domingo, noviembre 21, 2010

Fidel Castro y la credibilidad



Cuando el enfermo estuvo muy grave, según es práctica de los sistemas totalitarios, después de ser la enfermedad un secreto de estado vino la resurrección al más puro estilo de una conocidísima iglesia. Eso es lo que ha sucedido con Fidel Castro. Ahora solo falta, que procedan a darle totalitarista sepultura una vez concluido el próximo Congreso del Partido. Sería la sepultura a un sistema social incompatible con la vida del cubano común.

Cuando examinaba la lista de miembros (históricos) activos dentro del sistema, apreciaba que después de Fidel y Raúl Castro aparecen un José Ramón Machado Ventura, muy tocado luego del escándalo de corrupción en el que participa su ex amante y Ministra de la Industria Básica, Yadira García y un Ramiro Valdés resucitado de entre las tinieblas (aunque nunca dejó de ser Comandante de la Revolución), con una fuerza capaz de pasarle la cuenta a Masantín el torero. No menciono al resto. Todos dicen ser “comunistas”. ¡MENTIROSOS! Todos están jugando a la transformación del sistema igualitarista en otro de “sálvese el que pueda”, al más puro estilo Denxiaopinista.

Cada día son menos los que creen en Fidel y Raúl Castro