestros disidentes jamás han tenido relaciones de “inteligencia” con gobierno extranjero alguno. Por tanto no han podido comprometer la dignidad (¿qué dignidad puede tener una dictadura?) o los intereses del régimen. Nuestros disidentes nunca se han alzado violentamente para derogar, destituir o suprimir las atribuciones que se tomó, por la fuerza, Fidel Castro hace más de 50 años. Nuestros disidentes jamás han suscitado hostilidades o actos de agresión contra el desgobierno totalitario.


No es cierto que en Italia se sancione con pena de 3 y 10 años al ciudadano que reciba (incluso indirectamente), del extranjero, dinero o cualquier artículo, con el fin de cometer actos contrarios a sus intereses nacionales. Es tan falso que son incapaces de citar la fuente de donde (supuestamente) obtuvieron los datos. Infiero que sea una más de sus mentiras diversionistas. De lo que si puedo dar fe es que nuestros disidentes jamás se hicieron propaganda de prensa, radial o televisiva, en relación a como obtenían la ayuda financiera, que recibían de organizaciones no gubernamentales.


En los países mencionados, los disidentes cubanos hubiesen tenido derecho a una defensa no parcializada, puesto que en mi país, al estar subyugados por la tiranía, los tres poderes del Estado, la defensa de cualquier persona se ve reducida a una mera representación teatral.


El “investigador” Salim Lamrani, es un lacayo del régimen de los hermanos Castro Ruz y no merece la tan cacareada “seriedad” que dicen los medios controlados por el desgobierno impuesto al pueblo de Cuba. El señor antes mencionado no es quién para criticar el trato hacia el régimen de los hermanos Castro Ruz, de una organización como Amnistía Internacional, reconocida por su profesionalidad y su imparcialidad. Salim Lamrani es, en todo caso, profesor de Neofeudalismo Totalitario, que considera delincuentes a los disidentes vilmente encarcelados en Cuba. El trasero de Lamrani habla por su boca. Sin ofensa.

domingo, 28 de marzo de 2010

La “pesadilla cubana” de trabajar sin producir por décadas


Aun cuando el régimen totalitario se empeña en proclamar que su economía crece, el costo humano de la dictadura del proletariado aumenta y 200 mil cubanos continúan subempleados, sin ahorros y acercándose al término de un sistema improductivo. Son los proletarios engañados: personas que confiaron sus sueños a un líder de pensamientos descabellados, pero que prometía el paraíso en la tierra. La seguridad social, prácticamente inexistente, está evidenciando graves tensiones en una sociedad envejecida.

Cada vez más, las empresas pasan a ser propiedad de inversores extranjeros que, como son los que aportan los recursos (dólares) mandan y procuran ganancias rápidas. Lo logran acudiendo a empresas de contratación del desgobierno.
Los sindicatos obreros (que no representan a nadie) no tienen autorización para mantener filiales en las referidas empresas. De ser sindicatos serios, alguna esperanza tendrían los trabajadores.

Tres sectores han apuntalado al régimen: El azúcar, el turismo y la minería. Pero el azúcar va de mal en peor, luego de que durante 50 años se haya empeñado (el régimen) en destruir la única verdadera industria que tenía el país.

El turismo se ve limitado a Canadá y algunos países europeos que pese a los altísimos precios existentes en Cuba, continúan visitando la isla, solo por el morbo de presenciar los restos de un pretendido proceso social en extinción. La minería crece en las ramas del níquel y el petróleo. Está aun por ver si los socios capitalistas continúan con sus empresas (a riesgo) o se retiran por falta del cumplimiento de las obligaciones del desgobierno.

Un régimen que gasta más de lo que produce, en una economía de mercado, está condenado al fracaso.

jueves, 25 de marzo de 2010

Atilio Boron: ¿Cantinflólogo o Sicópata?



El señor Atilio Borrón, amigo personal de Fidel Castro al punto de visitarle en su retiro visceral, ha escrito un mamotreto que pretende tildar de traidores a los disidentes cubanos. ¿Traidores a quién o a qué?


Desde mi blog, me permito responder a semejante cantinflólogo, que el Mundo Libre ha expresado su desagrado, malestar y pesar por los acontecimientos ocurridos en Cuba por la indolencia del régimen senil, corrupto y obcecado de los hermanos Castro Ruz.


Por tanto, me impongo distinguir entre el porqué y el por cuanto. En primer lugar, porque el nuevo Tiranosaurio en Jefe prometió cambios hace dos años y estamos todavía a la espera que ocurra alguno. Sin embargo, las maniobras militares (juego de soldaditos envejecidos) continúan a empobrecer al pueblo cubano.

Contra los deseos de algunos cretinos, no solo se le ha dado continuidad al totalitarismo neo feudal, sino que se ha recrudecido la represión en mi país, con la ayuda de tres bases militares chinas (inteligencia radioelectrónica) y la reactivación del centro de escuchas de la ex-base soviética de “Lourdes”. De esta forma (más el petróleo venezolano) se financia la decana de las dictaduras del Continente Americano.

La intromisión, del régimen de los hermanos castro Ruz, en todos los estratos de la sociedad venezolana es la más fehaciente demostración de cómo se prepara el señor Hugo Chávez para mantenerse en el poder más allá de las urnas.


La dictadura totalitaria neo feudalista de los hermanos Castro Ruz ha cometido "pocos" errores de fondo durante los últimos 50 años: La Zafra de los 10 Millones, La Guerra de Angola (15 años), La Embajada del Perú (1980), Los acontecimientos de Granada (1983-84), La Causa no. 1 del 89, La Primavera Negra del 2003. El caso del fallecimiento de Orlando Zapata Tamayo, como consecuencia de la indolencia del des-gobernante de Cuba, Raúl Castro, es uno más de los errores.

El señor Atilio Borrón, haciéndose eco de su amiguísimo Fidel Castro, intenta convertir a Zapata en un vulgar delincuente, ignorando a la Organización No Gubernamental (ONG) Amnistía Internacional, que lo acogió como un prisionero de conciencia desde 1993.

Pero el asunto es más que dilucidar si Zapata era delincuente común o prisionero de conciencia. Orlando Zapata Tamayo está muerto. Su muerte pudo ser evitada. Solo la prepotencia de un supuesto Jefe de Estado (insensible) fue capaz de dejarlo morir. Solamente un cantinflólogo o un psicópata es capaz de afirmar, que Zapata fuera inducido (desde el exterior de las prisiones) a realizar una huelga de hambre y morir.

Muerto el prisionero de conciencia, Borrón lo intenta convertir en un instrumento de “proyectos subversivos”. De esa forma es, como Borrón cataloga las manifestaciones internacionales (en su contra) provocadas por el régimen de los hermanos Castro Ruz.


Es imprescindible recordar, que las huelgas de hambre de los prisioneros políticos (aunque el régimen no los reconozca de esta forma) no son nuevas. Son casi diez, los muertos en huelga de hambre en Cuba durante los cincuenta años de dictadura totalitaria “del proletariado”.


¿Es cantinflólogo o psicópata?


Es difícil aseverar que los cien mil presos, que se encuentran detenidos por el sistema carcelario cubano sean disidentes. De lo que no me cabe dudas es, de que un por ciento elevado (de esa cifra), se encuentran presos debido a las condiciones de vida miserable a que los tiene reducidos el desgobierno neo feudalista.

Desde el punto de vista del psicópata, estos cien mil presos deben ser catalogados traidores al sistema debido a que, supuestamente, es “por los pobres y para los pobres” y está por ver cuantos terratenientes, latifundistas o magnates, se encuentran en dichas cárceles.


¿Traidores a que Patria?


¿A la Patria de los cubanos que se resisten a andar en cadenas y oprobios sumidos? O, a la Patria de los des gobernantes insaciables o a la de los tiranos indeseables, que han sumido a Cuba en el mal.


Disidente es aquel que disiente. Es aquel que fue partícipe de algo y que ahora reniega de su participación y de los métodos de ese algo. ¡Basta ya de cantinfleos señor Borrón.

Nuestros disidentes, de forma pacífica, han tratado de modificar la Constitución inventada por Blas Roca y que es copia fiel de las soviéticas y demás países socialistas del este europeo. Jamás se han pronunciado o cometido acto violento alguno. Jamás han discutido la legitimidad de las reglas fundamentales del sistema. Eso ha provocado el repudio de lo más reaccionario del exilio.

Toda la execrable verborrea suya no es otra cosa que hacer campaña a favor de su enfermo amigo. En buen cubano: “jala leva”, “guatacón”.

lunes, 22 de marzo de 2010

La Posición Común Europea y Fidel Castro


El Parlamento Europeo aprobó una resolución de condena contra el régimen de los hermanos Castro Ruz, donde expone los hechos, verdades y esclarece realidades.
La muerte de un preso de conciencia, condenado a más de 30 años de cárcel (supuestamente por delitos comunes que el régimen no menciona), como consecuencia de una huelga de hambre es la causante de dicha resolución.


La resolución de condena no es al pueblo de Cuba. Es una condena al régimen totalitario neofeudalista que oprime al pueblo cubano. La muerte de Orlando Zapata pudo y debió ser evitada.
Nadie le está pidiendo a los hermanos Castro Ruz que se defiendan, porque la realidad es irrefutable. Un régimen que propala a los cuatro vientos su interés por el “bienestar de la humanidad”, deja morir a uno de sus ciudadanos más humildes. ¡Injustificable! No vale la presencia de médicos en Haití o en cualquier otra parte del mundo.
En esta condena hay una profunda sinceridad, que contrasta con la manía totalitaria de las comparaciones extemporáneas, en vano intento de justificar el crimen.


Ofende al mundo entero este intento (del sistema totalitario) de querernos pasar gato por liebre, de recurrir a inmigrantes desempleados en Europa, mientras que en Cuba la población hace malabares para llevarse algo a la boca durante 20 de los treinta días que tiene un mes.


Que moral pueden tener los supuestos dirigentes de un régimen corrupto y ladrón del erario público, que crea figuras legales absurdas para establecer penas de cárcel aun más absurdas, donde se practica la tortura, para al final decir que lamenta la muerte de Orlando Zapata.
Es una condena equilibrada y resumen de una posición común consecuente con las medidas tomadas en el año 2003 como consecuencia del encarcelamiento injusto de 75 opositores pacíficos.

La Ley Helms-Burton (1995), o la Posición Común Europea (2004), surgidas con casi diez años de diferencia y con propósitos bien diferentes, tratan solamente de ser lesivas al régimen indigno impuesto al pueblo cubano.

Lo peor es que un régimen totalitario, por ser impuesto, es intolerante y no acepta presiones políticas o económicas de ninguna índole. Todas las medidas, antes mencionadas, repercuten en el pueblo cubano, que cada día es más miserable física y mentalmente.

domingo, 21 de marzo de 2010

Willy Toledo y donde dije “digo”, quise decir “Diego”


La inmensa relevancia pública que adquirieron las palabras de “Willy” el pasado 2 de marzo y su desafortunada adhesión al régimen totalitario de los hermanos Castro Ruz, han obligado, al intento de actor, a dar unas explicaciones que nadie le ha pedido.


Ahora trata, “al vulgar delincuente”, con el título de “Don” y se rectifica, diciendo que falleció en huelga de hambre emprendida contra el desgobierno totalitario. Dice no haber atacado personalmente la memoria de Zapata o sus opiniones, o su reputación.
Verdaderamente, Toledo no tiene escrúpulos. Ya no valen disculpas. Es tarde.

Aquellos pocos que le conocen saben de su trayectoria de oportunismo desenfrenado, en busca de cualquier tipo de publicidad. Desde esa posición y falto de convicciones éticas y morales, intenta una vez más mezclar la magnesia con la gimnasia y justifica (lamentándose) de que una sociedad occidental (a la que dice pertenecer) tiene una lamentable incomprensión acerca de la realidad latinoamericana, como si Latinoamérica formara parte del mundo occidental.

Sr. Toledo: A mi país nadie le tiene que impartir clases de derechos humanos. Cuba es signataria de la Carta de los Derechos Humanos de la ONU, desde sus inicios. Es al régimen totalitario neofeudalista de los hermanos (gallegos) Castro Ruz los que se niegan a respetar esos derechos en Cuba. No culpe ahora, de la muerte de Orlando Zapata, a los Estados Unidos y Europa. Eso es confabularse con la dictadura castrista y ofender, una vez más, la memoria de Orlando Zapata.

Si usted no sabe lo que ocurre: ¿Cómo se atreve a decir o a escribir sobre Cuba? Hasta hace muy poco tiempo, Cuba fue española. Y sepa usted que durante la Guerra de Independencia, nadie hablaba de expoliación de recursos. Durante el medio siglo que vivimos como una República independiente llegamos a desembarazarnos económicamente de peninsulares y norteamericanos. No nos alcanzó el tiempo para desarrollarnos. Eso sí, dignidad de pueblo nos sobra, con y sin los hermanos (gallegos) Castro Ruz.

Usted habla de soledad. ¿Qué sabrá usted de soledad? Usted habla de bloqueo. Definitivamente usted no sabe nada de Cuba. Lávese la boca y las manos antes de referirse a mi país.
El embargo económico (que es aberrante, no lo niego), destinado para afectar al desgobierno, repercute directamente en el pueblo cubano. El problema está en que una medida de este tipo solo surte efecto en regímenes democráticos. A los totalitarios, les resbala por salva sea la parte.
Lo que se pretende, con tal embargo, es que un desgobierno totalitario y neofeudal acepte las reglas de la democracia representativa. Lo del contexto geopolítico y la retórica hueca es de su podrida cosecha. De injusticia y corrupción está empedrado el camino del socialismo que conocemos hoy en día.

No es que le reprochen injuriosamente haber aludido la calidad democrática de instituciones y prácticas públicas. No se trata de eso, sino del intento de comparar unas con otras. En esa materia, como bien dice no está solo. Se hace eco de la propaganda del régimen de oprobio que asfixia la nación cubana.

Estoy de acuerdo con usted, en que siendo español, se preocupe por España, por los casos de torturas y malos tratos. Como español merece todo mi respeto. Pero no extrapole, ni compare lo que sucede en España, con lo que acontece en Cuba.

Referirse al caso Zapata, fue más que una intromisión en asuntos que usted desconoce. Fue la forma asquerosa de hacerse publicidad, que es aun peor.
Déjese de palabras huecas, de subjetivismos, de valoraciones personales de su anacrónico entorno y exprésese meridianamente, como le corresponde a un ciudadano común y no a un actor de pacotilla, émulo de Cantinflas. Usted ha demostrado no tener más allá de la convicción de la popularidad a toda costa y todo coste.

Por último, le recuerdo que España es una democracia doblemente real. La primera, por que es el pueblo el que rige. La segunda, porque, es el Monarca, el representante de la sociedad REAL.

sábado, 20 de marzo de 2010

Medio Siglo de Dictadura



Sobre el régimen de los hermanos Castro Ruz llueven las acusaciones. Los viejos diablos, desmoralizados, no son capaces de otra cosa que la de hacer comparaciones con el mundo exterior que los rodea, dándole la espalda a las atrocidades que cometen (a diario) en nuestro país.


Contra Fidel y Raúl Castro se alzan los medios informativos de todo el mundo, ante la muerte premeditada de un prisionero de conciencia, en huelga de hambre.
La verdad no sorprende a nadie, ni a ellos mismos. Ha sido tan burdo, esta vez (el asesinato) que se muestran incapaces de dar una explicación, aunque no sea convincente.
Se trata de una operación diseñada por los servicios secretos del desgobierno totalitario. Pero les salió el tiro por la culata. La opinión pública internacional no se dejó engañar, aunque los motivos para tamaño crimen no parezcan tener una justificación aparente.


La economía del régimen neofeudal, impuesto a mi país, va de mal en peor. No tienen como pagar las deudas contraídas con los empresarios españoles que realizan negocios de riesgo con el desgobierno de Fidel y Raúl Castro.

Las intenciones del Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno español eran un intento de mejorar las relaciones diplomáticas de la Unión Europea con el desgobierno. Tratábase de abrir nuevos mercados (léase créditos) de países europeos hacia el régimen totalitario. Las segundas intenciones: Que el desgobierno cumpliera con las obligaciones de pago a los empresarios españoles.
Lo de Fidel y Raúl Castro no era un plan cualquiera. Lo concibieron y acordaron al más alto nivel y dieron las instrucciones precisas, a todos los funcionarios de las prisiones, para retirarle el agua al prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo. Pretendían quebrar su voluntad. La segunda parte del plan consistía en dejarle morir, si no renunciaba a la huelga de hambre.
Un “show” (del desgobierno) como éste, no tiene consecuencias negativas inmediatas para el régimen.

A los octogenarios des-gobernantes no le interesan las relaciones comerciales con la Unión Europea. No se encuentra, entre sus planes, mejorar el nivel de vida de los cubanos. Su única pretensión es morir de viejos “con las botas puestas”. La “cuña bolivariana” los tiene bien calzados. El pueblo que aguante. Total, después de medio siglo: ¿Qué más da?
Una vez más se han salido con la suya. Se libraron de un hombre obstinado. Tal vez se libren de Fariñas. Los repudiados viejitos están cansados de que desde todas partes del mundo les pidan que liberen a los presos de conciencia (en primer lugar) y a todos los presos políticos (en segundo lugar).
La represión, en Cuba, ha ido creciendo a lo largo de medio siglo, solo que ahora, los maquiavélicos cerebros seniles ya no funcionan con la misma destreza y cometen errores garrafales. No saben que hacer ante una oposición pacífica.
En un intento de salvar la imagen, acuden a los intelectualoides izquierdistas, que aun guardan fidelidad a las ideas totalitarias. No nos sorprende que alguno de ellos haya cantinfleado de lo lindo, tratando de justificar el abominable crimen.

En fin, algo tienen que hacer para garantizar sus vacaciones gratis en los mejores hoteles (construidos, en su mayoría, por empresarios españoles) de los Jardines del Rey y de la Reina.

miércoles, 17 de marzo de 2010

El régimen de los hermanos Castro Ruz utiliza el chantaje político como forma de negociación




Comentarios

El caso de los disidentes en huelga de hambre, como forma de liberar a los prisioneros de conciencia, indudablemente que afecta el proceso de diálogo entre el régimen de los hermanos Castro Ruz con los Estados Unidos y la Unión Europea. El desgobierno jamás ha aceptado presiones.

En Cuba no existe la sociedad civil. La sociedad civil no existe bajo un régimen totalitario. La disidencia cubana hace intentos de unificarse. Es el embrión de la futura sociedad civil cubana. Solo los cubanos serán quienes decidan el futuro de Cuba.

La actual administración norteamericana ha dado algunos pasos (insignificantes) hacia el régimen de los hermanos Castro Ruz. El diálogo ha avanzado, aun sin pasos de reciprocidad (aunque fuese también insignificante) por parte del régimen totalitario. El Congreso noerteamericano podría autorizar los viajes a Cuba de sus ciudadanos, lo que aumentaría los ingresos, no solamente de la industria turística totalitaria, sino del ciudadano común.

En estos momentos la visión internacional, luego de varios años esperando que el nuevo mandatario de pasos hacia una mejoría del nivel de vida de los cubanos, se concentra en la oposición de los grupos disidentes, tras la muerte (por huelga de hambre) de Orlando Zapata Tamayo y la que aun mantiene Guillermo Fariñas.

La muerte de Zapata es una tragedia que pudo ser evitada, a no ser por la indolencia del desgobierno imperante en Cuba. Su repercusión responde al malestar provocado, luego de los vanos intentos del gobierno de España (Partido Socialista Obrero Español) de mejorar las relaciones existentes entre el régimen y la Unión Europea.

Tal vez los ideólogos del régimen totalitario no hayan previsto la repulsa que causaría, el dejar morir de hambre a un ser humano. Particularmente, lo pongo en duda. Probado está que la crápula dirigente, de ese sistema, no hace nada de forma precipitada, aunque no es menos cierto que, en contadas ocasiones les haya salido el tiro por la culata, como en el caso de la embajada del Peru, en la década de los 80.

Lo único obvio, que se puede traducir de la muerte de Orlando Zapata, es que a los únicos que le conviene es al desgobierno, que en lugar de hacer reformas, en beneficio del pueblo (al que oprimen hace tantos años), se han dedicado a enclaustrarse (como una babosa en su concha), a atrincherarse tras el parapeto de la línea dura, quizá con el único objetivo de morir (de viejos) con las botas puestas.

Conocemos, de sobra, que las intenciones de los “socialistas” españoles, no son hacia la disidencia, sino hacia los intereses económicos de sus empresarios radicados (a riesgo “peligroso”) en Cuba, negociando con el régimen.

El desgobierno de los hermanos Castro Ruz utiliza el chantaje económico como forma de presionar a los gobiernos de aquellos empresarios, que por su cuenta y riesgo, deciden invertir en empresas mixtas. Estos empresarios no están negociando con homólogos. Luego de innumerables contratiempos logran una participación del 49% en los negocios. Pasado el tiempo, advierten que les va a ser imposible recuperar la inversión y acuden a su gobierno (el español, en éste caso) para tratar de resolver su situación.

