domingo, 28 de noviembre de 2010

Debate, en Alemania, sobre el régimen de los hermanos Castro Ruz

Acabo de ver un debate sobre el régimen de los hermanos dictadores totalitarios en un programa llamado Cuadriga, de la televisión alemana, del 7 de agosto del 2010.

En dicho debate participaron Omilia Soria, “periodista cubana”, residente en Alemania (defensora, a ultranza del régimen neo feudalista), Harald Neuber, periodista alemán, colaborador de la agencia Prensa Latina (por ende colaborador del régimen totalitario) y Bernd Wulffen, ex embajador de Alemania ante el régimen totalitario, desde el 2001 al 2005. Los dos primeros testaferros defendieron (a capa y espada) al régimen totalitario. El ex embajador mantuvo una postura prácticamente neutral, no exenta de críticas.

Lo que no cabe en la cabeza de ningún neo feudalista, es que las personas invitadas al debate, pudieran expresar sus ideas abiertamente y sin restricción alguna. No pueden entender que, lo que en Cuba es el pan nuestro de cada día (la represión y la imposibilidad de expresar criterios y opiniones en público, que expresen disconformidad con el sistema), sea posible en cualquier país democrático. De ahí que algunos seudo periodistas vinculados al régimen totalitario, considerasen que el conductor del programa, el chileno Gonzalo Cáceres se sintiera incómodo. A mi no me pareció tal cosa.

Sencillamente, eran dos formas de ver y apreciar la situación. En ningún momento jugó el papel agresivo que tan perversamente le atribuyen.
No tiene discusión que el título del programa “Cuba: reformar o morir”, es una verdad irrebatible. Lo único en que difiero del título es que en lugar de decir Cuba, debía haber dicho: “Régimen totalitario: Reformar o Morir”, porque Cuba no muere con el régimen de los hermanos Castro Ruz.

Hasta el momento, lo único que ha ocurrido en mi país, son mini reformas y mucha propaganda política sobre reformas que aun no tienen lugar y, la deportación de presos de conciencia con mucha dosis de algarabía mediática por las partes involucradas.

No sé por cuantas “Mesas Retontas” va la cuenta. En ninguna de ellas se ha criticado al régimen que lleva más de 50 años explotando, oprimiendo y viviendo del sudor del pueblo cubano, a base de una patriotería barata.
Los argumentos expresados por la señora “periodista” y el ridículo periodista alemán, no fueron más allá de la propaganda del régimen totalitario. Ni una sola idea nueva. Parapetados junto a los “Comandantes en Jefe”.

Hablaron de manipulación de la información en occidente. Sin embargo, ellos estaban accediendo a los medios. Esa oportunidad le está conculcada a cualquier ciudadano cubano, en su propio país.
Hagamos memoria: En los años 90, el régimen totalitario anunció la entrada en el “Período Especial”. Debían haberle llamado “Período Especial II”. Ya habíamos vivido algo semejante entre 1968 y 1974. Uno tras otro cayeron (a finales de los 80) los países del “campo socialista” y colapsado la URSS, los hermanos Castro Ruz quedaban colgados de la brocha y sin escalera.

Despenalizaron el dólar y abrieron las Tiendas de Recuperación de Divisas (TRD), al tiempo que quedaban en la calle (entre 1993 y 1995) 250 mil trabajadores que engrosaron el denigrantemente llamado “cuentapropismo”. Al decir de Fidel Castro, se tomaban estas medidas por no tener otra alternativa. Si la hubiera tenido, jamás el dólar hubiera circulado libremente, ni los cubanos tendrían acceso a las TRD y mucho menos abrirían las puertas al “cuentapropismo”.

Una vez instalado Hugo Chávez en el poder (en Venezuela) y firmados unos acuerdos económicos “salvadores”, apareció la alternativa y comenzaron a prohibir el cuentapropismo, a la vez que regresaban los obreros a sus centros de trabajo habituales. El dólar subía paulatinamente de año en año. Si en 1998 el precio del barril era de 7 dólares, ya en el 2003 andaba por los treinta y tantos. En el 2008, solo una década más tarde alcanzaba la cifra de 150. Nuevamente los hermanos dictadores comenzaron a despilfarrar el dinero del pueblo cubano. Todo marchaba a pedir de boca, hasta que el precio comenzó a disminuir.

Con la disminución, también disminuyó la “generosidad” del candidato a dictador totalitario venezolano. Durante diez años se había dedicado a realizar convenios comerciales con diferentes países iberoamericanos, en los cuales prácticamente regalaba petróleo a cambio de adhesión a su patética “revolución”. Solo por poner un ejemplo: El caso del cobarde y ridículo ex presidente de Honduras.

El lacayo de Prensa Latina, de apellido Neuber intentó confundir diciendo que la Canciller Angela Merkel representa una minoría del 36% del pueblo alemán y no por eso, al analizar los problemas económicos de Alemania, el régimen democrático Alemán va a abandonar la democracia y el mercado libre. ¡No se puede ser más estúpido! Alemania no es un país en crisis. Y por cierto, la Merkel gobierna en coalición de partidos y en Alemania no existe el mono partidismo totalitario. Los partidos de la oposición critican al régimen abiertamente y sin tapujos.

La “periodista” inmigrante en Alemania no dejó de repetir, como cotorra amaestrada, que los disidentes deportados son mercenarios al servicio del imperialismo yanqui. Si fuera tan natural que el cubano común, al igual que sucede en otra partes del mundo civilizado, no solamente, no pensaran igual que sus gobernantes, sino que pudieran criticarlos abiertamente, el debate hubiera carecido de sentido.
Cáceres no confunde la realidad cubana. Si, de verdad, se aplican todas las medidas que ha anunciado el régimen de los hermanos Castro Ruz, el sistema dictatorial, totalitario y neo feudal imperante en mi país desparecerá más tarde que temprano. De eso no tengo la menor duda.

El resto del programa se fue por la tangente. Que si la RDA, que si la bota soviética, que si la revolución de los cubanos fue diferente… Lo que ninguno dijo, es que la revolución de los cubanos fue asesinada cuando los hermanos dictadores se aliaron, para nuestra desgracia, con un sistema totalmente ajeno a la democracia. Adoptaron un sistema económico feudal, a sabiendas de que no funcionaba. Sabían también que era la única forma (la de la represión) lo que los mantendría en el poder. El ejemplo de dictadores vitalicios (Stalin, Mao, Tito, Kim Il Sung) les venía como anillo al dedo.

Jugaron a la carta de la importancia geoestratégica, que les permitiría vivir del cuento y hasta mejorar, ficticiamente, el nivel de vida del pueblo cubano (en los 80), después de años (1967-1974) de carencias casi absolutas.

Por supuesto que no se puede comparar el sistema dictatorial, totalitario y neo feudal de los hermanos Castro con ninguno de los países ex socialistas y mucho menos con la URSS. Empezando, porque casi todos eran países con un nivel de desarrollo económico muy superior al de Cuba. Continuando, porque en lugar de ser sustentados por la URSS (como el caso del régimen de los hermanos Castro Ruz), los países ex socialistas eran vilmente saqueados por el sistema soviético.

Verdaderamente, es una paradoja, que se construyan en Cuba campos de golf y casas de lujo para ser vendidas a extranjeros, mientras que más del 70 % de las mejores tierras (en manos del desgobierno) se encuentren improductivas. Los que son verdaderamente malos, son los des-gobernantes de mi país.

Voy a cerrar este artículo diciendo, que en los “debates” televisivos (Mesa Retonta) no hay espacio alguno para las voces que se oponen al des-gobierno. No existe tan siquiera un caso excepcional.


http://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag