domingo, 1 de agosto de 2010

La liberación de presos de conciencia: una victoria del pueblo cubano


El miércoles 7 de julio, el Cardenal Jaime Ortega hizo pública la liberación de los presos de conciencia por parte de la dictadura neofeudal de los hermanos Castro Ruz. Se trató de una amañada concesión de principios por parte del régimen totalitario. No era una amnistía, ni tenía carácter de inmediatez. Tergiversando los hechos han tratado de pasarnos gato por liebre,.

No fue el Cardenal Jaime Ortega Alamino el que contactó al desgobierno. Todo lo contrario. Raúl Castro se encontraba y aun se encuentra presionado por la opinión pública internacional, debido a la muerte en prisión (como consecuencia de una huelga de hambre) de Orlando Zapata Tamayo, la huelga de hambre de más de cien días de Guillermo Fariñas y las manifestaciones públicas de las Damas de Blanco. Son solo tres de las muchas consecuencias que ha tenido el encarcelamiento (durante más de siete años) de 75 personas por el solo hecho de disentir de un desgobierno totalitario.

Desde la llegada al poder del Partido “Socialista” Obrero Español (PSOE), el Ministro de Exteriores de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos ha insistido una y otra vez en la necesidad de convencer a los hermanos Castro Ruz de que solo con la liberación de los prisioneros de conciencia, se podría hacer algo para intentar suprimir la posición común de la Unión Europea en el caso del régimen totalitario.

Si fuese verdad que el sistema de prisiones del régimen totalitario concede licencia extrapenal a los sancionados que presentan problemas de salud, no estuviese muerto Zapata y Fariñas no hubiera tenido necesidad de pasar más de cien días en huelga de hambre.

Raúl Castro busca ansiosamente una moneda de cambio que le alivie las tensiones internas y afloje la tensión exterior. Moratinos necesita que el desgobierno cubano pague, la deuda contraída con los empresarios españoles en Cuba. Los empresarios españoles no reciben absolutamente nada desde hace siete años. De ahí, que a cuenta gotas, desde el año 2004 se hubiesen beneficiado de estas negociaciones, 21 prisioneros de conciencia.

Ver: http://manchiviri.blogspot.com/2010/03/el-regimen-de-fidel-castro-no-negocia.html

El desgobierno de los hermanos Castro Ruz carece de diálogo y las decisiones que toma se basan en sus conveniencias propias. Presiona y chantajea, cuando no le paga a sus socios españoles. Intentó imponer como condición previa a la excarcelación, el levantamiento de la Posición Común Europea. Todavía pretenden que se les respete.

Los presos de conciencia del régimen totalitario fueron juzgados en “juicios sumarísimos” y condenados por “tribunales” del desgobierno. El mismo régimen que mantiene bajo estricto control los tres poderes del Estado y por tanto tiene secuestradas, desde hace más de cincuenta años, las leyes del país. Otro tanto ha hecho con los medios de comunicación.

Los hermanos Castro Ruz jamás han dialogado y mucho menos respetuosamente. Recordemos los ejemplos históricos: ¿Quieren la devolución de los prisioneros de Bahía de Cochinos (Playa Girón)? Paguen el rescate: Prisioneros por compotas. Los acuerdos migratorios ocurrieron luego de más de 150 mil cubanos huyendo en barcos y balsas (pateras) hacia los Estados Unidos. Los contactos e intercambios con las diferentes denominaciones religiosas fue otra de las concesiones de sus “principios”, obligados por la fuerza de las circunstancias, en que el pueblo acudía a la fe ante la impasividad del desgobierno frente al descalabro económico.

El régimen se encuentra hoy muy debilitado. Ha tenido que acudir a la Iglesia Católica, aunque jamás hayan tenido una comunicación franca y mucho menos sistemática con las organizaciones religiosas del país. Muchos años transcurrieron antes de que creyentes y ateos tuvieran casi los mismos derechos. Eso es una prueba fehaciente de la injusticia social que ha mantenido el régimen de oprobio.

Estas conversaciones han sido iniciativa del desgobierno de los hermanos Castro Ruz, ante la presión ejercida por Zapata, Fariñas y las Damas de Blanco, respaldados por la comunidad internacional. Incluyendo una gran parte de los intelectuales izquierdistas.

La Unión Europea no mordió el anzuelo de levantar la Posición Común y los hermanos Castro Ruz no tuvieron otra alternativa que suplicar a la Iglesia Católica que intercediera en el asunto. De esa forma han pretendido engañar a la opinión pública internacional. La mentira se descubre cuando la Iglesia Católica pide la intervención del Ministro de Exteriores del Reino de España, puesto que no tiene como acoger a los prisioneros de conciencia. Más claro ni el agua.

De la misma forma, quieren que aceptemos que la salud de Guillermo Fariñas fue atendida por la magnanimidad del régimen. Ahora bien: Si no hubiera muerto Zapata, nadie sabe si Fariñas hubiera sido una más en morir. No fue solamente la actitud de Fariñas la que llevó al régimen a claudicar. Fueron una cadena de hechos.

Es triste que un hombre exponga su vida por una causa en la que cree. Es más triste aun que ese mismo hombre expusiera su vida cumpliendo misiones de combate en Angola por una causa en la que como muchos creímos. La mayoría de los que combatimos en Angola no nos percatábamos que nos manipulaban en aras de una megalomanía galopante.

Mucho más triste es, que muchos hombres hayan arriesgado la vida por el bienestar personal de una crápula dirigente de un sistema totalitario neofeudal. Que un hombre apueste a la muerte para hacer claudicar a un régimen que mantiene a su pueblo, en afrenta y oprobio sumido.

Ya hemos constatado que Raúl Castro Ruz es contrario al diálogo franco. Hace más de dos años le pidió al pueblo de Cuba que expresara sus sentimientos en tribunas abiertas. Ese mismo pueblo se mantiene en espera de reformas que ni por casualidad tiene pensado el régimen.

El desgobierno de los hermanos Castro Ruz, esta vez ha claudicado.