Al gobierno español del PSOE le conviene, hasta cierto punto, intentar (al menos) un diálogo diplomático que mejore las relaciones entre la Unión Europea y el régimen totalitario. Abolir la Posición Comun Europea, abriría (para el régimen totalitario) nuevas puertas económicas de países europeos que hoy se resisten a que sus empresarios comercien con el régimen de los hermanos Castro Ruz. De ahí que los diplomáticos españoles le hayan dado la espalda a la disidencia cubana en los años que lleva gobernando Rodriguez Zapatero. El paso “positivo” del desgobierno, que esperan (los gobernantes españoles), es el pago de las deudas contraídas con los empresarios españoles.

¿Hablamos de disidentes, opositores, mercenarios, presos de conciencia, presos políticos…?

Disidente es aquel que se separa de una doctrina, creencia o conducta. No es el clásico caso del exilio cubano de Miami. Los disdentes descartan la violencia como método. Consideran que el embargo, impuesto al régimen de los hermanos castro Ruz, por parte del gobierno de los Estados Unidos, es una aberración del sistema de mercado. Reclaman el cambio de sistema, del totalitarismo a la democracia pluripartidista, convencidos que el poder corrompe y un sistema neofeudal es nefasto a los intereses del pueblo.

Un disidente no se presenta como socialdemócrata, ni de centro y aun menos de derechas, como los quieren denominar los defensores del régimen de oprobio. Es verdad que son pocos (aumentan día a día), todavía dispersos y lo que es peor, penetrados por la seguridad del régimen. No obstante, la población los admira y respeta.

Alguno de estos grupos ha recibido la colaboración económica y política de agencias que el desgobierno de los hermanos Castro Ruz consideran vinculadas al gobierno de los Estados Unidos, por lo que han considerado declararlos como enemigos al servicio de una potencia extranjera y encarcelarlos con penas, que en algunos casos llegan a más de 20 años de prisión.

Lo que para mi está claro, es que los que disienten del régimen totalitario de los hermanos Castro Ruz, son personas honestas, que reconocen haber creído alguna vez en el sistema totalitario, muchos de ellos sin haber renunciado a sus creencias religiosas. Puede que entre sus filas exista uno que otro resentido, lo que es indamisible que, a estas alturas, alguien venga con el cuento de que alguno de ellos está confundido.

En su distanciamiento de las masas populares, los funcionarios del régimen y sus defensores buscan entre las filas disidentes cubanas (afanosamente) líderes de la talla de Walesa o Havel. Están, tan divorciados del pueblo, que no los ven o pretenden no verlos. Oponerse al sistema totalitario no es delito. Otorgarles categoría de aliados del gobierno de los Estados Unidos, a un grupo de 75 personas, es elevarlos a categoría mundial. Es hora de que se percaten de que ellos mismos han creado las condiciones para que exista la disidencia. Basta ya de engañar a un pueblo!

¿Qué los hace marginales al consenso político en Cuba?

Los disidentes son marginales al consenso político del régimen de los hermanos Castro Ruz y no como se ha formulado la pregunta.

El supuesto debate político interno (que propagandiza el desgobierno) es dirigido desde las propias entrañas del sistema totalitario. De ahí que no tenga resonancia externa alguna.

La tan cacareada descentralización no pasa de eso. Las formas de propiedad no estatal, a las que se refieren, no dejan de ser propiedades de carácter usufructuado, en donde el desgobierno continúa siendo el dueño. En una economía tan depauperada, los salarios (congelados durante 50 años) han aumentado risiblemente de cuatro a ocho dólares per capita mensual, mientras que los productos que “abastece” la libreta ibidem han disminuído ostensiblemente. El nivel de vida disminuye año tras año. No existen los espacios de libre expresión. Todos son controlados por el régimen de oprobio. La aplicación de la ley depende de la voluntad testicular de Fidel Castro. Mientras viva, será el quién decida. No puede existir democratización en un sistema totalitario neofeudal. Son los funcionarios, el non plus ultra del burocratismo institucionalizado.

La dididencia propuso el “Proyecto Varela”, de acuerdo con lo establecido por la propia Constitución inventada por el régimen de los hermanos Castro Ruz, que jamás imaginaron que alguien consiguiera reunir las miles de firmas pidiendo reformas a la Carta Magna. No solo se hizo el sordo, ciego y mudo Fidel Castro. Subió la parada y cambió la Constitución. Ahora el socialismo es irrevocable constitucionalmente. Un país que tiene un solo dirigente desde hace 50 años no es democrático. Esa Constitución no pasa de ser una farsa.

Alguna posibilidad de salir de ese cuadro…

Para la lógica perversa del desgobierno totalitario, el régimen no está en la obligación de dar paso alguno en favor del mejoramiento de las relaciones con los Estados Unidos o la Unión Europea. Por el contrario, consideran que la liberación de los cinco falsificadores infiltrados en la Fundación Nacional Cubano Americana y condenados por la posesión de innumerable documentación falsificada, es la única “ficha negociadora”. Es el cuento de “la buena pipa” o del “barquito chiquitico, que no sabía navegar”.

Para la administración norteamericana es imposible inmiscuirse en asuntos que solo le competen a otro de los poderes de un Estado democrático. Por otra parte, los disdentes encarcelados, se niegan a ser ficha de cambio y menos aun ser catalogados como “agentes de una potencia extranjera”. Esto por sí solo demuestra que no son peones de ningún tablero. Es un dominó trancado (como se le llamaría en buen cubano). El trato carcelario continuará intentando doblegar a los disidentes presos.

El desgobierno dictatorial, totalitario y neofeudal de los hermanos Castro Ruz, jamás permitirá una oposición dentro de su sistema.

lunes, 15 de marzo de 2010

“Salvemos a Willy”


La política, del griego politikós, «ciudadano», «civil», «relativo al ordenamiento de la ciudad», es la actividad humana que tiende a gobernar o dirigir la acción del estado en beneficio de la sociedad. Es el proceso orientado ideológicamente hacia la toma de decisiones para la consecución de los objetivos de un grupo. El término fue ampliamente utilizado en Atenas a partir del siglo V antes de Cristo, en especial gracias a la obra de Aristóteles titulada, precisamente, Política. El mismo Aristóteles definía al ser humano como un animal político por excelencia.
Considero que, el intento de artista llamado “Wiily” Toledo, es, además de un cretino ignorante, de tendencias neofeudalistas, un oportunista más entre los estúpidos artistas y cantantes como pudiera ser el esperpento de Miguel Bossé.
Cualquiera puede ejercer su derecho ciudadano a debatir políticamente lo que le venga en ganas. Lo que no puede hacer una persona honrada, es hacerse eco de un régimen nauseabundo como el de los hermanos Castro Ruz y tildar de delincuente a una persona que han dejado morir (en huelga de hambre), sea cual fuere la causa.
Lo que se ha desatado no es una campaña contra la persona de “willy”. No es el momento de gritar “salvemos a willy”. Es una campaña en contra de aquellos intelectualoides ibéricos que se suman a la campaña difamatoria.

Existen en España, muchos ciudadanos que dicen trabajar en el mundo de la cultura y que no pasan de ser mediocres intentos de artistas frustrados. Esos son los que, para resaltar, se dedican a proferir comentarios políticos. De esa forma logran ver sus nombres en los medios, que de no ser por esto jamás los mencionarían.
El único lenguaje que el pueblo espera de sus artistas, es el lenguaje autóctono y comprometido con el pueblo. No el cantinflismo extravagante y cotorril de aquellos que procuran publicidad a toda costa y a todo coste.

Persona de buena fe es aquella que defiende al pueblo cubano y no a un desgobierno totalitario que ha sumido a Cuba en un estercolero.
A los firmantes de la carta, “salvemos a Willy”, Alberto San Juan, Luis Tosar, Lola Dueñas, Candela Peña, Juan Diego Botto, Javier Bardem, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre, Pilar Castro, Víctor García León, Andrés Lima, Javier Gutiérrez, Nancho Novo, Carmen Ruiz, Sergi Peris Mencheta, Secun de la Rosa, Inma Cuesta, Diego Paris, Alfonso Lara, Roberto Álamo, Luis Bermejo, María Morales, Luz Valdenebro, Estefanía de los santos, Eleazar Ortiz, Aitor Merino, Laura Ramos, Ramiro Alonso, Sandra Collantes, Font García Rodríguez, Manuel Baqueiro e Inma Montalá,
les digo:

Es tan asesino, el que mata la vaca, como aquel que le aguanta la pata.

domingo, 14 de marzo de 2010

Fidel Castro, las prisiones y el régimen carcelario


Poco se ha escrito en estos días, a raíz de la muerte Orlando Zapata Tamayo por inanición, sobre los horrores de las prisiones y las violaciones de los derechos humanos que comete a diario el régimen de los hermanos Castro Ruz.

Es característico del régimen de oprobio, manejar las mentiras y las medias verdades (ambas tergiversadas) para convertir en delincuente común a un activista político y declararlo como hombre violento y antisocial. Según los voceros del régimen, era por esto último que se encontraba preso.


El oscuro e infamante artículo de Enrique Ubieta es tomado como bandera por cuantos aprestan su pluma para defender un régimen agonizante y culpar al mártir de su martirio.
Estos “periodistas” lacayos, que le han dado la espalda al pueblo cubano, se proclaman “conocedores” de la realidad cubana y pretenden ser los dueños de la verdad.
Solo ellos, los totalitarista neofeudalistas son los que “pueden” hablar del pueblo cubano, dentro y fuera de Cuba. De este tema y de cualquier otro. Los que no profesen su ideología, según ellos, no tienen derecho a expresar sus criterios y opiniones.

Llevan 50 años y al parecer no han podido erradicar la lacra del pasado colonial y neocolonial. Ya era tiempo de haber forjado al “hombre nuevo”. Ahora nos quieren hacer creer que aun persisten y acuden a teorías de conductas patógenas y otros subterfugios para justificar lo injustificable y echarle culpas al pueblo que tan miserablemente estrangulan.
Del totí debe ser la culpa del nefasto período, llamado “especial”, durante el cual el régimen de los hermanos Castro Ruz dieron la espalda a la juventud cubana. De que ánimo solidario me pueden hablar, cuando de golpe y porrazo quedaron sin trabajo más de 200 mil cubanos en edad laboral, subsidiados con un salario de 200 pesos en moneda nacional, que equivalía a menos de dos dólares (se cotizaba en el mercado negro a 126 pesos por un dólar).

Estos cretinos de la pluma “revolucionaria” me quieren hacer creer que l

a culpa de la chapucería en el trabajo o el ajuste individual de salario, es robar; que el incremento de la entrada de capital extranjero y que el trabajo por cuenta propia son los causantes de los “nuevos ricos” en Cuba y que fue de esa forma que el cubano reaprendió a vivir de la explotación del hombre por el hombre. ¡Que clase de cara de guante!

Estas expresiones “transgresoras” reclaman la máxima atención de los funcionarios del desgobierno. El pueblo sometido a la máxima expresión puede, en cualquier momento poner en riesgo de colapso al desgobierno. El régimen no tiene otra opción que la de cerrar filas, acudiendo a los militantes (octogenarios) de línea dura para defenderse, estableciendo y aplicando nuevas y aun más severas disposiciones y leyes, contrarias a los derechos humanos.

Escudados en que el problema de que la atención a la población penal es un asunto insoluble a nivel mundial, justifican la ausencia total de programas que contribuyan a una vida decorosa en los centros penitenciarios.

Para los hermanos Castro Ruz, el concepto de sistema penal es precisamente el aislamiento del resto de la sociedad y la degradación del ser humano. La profilaxis del totalitarismo, se inserta en que son solamente la élite en el poder, los defensores del proyecto neofeudalista. Considerando al ser humano prescindible, asumiendo que cualquier conducta (para ellos negativa) es totalmente inaceptable y sobre esta base aumentan constantemente la represión en los centros penitenciarios.


Acuden a subterfugios como el del “doble bloqueo” (el norteamericano y el desmerengamiento de la URSS y el bloque socialista) para justificar el deterioro del nivel de vida del pueblo cubano, que si antes del llamado período especial era bajo, hoy en día es aun peor. Jamás mencionan la infinidad de planes económicos fallidos o abandonados por el régimen durante 50 años.
Son capaces de decir que “aun no nos hemos recuperado totalmente” como si se estuvieran refiriendo al pueblo, cuando en realidad se refieren a la crápula que desgobierna mi país.
Nuestros hogares, nuestras escuelas y nuestros hospitales aun sufren y sufrirán las consecuencias de un sistema política y económicamente absurdo.


En un país donde rige una libreta de abastecimientos hace cinco décadas, decir que en las prisiones la alimentación se ha mantenido estable y suficiente es más que un sarcasmo. Los hermanos Castro Ruz no tienen reparos en decir que en los establecimientos penitenciarios se elabora la misma dieta para los reclusos y sus custodios. No dicen (ellos lo saben bien) que esos funcionarios de prisiones, apremiados por la escasez de alimentos que impera en el país, se llevan para sus casas los productos destinados a los reclusos y por supuesto, elaboran los mejores alimentos para consumo propio, quedando para los reclusos una dieta miserable.
Nadie muere de hambre en las prisiones de la dictadura “proletaria”. Lo que no pueden ocultar es el hambre y las enfermedades provocadas por una deficiente alimentación. De ahí, que el llamado “trato respetuoso” sea otro más de los embustes con que pretenden engañar a la opinión pública nacional y sobre todo la internacional, incapaz de imaginar en Cuba campos de concentración (al estilo nazi) en pleno Siglo XXI.

Los llamados presos “contrarrevolucionarios” (opositores al régimen), no tienen salidas de estímulo.


Las pocas bibliotecas existentes en algunas prisiones solo tiene materiales de propaganda neofeudalista y totalitaria. Existen televisores, eso sí, dado que la programación de todos los canales se encuentra controlada por el régimen. Por tanto, la información, que por esta vía reciben los reclusos, está previamente controlada, así como los videos que permiten las autoridades carcelarias. Desde el momento que jamás tendrán acceso a Internet, no me imagino para qué puedan estar implementando incluir computadoras en las cárceles. ¡Más fácil se atrapa a un mentiroso que a un cojo!


Es falso que en el plan de vida de los reclusos existan opciones recreativas, deportivas y culturales. Es falso que en los establecimientos penales exista la posibilidad de constituir equipos deportivos y mucho menos que compitan en juegos inter-establecimientos.
Para no ser absoluto, tengo que reconocer, que en atención a los delitos cometidos por los reclusos (siempre que estos no sean de carácter político), pueden acogerse a diversos planes de vida. Los presos de conciencia solo logran acceder a estos planes, previa renuncia escrita, de los ideales por los cuales se encuentran en prisión.

El régimen totalitario parte del principio de que el disidente político que cumple sanción, jamás podrá reinsertarse en la sociedad “socialista”. El concepto esencial radica en la intransigencia y el rigor en la perpetuación de un sistema neofeudal y el clima opresivo que mantiene subyugada la nación, lo que presupone que cada recluso político es un peligro potencial para el régimen y éste debe esforzarse en hacerlo claudicar de sus ideas; o le que es igual: “rectificar su error”.

En Cuba, como en cualquier parte del mundo, existen presos políticos. Solo que el desgobierno de los hermanos Castro Ruz, los denomina presos contrarrevolucionarios. Partiendo de un principio macarrónico de que: “Con el sistema totalitario todo, contra el sistema totalitario nada”, el desgobierno sanciona a aquellos que cometan actos (aunque sean pacíficos) en contra del régimen y su seguridad. No tienen reparos en vincular a cualquier persona con acciones provenientes de un gobierno extranjero y cualquier acción que emprenda un ciudadano común puede convertirse en una afectación a la seguridad del sistema totalitario.

Es imprescindible señalar que el desgobierno de los hermanos Castro Ruz mantiene secuestrado los tres poderes existentes en una democracia moderna. Por tanto, es poco probable que alguna persona natural o jurídica tenga una defensa justa.

Cada año mueren en las cárceles cubanas 7 reclusos, muchos de ellos en extrañas circunstancias o “suicidados”. En el año 2004 en las prisiones de la provincia de Camagüey murieron cuatro, debido a la inexistencia de personal sanitario. De ellos, tres eran evitables. Falta por ver que los hermanos Castro Ruz se lamenten de estas muertes, que no eran precisamente presos de conciencia.

Si la opinión pública internacional se escandaliza al recibir las noticias de los abusos cometidos en Abu Grahib o Guantánamo, es de esperar que también se horrorice cuando en un país, donde el régimen imperante proclama a los cuatro vientos que no existen malos tratos en sus cárceles, muera un recluso en huelga de hambre.

El sistema totalitario de los hermanos Castro Ruz es culpable de innumerables casos de tortura mental y física, de dejar morir de frío a dementes en un hospital siquiátrico, de infinidad de desaparecidos (a la fuerza) en el Estrecho de La Florida. Sin embargo, una y otra vez fabrican campañas de descrédito de lo que realmente ocurre en las cárceles cubanas y se le endilgan títulos de delincuentes comunes a luchadores por la libertad. La represión brutal ha arrebatado una vida cubana más. Su prepotencia ha llevado el dolor a una madre cubana.

Pero, “el amor, madre, a la Patria, no es el amor ridículo a la tierra, ni a la hierba que pisan nuestras plantas. Es el odio invencible a quién la oprime, es el rencor eterno a quién la ataca”.

Podrá el Can Cerbero del régimen lamentarse con lágrimas de cocodrilo viejo. Podrán los perros mediáticos, del sistema, inventar cuentos de camino en su intento por confundir a la opinión pública internacional. Se regocijarán por los que logren confundir, acogiéndolos en su pocilga inmunda. Se auto-complacerán y se enclaustrarán en su cochiquera totalitaria y sus justificaciones.

La muerte de Zapata les perseguirá hasta el fin de los pocos días que les restan y su memoria quedará en la historia patria.

lunes, 8 de marzo de 2010

Fidel Castro, “Abuelita” y el caso Zapata


Una vez más, el periodicucho “Abuelita”, el órgano oficial del nauseabundo régimen de los hermanos Castro Ruz demuestra su desprecio por el pueblo cubano.

Incapaz de afrontar directamente los hechos, publica una “nota” de un asalariado llamado Atilio Boron, que se hace eco de otro asalariado (Enrique Ubieta Gómez), con el ánimo de confundir a la opinión pública interna.


En la “nota”, contrariamente a lo que aparece en los datos de Amnistía Internacional, el servil funcionario intenta demostrar que Orlando Zapata Tamayo nunca figuró en la lista de los prisioneros políticos.


Para el inmoral articulista el caso es sencillo: Zapata era un preso común, de larga carrera delictiva. Las intenciones de confundir son obvias. Ubieta dice que Zapata fue liberado el 9 de marzo del año 2003, pero no dice que fuera uno de los 75 detenidos, catalogados por Amnistía Internacional como prisionero de conciencia del desgobierno de los hermanos Castro Ruz. Acto seguido dice que “pocos días” después fue nuevamente detenido por unos delitos que no menciona y condenado a tres años de prisión.


Ubieta no dice que la agresividad de los funcionarios de prisiones le provocaran a Zapata un coagulo cerebral. Solo menciona mala conducta. Como justificación, el señor Ubieta nos cuenta que dentro de la cárcel, Zapata sufre una “metamorfosis” que lo convierte en disidente político. ¡Raro, raro!


Para Ubieta, la disidencia cubana (jamás reconocida por el régimen), prácticamente inexistente, comenzó a gestar un mártir en el año 2003, para que siete años después realizara una huelga de hambre que lo condujera a la muerte. Dice Ubieta (al mejor estilo islamista radical) que le deben haber prometido muchas cosas, pero no se atreve a mencionar una sola de ellas (no le da la imaginación).


Más adelante, Enrique Ubieta ataca al diario El País, acusándolo de “pugnar” por un cambio de régimen en Cuba. Gracias a Dios que existe un medio de prensa “de izquierdas” que denuncia las atrocidades de los neo-aristócratas hermanos Castro Ruz.


Ubieta, al igual que sus amos, culpa de lo ocurrido al imperialismo yanqui. Llama mercenarios a los prisioneros de conciencia que, entre otras actividades han pretendido enmendar la constitución de Blas Roca. Hace una simbiosis entre la disidencia y el aberrante embargo comercial impuesto por el gobierno de los Estados Unidos al régimen de oprobio y llega a mencionar los “600” intentos de asesinato (por desgracia fallidos) de Fidel Castro. ¡Demasiada desvergüenza para un solo articulista!


Señores Boron y Ubieta, en Cuba sí existen cárceles secretas y aunque no está legalizada la tortura física, se practica la tortura mental y síquica. Los prisioneros son trasladados de una provincia a otra sin información previa a los familiares, que viven angustiados días y meses hasta que logran saber su nueva ubicación dentro del territorio nacional. Detenciones arbitrarias sobran Ubieta, por cualquier motivo y los juicios sumarísimos están en el orden del día de los hermanos desgobernantes. Nada de esto es publicado por los medios en manos del régimen totalitario.


Para el señor Ubieta, el diario El País pertenece a la prensa del Imperio. El Imperialismo no es solamente el norteamericano. Ahora se trata del Imperialismo Occidental. ¿Será que el descocado de Ubieta piensa que el diario El País es asalariado del gobierno de los Estados Unidos?

Señor Atilio A. Borón,
Así es como se dice de a macho: Orlando Zapata Tamayo murió en huelga de hambre, siendo un prisionero de conciencia del régimen de los hermanos Castro Ruz.

domingo, 7 de marzo de 2010

Fidel Castro, Enrique Ubieta y Orlando Zapata


Todas las personas nacemos de madre y padre, aunque hoy en día se encuentre de moda la reproducción in-vitro.
Solo un desalmado, al servicio de unos mosntruos (como los hermanos Castro Ruz) puede escribir, aunque le remuerda la conciencia (si es que tiene alguna), que Orlando Zapata es un “muerto útil”.
Extraña paradoja es, la de un país en que la expectativa de vida se compara con la del Primer Mundo, mientras que las condiciones de esa misma vida es infrahumana. ¿Es eso socialismo? ¿Vivir pendiente de lo que suministra (para comer) un desgobierno totalitario es vivir? ¿Vivir durante más de 50 años sin poder elegir que comida llevarse a la boca es vivir?
¡Ya! , me dirán, pero hay en el mundo quienes no tienen nada que llevarse a la boca. Y les respondo: Tienen razón, pero es que se trata del caso de Cuba y no del caso del mundo. ¿O es que acaso el conformismo es parte intrínseca del mal llamado socialismo?

Madre de Orlando Zapata
A las preguntas anteriores, Enrique Ubieta le llama “Ley y Honor”. ¡Es el colmo del absurdo!
Mire señor Ubieta, en mi país, a todo aquel que desaparece se le endilga un cartelito (subliminal) “desaparecido en el estrecho de La Florida, intentando acogerse a la Ley de Ajuste Cubano.
El caso de Orlando Zapata es un asesinato. Podían haberle preservado la vida como a tantos otros. Pero no. Al parecer la insignificancia del hijo de un obrero, un obrero mismo, no tenía el valor suficiente. Lo subestimaron. Dejaron correr el tiempo..., y murió de inanición, en un lugar que, según el periodista, nadie se muere de hambre.


No haga comparaciones con ningún otro país. Refiérase al suyo. Aun no había sido enterrado y ya Ubieta está publicando en Internet que el asesinado era un delincuente común. No dice que se encontraba preso y mucho menos que pertenecía al grupo de los 75 que encarcelaron en el año 2003.

Si usted, señor periodista, nació un año antes de 1959, debe haber sido muy mal estudiante de la historia de Cuba. Orlando Zapata no era tan delincuente como Fidel Castro. Recuerde que así le llamaron en su día (tras el fracasado asalto al Cuartel Moncada) a todos aquellos que participaron. Los autotitulados “generación del centenario” eran unos delincuentes con larga historia.
No sea cínico. Nadie que se atreva a escribir semejante barbaridad, puede lamentar esa muerte, mientras llama “hipócritas dolientes” a sus familiares y amigos.

Otro albañil, que murió de viejo, que había sido bandido (Juan Almeida) fue convertido en activista político de un régimen de oprobio y fue mano ejecutora de muchos cubanos.
¡Que canallada! ¿Como se atreve, ante la muerte, a escribir que una persona es imprescindible? Coincidimos solamente en que su muerte es el colmo de lo absurdo.
Esta vez se equivocaron. Nuca pensaron que se atrevería a cumplir su palabra. Pensaron que desistiría y fueron sus carceleros los que lo hostigaron y provocaron permanentemente, en una inútil persistencia, en un vano intento de quebrantar su voluntad.
Va más allá Ubieta. Dice que los médicos, que desatendieron a Zapata y se confabularon con sus torturadores, no escatimaron esfuerzos para preservarle la vida. No me refiero a los “médicos” de las cárceles por donde transitaron Zapata. Esos son tan torturadores como los funcionarios de prisiones del régimen. Estoy refiriéndome a los últimos que lo trataron y que ahora dicen (ellos) que ya no había nada que hacer.
Estos médicos, solo para salvar la honra, tienen el deber de denunciar el estado físico en que llegó, a sus manos, Zapata. De lo contrario, se convierten en cómplices de asesinato por encubrimiento.

Zapata no pudo, tan siquiera, tener un funeral digno. El dolor de familiares y amigos fue vilmente mancillado por las hordas represivas.
Ubieta llama buitres y mercenarios a los pocos medios que tuvieron la osadía de desafiar al régimen, asistiendo al funeral. Pretendían que, no solamente el pueblo cubano se enterase (como ya es costumbre) del asesinato. La noticia le da la vuelta al mundo. Hasta el presidente de Brasil se mostró perturbado ante el crimen y a Raúl Castro no le fue posible dar la callada por respuesta, haciendo un papel ridículo ante la prensa extranjera.
En el colmo de la desfachatez, Ubieta culpa (de la muerte de Zapata) a la disidencia, pero les llama “contrarrevolución”. ¿Cuál contrarrevolución? ¿Qué revolución? En momentos de duelo, el intento de hacer reír, agranda más el crimen señor Ubieta.

En mi país si hay torturados Raúl Castro y se ejecuta por orden expresa, mediante puestas en escena de juicios sumarísimos.
La declaración que hizo Raúl Castro, en presencia de Lula da Silva, desapareció y no ha sido transmitida por la televisión ni la radio oficialista del régimen de oprobio.
Zapata, de 42 años fue catalogado, como prisionero político por Amnistía Internacional tras su arresto en el 2003. Dio inicio a la huelga de hambre el pasado 3 de diciembre. Murió en un hospital de La Habana donde los médicos, de última hora, trataron de revivirlo. Los funcionarios de prisiones le dejaron agonizar durante semanas en celdas de aislamiento sin darle una atención médica adecuada.
Amnistía Internacional dijo que la muerte de Zapata demostraba la ‘‘crueldad'' del desgobierno del régimen totalitario.
En marzo del año pasado debió ser sometido a una operación debido a un coágulo cerebral producido a golpes por sus carceleros.
La decisión de la muerte de Zapata fue meticulosamente planificada.

A las momias que desgobiernan mi país, no les interesa que le levanten las sanciones económicas. Solo así podrán sostenerse hasta que desaparezcan, de forma natural, de la faz de la tierra. Esa es la verdadera política de los hermanos Castro Ruz. Cerrar filas para mantenerse hasta el fin de sus días en el poder. La orden de ensañamiento con los opositores está dada siempre.
Una vez más, digo que, las pretendidas conversaciones entre el gobierno español y el régimen de los hermanos Castro Ruz, nada tienen que ver con los derechos humanos, ni con la posición común europea. Si tiene mucho que ver con la deuda que tiene el régimen con los empresarios españoles que, a sabiendas del riesgo que corrían (al negociar con unos ladrones), en estos momentos se encuentran en cueros y con las manos en los bolsillos y sin perspectivas de que les paguen.
Los hermanos Castro Ruz, se pasan por el mismísimo forro, cualquier aviso, consejo, advertencia o solicitud que le haga un gobierno democrático, siempre y cuando no le hayan visto alguna ventaja a su favor. Con muertos (no importa cuantos, ni como, ni cuando) pretenden mantener las restricciones impuestas: embargo y posición común europea.

Los hermanos Castro Ruz no aceptan retos de nadie y mucho menos de una persona a la que tienen entre rejas. Son ellos los que imponen sus reglas. Es esa la forma en que han resuelto todos sus problemas, ante la tibieza de los gobiernos occidentales, a los cuales, verdaderamente, les importa poco la suerte del pueblo cubano, cuando de lo que se trata es de los bolsillos de los empresarios ibéricos y por, carácter adyacente, europeos.
La patriotería barata y el miedo al lobo imperialista, es la coartada que desde hace medio siglo enarbolan como estandarte y con lo que pretenden engañar a los pueblos del mundo. Otra vez le inventan (a la víctima) expedientes de preso común, “desviaciones” sexuales y morales, “contubernio” con una potencia extranjera. Da igual.
Tengo la convicción que el ejemplo de Zapata no caerá en saco roto. La indignación internacional hará posible que el pueblo cubano conozca la tragedia y algún día, ya no muy lejano, ese mismo pueblo ajustará cuentas a los, mal nacidos (como Ubieta) que queden vivos.

miércoles, 3 de marzo de 2010

La inmoralidad del régimen de los hermanos Castro Ruz debe acabar. ¡YA!


La muerte del disidente cubano Orlando Zapata, como consecuencia de la huelga de hambre que mantenía, ha provocado condenas internacionales debido a las torturas en las prisiones cubanas y por la falta de derechos humanos en la isla.

En 1989, como inspector de la aviación de helicópteros, realicé un amplio periplo (integrando una comisión multidiciplinaria) por diferentes prisiones de varias de las 14 provincias de Cuba. Se trataba de apreciar las posibilidades de desembarcar tropas especiales del MINFAR en caso de alguna revuelta incontrolada.

Aunque vi indicios de maltrato, no pude ver las celdas de aislamiento. No obstante los funcionarios de prisiones, nos dijeron que estas existían, pero que por razones de seguridad y sin un permiso especial, del Ministro del Interior, no podían ser mostradas a personal ajeno al servicio de prisiones.

Poco me importan los casos de muerte por hambre en el resto del mundo, cuando de lo que se trata es de la muerte por inanición de un compatriota. Lo mío primero. Para mí no son válidas las comparaciones, de un hombre pacífico, con terroristas irlandeses, vascos o de otra cualquier calaña.

Espero y confío que, a la inmoralidad del régimen de los hermanos Castro Ruz, le quede bien poco.

lunes, 1 de marzo de 2010

Asuntos migratorios

Max Lesnik
Las conversaciones entre el régimen de los hermanos Castro Ruz y el gobierno de los Estados Unidos

Se han reunido, en La Habana, las representaciones del desgobierno de los hermanos Castro Ruz y el gobierno de los Estados Unidos de Yanquiland, para conversar sobre la emigración de cubanos hacia tierras norteamericanas.

Los revisionistas de la historia de Cuba, como Max Lesnik y Fidel Castro, intentan una y otra vez mezclar la leche condensada con la de magnesia. Una cosa es: las diferencias que existían, entre Cuba y los Estados Unidos entre 1902 y 1958. Otra bien diferente es, el haber instaurado una dictadura “del proletariado”, totalitaria y neo-feudalista en mi país.


Lo único que le interesa al régimen de los hermanos Castro Ruz, es que se mantenga el flujo migratorio de las 20 mil visas anuales, sin que se vean afectadas por las medidas unilaterales y restrictivas impuestas por el desgobierno, que impulsan a emigrar a la población cubana. El régimen de los hermanos Castro culpa (no exento de razón) a la “Ley de Ajuste Cubano” y la cataloga de responsable de la emigración, mientras que, se niega a admitir su responsabilidad.


No debemos olvidar que los balseros cubanos se lanzan a cruzar un estrecho llamado de La Florida, que es precisamente donde la corriente del Golfo de México alcanza su mayor intensidad y velocidad (hasta seis nudos). ¡En la práctica es un suicidio! Es como jugar a la ruleta rusa.

¿Hablar solo de asuntos migratorios? ¿Y por que no hablar de todo lo demás que separa a ambas naciones? Eso sería lo correcto, sobre todo porque ya el gobierno de los Estados Unidos ha expresado que mientras el desgobierno de los hermanos Castro Ruz, no den pasos concretos hacia la democracia, será imposible continuar dando muestras de acercamiento.


No son tiempos de crear dos, ni tres, ni muchos Viet Nam. Tampoco son tiempos de ínfulas de Fidel Castro (el africano). Ahora se trata de imponer a toda costa y a cualquier coste, el fracasado sistema totalitario neo-feudalista en los países suramericanos.

Ese es el caso del régimen de los hermanos Castro Ruz. Como primera arma la imposición de un sistema neo-feudal en países como Venezuela, Bolivia o Ecuador, mientras que para humanizar las tremebundas intenciones (de esclavizar a esos pueblos) propalan a los cuatro vientos ideas sociales y gastan millones y millones de dólares en planes que fracasan antes de ser implementados. Si no fuera porque sé que esos planes, al final, empobrecen más aun a los pueblos donde se aplican, no le dedicaría un segundo para escribir sobre ellos.


Las exigencias democratizadoras que exigen la mayoría de los países de este mundo, son tan amplias como las exigencias del levantamiento del “bloquebargo” aberrante que mantienen los Estados Unidos contra el régimen de los hermanos Castro Ruz.


En otras palabras: El mundo le exige a la dictadura comunista de los hermanos Castro Ruz que den pasos hacia la democracia representativa y los gobernantes sean la verdadera representación del pueblo y no unas momias del siglo pasado. Es necesario que el pueblo de Cuba deje de ser esclavo de una casta de funcionarios burocráticos, corruptos y abusadores y la Asamblea General de la República deje de ser servidora incondicional de un solo hombre.
El régimen de los hermanos Castro Ruz, para mantener un diálogo con el gobierno de los Estados Unidos, impone la condición de que se le trate como a un gobierno democrático, cuando no es otra cosa que una dictadura vitalicia.

A mi forma de ver y apreciar, la discusión sobre asuntos de emigración de cubanos hacia los Estados Unidos es de suma importancia para el pueblo de Cuba. De haberse cumplido el programa de 20 mil visas anuales desde 1994, se infiere que hayan salido del país 380 mil cubanos. Casi todos en edad laboral.


Si esto no le interesa al régimen de los hermanos Castro Ruz, es por que consideran que es la única forma de mantenerse en el poder hasta el fin de sus días.