domingo, 28 de febrero de 2010

El Sr. Hervé Kempf y el Neofeudalismo Totalitario


La intervención de Hugo Chávez en la Cumbre de Copenhague hizo que algunos reconocieran a un periodista, francés, que se ha dedicado a publicar (no se sabe bien por medio de cuales fondos) artículos, llenos de imprecisiones y datos falseados, sobre el medio ambiente. No incluye soluciones. Solo politiquería barata, de corte neofeudalista.
 
Chávez citó la introducción que Hervé Kempf situó al frente de su libro “Cómo los ricos destruyen el planeta”. “No podremos reducir el consumo material a nivel global si no hacemos que los poderosos bajen varios escalones, y si no combatimos la desigualdad; es necesario que al principio ecologista, tan útil a la hora de tomar conciencia: pensar globalmente y actuar localmente, le sumemos el principio que impone la situación: consumir menos y repartir mejor”.
 
Es sumamente fácil culpar, a los ricos. Difícil sería (y políticamente incorrecto) decir que las tribus africanas o la población de Haití destruyen el planeta con la tala indiscriminada de árboles, causante de la deforestación de sus países.

De lo que se trata, Sr. Hervé, no es de reducir el consumo material. Todo lo contrario. Debemos incrementarlo, para que aquellos que hoy no tienen acceso al consumo, algún día lo logren. Somos los endebles, los que tenemos que subir varios escalones. Debemos combatir la desigualdad, pero desde una óptica positiva y no al contrario.

Consumir más, significa mayor producción y por ende mayores posibilidades de alcanzar los bienes de consumo. Lo contrario sería, disminuir la producción y por ende disminuirían las posibilidades de consumo.

Dejemos la repartición, de los panes y los peces, a Dios y concentrémonos en trabajar más y mejor, a todos los niveles de la sociedad.

El Sr. Kempf, luego de su artículo catastrofista, se ha dedicado, malintencionadamente, a lamentarse de, escasa transparencia en la Cumbre de Copenhague. No dice una sola palabra de sus “amigos”, los saboteadores de la Cumbre (Chávez y Morales), más comprometidos con su propaganda neofeudalista que con el medio ambiente.

Si se sigue la trayectoria de Kempf, podremos apreciar como, en solamente dos décadas, ha transitado de ser un ecologista empedernido, a un furibundo neofeudalista ambiental.

¿Qué nos propone el Sr. Kempf para salvar el planeta? Salir del sistema de mercado, para entrar en el neo-feudalismo totalitario. Entrar en el igualitarismo absurdo y ridículo que solo conduce a la miseria.
 
Su posición es sencillísima: Luego de tener un líder absoluto, pasar a tener el control de los medios televisivos, para evitar el hiper-consumo que provoca la publicidad entre películas.
Es tan simplista el Sr. Kempf, que se le ocurre decir que, a un millonario jamás se le ocurriría andar en bicicleta. No es exactamente así Sr. Kempf. Los millonarios andan en bicicleta como cualquier otro ser humano. Lo que no se le ocurriría a un millonario es ir a trabajar en bicicleta o viajar en bicicleta.
 
Le propongo una cosa Sr. Kempf: Le doy a escoger entre una bicicleta y un automóvil para ir de Paris a Rambouillet (45 Km., aproximadamente. Vamos hombre, no me haga reír, que la situación no está para bromas. No es un asunto de modelo, ni de poder, ni de prestigio.
El automóvil es un medio de transporte al que debemos tener acceso, todos. De lo que se trata es de alcanzar una sociedad donde el 70% de la población sea clase media, no lo contrario.

Tenemos el ejemplo de Cuba. Un país que tenía un 70% de clase media y un 25% de gente muy pobre, pasó a ser (en un período de 50 años) un país de un 5% de oligarcas todopoderosos y un 95% de gente muy pobre (de bolsillos y de mente).

Detrás de toda la parafernalia inventada por la Comisión Interparlamentaria de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, compuesta por seudocientíficos, observamos una cuestión de fondo: la esencia misma del neo-feudalismo totalitario.

Ya lo había vaticinado el Nostradamus Tropical un 12 de junio de 1992, durante la Cumbre de la Tierra, en Río de Janeiro: "Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer: El homo sapiens sapiens".

Para Fidel Castro, todo se resume en distribuir. Jamás se refiere al trabajo. Se dedica a anunciar que viene el lobo, pero no construye una casa de ladrillos. No construye nada. Solo distribuye lo que no es suyo.
 
El lobo envenena el aire con su aliento. El lobo se come la capa de ozono. Los pedos del lobo saturan la atmósfera y alteran las condiciones climáticas. No dice nada de los pedos de las ovejas.

Distribuir las riquezas, distribuir las tecnologías, distribuir, distribuir, distribuir. Nada de trabajar.

Menos lujo y despilfarro en los países exportadores de petróleo. No más transferencias de estilos de vida y hábitos religiosos ajenos a la civilización occidental. Páguese la deuda externa.

No existe deuda ecológica alguna. No dice nada de las transferencias de estilos de vida y hábitos religiosos que pretenden imponer, los fundamentalistas islámicos a las sociedades occidentales.

Si usted contrae una deuda…, páguela. No sea sinvergüenza.
 
El hombre sobrevivirá al neofeudalismo totalitario. El hambre está por ver.

El Sr. Kempf, al igual que Fidel Castro solo vaticina catástrofes, sin hacer absolutamente nada por evitarlas. No tienen verdades, solo subterfugios propagandísticos.

domingo, 21 de febrero de 2010

Haití y el neofeudalismo totalitario


Me gusta la historia. Saber de donde venimos e intuir hacia donde vamos. También el ajedrez. Es un juego bélico, mucho mejor que los soldaditos que nos regalaban cuando niños.

En mi época infantil y pre-adolescencia, asistía asiduamente a un autocine en las cercanías de mi casa o un poco más lejos (los fines de semana), en Guanabo, donde podíamos escoger entre dos cines. Ya existía la televisión y aunque la calidad no fuera del todo buena, las aventuras de Rin Tin Tin, de Flash Gordón o Los Jinetes de MacKenzie me pegaban al televisor de forma casi permanente. La radio no me interesaba mucho. Prefería utilizar la imaginación leyendo a Salgari, Edgar Rice Burroughs o Julio Verne.


El primer colegio, al que asistí, fue el de “Los Hermanos Maristas”, una congregación religiosa de la Iglesia Católica dedicada a la educación de niños y jóvenes. Allí aprendí el catecismo y la Historia Sagrada, todo lo cual compaginaba perfectamente con mi imaginación, aunque algunos pasajes me resultaran un tanto incomprensibles, como pudiera haber sido la famosa Arca de Noé. Pasados los años, no me queda otra alternativa que relacionarlos con los cambios físicos que sufre nuestro planeta desde hace miles y miles de años.


He leído la historia de la Grecia antigua, del Imperio Romano, de la revolución francesa y…, como buen cubano, nuestra historia, relatada por Miró Argenter y Ramón Roa. El primero demasiado épico. El segundo demasiado pesimista. En fin, el cubano si no llega, se pasa. Llegué a la conclusión que la historia la escriben los vencedores y que para conocer la verdad, es necesario leer las diferentes versiones de un mismo hecho, para luego sacar conclusiones propias y no dejarse llevar por lo que alguien (en beneficio propio) nos quiera trasmitir.

De esa forma, leyendo las “Obras Completas de José Martí”, regalo de mi madre, concluí que no era un busto a la entrada de un Colegio. Concluí más; he llegado a pensar que nuestro José Martí, era tan cubano como pudiera haberlo sido Carlos Roloff o Ernesto Guevara de la Serna.
“Patria es Humanidad”, decía Martí, educado en Zaragoza. Su pensamiento audaz, valiente y ético, era republicano y al igual que Bolívar, independentista. No socialista. Mucho menos marxista de ideas proletario-dictatoriales.
Siendo martiano, se puede ser anti-imperialista y anticomunista.
La revolución cubana de 1959 partía de esas bases. Luego fue traicionada por Fidel Castro y sus secuaces.

La dictadura de Fidel Castro no le ha dado dignidad al pueblo de Cuba. Mi país pasó, de ser una colonia española, de sistema económico basado en el trabajo de mano de obra esclava, a ser una república de sistema económico mono-productor, basado en el trabajo de mano de obra asalariada. Nada ha cambiado con el “sistema fidelista”.

Pasados 50 años nuestro pueblo se encuentra explotado por una casta de funcionarios con un líder sempiterno al frente, capaz de insertar en una constitución totalitaria, un acápite que dice ser imposible revertir el sistema. Es el absurdo de lo absurdo. De esa forma no se puede evolucionar. Se conculca el desarrollo.

Fidel Castro ha utilizado el pensamiento de José Martí en beneficio propio y lo hizo cómplice del asalto al Cuartel Moncada. Aun hoy hace más: Pretende formar un trío con los personajes fríos de Marx y Lenin.


En nombre del progreso y el desarrollo, Fidel Castro ha sumido al pueblo de Cuba en una miseria solo comparable con Haití y los más atrasados pueblos africanos. Robó las tierras de los latifundistas, para hacerlas propias y dejar de explotarlas. La mano de obra asalariada pasó a ser mano de obra esclava de sus intereses personales de combatir al imperialismo donde quiera que esté.


De Bolívar, Martí dijo: “…lo que él no dejó hecho, sin hacer está hasta hoy: porque Bolívar tiene que hacer en América todavía.”
“Deme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo.”
Siempre servir a la América. Nunca servirse de ella, como es el caso de Fidel Castro y Hugo Chávez.

En estas circunstancias, tiene lugar en Haití una catástrofe natural sin precedentes, mientras que en la América Latina varios gobiernos ensayan un proyecto neo-feudal, basado en el sistema fidelista, que los lleva irremediablemente a una crisis económica aumentada.

Estos gobiernos, especialmente el de Venezuela, se refugian (para encubrir sus fracasos) en la actual crisis financiera internacional. Culpan, de sus problemas, a las guerras que tienen lugar en el lado opuesto del planeta. Pretenden hacer creer que el gasto en que se incurre, podría desarrollar (en poco tiempo) a todos los países subdesarrollados y “evitar” el publicitado “cambio climático”. ¡Pamplinas!

Luego de intentar sabotear la Cumbre de Copenhague, se lamentan y auguran el fin de la especie humana.

La tragedia de Haití permite ejemplificar como el totalitarismo fidelista utiliza la burda propaganda política, para dar lecciones de lo que se debe hacer:

Las instituciones financieras, reunidas en Montreal, estudian como ayudar económicamente a Haití, de forma racional, causando mínimos gravámenes a los países solidarios.
El régimen de Hugo Chávez, por el contrario, decide condonar la deuda económica de 167 millones de dólares, en detrimento del bienestar económico del pueblo venezolano, que ya sufre las consecuencias energéticas de una administración despilfarradora del patrimonio público.

La crisis económica del régimen de Hugo Chávez, se puede medir, a partir del momento en que decide garantizar los suministros de petróleo, a la mayoría de los países caribeños (Cuba incluida), con “facilidades especiales” de pago. De esa manera comienza la crisis.

Fidel Castro lo reconoce al decir: “En el caso de Cuba, después que la URSS colapsó, el Gobierno Bolivariano impulsó un crecimiento extraordinario del comercio entre ambos países, que incluía el intercambio de bienes y servicios, que nos permitió enfrentar uno de los períodos más duros de nuestra gloriosa historia revolucionaria”. “Cuando más lo necesitaba nuestra América, estalló finalmente la Revolución Bolivariana”.


Traducción:
En el caso nuestro, después que la URSS se desmerengó, el gobierno de Hugo Chávez impulsó un crecimiento extraordinario del comercio, que incluía el intercambio de bienes (para el régimen cubano) y servicios (para el régimen venezolano), que nos permitió salvar el pellejo. Cuando más lo necesitaba nuestro régimen, fue elegido presidente, Hugo Chávez, en Venezuela.

sábado, 20 de febrero de 2010

El bojeo a Cuba, hace 500 años



En los primeros meses del presente 2010 se cumplirán 500 años del bojeo a Cuba, ordenado por Nicolás de Ovando, gobernador de las Indias.
Su acción obedecía a un deseo del Rey Fernando, para determinar si esta tierra era efectivamente isla o parte de tierra firme, y para conocer si en este territorio habría «especiería, oro y otras cosas de provecho». Habrían de pasar varios años sin que se cumpliera la voluntad real, hasta que en 1509 se dio inicio a esa circunnavegación por Sebastián de Ocampo.

Cristóbal Colón, en su primer viaje (1492), había seguido pocos contornos de Cuba y en el segundo (en 1494), navegó por su parte sur y concluyó (¿a propósito?) haber llegado a una parte del continente asiático.
Al contrario de lo que opinan algunos ignorantes, revisionistas de la historia, la exploración del archipiélago cubano no obedecía a una supuesta “hambre de oro”, como pretenden catalogarlo.

La Corona española sabía perfectamente que Colon no había llegado a las indias orientales aunque, para le fecha no estuviesen convencidos de haber descubierto un nuevo continente. Era por tanto necesaria la exploración y con ella la investigación de todo lo que estuviera al alcance de sus posibilidades.

Comenzaba, de esta forma, a formarse el embrión de lo que más tarde se llamaría sistema de mercado y no “capitalismo mercantil”.
¿Por qué el archipiélago cubano no fue explorado, de 1492 hasta el fin del bojeo en 1510?

La corona española había recibido varias «cartas anunciadoras» de los descubrimientos, luego del atraque de Colón en Palos, al regreso del primer viaje. Una de las misivas fue dirigida al Rey español desde su escala de Sevilla, pero se ha perdido, y las otras dos se dirigieron a Luis de Santángel y a Rafael Sánchez
Las dos cartas conocidas, de tan similar contenido que parecían responder a una misma circular, se referían a Cuba con un diez por ciento de su espacio, en un lenguaje parco o discreto; de la otra isla, La Española, más pequeña que la de Cuba, se ocupaba un 70 por ciento, en un estilo hiperbólico y que exaltaba sus condiciones naturales y la mansedumbre de sus indios, comparándola, positivamente, con la propia España.

No tiene nada de errado, la preferencia de Colon por “La Española”. El Almirante (muy probablemente de origen lusitano), necesitaba “vender” la idea de comenzar, lo antes posible, lo que poco después se conociera como colonización. Si los reyes no compraban la idea, era muy probable que Colon perdiera todas las ventajas que había alcanzado aun antes de “descubrir” alguna nueva tierra.

Las dos misivas de Colón informando de su viaje fueron objeto de una relampagueante divulgación en España y en países europeos, con ese asimétrico enfoque colombino, a pesar de que Cuba era mayor en tamaño y no se quedaba atrás en recursos naturales.
Colon exploró Bariay y Gibara entre los días 28 y 29 de octubre de 1492. Desde Nipe pretendió llegar a Gran Inagua, en las Bahamas, pero vientos adversos se lo impidieron.

Colon supo que en la isla de Cuba existían yacimientos poli- metálicos y abundante vegetación propicia para la construcción de embarcaciones.
Sin embargo, en sus informes hizo poca insistencia de su paso por Cuba, dando prioridad a “Quisqueya”, pero de ahí, a decir que Colon “intentó” eliminar el nombre de Cuba, es pasarse de la raya. Comenzando porque los indios taínos, conocían esa tierra con el nombre de Cubanacán y es precisamente Colon el que la llama Cuba, tal vez debido a que, la coincidencia fonética, le hiciera sentir nostalgia de su tierra natal en el Alentejo portugués.

Colon bautizó a Quisqueya, con el nombre de “La Española”, no porque le recordara el reino ibérico, sino porque aludir a la recordación y utilizar el nombre, eran su forma de vender la idea. Para la concretización de sus planes, Colon necesitaba regresar al nuevo continente. Si no despertaba el interés de la monarquía española, tal vez no hubiera pasado aquello de un solo viaje. Los excesos descriptivos de Colon, ante la monarquía española, fueron tan bien recibidos que, en menos de dos siglos, todo el continente americano se encontraba bajo el poder de España.
¿Por qué “La Española” y no Cuba?

Mucho tenían que ver los vientos alisios y las corrientes marítimas, en la duración de los viajes de ida y regreso a la península. No debemos olvidar que solamente, el viaje de ida, demoraba casi tres meses, mientras que el de regreso (gracias a la corriente del Golfo de México), demoraba poco más de dos.

Cuando nos referimos a “La Española”, muchas veces pensamos en la República Dominicana. Nada más falso. El Fuerte llamado de “La Navidad”, lo construyeron en las cercanías de lo que hoy es un pueblo de Haití, llamado “Caracol”.

Colon, que era un avezado marino, estudió hasta el más mínimo detalle. Llegar, procedente del Océano Atlántico, hasta el Fuerte “Navidad”, utilizando el hoy llamado “Silver Bank y luego, cruzando entre lo que hoy conocemos como “La Pequeña Inagua y las Islas Turcas llegar hasta la corriente del Golfo, la cual lo llevaría de vuelta a España, con puerto de alternativa en las islas Azores, al igual que Madiera o las Canarias, lo fueran en el viaje de ida.

Al principio, la colonización fue progresando lentamente. Los fondos de la Corona eran escasos. En la medida que progresaba la colonización, aumentaban los fondos.
El historiador Fernando Portuondo del Prado, considera en sus estudios, que la demora en realizarse el bojeo a Cuba se debió a los asuntos de Santo Domingo. La exploración de “La Española”, dio lugar a que el principal asentamiento se realizara en la Bahía que forma la desembocadura del río Ozama, no obstante que, para el regreso a la península, continuarían utilizando el sistema de Colon.

Resulta totalmente falso que con anterioridad al bojeo de la isla de Cuba, marinos españoles, que no fueran Colon y los suyos, cruzaran por el norte y el sur de la isla. En el primer viaje, Colon llegó hasta lo que hoy es conocido como “Jardines del Rey”. En el segundo viaje, bojeó Jamaica, llegando hasta lo que conocíamos como la Isla de Pinos. En el tercer viaje, Colon reconoce que se encuentran en un continente desconocido para los europeos, pero luego se retractó y dijo que era el continente asiático. En esos momentos, ya los españoles se asientan en la desembocadura del río Ozama, desde donde, en circunstancias poco esclarecidas, Colon regresa encadenado a España, traicionado por el rey Fernando.

Fue solamente a partir de 1499 que comienzan los viajes de descubrimiento de nuevas tierras, con Alonso de Ojeda y Vicente Eanes Pinzón.

En el cuarto viaje Colon explora todo el Mar Caribe. Era tanto, el interés de Colon de que los reyes españoles creyesen, a pie juntillas, su idea, (ante el temor a que lo desconocido impidiera nuevos viajes) que en todo momento quiere convencerse y convencer a los suyos de que han llegado al continente asiático. Sin embargo, Juan de la Cosa, quién desde el inicio viajara con Colon y fuera cartógrafo, trazara un mapamundi en 1500 en el cual Cuba aparecía como una isla.




Mapamundi de Juan de la Cosa



A partir de éste mapamundi del año 1500 (faltaban aun 9 años para que comenzara el bojeo a Cuba) podemos presumir que los descubridores sabían más de lo que decían y mucho más de lo que era informado oficialmente. Nótese que los continentes africanos y asiáticos se encuentran bien delimitados y hacia el oeste, las tierras de lo que sería llamado América del Norte y el Sur.
En ocho meses circunnavegaron el archipiélago cubano. Hay quienes afirman, categóricamente, que Colon se había equivocado al decir que Cuba era parte de la plataforma continental. A mi forma de ver y apreciar los hechos, considero que Colon sabía perfectamente que Cuba era una isla. Juan de la Cosa así lo testifica en su mapamundi.

Quedaba abierto el camino para la colonización.

domingo, 14 de febrero de 2010

Síndrome de Estrés Postraumático en Cuba


La guerra de Angola causó un indeterminado número de mutilados. El número de cubanos mutilados, teniendo en cuenta más de 15 años de permanência en el país africano, es verdaderamente pequeño.

Las estadísticas del desgobierno de los hermanos Castro Ruz no se dan a conocer a la luz pública, pero no existe mejor estadística que el mano a mano, que el tu por tu. Si queremos saber cuantos son, basta preguntar a los miembros de nuestra familia, a nuestros vecinos y a nuestras amistades, cuantos mutilados de la guerra de Angola conocen. De esa forma podemos tener una idea de si fueron muchos o pocos. Realicen la experiencia con los balseros que huyen del sistema totalitario y comparen.

Ahora bien, decir que las aceras de Cuba no están adaptadas para el desplazamiento de sillas de ruedas y que los edificios no tienen elevadores es de un simplismo escalofriante, en un país donde las casas se caen a pedazos por falta de mantenimiento y de tanto abandono, los baches parecen calles sin asfaltar.

Los veteranos de la guerra de Angola se encuentran agrupados en una Asociación de Combatientes que para lo único que sirve es para convocar a reuniones estériles mes tras mes y servir de pala al desgobierno en cuanta manifestación se le ocurra. Estas asociaciones se conforman por circunscripciones electorales. Yo pertenecía a una de ellas. Por cierto, no teníamos ningún mutilado. La circunscripción posiblemente tuviera más de diez mil electores. La asociación a la cual pertenecía tenía casi 50 integrantes. No faltaba ningún veterano. Teníamos la “seguridad”. El registro electoral no falla. Sabe la vida y milagro de cada ciudadano.

Poner en duda, que existan personas que sufren, en silencio, los efectos de la guerra sobre su salud mental, sería estúpido. En lo que no puedo coincidir es, en que existan miles y miles de personas afectadas de stress post traumático, que no acudan a éste subterfugio como forma de obtener alguna prebenda.

Sinceramente, el cubano está hecho de otra forma. Tal vez en otros países, aquellos que sufran dolencias de cualquier índole, sean objeto de burlas. En mi país no.
Me estoy refiriendo al pueblo. A la gente de a pie. No me refiero a los funcionarios del régimen, que son, además de corruptos, abusadores.
Lo que no permite, el régimen de oprobio, es ir pregonando (por las calles) que usted padece de un stress post traumático, como consecuencia de la guerra de Angola.
Vamos, hombre, que el que haya vivido en Cuba durante estos últimos 50 años sufre un stress aun mayor que el que puediera causar dos o tres años de permanencia en el conflicto angolano.

Cuando la pesadilla fidelística acabe, tendremos que acuñar oficialmente el término “Desorden de Stress Post Fidelístico” (DSPF), para tratar de sanar la salud mental del pueblo de Cuba. Consecuencia de haber sufrido la experiencia traumática de una dictadura totalitaria neofeudalista.

La Asociación de Combatientes de Cuba no aporta datos de los veteranos que sufren DSPT, aunque conocemos que existen. Imaginemos que 1 de cada 5 de los más de 300 mil combatiente que pasaron por Angola, sufran de DSPT. Serían alrededor de 60 mil veteranos.
De manera que estos 60 mil pueden estar expuestos a:

1.- Pesadillas.
No creo que las pesadillas de la guerra sean mayores que el día a día en Cuba.

2.- Escenas retrospectivas o la sensación de que un acontecimiento aterrador sucede nuevamente.
La perspectiva o la sensación de que vuelvan a ocurrir apagones de 18 horas diarias y los pocos alimentos refrigerados (comidas que se guardan para dos o tres días) se pudran como consecuencias de la falta de energía eléctrica y el, tan nuestro, agobiador calor, superan (con creces) el segundo punto.

3.- Pensamientos aterradores que no pueden controlar.
Aterrador es sentirse vigilado las 24 horas del día. El cubano común se encuentra “casi” acostumbrado.

4.- Alejamiento de lugares y cosas que le recuerden lo que sucedió.
Bueno, tal vez esta sea una explicación para tanto balsero arriesgando la vida en el Estrecho de La Florida.

5.- Sensación de preocupación, culpa o tristeza.
Definitivamente, sufro de DSPT. Me preocupa la situación de mi país. Me siento culpado de haber ayudado (con “mis modestos esfuerzos”) a la consolidación de una dictadura neofeudalista. Sufro la inmensa tristeza de no saber que hacer para revertir la situación. Sin embargo, el recuerdo de Angola no me causa Stress Post Traumático.

6.- Sensación de soledad.
También sufro de soledad, pero desde la primera infancia. A partir del 1 de enero de 1959, perdí todos mis amigos de la infancia. Ya en 1980 había perdido todos los amigos de la adolescencia y a partir de 1989 comencé a perder los amigos de la tercera edad. Casi todos (los de la infancia, la adolescencia y los de la tercera edad) están fuera de Cuba.
Nada de esto tiene que ver con Angola y, yo sí que tuve que ver, en mi calidad de piloto de helicópteros, muertos y heridos; muchos, demasiados .

7.- Problemas para dormir, sobresaltos.
Sinceramente creo que, en Cuba, hay muchas más personas que tienen problemas para dormir y que sienten sobresaltos, sin haber pasado por Angola alguna vez en su vida.

8.- Sensación de estar al límite.
Sensación afín a todos los cubanos en la Isla. No creo que sea inferior a la que pueda sentir un veterano de la guerra de Angola.

9.- Arrebatos de furia.
De eso padece más del 75% de la población cubana y lo peor es que la mayoría desconoce de donde proviene ese padecimiento, que no es precisamente de Angola.

10.- Pensamientos de hacerse daño o hacer daño a otros.
“Voy a pedir pa´ti, lo mismo que tú pa´mí”.
Esto viene de mucho antes de la guerra de Angola.

El DSPT comienza en momentos diferentes. O lo que es igual, se adapta a las personas. Pueden surgir de inmediato o tardar años en aparecer y permanecer indefinidamente o desaparecer si dejar rastros. Otras personas desarrollan (o inventan) síntomas nuevos, más o menos serios.
Las medicinas pueden ayudar, sobre todo aquellas que son sedativas (si son indicadas por el médico, seremos drogadictos autorizados). Es posible que necesite algunas semanas para que los medicamentos “surtan” efecto. La terapia de conversación o psicoterapia ayudan a la prescripción médica.

Consejos:
Participe, abra un blog. De esa forma no estará solo. Escriba y cuénteles a su familia y a sus amigos. En definitiva, cuénteles a sus lectores (mediante la web) todo lo que vive día a día en Cubita la Bella.

Tal vez no le crean y hasta alguno, por ahí, diga que usted es un asalariado del Imperio. Otros, por el contrario compartirán algún aspecto que le sirva de ayuda.
No se esfuerce mucho, recuerde que no se debe gastar mucha energía en un país donde la alimentación es suministrada por los desgobernantes, en la medida de “sus” posibilidades. Trate de viajar en guagua. No camine más de tres o cuatro cuadras. Ni se le ocurra jugar al tenis. Eso es cosa de extranjeros. No se le ocurra plantar un jardín. Bastante tiene con trabajar en los organopónicos inventados por Raúl Castro. Si se le ocurre realizar ejercicios de estiramiento, en casa, preste atención a las dimensiones de la barbacoa.

Evite comprar drogas en bolsa negra. Para eso existe el DSPT y los médicos.
Relájese.
Preocúpese, pero no se ocupe. Esa es la mejor forma de fosilizar la dictadura. Mientras exista jamás saldrá del DSPT.
Grite ¡Viva Fidel! ¡Viva Raúl!, aunque no lo sienta. Esa sería una buena forma de relajarse. Mi vecino, Reynaldito, utilizó éste método durante los apagones y, risas aparte (que causó), fue una experiencia relajante.

Coger, o no coger lucha. Esa es la cuestión.

Nota: A mi entender, existen 5 edades que se encuentran comprendidas de: 0 a los 20 años, de los 20 a los 40 años, de los 40 a los 60 años, de los 60 a los 80 año y por último, de los 80 en adelante, siendo ésta la quinta edad.


De los 0 a los 20, el ser humano se prepara para la vida.
De los 20 a los 40, el ser humano aporta de sí, toda su capacidad.
De los 40 a los 60, el ser humano comienza a preparar el relevo.
De los 60 a los 80, el ser humano pasa a retiro.
De los 80 a los 100, el ser humano (los que pueden) se dedica a contemplar el escenario, tal vez pensando que cualquier tiempo pasado fue mejor.

sábado, 13 de febrero de 2010

Posición Común Europea


A los hermanos Castro Ruz les importa un bledo

Otra más de las ya conocidas conspiraciones. Esta vez con el propósito de ridiculizar al gobierno del PSOEspañol, que supuestamente le toca dirigir la mal llamada Unión.

La negativa, por parte del régimen de los hermanos Castro Ruz, de permitir la entrada a Cuba de un eurodiputado es una muestra fehaciente de la difícil tarea que tiene el actual gobierno español, para conseguir que el desgobierno totalitario pague las deudas contraídas con empresarios españoles que decidieran realizar inversiones en contubernio con el régimen de oprobio. Eso es, en definitiva lo que pretende el Sr. Moratinos con su política de “suprimir” la posición común.
La presidencia tripartita de la pretendida Unión Europea es un fracaso, incluso antes de comenzar a ejercer.

Desde el momento en que no existe la referida “unión”, no se puede tratar la crisis económica de forma común y muy a pesar de las pretensiones unitarias, la situación económica de los 27 se debe tratar por separado. La crisis económica española nada tiene que ver con la alemana o la francesa. De manera que al triunvirato se le plantea una tarea ajena a sus posibilidades.

Las relaciones con Ibero-América solo son de la incumbencia de España. El resto de Europa poco tiene que ver en la economía latinoamericana.
El tiro de gracia a la cumbre del 18 de mayo, UE-América Latina, ha sido propiciado por un eurodiputado socialista. El PSOE y sus “buenas intenciones” para con la disidencia cubana, cada vez está más lejos el abandono de la Posición Común.
Imposible será el diálogo con o sin Posición Común. El asunto radica en que a los hermanos Castro le importa un bledo como se ponga la pretendida unión, pues verdaderamente lo que les necesario, es ganar tiempo y dejar de pagar las deudas contraídas con sus socios españoles.

La conspiración fue simple. Luis Yañez, a quién ya le habían negado una visa en el año 2008 por pretender participar en una reunión política opositora en La Habana, decide (supuestamente) por su cuenta y riesgo ir de “vacaciones” a Cuba. ¡Que poco conocen a los hermanos Castro!
¡Que infantilismo político!

Luego de negar la entrada (a nadie se le ocurre viajar 10 horas en avión sin tener la visa acuñada en su pasaporte), los hermanísimos mantuvieron silencio, en espera de la reacción española. Pero todo estaba decidido de antemano. Los derechos humanos, en Cuba (bajo la dictadura totalitaria) son diferentes a cualquier otra parte del mundo y las intenciones de Moratinos (ganarse el apoyo de los negociantes españoles en Cuba) y los DH no ligan, a no ser cuando le conviene a los hermanos Castro Ruz para no pagar. Ahora la culpa la tiene el PSOE y los Castro, no pagarán bajo el pretexto de la Posición Común.

Poco o nada podrá hacer Valenciano en su próxima visita a los hermanos. Hizo mal, Elena, en pedir explicaciones.
¿Con quienes piensa Yañez que está tratando? ¿Acaso con demócratas? ¿Acaso con socialistas?
¿Acaso con gente de izquierdas?

Después de “¿Que vendrá después de Castro?” e intentar reunirse con disidentes del régimen dentro de Cuba, es de una ingenuidad rayana a la ignorancia intentar visitar Birán.

No, señores socialistas europeos, en Birán no puede haber cambios ni transición. Solo continuismo neofeudalista totalitario. Déjense de tonterías de izquierda y socialismo, que los descendientes de gallegos no están para esas boberías.
¡Economía de mercado! No me vengan con cuentos. El único mercado en Cuba es el mercado “agropecuario”.

Pero: ¿Cómo se le ocurre a Yañez, después de proferir el insulto gravísimo de decir que: “Fidel Castro ofrecía una imagen patética de anciano tembloroso, agarrándose a su obsesión con la muerte, a su tanatofilia: patria o muerte, socialismo o muerte, muerte al enemigo. Una obsesión por la muerte y por la sangre, sobre todo si la muerte y la sangre son ajenas”.

Señores del PSOE, se la comieron. ¿Cómo es posible que ninguno se haya dado cuenta que el viaje de Yañez era imposible y que la primera vez le negaron la visa. La segunda, prepararon la conspiración. Lo pensaron bien. Tal vez hasta hayan ayudado su poquito y todo.

El régimen de los hermanos Castro Ruz nunca se ha caracterizado por acciones a la ligera.

lunes, 8 de febrero de 2010

Fidel Castro 50 años después


Acuden a mi mente los años de edad no podía imaginar que transcurrido medio siglo, mi país fuera a ser tan miserable.

Luego de la vergonzosa huída del dictador Fulgencio Batista, se había instaurado el caos en la Ciudad de La Habana. Asaltos a tiendas, destrucción y robo de parquímetros, venganzas por cuenta propia eran el orden del día. Luego vendrían los fusilamientos organizados al por mayor.
Son relativamente pocos los que después de enfrentar increíbles obstáculos, sacrificios y riesgos, en aras de defender un régimen que parecía justo, disfrutan alegremente cada nuevo aniversario.

Nuestros días no tienen nada que ver con aquellos de hace tanto tiempo. En nada se parecen. Hace cincuenta años tuvimos la esperanza de una Cuba mejor. Hoy, el mismo que traicionó la revolución cubana (Fidel Castro), vaticina la extinción de la especie humana, dando por sentado que, el que ignore su pronóstico no sabe nada de nada.


El pueblo cubano posiblemente sea uno de los más instruidos del planeta, aunque adolezca de lagunas profundísimas en su percepción del mundo moderno. El 25% de la mano de obra barata necesaria para las labores de una zafra azucarera basada en el trabajo esclavo había sido alfabetizada. Ahora es el desgobierno el dueño de las fábricas de azúcar (quedan menos de la mitad y su producción no rebasa la de 1902). Es el dueño de las plantas de productos de bienes de consumo (que se compran en el extranjero), de los almacenes (vacíos), de los comercios (vacíos), de la electricidad (carísima y escasa), de los teléfonos (muchos menos), los bancos (¿para qué?), las minas (en manos extranjeras producen), los seguros (son de risa), los muelles (vacíos), los bares (los que quedan), los hoteles (hasta hace poco solamente para extranjeros), las oficinas (llenas de burócratas empedernidos), las casas de vivienda, los cines, las imprentas, las revistas, los periódicos, la radio, la televisión. Un desgobierno dueño de todo. Y todo improductivo.

Fidel Castro jamás se cansará de culpar de todos los males al imperialismo yanqui y chauvinísticamente proclama que el país pertenecía a los norteamericanos. No dice, sin embargo, que hoy las mejores escuelas, los mejores hospitales, las mejores casas y los mejores médicos han quedado para sus hijos y sus nietos. No para los cubanos. ¿Dónde están los mejores abogados? Ningún cubano tiene derecho a un abogado. En todo caso a un representante del ministerio público que asuma su defensa. Hoy los administradores y jefes son designados por el desgobierno y tienen, por obligación que estar identificados con el mismo.

Los miembros del Partido de Fidel Castro son los únicos que ocupan cargos. Ese es el neofeudalismo del siglo XXI que impera en nuestra patria. Funcionarios déspotas y crueles que impone el régimen a su antojo y por decreto cada vez que le conviene a sus intereses, para defender lo que durante 50 años le han robado al pueblo de Cuba. Ni de las tierras son dueños los campesinos cubanos, que el único derecho que tienen es recibirlas en forma de arrendamiento y trabajarlas.

Fidel Castro es capaz de jactarse de que Cuba pertenezca a los países del llamado Tercer Mundo. ¡Que vergüenza! Ha desperdiciado medio siglo “enfrentándose” al imperio, a costa del sufrimiento de su pueblo. Ahora, al final de la vida, solo se le ocurre vaticinar catástrofes climatológicas, supuestamente originadas por el ser humano (de países desarrollados) e incita a esos mismos pueblos a impedirlo a tiempo. Se burla de todos.


El cambio climático es tan teórico como lo puede ser la teoría darwiniana, que muchos dogmáticos la dan como pura verdad y hasta obligan a nuestros hijos a aceptarla como el origen de la vida. ¿Dónde están las pruebas de que los huracanes de hoy sean más violentos que los de 1926 o 1944? En el mundo las sequías son cíclicas. Fidel Castro solo escribe paparruchadas.


¿Qué batalla de Copenhague ni que ocho cuartos? Anuncia para las próximas décadas las penosas consecuencias, que de ser ciertas ya debíamos estarlas sufriendo.


De forma ladina exhorta a luchar, no ya contra el imperialismo yanqui, sino contra el mundo desarrollado “que trata de imponer sus estúpidos y egoístas intereses”. Llama honradas y valientes a los millones de personas engañadas por los medios de comunicación que se hacen eco de organizaciones mal intencionadas y seudo científicas, que solo buscan beneficios particulares, muy especialmente en el seno de (nada menos) la ONU.


Resulta que, los países desarrollados, supuestamente los máximos responsables del desarrollo de la teoría del cambio climático como consecuencia de las alteraciones provocadas por el hombre, han dado un golpe fraudulento en Dinamarca, al negarse a aceptar las condiciones que pretendían imponer países que supuestamente no son responsables del desarrollo de la referida teoría.


Los países desarrollados no se negaron a tomar medidas. Todo lo contrario, acordaron tomarlas. Lo que no aceptaron fue la imposición de algunas medidas promulgadas por países de tendencias neofeudalistas.


Esteban Lazo, un “señor” sin luces, fue el representante del desgobierno de los hermanos Castro Ruz en Copenhague. Una muestra de lo interesado que están en los asuntos del cambio climático. Fidel Castro cataloga de “lucha a fondo”, el papelazo de aquellos que se opusieron al discurso del presidente Obama y demás países desarrollados. Poco más y los tildan de “revisionistas” del tratado de Kyoto, donde hace más de 12 años pronosticaron catástrofes climáticas en los primeros 25 años del siglo XXI.


Miente Fidel Castro descaradamente, al decir que los países desarrollados pretenden hacer caer el peso de los “sacrificios” sobre los países subdesarrollados.


Ante la mano extendida de Obama, para mejorar las relaciones bilaterales, se esfuerza para provocar su retraimiento e insulta de gratis al primer presidente negro de Estados Unidos, calificando sus discursos de “huecos”, “demagógicos” y “justificativos”, “jefe imperial de edulcoradas palabras y gestos teatrales”. No tiene freno. Insulta también al Primer Ministro de Dinamarca, tildándolo de “adulón” y “complaciente”.


Fidel Castro se auto-cataloga de ser objetivo. ¡Que asco!

Al decir de Fidel Castro, los nueve minutos de intervención de Evo Morales, el Machu Pichu boliviano fueron de “profundos y dignos” conceptos, aunque fueran totalmente estériles. Después le tocó el turno a su imagen y semejanza, al intento de dictador totalitario neofeudalista Hugo Chávez, catalogando su discurso de “brillante”, ante las “vaguedades” y la “negación” del protocolo de Kyoto.


Los ocupadísimos Morales y Chávez, que no fueron capaces de aportar una sola idea (en la práctica no son capaces de nada) se fueron junto con el brasileño, a tomar por el saco, mientras que los dirigentes de los países desarrollados elaboraban un compromiso que pretendieron pasar como un acuerdo de una cumbre absurda, a la cual habían sido invitados países que poco pueden hacer para evitar el “calentamiento global”.


Al referido acuerdo se opusieron países como Tuvalu (que nadie sabe donde quedan esas islas) y lo siguieron las delegaciones de Bolivia, Venezuela, Nicaragua y la representante del régimen de los hermanos Castro Ruz. ¡Mucha casualidad!


En fin, que la lucha contra la “Colosal Catástrofe” que se avecina y que solo pueden evitar los países desarrollados se ve frenada por unos regímenes de tendencias totalitaristas tercermundistas, porque consideran (y se basan en cálculos matemáticos fraudulentos) que constituyen un retroceso a las posiciones de Kyoto.

Fidel Castro dice que la cifra de 30 mil millones de dólares en tres años (a los países en vías de desarrollo) para sufragar los gastos que impliquen enfrentar el cambio climático (que podría elevarse a 100 mil por año en el 2020) es engañosa, mísera, ridícula e inaceptable, por el volumen de las inversiones que se requieren.
Solo palabras huecas las de Fidel Castro. No dice el compromiso asumido por los países desarrollados para sí mismos.

Primero se coge a un viejo, decrépito y mentiroso…, que a un cojo.

domingo, 7 de febrero de 2010

Polonia defiende al pueblo de Cuba (segunda parte)


INSTITUO LECH WALESA
El Instituto Lech Wałesa es una organización apolítica no-gubernamental y sin ánimo de lucro. Fue fundado en diciembre de 1995 por el Presidente Lech Wałesa y se ha dedicado sistemáticamente a realizar varios programas. Entre otros realiza el Programa Solidaridad con Cuba, dedicado a la sociedad civil en la Isla; a la sociedad que, viviendo bajo una constante presión y peligro, crece con la esperanza de un futuro mejor frente a la represión creciente por parte del régimen.
Su principal objetivo: “Crear una plataforma de discusión sobre el futuro de la sociedad cubana y las posibilidades de la creación de una sociedad civil.”
La Fundación ILW está dirigida por celebres ex disidentes polacos como el propio Lech Walesa, Zbigniew Klejment, Jerzy Borowczak, Andrzej Kozakiewicz, Andrzej Milczanowski y Konstanty Miodowicz.
El ILW ha desarrollado actividades de carácter internacional como promoción de conferencias y campañas anti hermanos Castro Ruz, así como contactos directos con miembros de la disidencia interna de Cuba a los que ha invitado a su sede en Polonia.

El Instituto Lech Walesa organizó el 11 de Diciembre del 2006 una conferencia titulada Desde Solidaridad hasta la Democracia: ¿Podrá Cuba lograr la libertad?
Asistieron altos funcionarios polacos entre los que se encontraba el propio presidente Aleksander Kwasniewski. No faltaron a la cita, defensores del pueblo de Cuba Cuba, de larga tradición solidaria, como Vaclav Havel, la ex-secretaria de estado Madelaine Albright, el Presidente de Costa Rica Oscar Arias, una representación de las Damas de Blanco, Oscar Espinosa Chepe, Jorge Olivera Castillo y otros disidentes, residentes en Cuba.
LA FUNDACION DEMOCRACIA Y LIBERTAD DE POLONIA

Otro organismo defensor de la disidencia cubana lo es la Fundación Democracia y Libertad de Polonia.
Esta fundación es defensora de que la Unión Europea no abandone la Posición Común. La Fundación Democracia y Libertad de Polonia, considera que se deben exigir cambios al régimen de los hermanos Castro Ruz antes de abandonar la Posición Común.
Como puede apreciarse, el régimen de los hermanos Castro Ruz se preocupa más por la represión a los disidentes que por la economía del país.
Las mentiras y patrañas mediantes las cuales se pretende encarcelar a la disidencia en Cuba carecen de fundamento y colocan a los desgobernantes totalitarios en una posición defensiva en materia de derechos humanos.
No por mucho que se acuse al régimen de los hermanos Castro Ruz de violar los derechos humanos del pueblo de Cuba, el régimen cesará de hostigar a la disidencia. La lucha será larga, pero algún día triunfaremos.

lunes, 1 de febrero de 2010

Polonia defiende al pueblo de Cuba (primera parte)


Los dirigentes polacos defienden la libertad del pueblo de Cuba, tanto en sus declaraciones públicas, como en la ayuda a la disidencia en su actividad de denuncia sobre el tema de las violaciones de los derechos humanos, así como en la defensa del mantenimiento de la posición común de la Unión Europea.

Polonia ha sido uno de los primeros países en reconocer, junto a Panamá, Perú, Colombia y Costa Rica, las elecciones democráticas realizadas en Honduras el pasado 29 de noviembre, como forma de solucionar el intento de totalitarismo neofeudalista (al más puro estilo fidelístico) en el país centroamericano.

No es extraño. Polonia sufrió en carne propia el totalitarismo estalinista, la invasión de las tropas fascista y soviéticas en septiembre de 1939, causante de la muerte del 20% de su población y la degradación de su economía durante 50 años.

LA ACTIVIDAD PROCUBANA DE LAS AUTORIDADES POLACAS

La principal actividad es el evitar que la UE abandone la posición común adoptada tras el fusilamiento de unos jóvenes que intentaban huir del régimen totalitario de Fidel Castro y que no habían, tan siquiera herido, a ninguno de los rehenes que habían secuestrado y se habían entregado a las “autoridades” totalitarias sin ofrecer resistencia, ademas del encarcelamiento de 75 opositores pacíficos del régimen de Fidel Castro, al ser considerados “agentes al servicio de una potencia extranjera” solo por el hecho de recibir financiamiento externo.

A tal fin, el gobierno polaco decidió que 90 parlamentarios de dicho país apadrinen a igual número de opositores presos, por el régimen de los hermanos Castro Ruz.

Adam Lipinski, jefe de la bancada parlamentaria del Partido Ley y Justicia y ex dirigente del movimiento Solidaridad, expresó: “Tenemos un compromiso con los derechos humanos del pueblo cubano y vamos a defenderlo a nivel europeo''.

Debo reconocer que ya en el año 2000 Polonia se encontraba entre los países que condenaron y lograron que el gobierno de Fidel Castro fuera condenado como violador de los derechos humanos de sus ciudadanos.

Los dirigentes polacos no se han limitado a condenar los abusos del régimen totalitario impuesto al pueblo de Cuba. El Senador Polaco Zbgeniev Romaszevski, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Polonia ha estado en Cuba apoyando personalmente a los disidentes Héctor Palacios, Oscar Espinosa y Pedro Pablo Alvarez.

El régimen de oprobio ha intentado desinformar a la población cubana diciendo que el senador polaco era artífice de una misión secreta. Romaszevski, en su calidad de Senador y presidente de la CDH de Polonia, es una figura pública y no un agente infiltrado. Jamás puede haber pasado inadvertida, a los hermanos Castro Ruz, su presencia en Cuba.

En el año 2002 Polonia apoyó una resolución en la CDH de la ONU, junto con otros países de la UE y Latinoamérica para enviar a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos de visita a Cuba. Fidel Castro se opuso obstinadamente a cumplir el mandato de la ONU.

A tal punto llega la represión del régimen totalitario, que en el año 2005 acusaron a dos periodistas polacos de haber violado su “condición de turistas”, para impedirles que entrevistaran a unos disidentes políticos de la provincia de Sancti Spiritus. Hacía poco, a otros periodistas polacos le había aplicado el mismo sistema represivo.

En diciembre del año pasado Jan Mosinnski, miembro del Movimiento Solidaridad, participó en el evento titulado Conferencia Pedagogía Alternativa 2009 preparada por un grupo disidente de educadores independientes, que se realizara en La Habana. En dicha conferencia, el visitante declaró: “No tengan miedo. No hay libertad sin solidaridad. Lo que sucede aquí es lo mismo que sucedió en Polonia. Pero el resultado es que hemos ganado. Ha ganado la solidaridad interpersonal. He escuchado que la falta de posibilidades de reunirse, los impedimentos que pone el gobierno, es muy parecido a lo que ha pasado en nuestro país. No se dejen provocar, hacer lo que saben que tienen que hacer, educar a los jóvenes.” “Es necesario que enseñen, eduquen a los niños, a los jóvenes, pero también que le digan la verdad sobre Cuba, la historia de Cuba, también sobre los sindicatos y la historia real de los países libres como Estados Unidos, Polonia, Alemania y Francia.”

Este señor, hijo de un país muy distante del nuestro, conoce a fondo la historia del pueblo cubano, en los últimos 50 años. De la carencia de las libertades esenciales a cualquier ser humano durante más de tres generaciones, y de donde se ha excluido el sistema de mercado e impuesto el neofeudalismo brutal que nos oprime. Mossinsnki no ha tenido que acudir a los libros de historia. Ha vivido en carne propia un sistema semejante, aunque tal vez menos rígido.

http://manchiviri.blogspot.pt/2010/02/polonia-defiende-al-pueblo-de-cuba_07.html