domingo, septiembre 26, 2010

Fidel Castro, las elecciones parlamentarias en Venezuela y la profecía del fracaso de Chávez


Nadie pone en duda que mañana sea un día importante para la democracia venezolana, pero ya el sempiterno pesimista de Fidel Castro se encuentra poniendo el parche (del mal estado del tiempo) antes de que salga el grano.

Con su eterna cantaleta de que las lluvias afectan a los pobres más que a nadie, pretende exhortar a unas masas descreídas, con aquello de que si el acceso a los barrios es difícil, que si las aguas invaden sus hogares, que si no tienen transporte…
Dice, además, que por las causas antes mencionadas y no ser estas unas elecciones presidencialistas, la población le resta importancia y se moviliza poco.
Dice más: Desde su dictadura cincuentenaria, dice que en estas elecciones las masas no tienen nada que ganar o perder. Demostrando que a él, la democracia, donde los 165 parlamentarios verdaderamente ejercen su mandato (no como en el mono-parlamento de su régimen) le importa un pepino.

Fidel Castro pretende, desde la distancia, persuadir a los, cada día menos, simpatizantes del régimen pre-dictatorial de Hugo Chávez. El caos económico y social creado por el chavismo en menos de lo que canta un gallo, pasa la factura.
Se desdice Fidel Castro cuando aplicando la filosofía de la “negación de la negación” profiere que no pretende poner de ejemplo su experiencia de 50 años desgobernando un país. Mejor que no lo haga.

Le pide abiertamente y sin tapujos, al pueblo de Venezuela, que acuda a las urnas, llueva, truene o relampaguee.
¿Tienen o no importancia las elecciones parlamentarias?
¿En que quedamos Fidel Castro?

Si, “las masas no tienen nada que ganar o perder” en estas elecciones:
¿Para que tanto interés en que voten?

¡Ah! Se trata de que la importancia no reside en la democracia. La importancia de unas elecciones internas en Venezuela radica en que el imperio (debe ser el imperio yanqui) “inmiscuyéndose” en las elecciones limite la capacidad destructiva del régimen neo feudal que intenta imponer Chávez al pueblo venezolano.
¿A cual revolución se refiere Fidel Castro?

En Venezuela no hay ninguna revolución. En Venezuela todavía existe un sistema democrático de mercado libre.
¿Es eso lo que pretenden destruir?
¿Acabar con lo que queda de democracia?

Otra de las artimañas que utiliza Fidel Castro, utilizando el nacionalismo barato que le caracteriza en su pésimo alegato, es infundir el miedo a la agresión exterior y hasta se atreve a mencionar el peligro del narcotráfico, como si él tuviera las manos limpias en ese sentido.
Los cubanos llevamos 50 años venciendo los obstáculos y rectificando los errores creados por Fidel Castro.
Si yo fuera venezolano, aunque el sol y los rayos de Bolívar rajaran las piedras, aunque lloviera a cántaros, iría a votar para convertir el 26 de septiembre en el inicio del fin del desastre chavista.


Wikio – Top Blogshttp://www.google.com/ig/adde?moduleurl=http://www.worldtimeserver.com/clocks/wtsclockgg1.xml&source=imag

2 comentarios:

angel collado ruiz dijo...

Mario , un saludo con afecto, ahora es cuando los venezolanos que aman la libertad deben demostrarlo, yendo a votar y poniendo la fuerza del congreso en positivo otra vez.Un saludo, angel

Manchiviri dijo...

Hola Angel,
Espero que los venezolanos sepan ya que Chávez no es más que un oportuno populista.

Saludos