lunes, 20 de septiembre de 2010

La Utopía de Mertxe Aizpurua

Mertxe Aizpurúa

Ha descubierto que hay un régimen político único en el mundo. Un lugar sin “parangón”, cuando menos “original”. El régimen del igualitarismo absurdo y ridículo. Donde no existen “diferencias”. Donde acontecen fenómenos que no se manifiestan en otras partes del planeta. Tal y como ella dice, no debe ocurrir en otro lugar. O, por lo menos, no se habla tanto. En ese lugar, hoy por hoy, pásmense, hay prisioneros de conciencia. Me temo que sea por una represión despiadada.

No importa que la denominación “prisionero de conciencia”, que es una persona encarcelada sin justificación alguna, y que disienta pacíficamente, se haya separado de lo que, en alguna etapa de su vida, consideró fuese la verdad.

El resto, todos los títulos neo feudales que les endilgan (recibir dinero, asesoría, colaboración y orientaciones de un país ajeno) con el fin de desacreditarlos ante la opinión pública internacional, no son más que pataletas de seudo periodistas ultranacionalistas, de tendencias tan totalitarias y neo feudales como las del régimen de oprobio que adulan y defienden.

Son “periodistas” que siendo traidores a la patria propia, en su afán por ganar algún dudoso “mérito” u apoyo logístico, son capaces de colgarles su propio cartelito a otros que nada tienen que ver con ellos. Ellos sí que no son traidores a su patria. Ellos son “luchadores” por la “libertad” de las provincias vascongadas.

Hablar del régimen dictatorial totalitario y neo feudal de los hermanos Castro Ruz, es hablar de más de 50 años de afrentas y oprobios. Y porque no: Hablar de, los que apoyamos durante bastante tiempo a la formación y consolidación del presente engendro y, convencidos de que, lo que una vez pensamos fuera lo mejor para nuestro pueblo, hemos dejado de ajustarnos al sentir y parecer de la crápula que nos desgobierna.

El país en que vive esta “periodista” de pacotilla, es un país democrático (con sus particularidades). Hay madres y hay presos. También hay presos y “presos”.

La palabra «guapo», en Cuba, no se le da la acepción de “bien parecido”, sino la de “animoso, bizarro y resuelto, que desprecia los peligros y los acomete. También se le otorga a los pendencieros y perdonavidas. No tengo idea de cómo se traduce la palabra guapo al dialecto vasco, ni me interesa, pero como son españoles y la lengua vasca tan escasa, me imagino que sea algo así como “guapoea”. Por lo menos se parece a la palabra “aeroportua”.

Los guapos de las vascongadas no son disidentes. Son cobardes, ladrones, extorsionistas, pandilleros y bandidos. No son disidentes, porque jamás han estado de acuerdo con nada. Solo les interesan sus intereses “económicos” tribalistas.


Wikio – Top Blogshttp://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag