lunes, 30 de agosto de 2010

El trabajo por cuenta propia

*
El régimen totalitario de los hermanos Castro Ruz sabe perfectamente que el nuevamente anunciado trabajo por cuenta propia, como alternativa a la mano de obra excedente con la reducción de plantillas estatales, es contrario al modelo neo feudal.

Hagamos memoria:
El 13 de marzo de 1968, con la “Ofensiva Revolucionaria”, Fidel Castro confiscó y estatizó casi 60,000 microempresas que todavía estaban en manos privadas.

En los primeros años de la década de los 80, los tecnócratas (así llamados por Fidel Castro) de la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN), “inventaron” el Mercado Libre Campesino y Fidel Castro los catalogó como “bandidos de río frío”. Los tecnócratas, pertenecían al “grupo de apoyo” de Raúl Castro.

Al desmerengarse la Unión Soviética (principio de los 90), el régimen se vio con la soga al pescuezo. Fue entonces que autorizaron la libre circulación del dólar USA (que ya venían utilizando los dirigentes y sus familiares en las tiendas habilitadas para técnicos extranjeros). El cierre de casi todas las empresas del país (por no decir todas), provocó más de un cuarto de millón de trabajadores echados al medio de la calle, con un subsidio inferior a 300 pesos nacionales cubanos. En esa fecha el cambio en el mercado negro llegó a alcanzar 126 pesos por un dólar. Ante la disyuntiva de salvarse o desaparecer, Fidel Castro autorizó el trabajo por cuenta propia, no sin antes dejar claro que no tenía alternativa.

Quería decir, que tan pronto tuviera la alternativa, las cosas mudarían. Y mudaron en el año 2003. Se acabaron las licencias y una política de estrangulamiento impositivo acabó con más del 90% de aquellos trabajadores por cuenta propia.

Se me hace necesario aclarar, que aquellos trabajadores por cuenta propia, no tenían un mercado mayorista donde comprar sus materiales. Es decir: Un carpintero tenía que comprar la madera, los clavos, los tornillos, las herramientas, en fin todo lo que le fuera necesario, en las Tiendas de Recuperación de Divisas (TRD) pertenecientes al régimen de los hermanos Castro Ruz. Los precios de las TRD superaban en mucho el 260% del precio de compra del producto.

Cuando el carpintero sacaba la cuenta de lo que le iba a costar la reparación de una mesa o la construcción de la misma, llegaba a la conclusión de que le iba a ser imposible venderla en un precio asequible a la población. El problema radicaba en que, vendiese o no la mesa, de igual forma tendría que pagar un impuesto de más del 75% del precio combinado con el desgobierno. Las cuentas no le salían. Por mucho que se esforzase jamás obtendría lucro.

Bajo la tiranía de los hermanos Castro Ruz, la palabra “LUCRO” significa explotación del trabajador y no lo que en español se entiende como “ganancia y provecho que se saca del trabajo honrado”.

Así y todo, con los “ajuste de salario” (llamados por el desgobierno como robo) incluidos, muchos cuentapropistas lograron salir a flote. Había llegado la peor parte para el régimen. Pronto comenzarían a ver en las amañadas elecciones, que comenzaban a surgir candidatos apoyados por trabajadores por cuenta propia.

Amenazados por un proyecto llamado “Varela”, que pretendía cambiar algunos puntos de la constitución de Blas Roca, más el intento de apoderarse del gobierno de las circunscripciones por parte de los “cuentapropistas”, Fidel Castro, en el 2003 no solo encarceló a 75 inocentes, sino que puso fin al trabajo libre maniatado.

Los trabajadores por cuenta propia que apoyaban a los delegados de circunscripción, no lo hacían con ideas políticas de ninguna clase. Me refiero a la inmensa mayoría. Se trataba de que para el mejor desempeño de sus pequeños negocios, necesitaban el arreglo de las calles, casas y edificios, de las conductoras de agua, en fin que mejorara la infraestructura. Estaban dispuestos a ayudar financieramente a los delegados.

Esto era intolerable para Fidel Castro. Se le iba el poder de las manos. De esa forma sabía perfectamente que al cabo de cierto tiempo comenzarían los problemas políticos. En sí, ya constituía un problema político.

Hasta aquí, hemos visto como se destruye la laboriosidad de un pueblo, aplicando de golpe y porrazo una “ofensiva revolucionaria”. Hemos visto también como Fidel Castro descabezaba el intento de un grupo de “tecnócratas” (todos del equipo de Raúl Castro) que solo pretendían el mejoramiento económico del país. Y, hemos visto también como Fidel Castro acabó, en el año 2003, con el segundo intento de trabajo por cuenta propia, durante la década de los 90.

Ahora, en el 2010, “todo el mundo” espera que bajen (¿será del cielo?) los lineamientos y las reglas del juego para una nueva etapa de trabajo por cuenta propia. ¡Es de risa, sino fuera por lo dramático de la situación! “Las autoridades están estudiando «muy bien» el asunto”.

El carpintero aludido, del cual no es necesario decir el nombre, nunca sacó licencia porque trabajó hasta el 2009 en una firma estatal, de la cual obtenía su materia prima (¿robaba o ajustaba salario?). No fueron pocos los que siguieron esta línea de conducta. Todos, sin excepción saben que sacar la licencia es peor que no hacerlo. Mientras se desvíe recursos de la empresa estatal para la cual trabaja, el desgobierno lo tiene chantajeado. Si es “políticamente” adverso al desgobierno puede acaba sus días en una de las infernales prisiones. Si cumple con las guardias cederistas, si asiste puntualmente a las concentraciones de masas convocadas por el régimen, en fin, si se mantiene “leal” a la “causa del fidelismo”, entonces, solo entonces, tal vez no le falte trabajo particular.

De manera que el pueblo cubano sabe, por experiencia repetida, que si ponen muchas restricciones o impuestos demasiado altos, no vale la pena.

El régimen se las ve negras. No saben que van a hacer con el exceso de más de un millón de empleados.

Dice Raúl Castro que se eliminarán varias prohibiciones vigentes. No dice cuales. Que hará más flexible la contratación de fuerza de trabajo.

Vamos a ver: En las famosas “Paladares”, todos en Cuba y quizá en el extranjero, saben que los dueños tienen contratada mano de obra asalariada (cocineros, camareros etc.). Lo que en el extranjero tal vez no se sepa es que esa mano de obra tiene que aparecer registrada en las oficinas de registro de población, como que viven en la casa donde funciona la paladar.

Lo que posiblemente no se conozca en el extranjero es, que además de no vivir en el lugar donde laboran, estos trabajadores no tienen derecho a sindicalizarse, porque aparentemente son trabajadores de un negocio familiar. Esta es la forma que hoy en día el cubano burla la ley. Hoy por hoy no se puede tener trabajadores asalariados en una empresa familiar por cuenta propia.

Hasta ahora y mediante los ejemplos anteriormente señalados, el cubano trabajador por cuenta propia ha sobrevivido. Cuando además tenga que pagar seguridad social, y el impuesto sobre salario la “caña se va a poner a tres trozos”.

Otro de los aspectos que el desgobierno es incapaz de explicar es aquel referido al personal contratado por empresas extranjeras. Según lo que afirma el desgobierno, estos trabajadores deben pagar gravamen por ingresos extraordinarios en divisa libremente convertible.

El asunto es difícil, desde el momento que los trabajadores que laboran en empresas extranjeras, no son contratados directamente, sino por una empresa estatal de contratación. En dicho contrato, queda bien esclarecido que el trabajador no podrá recibir remuneración alguna por la parte extranjera. Es una condición, que de ser violada, queda sin efecto el contrato. ¿Cómo va el desgobierno a cobrar algo que se encuentra prohibido?

Ya lo dijo Fidel Castro a los trabajadores cubanos en la inauguración de la desaparecida Sherritt Green (filial agrícola de la Sherrit International): “Sabemos perfectamente que ustedes reciben por trasmano un subsidio en dólares. Eso no es lo esencial. Lo fundamental es que nunca dejen de ser “revolucionarios”.

Si de verdad me creyera el cuento de que el desgobierno va a apoyar el trabajo por cuenta propia y que este podrá desarrollarse como actividad colectiva a partir de la asociación, organización y gestión conjunta, estaría creyendo en el cuento de “la buena pipa”.

Nada de esto ha cuajado en 50 años. ¿Por qué voy a creer que ahora sí vamos a andar “por el camino correcto”?

* FE: Familiares en el extranjero



Wikio  Top Blogs

domingo, 29 de agosto de 2010

Fidel Castro y la transición española

Continúa siendo el escenario perfecto para una novela como la de Graham Greene "Our Man in Havana". En este caso, el protagonista sería un tal Alejandro, escribiendo artículos catastrofistas, que "cuelan" solamente en jóvenes de tierno corazón, escasos de cerebro y en viejos descerebrados a falta de corazón tierno.

Fidel Castro, en su insomne convalecencia, continúa estancado en el delirio de la "Crisis de Octubre". Cincuenta años de estira y encoje. Que un meneíto paquí, que un meneíto pallá! Meneíto, que no bamboleo, como tenían que cantar, la famosa canción, en la España de Franco (mira la batea, como "balancea"). Que los meto presos. Que los fusilo. Que, como soy magnánimo, los dejo en libertad a pedido de fulano.

Durante la administración Clinton se vivió la ilusión de lo que se denominó, la política de contacto persona a persona (Ley Torricelli). Mucho antes llevando el nombre de "Derechos Humanos", la administración Carter había provocado el éxodo del Mariel. Clinton, por su parte se enfrentaría a otro éxodo y al derribo en aguas internacionales de dos aviones y la muerte de cuatro tripulantes. Más conversaciones bilaterales y la firma de una controversial ley llamada "Helms Burton".

La Ley Torricelli, en su carril II pretendía fomentar las visitas a Cuba de académicos, instituciones culturales y asociaciones religiosas con el objetivo de contribuir a que el régimen de los hermanos Castro Ruz se abriera al mundo y viceversa. El derribo de los aviones de "Hermanos al Rescate" y la firma de la ley "Helms-Burton", cerraron de golpe y porrazo aquella pretensión.

George W. Bush, el cowboy presidente, prohibió todo tipo de intercambios, restringió los viajes de los cubanos desde los Estados Unidos hacia Cuba y el envío de remesas de dinero.

Nuevamente la administración demócrata retoma el espíritu carteriano al anunciar una serie de modificaciones que pretenden propiciar el diálogo. Las relaciones entre el régimen dictatorial neo feudalista y el gobierno de los Estados Unidos se rigen por un renguenómetro invisible, como las radiaciones atómicas, que pasa del entumecimiento a la tibieza según los intereses y prioridades de los hermanos dictadores, porque, a decir verdad, al totalitarismo, como le sucede a los alacranes y las cucarachas, no le afectan las radiaciones provenientes de cualquier parte del mundo civilizado. Y, como el alacrán, se matan ellos solitos.

Esta etapa apunta hacia una flexibilidad diplomática. Hacia el levantamiento del bloquebargo. Es mucha la presión que ejercen los intereses comerciales. Sobre todo la, cada vez mayor, producción de petróleo en la isla.

Entre los propios norteamericanos y cada vez más cubanos en el exterior, el sentimiento generalizado es que la política del embargo económico (después de 50 años) no ha obtenido resultados. Teniendo en cuenta el peso electoral (fuerza económica) que ejerce el exilio cubano, Obama muestra cautela.

La pregunta no es cuantos académicos devotos o compañías artísticas que visiten la isla son necesarias. Potencialmente, la infraestructura de Cuba, permite recibir poco más de 4 millones de turistas al año. Hasta ahora el régimen recibe la visita anual de dos millones de turistas (entre canadienses y europeos. El caso es que los viajes resultan muy costosos desde Europa y los turistas prefieren los "todo incluido". Tampoco tienen mucho interés en cambiar el sol, el mar y la arena por tener contacto con los indígenas que habitan la isla empobrecida. Vamos, que el dinero que dejan va a parar a las manos de los corruptos gobernantes y no a los necesitados cubanos.

Muchos españoles recurren a sus recuerdos del franquismo para establecer comparaciones. En los últimos años de la dictadura, las costas españolas se llenaban de turistas nórdicos sedientos de sol y sangría. Es necesario recordar también que los hoteles, los restaurantes, las tiendas diversas y los chiringuitos no pertenecían a la dictadura. Franco, contrario a lo que hacen los Castro, permitía la propiedad privada, siempre y cuando no jugaran a desestabilizar el régimen. En Cuba, a no ser raras excepciones, no existe la propiedad privada.

En lo más álgido del período especial, que aún persiste, Fidel Castro (2003) ordenó cerrar paulatinamente la concesión de licencias a trabajadores por cuenta propia mientras imponía un sistema de contribución que maniataba a los que de una forma u otra habían logrado levantar un pequeñísimo capital.

A la muerte de Franco, sus delfines sabían perfectamente que de no pasar a la democracia, aunque fuera como monarquía constitucional, jamás serían un país europeo desarrollado. Otro tanto aconteció en Portugal. Ambos países recibieron la ayuda al desarrollo de manos de la Comunidad Económica.

En Cuba, aun después de la muerte de Fidel y Raúl, las películas de la transición hacia la democracia no podrán contar ni con rubias, ni con destape, ni con movida. Empecemos por decir que en los años sesenta, cuando las pocas españolas, que en esa época iban a la playa, se bañaban vestidas de cuello a tobillo, ya las cubanas andaban de bikini. Aun el Miramar Yacht Club no se llamaba Lumumba. Tal vez lo que haga falta en Cuba no sea un destape, sino un "tápate un poco nena".

Nada de lo anteriormente escrito tiene que ver con hielo y el deshielo. En Cuba no hay libertad. Hay mucho libertinaje consentido y mucho igualitarismo absurdo y ridículo.


Wikio  Top Blogs

sábado, 28 de agosto de 2010

En su artículo “¿Cubanos Xenófobos?”

Iroel Sánchez, presidente del Instituto Cubano del Libro, confunde la “Malagueña” de Lecuona dedicada a la ciudad española de Málaga con “La Malagueña dedicada a las mujeres de la localidad del Estado de Durango en México, compuesta por Pedro Galindo y Elpidio Ramírez, con música de éste último y mil veces cantada por Aceves Mejías.

Nuevamente cito a Jorge Ferrer y me identifico con él:
“Uno escucha a este imbécil y no encuentra qué decir”. “Uno ve a este tipejo y se pregunta cómo los escritores cubanos no le gritan en su cara que es un imbécil”.


Wikio – Top Blogs

Comparaciones: Daniel Estulin – Fidel Castro

Con 14 años de edad, Daniel Estulin emigró (con su familia) huyéndole al comunismo soviético, desde Lituania. Pocos recuerdos deben quedarle de una vida comunista sin grandes privaciones para la familia de un científico muy conocido y una madre pianista.

Nació en 1966 y su familia emigró en 1980. Una fácil deducción nos lleva la conclusión de que su educación se lleva a efecto en un país desarrollado y de mercado libre como Canadá. Ni rastro del sistema estalinista de dictadura totalitaria neo feudal en su educación.

Jorge Ferrer, en su blog “El Tono de la Voz”, dice: “Nada encumbra más a un charlatán que ser validado por una autoridad”. Claro, yo no estoy de acuerdo con eso de autoridad al referirse a Fidel Castro. Más bien diría “validado por un dictador”. Los dos tienen mi desprecio.

Fidel Castro es un político, del mal, pero político al fin y al cabo. Estulin no es más que un aprovechado de las circunstancias, que se deja utilizar en un momento determinado para la autocomplacencia de un anciano decrépito.
Estulin es un especialista en arcano al igual que Fidel Castro es especialista en brujerías de religiones animistas africanas. Que, por cierto, no tengo nada en contra de la brujería, que bien podría haber sido brujería celta. Pero si que tengo muchas cosas contra Fidel Castro.

A ambos les gusta fantasear con el Apocalipsis. Fidel Castro estuvo a punto de ponerlo en práctica en 1962. Estulin no pasa de un charlatán de mercado. Fidel Castro es un especialista en el arte de la conspiración. Estulin es especialista en vender lo que el imagina que es una conspiración.



Vuelvo a citar a Jorge Ferrer: “Borghezio, europarlamentario de la Lega Nord, lo llevó al Europarlamento hace unos meses. Evento que Estulin ha proclamado fue su primera victoria política. Castro, un anciano dictador con un hobby que se llama fin-del-mundismo, lo llevó a Cuba hoy para escucharlo perorar sobre las mini-nukes, el Club Bilderberg y las apocalipsis varias que acabarían con el mundo”.
“Luego, mira tú qué risas, la extrema derecha y la extrema izquierda se disputan al charlatán con ínfulas. Y Estulin las mima por igual, que no hay como vender libros en las tiendas de los aeropuertos”.

“Porque invitando a este Estulin, que en Cuba no recibiría más apelativo que el de «comemierda», Castro acaba de echar por tierra toda la autoridad en materia fin-del-mundista que venía labrándose durante los últimos años”.
“Ahora ha tocado el fondo del fondo, porque lo de Daniel Estulin, mírese como se mire, es abundantísima materia de inodoro”.

“Atiéndase, cómo no, al resumen de la reunión entre este diverso par. Hay algunos momentos sublimes.
Así cuando Castro se esfuerza en recordar las bombas que caían sobre Sierra Maestra y concluye que no parece fueran proyectiles nucleares”.

“Otra, cuando Estulin parece explicar su teoría de los 3.000 millones de humanos que los del Bilderberg se han conjurado para asesinar y ofrece su solución: colonizar de prisa otros planetas y mudarnos allá. Ahí es Castro quien corre a atajarlo: no hay atmósfera, le recuerda”.

¡Que gente, pero que gente!



Wikio – Top Blogs

jueves, 26 de agosto de 2010

El régimen totalitario neo feudal de los hermanos Castro Ruz elimina cuota de cigarros de la libreta de abastecimientos

El desgobierno de los hermanos Castro Ruz eliminará a partir del próximo 1 de septiembre la cuota de cigarrillos que entregaba a la población mediante la libreta de abastecimientos con el objetivo de "limitar los subsidios'', informó hoy el diario oficial “Abuelita”.

El fin de la venta de cigarrillos a precios subsidiados en la libreta sigue a la decisión de 2009 de eliminar la entrega de papas (patatas) y rebajar las cuotas mensuales de algunos productos como sal y granos, estos últimos con una reducción de 30 a 20 onzas (de unos 900 a 600 gramos) por persona.

Muchos cubanos aseguran que lo suministrado con ella (la libreta) a precios subsidiados no les alcanza más allá de una o dos semanas por mes.

El desgobierno del dictador Raúl Castro también decidió eliminar los comedores obreros en varios sectores.




Wikio – Top Blogs

miércoles, 25 de agosto de 2010

El Invierno Nuclear de Fidel Castro

Los seres humanos debemos tener mucho cuidado con las palabras que salen de nuestra boca, no sea que un día veamos que regresan como boomerang.

Es lo que le sucede al vejete en jefe cuando se avergüenza de ser “desconocedor” del tema de la guerra nuclear.

A buen entendedor, con pocas palabras basta, reza el refrán.

Cuando Fidel Castro dice: “De lo contrario, habría comprendido mucho antes que los riesgos de una guerra nuclear eran mucho más graves de lo que imaginé”, está reconociendo lo irresponsable de su actitud "nuclear" durante la llamada “Crisis de Octubre” o “Crisis de los misiles”, cuando él instaba a Kruschov a ser el primero en disparar los cohetes nucleares sobre los Estados Unidos.

¿Es ahora, en el invierno de su vida, cuando solicita información a especialistas en la materia?

¿Se asombra?

En su megalomanía jamás le ha importado la desaparición de nuestra especie.

Para él lo único importante es su perpetuación en la historia del mundo, a expensas del pueblo cubano.


Wikio – Top Blogs

lunes, 23 de agosto de 2010

El Che Guevara que pretenden vendernos en el Siglo XXI

El proyecto de cambio político propuesto por Ernesto Guevara de la Serna (Che), como alternativa para alcanzar el poder contrario a la democracia, carece de validez en nuestros días.

El debate actual sobre la construcción de una estrategia neo feudal de poder, basada en la solidaridad de los aspirantes a dictadores totalitários, choca directamente con el pensamiento político de Guevara y sus fuentes primarias de la estructura teórica y práctica. Guevara, utilizaba el marxismo como base fundamental, pero era dogmático en sus cualidades esenciales.

Cualquier joven siente inquietud en como resolver los problemas existentes, e intenta avizorar como resolver los problemas que se puedan presentar en el transcurso de su vida. Muchos jóvenes (sobretodo europeos), con inquietudes políticas, se preguntan, desde posiciones filosóficas, políticas y económicas:
¿Por qué luchó el Che Guevara?
¿Para que luchó?

Si las preocupaciones de carácter filosófico de estos jóvenes quedaran resueltas. De llegar a la conclusión de que no existe otra vía que la aplicación del marxismo-leninismo, es decir, la lucha por el neo feudalismo mal llamado socialismo, serían tan dogmáticos como el propio Guevara.

Aquellos jóvenes, cuyas inquietudes políticas y económicas se refieran solamente al quehacer político y económico después del triunfo de esa causa se encontrarían perdidos de antemano.

Marx y Engels previeron una sociedad en la cual, la clase obrera tuviera en sus manos los medios de producción y las riquezas naturales. En eso consiste la “independencia total” de los neo feudalistas. La idea, teóricamente, es irresistible.
En la práctica, no cuenta con los seres humanos a los que les tocará la suerte de dirigir a la clase obrera.

El desenvolvimiento económico no solo dependerá del desarrollo industrial alcanzado por el país en cuestión, ni de la mecanización agrícola o de los recursos naturales y la diversificación productiva, ni del comercio. Mucho menos de la preparación tecnológica de los trabajadores. Menos aun de la preparación política e ideológica de los mismos.

Para tratar de ser objetivos, debemos primeramente separar a los países desarrollados de los que no lo están. El desenvolvimiento económico de un país desarrollado no confrontaría muchos problemas, de los mencionados en el párrafo anterior.
Harina de otro costal sería un país en vías de desarrollo.

Ahora bien, un país cuyo desarrollo industrial sea incipiente, su mecanización agrícola inexistente y de escasos recursos naturales, jamás logrará diversificación productiva (al menos a corto plazo), ni un aumento sustantivo de su comercio. Lo peor es que la preparación tecnológica de sus trabajadores será lenta y costosa. Mucho más lenta y costosa si se incluye la preparación política e ideológica.

Como se puede apreciar, nos encontramos ante el dilema ancestral de quién surgió primero: ¿El huevo o la gallina?
De primar el carácter político, va a ser muy difícil (por no decir imposible) un proceso de renovación, o lo que es peor, el desarrollo del país.

El Che Guevara es poco más que una boina negra con una estrella. Sus magnificadas hazañas de la Sierra Maestra y la debacle boliviana, nos muestran lo erróneo de su concepción del mundo verdadero.
El pensamiento de Guevara era tan ralo como su barba hirsuta.

Algunos pretenden hacernos creer que poseía una amplia formación marxista-leninista. Nada más falso. Guevara era autodidacta. Jamás estudió en academias soviéticas y nunca fue afiliado a ningún partido comunista latinoamericano o de cualquier otra parte del mundo.



 


 


 


 


 




Wikio – Top Blogs

domingo, 22 de agosto de 2010

El régimen de los hermanos Castro Ruz, crónica de un sistema en extinción

Aquellos que aun consideran que el actual régimen político imperante en Cuba es una revolución, están totalmente equivocados. La revolución cubana comenzó inmediatamente después del golpe de estado de Fulgencio Batista en el año 1952. Terminó el 16 de abril de 1961 cuando Fidel Castro, sin consultar al pueblo de Cuba, decidió que aquel engendro, que venía forjando hacía dos años, era “socialismo”.

Fidel Castro había prometido elecciones libres en dos años posteriores al primero de enero, luego que Fulgencio Batista hubiera abandonado el poder. En lugar de eso, comenzaba a imponerle (ahora sin la careta “tan verde como las palmas”) al pueblo, un sistema de gobierno al estilo estalinista. Un sistema que le venía muy bien a sus ansias de perpetuarse en el poder.

¿Qué nos puede enseñar un sistema fracasado?
¿Qué las tareas son lentísimas y dificilísimas?
¿Cuáles tareas?

Decir que es difícil: Construir un país de ciudadanos socialistas, después de cincuenta años, es una burla de dimensiones cósmicas (que no tiene nada de cómico).

¿Qué el régimen ha tenido éxitos notables?

Vamos a ver: En la salud, muchos médicos de conocimientos actualizados cuestionables, pero médicos al fin y al cabo. Hospitales con índices sanitarios deplorables y casi total carencia de medicinas (culpa del bloquebargo).
Paz, bueno, la paz de Fidel Castro. Al que no entre por el aro, paredón de fusilamiento, aplicándole la justicia de los juicios sumarísimos.

¿Cultura?

Si la chabacanería, las vulgaridades, las obscenidades y unas cuantas bandas de mala música (con excepción de los viejitos rescatados) llamada “timba cubana” es cultura…
Solidaridad internacional: Muchos países tercermundistas de iguales regímenes o con pretensiones de serlo.

Unidad: Esa palabra murió junto con la otra, la de “compañero”, a partir del comienzo de lo que los hermanos Castro denominaron “Período Especial” y que constituía un re-make de lo sucedido en Cuba a finales de la década de los años 60 del siglo pasado.

Referirse a la educación da vergüenza ajena. Primero concibieron un plan para desarraigar al adolescente del núcleo familiar, con aquello de las escuelas en el campo. No se debe confundir con “la escuela al campo”, que lo que pretendía, en sus inicios era contrarrestar la influencia (diversionismo ideológico) de la Semana Santa.

Recuerdo como en más de 30 reuniones del Partido (de ese partido de Fidel Castro, que de comunista solo tiene el nombre) los mismos militantes consideraban aquello como algo inviable, así como el método de exámenes con todos los alumnos con notas superiores al 99% en sus calificaciones. Una mentira a escala nacional. Pero la voluntad del máximo líder, se pasó (como tantas veces en 50 años) la opinión de las masas por el Arco del Triunfo.

En la actualidad, esas escuelas han demostrado no ser viables. Representan un gasto económico imposible de continuar siendo sostenido. Ahora se enfrentan con el problema de abandonar unos planteles en estado deplorable (por falta de mantenimiento) para meter a los alumnos en los antiguos inmuebles (aun más deteriorados por la desidia y el pasar de los años).

El otro problema (aun más grave) es la escasez de maestros. A ciencia cierta, el desgobierno no sabe que fue lo que pasó. Tuvieron que acudir a muchos estudiantes renegados, a marginales de la educación prometiéndoles villas y castillas y por supuesto, como siempre, incumpliendo las promesas. Ya quedan tan solo unos pocos. Resumiendo: La educación que reciben nuestros niños y jóvenes es: un excremento tropical.

El discurso de Raúl Castro en la Asamblea Nacional, ni es política, ni es franca y mucho menos valiente. Lo que es peor, es que no admite reflexión alguna. El régimen que ha heredado en usufructo, confronta problemas económicos insuperables a estas alturas. La crápula dirigente se encuentra tan desvinculada de los trabajadores que, al no querer reconocer que son un atajo de viejos fracasados, ahora les culpan (a los trabajadores) y hasta se atreven a decir que han sido mal educados, como si los culpables de la mala educación fueran ajenos al desgobierno.

Efectivamente, el régimen de los hermanos Castro Ruz es totalmente, lo opuesto a una democracia. Mal garantiza la alimentación de la población (dos semanas) mediante una libreta de abastecimiento desde el año 1962. Una libreta que ha ido mermando en la cantidad y calidad de los productos que abastece. La seguridad social es una burla al trabajador.

El trabajo para todos es una mentira colosal. De acuerdo con el propio análisis del régimen, existen en Cuba más de un millón de empleos correspondientes a plantillas infladas.

Es una mentira que en algún momento existieran servicios gratuitos, porque en un régimen totalitario todo se paga entre todos. Es por esto y no por fatalidad, que el déficit es incontrolable. Lo peor es que el régimen no está en condiciones, ni dispuesto a tomar las medidas necesarias. Ni siquiera está decidido a nada, que no sea estirar la liga. Tal vez hasta que reviente.

¿Cómo puede atreverse alguien, a decir que se debía haber negociado la deuda externa, cuando Fidel Castro dijo que era “incobrable e impagable”?

Dicen que la productividad y la eficiencia del trabajo son bajas, pero no se atreven a decir el porque. Por supuesto, si no se trabaja, las exportaciones tienen que ser débiles, prácticamente inexistentes. De esa forma no se pueden sustituir las importaciones.

Como no existe la propiedad privada ni la gestión económica de libre empresa, los gastos sociales son enormes y por supuesto toda la culpa va a parar al desgobierno. Los des-gobernantes han demostrado ser incapaces de llevar el bienestar al pueblo de Cuba.

¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son los máximos responsables de las políticas estrafalarias de los decenios anteriores?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son los responsables del excesivo número de funcionarios del sector estatal?
¿Existe algún otro sector?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son los responsables del tratamiento laboral y salarial paternalista que no incentiva a trabajar?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son responsables de que personas que no laboran tengan largos años garantizados un “sueldo”?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son los responsables del descalabro de la Industria Azucarera?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son los responsables de convertir a los agricultores cubanos en obreros agrícolas?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son responsables de que en Cuba existan personas que consideren que se puede vivir sin trabajar?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son responsables de la indisciplina laboral y social?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son responsables del robo de combustible, de los materiales de construcción y de alimentos en las empresas del desgobierno?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son responsables de la existencia del mercado negro?
¿Quiénes, sino los hermanos Castro Ruz, son los responsables de que, ante unos precios exorbitantes en las Tiendas de Recuperación de Divisas (TRD), todas pertenecientes al desgobierno, la población considere que se deben aumentar los salarios?

No, señores compañeros, no son errores. Después de 50 años no se puede dar un tratamiento tan blandengue a la ignominia. Es INCAPACIDAD. Sea dolosa o culposa. Da igual.
Quieren continuar engañándonos con el cuento de que el gasto eléctrico residencial crece sobre lo previsto.

¿Previsto por quién?

Por aquellos que en un gesto populista comenzaron a repartir efectos electrodomésticos. Lo que no se atreven a decir es que “para ahorrar” van a disminuir el petróleo destinado a las termoeléctricas que producen la energía.
No es necesario presionar y mucho menos conspirar, cuando de lo que se trata es: no de corregir (que bien pudiera significar excretar) sino poner punto y final al sistema de dictadura totalitaria neo feudal.

Ante la exigencia del pueblo de Cuba, los incapaces ancianos decrépitos, declaran irrevocable el sistema. Como si pudieran.

¿Cómo van a perfeccionar un modelo que ha resultado un fracaso?
¿Con cual pueblo?

Después de tanta irresponsabilidad, ahora, en el ocaso de sus vidas, pretenden ser responsables a ritmo de pasos, de ancianos vacilantes.

¿A cuales “revolucionarios” están apelando?
¿Unidos de qué?

Ya es tarde. Su tiempo ya pasó.

Todas las medidas que tomen, de ahora en lo adelante, serán el boomerang que les golpeará y los conducirá al matadero de la historia. Los hermanos Castro Ruz saben perfectamente que el trabajo por cuenta propia y el aparejado régimen de impuestos es contrario al neo-feudalismo.

El cambio estructural se aproxima y el sistema estalinista desparecerá inevitablemente. Quieran, o no, los hermanos Castro Ruz



lunes, 16 de agosto de 2010

Raúl Castro y la Iglesia Católica cubana

El diálogo entre el desgobierno de los hermanos Castro Ruz y la Iglesia Católica logró la deportación de (hasta ahora) algunos prisioneros de conciencia. Raúl Castro ha aceptado deportar, en un plazo de cuatro meses, a 52 prisioneros de conciencia (contrarrevolucionarios), condenados a largas penas de prisión, acusados de una controversial "asociación con una potencia extranjera".

Salim Lamrani, testaferro del régimen totalitario miente, al decir que "Washington, Amnistía Internacional y los propios disidentes" admiten esta realidad. Salim se contradice cuando el mismo los cataloga como DISIDENTES.

El régimen de los hermanos Castro Ruz consiguió, al fin, desembarazarse de un peso que les agobiaba desde la muerte por huelga de hambre (en las prisiones) de Orlando Zapata Tamayo, la insistente huelga de hambre (fuera de las prisiones) de Guillermo Fariñas y la obstinada peregrinación (por las calles cubanas) de las Damas de Blanco.

El Cardenal Jaime Ortega Alamino, ex-prisionero de los campos de concentración del régimen totalitario, conocidos como "Unidades Militares de Ayuda a la Producción" (UMAP), señaló que la salida, de los prisioneros hacia el exterior, no constituye un destierro forzado.

Desde el punto de vista de Salim Lamrani, el no constituir un "destierro forzado" quiere decir que no es un destierro. Desde mi punto de vista, lo único que quiere decir es, que no es forzado, pero que es un destierro en sí mismo.

¿En qué condiciones se quedarían en Cuba?

¿Qué garantías se le dieron, que no fueran las de trasladarse a España?

Mi país, que no es precisamente el de Salim Lamrani, se encuentra afectado por una crisis económica de más de 50 años, provocada por el régimen dictatorial, totalitario y neo feudal de los hermanos Castro Ruz, agravado por la crisis económica internacional que afecta al mundo entero.

Diez de los prisioneros liberados han optado por quedarse en Cuba. Moratinos, el Ministro de Asuntos Exteriores de Su Majestad, el Rey de España, ha asegurado que Raúl Castro ha dado garantías de que los deportados podrán regresar algún día y conservarían sus propiedades. No nos queda otra alternativa que esclarecer que eso lo ha dicho un personaje extranjero. Jamás Raúl Castro se ha pronunciado en ese sentido y mucho menos ha dado garantía alguna para aquellos que han decidido permanecer en Cuba. De las propiedades ni hablar.

En una jugada maquiavélica, el gobierno (PSOE) de Su Majestad, el Rey de España, decidió otorgar a los prisioneros el status de "emigrante".

Es una falta de respeto tan grande que se me hace necesario aclarar el concepto como tal:

Emigrante es una persona que se traslada de su propio país a otro, generalmente con el fin de trabajar en él.

Refugiado es aquella persona que por causa de una guerra, catástrofe o persecución busca refugio fuera de su país. Se denomina refugiado a la persona que debe abandonar a la fuerza su hogar porque la persiguen --así sea individual o colectivamente-- debido a problemas políticos, religiosos, militares o de cualquier índole.

Ricardo Alarcón, presidente del mono-parlamento de los hermanos Castro Ruz, confirmó que las personas, antes mencionadas, podían permanecer en Cuba, si lo deseaban. Tampoco dio garantías, aunque todos sabemos que Alarcón es tan solo un monigote, al servicio de los hermanísimos.

Más que una señal positiva, es un indicio de la debilidad del régimen de oprobio, que de esta forma busca una tabla de salvación económica, en el levantamiento de la Posición Común de la Unión Europea. No es imposible, que ante esta debilidad manifiesta, el gobierno del presidente Obama (una vez recibida la devolución obligada de la bola) decida dar un paso más en favor del mejoramiento de las relaciones.

De ahí a que la UE abandone la posición común va un corto trecho.

Moratinos, por su parte, se ha auto-congratulado del éxito de una negociación en la cual no tuvo participación efectiva. No obstante se ha aprovechado de que la Iglesia Católica no tiene donde dar refugio a los prisioneros y les haya pedido el favor de acogerlos, para llamar a la UE a que ponga término a la Posición Común.

El régimen de los hermanos Castro Ruz considera que dicha posición tiene un carácter discriminatorio hacia su régimen, mientras hace caso omiso a la discriminación que el desgobierno mantiene a su propio pueblo.

Bruselas condiciona el levantamiento de las sanciones a un cambio estructural en el sistema de gobierno. Los hermanos Castro Ruz consideran que esa condición vulnera el principio de soberanía y autodeterminación de su régimen.

Señores Salim Lamrani y patrocinadores:

El régimen totalitario, dictatorial y neo feudalista no representa al pueblo de Cuba. Sin elecciones libres (no las acostumbradas amañadas elecciones) el pueblo de Cuba no es soberano. Y si un pueblo no es soberano (porque le han impuesto un sistema, por demás nefasto, no puede tener autodeterminación.

La historia ha sido testigo de cómo, un régimen tiránico, se ve en la obligación de humillar la testuz, ante las presiones de la comunidad internacional y la valentía de los que ofrendan su vida en aras de una vida mejor. Los hermanos Castro Ruz ceden principios cuando no tienen otra alternativa, aunque hasta última hora intentan la coacción y el chantaje político.

Espero que sean liberados todos los prisioneros de conciencia, llamados inconscientemente por Lamrani disidentes. No obstante, el principal objetivo de la Posición Común Europea, el CAMBIO ESTRUCTURAL DE CUBA, se mantiene vigente. La UE no está en obligación alguna de eliminar la Posición Común.

Nada, de lo anteriormente expuesto, tiene que ver directamente con los Estados Unidos de Yanquiland. Las sanciones económicas contra el régimen de los hermanos Castro Ruz, lejos de afectar a los dirigentes del nauseabundo régimen, afectan a los sectores más vulnerables de la población cubana, pero no constituyen el principal obstáculo para el desarrollo del país. El principal obstáculo es el régimen de oprobio impuesto al pueblo cubano.

Al gobierno norteamericano le toca actuar. Es hora que levante, para todos sus ciudadanos, la restricción de viajar a Cuba.


domingo, 15 de agosto de 2010

Autobiografía de Fidel (final)


Un día descubrí que no me alcanzaba el tiempo ni para respirar. Sacrifiqué los deportes y decidí cumplir la tarea que me solicitaron los líderes de la escuela. Luché duro por obtener la representación, como delegado, de la asignatura de Antropología, lo cual requería especial esfuerzo. En la tarea me enfrentaba a un antiguo cuadro, para quien un cargo en la dirección de la escuela significaba una profesión política.

Cuando se realizó la elección, obtuve más de cinco votos por cada uno del adversario, y pude contribuir así al triunfo de los candidatos de nuestra tendencia en otras asignaturas. Fue de esa forma como, en pocos meses, por el número de votos obtenidos, me convertí en el representante de los estudiantes del primer curso, en una de las escuelas más numerosas de la Universidad de La Habana.

Yo era entusiasta de las protestas contra el gobierno. Nuestra universidad sostenía relaciones con los exilados dominicanos en lucha contra Trujillo. También me movían entonces a mí, a quien habían asignado la presidencia del Comité Pro Democracia Dominicana y el Comité Pro Independencia de Puerto Rico.

Cuando inicié el segundo año de la carrera, en 1946, conocía mucho más de nuestra universidad y nuestro país. Nadie tuvo que invitarme a participar en las elecciones de la escuela de Derecho. Yo mismo persuadí a un estudiante activo e inteligente, Baudilio Castellanos, que iniciaba su carrera, para que se postulara por la misma asignatura que yo lo había hecho el año anterior. Lo conocía bien porque éramos de la misma zona oriental.

Contaba con el apoyo total del segundo curso, donde los adversarios ni siquiera pudieron nuclear alumnos suficientes para formar una candidatura contra mí.

En ese tiempo entramos en contacto con el Partido Ortodoxo y, también, con militantes de la Juventud Comunista, como Raúl Valdés Vivó, Alfredo Guevara y otros. Conocí a Flavio Bravo, una persona inteligente y capaz, que dirigía a la Juventud Comunista de Cuba.

Pude dejar las cosas como estaban y esperar un año más. Al fin y al cabo mis relaciones no eran malas con los delegados de los cursos superiores, políticamente neutros. Pero pudo más en mí el espíritu competitivo y quizás la autosuficiencia y la vanidad que suele acompañar a muchos jóvenes, aún en nuestra época.

Esto no significa que yo habría tenido una nueva oportunidad para esperar un tercer curso normal. Los compromisos ya contraídos me llevaron por otros caminos. Pero antes debo señalar que viví los mayores peligros de perder la vida con apenas 20 años.

Dado mi carácter rebelde, le hice frente al poderoso grupo que controlaba la universidad. Hasta que un día declararon que no me permitirían entrar más a ese recinto.

Estaba decidido a desafiar aquella prohibición. En mi mente no cabía otra alternativa que desafiar la amenaza. Podía obtener un arma, y la llevaría conmigo. Desde entonces estuve decidido a todo y empuñé un arma.

* La palabra invento tiene un significado (bajo un sistema totalitario) equivalente a robar.

Nota: El Diario "Abuelita", órgano oficial del comité central del partido de Fidel y Raúl Castro Ruz, publica el mismo mamotreto en 20 páginas. La mitad de las mismas son solo propaganda política y nada tienen que ver con la biografía.

Nota 2: En ese mismo diario no aparece ni una sola fotografía de su niñez o adolescencia.



lunes, 9 de agosto de 2010

Autobiografía de Fidel (parte 2)


(versión corregida por Manchiviri)

Me matricularon en enero de 1938 como alumno externo en el Colegio Dolores, regido por la Orden de los Jesuitas, mucho más exigente y rigurosa en materia de estudios, pero más de clase alta y rica que su rival de los Hermanos La Salle.

En esta ocasión me tocó residir en la casa de un comerciante español amigo de mi padre, pero en aquella casa, era un extraño.

Enfermé a fines de ese verano, y estuve ingresado alrededor de tres meses en el hospital de la Colonia Española de Santiago de Cuba. Me habían operado del apéndice, y a los 10 días la herida externa se infestó. A fines de ese mismo año, 1938, los tres hermanos nos volvimos a reunir, como alumnos internos en el Colegio Dolores.

En el sexto grado, con varias semanas de clases perdidas, debí esforzarme para ponerme al día. Una etapa nueva se iniciaba. Profundizaba los conocimientos en Geografía, Astronomía, Aritmética, Historia, Gramática e Inglés.

Se me ocurrió escribirle una carta al presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, que con su silla de ruedas, su tono de voz y su rostro amable despertaba mis simpatías. Gran expectación, una mañana las autoridades en la escuela anunciaron el gran suceso: "Fidel se cartea con el presidente de los Estados Unidos". (10)

(10) Una prueba, fehaciente, de los incipientes delirios de grandeza.

En aquel colegio había más rigor académico y disciplina que en La Salle.

Mis vacaciones, mientras transité desde el primer grado de primaria hasta el último de bachillerato, fueron siempre en Birán, zona de llanos, mesetas y alturas de hasta casi 1 000 metros, bosques naturales, pinares, corrientes y pozas de agua; allí conocí de cerca la naturaleza (11).

(11) Tuvo poco tiempo para conocer la naturaleza: Siete días en Semana Santa, Quince días en Navidades y Sesenta días durante las vacaciones de verano cada año. Total, menos de tres meses por año. Cualquier otro niño, de su mismo nivel social hubiera tenido mucho más tiempo.

Del Colegio Dolores, yo mismo tomé la decisión de trasladarme al Colegio Belén, en la capital de Cuba. El responsable más directo de los alumnos internos —más de 100—, el Padre Llorente, no era una persona autoritaria. El Padre Llorente no hablaba de política, ni recuerdo haberlo escuchado nunca opinar sobre el tema. Ambos estuvimos planificando una cacería de cocodrilos en la Ciénaga de Zapata, donde había miles de ellos; y en 1945, durante las últimas vacaciones de verano, organizamos un plan para escalar el Turquino. La goleta que debía llevarnos por mar, desde Santiago de Cuba hasta Ocujal, no pudo arrancar en toda la noche y no había otro camino. Recuerdo que llevaba una de las escopetas automáticas calibre 12 que tomé de mi casa (12).

(12) Que diferencia de país. El adolescente podía andar libremente con una escopeta de cartuchos (calibre 12) automática. Tal vez sin permiso del padre. O lo que pudiera ser peor: Con el consentimiento del progenitor. El padre Llorente era bien arriesgado.

Al graduarme de bachiller en Letras, a los 18 años, era deportista, explorador, escalador de montañas, bastante aficionado a las armas —cuyo uso aprendí con las de mi padre—, y buen estudiante de las materias impartidas en el colegio donde estudiaba.

Me designaron el mejor atleta de la escuela el año que me gradué, y jefe de los exploradores con el más alto grado otorgado allí.

En el anuario de la escuela, correspondiente al curso en que me gradué, aparece una foto mía con las siguientes palabras:

Fidel Castro (1942-1945). Se distinguió en todas las asignaturas relacionadas con las letras. Excelencia y congregante, fue un verdadero atleta, defendiendo siempre con valor y orgullo la bandera del colegio. Ha sabido ganarse la admiración y el cariño de todos. Cursará la carrera de Derecho y no dudamos que llenará con páginas brillantes el libro de su vida. Fidel tiene madera y no faltará el artista. (13)

(13) Desde entonces le encantan los vaticinios. Ha llenado de páginas brillantes su libro y de, páginas de luto y miseria, los libros de más de 12 millones de cubanos. La madera era del árbol de la guayaba: dura, elástica, resistente e inservible para usos económicos que no sean el de la fruta madura, aunque algunos consideren que se puede utilizar en construcción pesada de exteriores y exteriores, ebanistería (gabinetes y pisos), estructuras para puentes y botes.

En realidad, debo decir que yo era mejor en Matemática que en Gramática. La encontraba más lógica, más exacta. Estudié Derecho porque discutía mucho, y todos afirmaban que yo iba a ser abogado. No tuve orientación vocacional (14).

(14) ¡Infeliz criatura!

Cuando me gradué de bachiller en Letras, no existía más que una universidad, la de La Habana. Salvo excepciones, casi todos los alumnos procedían de familias de la pequeña burguesía (15).

(15) Clase media. Su hermana Juanita dice, en su libro, que el padre realizó ingentes esfuerzos para que Fidel Castro estudiáse en los Estados Unidos, aun después de su matrimonio con Mirtha Díaz-Balart.

No asistí a la universidad desde el primer día, pues rechazaba las humillantes prácticas de las llamadas novatadas, consistentes en rapar a la fuerza a los recién llegados. Pedí que me pelaran bien bajito para identificarme como alumno nuevo (16).

(16) No lo dice claramente, pero se intuye: Ante el temor de las novatadas, eludió entrar en los primeros días. Luego se presentó con el corte de cabello "bien bajito", para "engañar" a los alumnos de años posteriores, haciéndose pasar por un novato que ya había sido "novateado". Esta ha sido una de sus características personales hasta nuestros días. El temor personal y el engaño.

Después de resolver el complejo problema del alojamiento, me fui al estadio universitario, buscando cómo incorporarme a los deportes. Había básquet, pelota, campo y pista, todo lo que me gustaba. Trabajo me costó liberarme del compromiso con el manager de básquet de Belén. Hacía tiempo había acordado proseguir como discípulo suyo en ese deporte, pero él era entrenador de un club aristocrático. Le expliqué que no podía ser estudiante de la universidad y jugar en otro equipo contra esta. No entendió y rompí con él (17). Comencé a entrenar en el equipo universitario de básquet. También la escuela reclamó que jugara pelota por mi facultad y le dije que sí.

(17) Otra de sus características, repetida sin fin.

Los líderes de la facultad de Derecho solicitaron que fuera candidato a delegado por una asignatura, y no tuve objeción.

Me veía obligado a realizar muchas cosas en un día, y residía en un reparto distante, donde Lidia, la hermana mayor por parte de padre, siempre atenta y afectuosa con nosotros, decidió vivir al trasladarse de Santiago de Cuba a La Habana cuando inicié mis estudios universitarios.


domingo, 8 de agosto de 2010

Autobiografía de Fidel


(versión corregida por Manchiviri)

Nací el 13 de agosto de 1926.

No nací político, aunque desde muy niño observé hechos que, grabados en mi mente, me ayudaron a comprender las realidades del mundo.

En mi Birán natal, solo había dos instalaciones que no pertenecían a mi familia: el telégrafo y la escuelita pública (1). Allí me sentaban en la primera fila. Forzosamente aprendí a leer y a escribir. En el año 1933, cuando no había cumplido todavía siete años, la maestra, pretextando mi hipotética inteligencia, me llevó para Santiago de Cuba (2), donde residía su familia, en una vivienda pobre y casi sin muebles, que se filtraba por todas partes cuando llovía. En aquella ciudad, no me enviaron siquiera a una escuela pública como la de Birán.


(1) Fidel Castro pertenecía a la clase media alta.

(2) Existe una contradicción entre lo que escribe Fidel Castro sobre la maestra y lo que escribe su hermana Juanita.


Después de muchos meses sin recibir clases, ni hacer algo como no fuera escuchar en un viejo piano la práctica de solfeo de la hermana de la maestra, profesora de música sin empleo; aprendí a sumar, restar, multiplicar y dividir, gracias a las tablas impresas en el forro rojo de una libreta que me entregaron para practicar la caligrafía, y que nadie dictó ni revisó nunca (3).

(3) En este párrafo se auto-complace y recrea. En el libro "Tarzán de los Monos", del escritor inglés Edgar Rice Burroughs, el hijo huérfano de John Clayton (Lord Greystoke) aprende a leer en inglés sin otra ayuda que unos libros viejos y deteriorados por las lluvias tropicales durante al menos 20 años.

En la vieja casa donde inicialmente me albergaron, de una cantina que llevaban una vez al día, nos alimentábamos siete personas, entre ellas, la hermana y el padre de la maestra (4). Conocí el hambre creyendo que era apetito, con la punta de uno de los dientes del pequeño tenedor pescaba el último granito de arroz, y con hilo de coser arreglaba mis propios zapatos (5).

(4) No tengo la menor idea como serían las cantinas en Santiago de Cuba, pero en mi casa se comía de la misma forma y las raciones eran abundantes.

(5) Al parecer, no sabe que el pueblo de Cuba lleva más de 50 años pescando el último granito de arroz, e "inventando"* para andar calzado.


Al frente de la modesta casa de madera donde vivíamos, un Instituto de Bachillerato permanecía ocupado por el Ejército. Fue la institución infantil a donde me condujo aquella humilde maestra.

Mi familia había sido engañada, y yo ni siquiera podía percatarme de aquella situación. El engaño me hizo perder tiempo, pero me enseñó mucho sobre los factores que la determinaron. Cumplidos los ocho años, fui matriculado en enero de 1935 en el primer grado de una escuela de los Hermanos La Salle. Ingresé en aquella escuela como alumno externo. Residía en una nueva vivienda, muy próximo a la mencionada anteriormente, a donde se mudó la profesora de música, hermana de la maestra de Birán.

Estaba harto de aquella casa y me rebelé de manera consciente por primera vez en mi vida; rehusé comer algunos vegetales desabridos que a veces me imponían y rompí todas las normas de educación formal (6), sagradas en aquella casa de familia de exquisita cultura francesa, adquirida en la propia Santiago de Cuba. Tan insoportable se volvió mi rebelión que me enviaron de cabeza como interno a la escuela. Lo que para otros niños era duro, para mí significaba la libertad (7). ¡Nunca me llevaron ni siquiera a un cine!

(6) Majadero el mocoso de 8 añitos de edad. Si no le gustaba la comida armaba una perreta. Ya comenzaba a mostrar sus dotes de energúmeno. A eso él le llama "rebelión"

(7) El estar interno, en una escuela, lejos de su familia y bajo rigurosa disciplina, a Fidel Castro se le antoja llamarle "libertad". Esa es la "libertad que hace 50 años concibió para el pueblo de Cuba. Durante muchísimos años dejaron de existir las navidades (recomenzaron luego de la visita del Papa Juan Pablo II). La Semana Santa dejó de celebrarse y se prohibieron las procesiones. Hoy en día se autorizan esporádicamente y solo para aquellos templos que posean áreas alrededor. Constituye un acontecimiento ver procesiones por las calles de cualquier ciudad de Cuba.


Había llegado a Santiago con dos años de adelanto, y entré a la escuela de los Hermanos La Salle con unos de retraso. Cursé fácilmente el primero y segundo grados. Aquel centro era una maravilla. Como norma íbamos a Birán tres veces al año: Navidad, Semana Santa y vacaciones de verano.

Del tercer grado en la escuela La Salle pasé al quinto como premio por mis notas. Durante el primer trimestre todo iba bien. Entonces sucedió un percance con uno de los miembros de la congregación, inspector de los alumnos internos.

Un domingo tuve un pleito intrascendente con otro de los alumnos internos. Apenas llegamos a la escuela terminamos de zanjarlo; debido a ello, aquel autoritario hermano de la orden religiosa me golpeó en la cara con las manos abiertas y con toda la fuerza de sus brazos (8). Quedé aturdido, con los golpes zumbándome en los oídos. Transcurridas dos o tres semanas, me propinó un pequeño coscorrón en la cabeza por hablar en filas. Un pan con mantequilla que llevaba en la mano se lo lancé al rostro al inspector, y luego lo embestí con manos y pies de tal forma, delante de los alumnos internos y externos, que su autoridad y sus métodos abusivos quedaron muy desprestigiados. Yo tenía entonces 11 años.

(8) En aquella época en las escuelas católicas se propinaban ese tipo de castigos corporales. Unos años más tarde (1957-58) mis padres me sacaron del Colegio Champagnat, de los Hermanos Maristas de La Víbora, porque llegaba a casa con dolores de cabeza, resultado de "coctazos", consecuencia directa de mis insoportables majaderías. En 1965, estudiando en Londres, Inglaterra, presencié como castigaban a mis condiscípulos, azotándolos con una vara de fresno, en las palmas de las manos y en las posaderas. Y no era una escuela religiosa.

El incidente había ocurrido semanas antes de la Navidad, en que tendríamos dos semanas y media de vacaciones. Al venir nuestros padres a buscarnos, acusaron a mis dos hermanos y a mí de pésimo comportamiento. "Sus tres hijos, son los tres bandidos más grandes que pasaron por esta escuela", le dijeron a mi padre (9).

(9) Nunca mejor dicho.

continuará...

lunes, 2 de agosto de 2010

Un hombre que nunca se ha servido de su Patria (final)


DESARMANDO EL MUÑECO.
Era evidente que el régimen del apartheid estaba sentenciado por todos los intereses de la economía de mercado desde mediados de los 80. Pero, ¿cómo desmantelar este muñeco grotesco sin derramamientos de sangre, sin represalias de una parte o de otra, sin afectar los suministros de materiales estratégicos que podían repercutir muy negativamente en la economía y seguridad nacional de Estados Unidos?

De acuerdo a un escrito realizado por W.W. Malan, Vice-Presidente de la Cámara de Minas Surafricana, los Estados Unidos importaban anualmente mas de un billón de dólares en cromo, manganeso y platino para su economía industrial y defensa nacional. Ya en 1978 la Junta de Asesores de Materiales Nacionales de Estados Unidos (NMAB) había concluido que los Estados Unios eran estratégicamente más vulnerables a la interrupción del cromo que a un embargo de cualquier recurso natural incluyendo el petróleo.

Por otra parte resultaba preocupante que producto del obstinamiento del régimen de Pretoria y la continua violencia en el sur de Africa se pudiera escalar aun mas el enfrentamiento de la guerra fría complicando el conflicto. A principios de 1987 el gobierno de Zimbabwe había entablado ya conversaciones con los soviéticos para una posible compra de aviones de combate MIG-29. Gran Bretaña se opuso enérgicamente y la nueva dirección del gobierno soviético encabezada por Mihail Gorbachov mostró la prudencia de congelar la negociación.

Para poder desmontar este muñeco, se requería un esfuerzo multilateral de todas las latitudes. Una ofensiva en todos los frentes: diplomático, académico, económico, científico y hasta religioso.

Los Estados Unidos pusieron a prueba una variante contemporánea de la zanahoria y el mazo. La Sección 311 del Acta Integral Anti-Apartheid de 1986 (Comprehensive Anti-Apartheid Act of 1986) del Congreso de Estados Unidos seria el mazo y la doctrina de Constructive Engagement enarbolada por el Ejecutivo seria la zanahoria.
Alrededor de estas dos direcciones estratégicas para el desmantelamiento del apartheid se crearon diferentes grupos de trabajo, desde “tanques pensantes” (think tanks) hasta centros de Investigación como el Investor Responsability Research Center en Washington encargados de monitorear y sacar a la luz publica todas las compañías norteamericanas que indirectamente estaban explotando a los trabajadores sobre la base de sus razas.

Los principios de Sullivan se tomaron como base para la ofensiva contra las transnacionales e inversionistas que se beneficiaran en países donde no se respetaban los derechos humanos, políticos y laborales.
Una brecha que era necesario eliminar y que indudablemente significaba un obstáculo para lograr los objetivos de desmantelar el muñeco racista eran los divergentes criterios de los liberales tradicionales que amenazaban a los empecinados blancos con el slogan de “Sufrirás el futuro”.

En este frente tuvo una importancia decisiva la “Free Market Foundation” del convincente profeta del libre mercado León Louw y el brillante conferencista Clem Sunter. A las mas de cien presentaciones de Clem Sunter llegaron a atender casi 30,000 personas y sus audiencias incluyan entusiastas desde el gabinete de ministros hasta activistas de los asentamientos urbanos creados para la raza negra durante el apartheid. Al igual que Sunter, León Louw resulto un convincente conferencista con sus horas de bombardeos de graficos, ejemplos y exortaciones.

Fueron tan convincentes estos ciclos de conferencia que el responsable del departamento de investigaciones del ANC Pallo Jordan no podía entender la recepción que tuvo esta ideología de libre mercado dentro de los Sur Africanos que se catalogaban de izquierda. “Lo más sorprendente, dijo, es que estas ideas asociadas con el Thacherismo-Reaganismo(Thacherite-Reaganite) encontraron recepción dentro del discurso radical y fueron consideradas como un pilar de la liberación” (Weekly Mail, julio 17, 1987, p.7.) Este apoyo se hizo más evidente cuando Winnie Mandela escribió un entusiasta prefacio dando su apoyo abierto al libro sobre privatización y desregulación escrito por Leon Louw y su esposa Kendall bajo el titulo: “La Solución”.

Las predicas de Louw demostraban que un Estado racista excluyente de las grandes mayorías, era tan ineficiente y dañino como un Estado Socialista de economía planificada e improductiva. Los intereses en un momento divergentes, de los sectores que clamaban el “Socialismo Étnico” y los que deseaban conservar un Estado súper burocratizado Afrikánder fueron comprendiendo con las predicas de estos que si “El gobierno fuera adecuadamente limitado, la vida se despolitizaría y se desactivaría la lucha por el poder”.

En Septiembre de 1985 durante el anuncio de las sanciones que Estados Unidos aplicaba al régimen de Pretoria el Presidente Ronald Reagan dijo: “Si, nosotros en América, por lo que somos y por lo que creemos, tenemos influencia para hacer el bien. Nosotros tenemos también un inmenso potencial de hacer las cosas peor. Antes de tomar pasos firmes, debemos pensar en la cuestión clave: ¿Estamos ayudando a cambiar el sistema? ¿O estamos castigando a la población negra que queremos ayudar? La política de Estados Unidos a traves de varias administraciones ha sido usar nuestra influencia y nuestra presión contra el apartheid, no contra personas inocentes que son las victimas del apartheid”. (“Washington Post, 10 September 1985. A2)

A finales de 1985 Pretoria se encontraba ya bajo una política insostenible. Meses después de las andanadas del Presidente Reagan, el Congreso norteamericano en la Sección 113 del Acta Integral Anti-Apartheid pone sobre la mesa las exigencias que los Estados Unidos requerían para la terminación de las acciones. Estas eran:
Liberación de todas las personas sancionadas por sus creencias políticas o detenidos arbitrariamente sin juicios; incluyendo en primer lugar a Nelson Mandela.
Terminar el estado de emergencia y liberar a todas las personas que hayan sido detenidas bajo ese estado.
Permitir a todos los Surafricanos de todas las razas el libre derecho a formar sus partidos políticos, expresar libremente sus opiniones y participar en todos los procesos políticos.
Derogar la Ley de Areas de Grupos y la Ley de Registro de Población y no establecer otra medida similar.
Consentir en entrar en negociaciones de buena fe con los verdaderos representantes de la mayoría negra sin precondiciones.

El régimen de Pretoria reacciona violentamente. El Presidente P.W. Botha declaro: “Nosotros no hemos cedido nunca a las demandas del exterior ni pensamos hacerlo. Los problemas de Sur Africa serán resueltos por los Sur Africanos y no por los extranjeros. A nosotros no nos van a detener de hacer lo que pensamos que es lo mejor para nuestro país ni nos van a forzar a hacer lo que no queremos hacer.”

Preguntado sobre los efectos que él estimaba traería la ley pasada por el Congreso de Estados Unidos contra el apartheid respondió: “Ustedes me están dando una elección. Si no hacemos lo que ustedes quieren, nosotros seremos más pobres, y si las hacemos perderemos el control. Nosotros hemos vivido pobres y podemos vivir pobres otra vez, pero no podemos perder el control.”

No obstante la reacción violenta de los dirigentes del régimen de Pretoria. La situación económica seguía deteriorándose a un paso más rápido. El sector privado, anticipándose a un posible congelamiento de las cuentas bancarias en Estados Unidos comenzó a sacar su dinero del país, primeramente hacia Suiza donde ya se manejaba la mayoría de las transacciones de Sur Africa en oro ( Journal of Comerse, 28 of July 1986, 3A)

EL OBSTÁCULO DE LA EXPANSION COMUNISTA

Aunque los Estados Unidos estaban decididos a terminar con el apartheid había un obstáculo que le indicaba prudencia. La presencia de las tropas cubanas en Angola y Etiopía, la recepción de enormes cantidades de armamento con las ultimas tecnologías de guerra, la presencia cada vez más creciente de miles de asesores soviéticos en la región y las declaraciones cada vez más hostiles de los países de la llamada Línea del Frente (Angola, Mozambique, Zimbabwe) hizo caer a los norteamericanos en una encrucijada.

El apartheid era totalmente retrogrado e inaceptable tanto por su daño al desarrollo del libre mercado como por las afectaciones que se podrían crear en la economía y seguridad nacional de Estados Unidos con las interrupciones en el suministro de materiales estratégicos. Pero por otro lado si la región completa seguía desestabilizándose y los comunistas lograban imponerse en Sudáfrica el problema seguiría indisoluble y hasta pudiera ser peor el remedio que la enfermedad.

Los norteamericanos veían la doctrina y los métodos del expansionismo soviético comparándolos con las infecciones oportunistas que se desarrollan en un cuerpo como resultado de las defensas debilitadas por una enfermedad crónica sistemática.

En el caso del cono sur africano, la agresión del gobierno de Pretoria contra los Estados circundantes(desestabilización), aunque explicada en el idioma de la lucha contra el comunismo, era la enfermedad crónica sistemática. Los corazones y las mentes destruidas de millones de africanos afectados por estas practicas de desestabilización significaban el cuerpo inmunologicamente debilitado y por ende altamente susceptibles a la infección oportunista del comunismo.

Por la correlación de fuerzas en el terreno los Estados Unidos sabían que las tropas cubanas no tenían posibilidades de derrotar militarmente al ejercito de Sudáfrica pero se estaba caminando por el filo de una navaja. Existía la posibilidad de que en algún momento que los Sudafricanos se sintieran realmente amenazados hicieran uso de su armamento nuclear y ya en ese punto del conflicto seria muy difícil ponerle freno a la catástrofe que provocaría.

En las conversaciones de distensión que sostenían los soviéticos con Estados Unidos desde principios de 1987 comenzaron a dar claras muestras de que estaban comprometidos a un relajamiento de tensiones internacionales.
El 8 de Febrero de 1988 la URSS anunciaba su compromiso de retirar sus tropas de Afganistán e inicio una clara política de desvinculación de sus compromisos con sus aliados a lo largo del mundo.
De forma graduada pero sin interrupciones, la URSS fue comunicando a sus aliados desde mediados de 1987 el fin de su apoyo militar y económico.

Fidel Castro y los Sandinistas nicaragüenses en América Latina; los regímenes de Angola, Mozambique y el general Mengistu en Etiopía; Vietnam en Asia..., todos recibieron la noticia de que la URSS iba a interrumpir su ayuda financiera, diplomática y militar.

Esta era la tan esperada luz verde que necesitaba Estados Unidos para intensificar la búsqueda de la paz en el sur de Africa. Misión que cumplió con esmerada diligencia el Secretario de Asuntos Africanos de Estados Unidos Chéster Croker.

Los conflictos armados en el sur de Africa y en especial la guerra fronteriza en Angola no terminaron con la victoria o derrota de ninguno de los contrincantes. La liberación de 30 millones de consumidores en el sur de Africa y los intereses económicos de Occidente fueron más decisivos que las armas nucleares de Pretoria o las decenas de miles de tropas cubanas.
La guerra la gano un ejercito que no tiene soldados. El Mercado.

BIBLIOGRAFÍA:
Anzovin Steven, ed. South Africa: Apartheid and Divestiture.
Crocker, Chester A. “South Africa’s Defense Posture: Coping with Vulnerability”
Plotkin Rhoda, “The United States and South Africa: The Strategeic Connection.”
Reagan Ronald “U.S. Economic Relation and South Africa: Apartheid, Some Solutions.” Vital Speeches of the Day, August 15, 1986, 1-5.
The African Fund (associated with the American Committee on Africa) “Questions and Answrs on South Africa Sanctions.” Perspectives, No 1/86 1-5
Wolpe, Howard “Seizing Southern African Opportunities” Foreign Policy. 1988, 60-71


Un hombre que nunca se ha servido de su Patria

PRIMERAS FISURAS.
Las Huelgas de África Sur Occidental (Namibia)
Las huelgas surgieron por la oposición de los Ovambos al sistema de control laboral del gobierno. Los obreros que se inscribían para trabajar en Windhoek o en las minas no podían decidir que trabajo iban a coger. Ellos simplemente eran asignados por los burócratas de una oficina empleadora. Un sistema muy similar empleado actualmente por la administración de los hermanos Castro Ruz. En Cuba los trabajadores que quieren emplearse en la industria turística del area dólar o en cualquier empresa extranjera establecida en el país, son asignados por los burócratas de una oficina empleadora del gobierno cubano para igual que el Partido Nacional Surafricano tener el completo control sobre las personas.
El gobierno de Africa del Sur respondió a las huelgas de la forma usual disparando contra los huelguistas y enviando de regreso a sus reservas mas de 4000. No se hizo esperar que las grandes compañías especialmente las minas comenzaran a presionar al gobierno por las perdidas que le estaba ocasionando la falta de empleados. Finalmente el gobierno tuvo que negociar y hacer concesiones. No fueron grandes pero fue la primera vez en 20 años que se sentara a negociar y hacer concesiones.

Después de los mineros se produjo la huelga de los empleados municipales de Durban. Igual que hicieron con los mineros, el gobierno reacciono violentamente y los cesanteo a todos. Durban es una localidad situada en un área calurosa y húmeda como la Florida. Otra vez en cuanto la basura comenzó a acumularse y la peste empezó a afectar a toda la ciudadanía el gobierno cedió a las demandas de los trabajadores. Los Africanos obtuvieron una experiencia importantísima. En lugar de dejar que sus lideres o voceros se enfrentaran a las autoridades pudiendo ser arrestados, aprendieron a actuar unidos.
Las huelgas alcanzaron a la industria privada. Los primeros afectados fue la industria de la Construcción. Las huelgas al igual que en Cuba eran ilegales. Pero arrestando y procesando a los huelguistas no dio resultado. Los edificios no podían ser construidos si los trabajadores estaban tras las rejas. Tampoco podían ser remplazados rápidamente los operadores de equipos. Entrenar nuevos, significaba meses de paro. El punto clave es que los trabajadores estaban empezando a tener éxito obteniendo sus demandas laborales, no muchas, pero era evidente que el régimen no podía imponer libremente su voluntad. A principios de los ochenta el gobierno se vio obligado a cambiar las leyes y permitir a la mayoría no-blanca (Afrikáans) formar sus propios sindicatos. No les quedaba otra alternativa que aceptar la realidad.

Los sindicatos blancos también comenzaron a darse cuenta de los vientos de cambio. Con la escasez de mano de obra calificada en muchos oficios, estaba claro que mas pronto que tarde, a los no-blancos tendría que permitírsele entrar a esos oficios( de todas formas en realidad ya el trabajo verdadero en la mayoría de los oficios era realizado por no-blancos mayormente supervisados por estos.) Los lideres sindicales comenzaron a argumentar que era mejor permitir la entrada de los no-blancos en los sindicatos a que ellos formaran sus propios gremios, De esa forma por lo menos mantenían algo del control.
La dominación blanca no era amenazada inmediatamente por estos cambios, sin embargo había un hecho cierto el gobierno comenzaba a perder su habilidad de controlar el futuro y como este estaba evolucionando.


LA UNIDAD DE LOS AFRIKANDERS SE FRACTURA.
Aunque siempre hubo pocos Afrikánder disidentes (un par de comunistas por una parte, un Beyers Naude por la otra, algunos escritores y artistas, etc.) los Afrikánder habían estado unidos de una forma destacada. Sin embargo con el estancamiento económico los Afrikánder urbanos comenzaron a ser mas afectados por los subsidios y el proteccionismo dado a los Afrikánder de la Agricultura. Esta situación condujo a un conflicto de intereses entre los dos pilares del Partido Nacional.
Otras divisiones comenzaron a ocurrir. Como resultado de los programas favoreciendo los negocios propiedad de los Afrikánder hizo que muchos otros se incorporaran abriendo nuevas empresas. Estos hombres de negocio encontraron las mismas ineficiencias y obstáculos al desarrollo creados por el apartheid y con la mentalidad pragmática de negociantes norteamericanos e ingleses comenzaron a pedir cambios. Es mas, los Afrikánder envueltos en negocios comenzaron a pedir con urgencia la modificación y hasta el desmantelamiento del apartheid.


Ya a finales de los años 70, la creciente división comenzó a manifestarse dentro del partido nacional. Las dos tendencias dieron en llamarse los “Verligtes” (Los Iluminados) y los “Verkramptes” (Los Trancados). Los verkramptes querían mantener el apartheid tanto como fuera posible. Para muchas de estas personas, el apartheid nunca había sido sobre desarrollo separado, había sido una cuestión de dominación y baasskap. No obstante, el hecho de que el apartheid había sido siempre un sueño de probeta no importaba; la dominación seguía siendo el objetivo a mantener. Eventualmente, algunos de los lideres verkramptes, dirigidos por el Dr. Treurnicht, el hombre responsable de la política del idioma para los Afrikáans y que encendió los disturbios de SOWETO en 1976, rompió con el Partido Nacional y creo el Partido Conservador. Su apoyo se concentro fundamentalmente desde las áreas rurales.
INTERVENCIONES EN EL EXTRANJERO
A los crecientes problemas económicos se unía la política de crear y mantener una barrera a lo largo de sus fronteras contra posibles ataques del África independiente. Además de resistir la insurgencia en África Sur Occidental (Namibia) por muchos años, apoyaban al régimen de Ian Smith y al finalizar la dominación portuguesa en Mozambique y Angola, Africa del Sur comenzó a ayudar a los grupos guerrilleros que en ambos países se oponían a los marxistas que habían obtenido el poder.
Estos envolvimientos significaban un drenaje económico sustancial, especialmente en una economía que ya estaba confrontando serios problemas.

Ya en los años 80 los jóvenes Afrikánder comenzaron a resistirse al servicio militar obligatorio y sus padres a resistirse también a que los enviaran a combatir fuera de su país. Esta situación ya había provocado que la SADF desde finales de los años 70 permitiera la entrada de no-blancos en sus filas. Pero las contradicciones comenzaban a manifestarse: ¿Cómo podía esperarse que esos militares combatieran y murieran por un país donde ellos son ciudadanos de segunda categoría? Esta había sido una de las razones de porque habían sido excluidos pero las necesidades los habían forzado a cambiar.
PRESIONES EXTRANJERAS.
Las presiones extranjeras comenzaron a tener algún efecto. Fueron lanzadas campañas especialmente en Estados Unidos y Gran Bretaña contra las compañías que hacían negocios con Sudáfrica. Algunas de ellas comenzaron a vender y salir del país. El desinvertir incremento los efectos negativos sobre el rand y sobre la economía en general. No se puede afirmar que haya causado los crecientes problemas económicos pero en verdad ayudo a empeorar la situación existente.

Para complicar mas los problemas del régimen sudafricano, a las compañías transnacionales que continuaron haciendo negocios en Sudáfrica se les presiono fuertemente para que tuvieran que observar los códigos de conducta en sus operaciones de Sudáfrica es decir establecer igual pago para empleados no-blancos haciendo el mismo trabajo que los blancos así como establecer el empleo y las promociones basado en sus habilidades y no en su raza. Arriba de esto comenzaron a boicotearse los productos sudafricanos en Norteamérica (frutas y vinos.) Y para colofón cuando Sudáfrica necesitaba prestamos externos, las demandas de cambio de política se hicieron muy difíciles de resistir y las opciones se estaban agotando para el gobierno de Pretoria.
 
 
 
 
 
BIBLIOGRAFÍA:
Anzovin Steven, ed. South Africa: Apartheid and Divestiture.
Crocker, Chester A. “South Africa’s Defense Posture: Coping with Vulnerability”
Plotkin Rhoda, “The United States and South Africa: The Strategeic Connection.”
Reagan Ronald “U.S. Economic Relation and South Africa: Apartheid, Some Solutions.” Vital Speeches of the Day, August 15, 1986, 1-5.
The African Fund (associated with the American Committee on Africa) “Questions and Answrs on South Africa Sanctions.” Perspectives, No 1/86 1-5
Wolpe, Howard “Seizing Southern African Opportunities” Foreign Policy. 1988, 60-71

domingo, 1 de agosto de 2010

La liberación de presos de conciencia: una victoria del pueblo cubano


El miércoles 7 de julio, el Cardenal Jaime Ortega hizo pública la liberación de los presos de conciencia por parte de la dictadura neofeudal de los hermanos Castro Ruz. Se trató de una amañada concesión de principios por parte del régimen totalitario. No era una amnistía, ni tenía carácter de inmediatez. Tergiversando los hechos han tratado de pasarnos gato por liebre,.

No fue el Cardenal Jaime Ortega Alamino el que contactó al desgobierno. Todo lo contrario. Raúl Castro se encontraba y aun se encuentra presionado por la opinión pública internacional, debido a la muerte en prisión (como consecuencia de una huelga de hambre) de Orlando Zapata Tamayo, la huelga de hambre de más de cien días de Guillermo Fariñas y las manifestaciones públicas de las Damas de Blanco. Son solo tres de las muchas consecuencias que ha tenido el encarcelamiento (durante más de siete años) de 75 personas por el solo hecho de disentir de un desgobierno totalitario.

Desde la llegada al poder del Partido “Socialista” Obrero Español (PSOE), el Ministro de Exteriores de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos ha insistido una y otra vez en la necesidad de convencer a los hermanos Castro Ruz de que solo con la liberación de los prisioneros de conciencia, se podría hacer algo para intentar suprimir la posición común de la Unión Europea en el caso del régimen totalitario.

Si fuese verdad que el sistema de prisiones del régimen totalitario concede licencia extrapenal a los sancionados que presentan problemas de salud, no estuviese muerto Zapata y Fariñas no hubiera tenido necesidad de pasar más de cien días en huelga de hambre.

Raúl Castro busca ansiosamente una moneda de cambio que le alivie las tensiones internas y afloje la tensión exterior. Moratinos necesita que el desgobierno cubano pague, la deuda contraída con los empresarios españoles en Cuba. Los empresarios españoles no reciben absolutamente nada desde hace siete años. De ahí, que a cuenta gotas, desde el año 2004 se hubiesen beneficiado de estas negociaciones, 21 prisioneros de conciencia.

Ver: http://manchiviri.blogspot.com/2010/03/el-regimen-de-fidel-castro-no-negocia.html

El desgobierno de los hermanos Castro Ruz carece de diálogo y las decisiones que toma se basan en sus conveniencias propias. Presiona y chantajea, cuando no le paga a sus socios españoles. Intentó imponer como condición previa a la excarcelación, el levantamiento de la Posición Común Europea. Todavía pretenden que se les respete.

Los presos de conciencia del régimen totalitario fueron juzgados en “juicios sumarísimos” y condenados por “tribunales” del desgobierno. El mismo régimen que mantiene bajo estricto control los tres poderes del Estado y por tanto tiene secuestradas, desde hace más de cincuenta años, las leyes del país. Otro tanto ha hecho con los medios de comunicación.

Los hermanos Castro Ruz jamás han dialogado y mucho menos respetuosamente. Recordemos los ejemplos históricos: ¿Quieren la devolución de los prisioneros de Bahía de Cochinos (Playa Girón)? Paguen el rescate: Prisioneros por compotas. Los acuerdos migratorios ocurrieron luego de más de 150 mil cubanos huyendo en barcos y balsas (pateras) hacia los Estados Unidos. Los contactos e intercambios con las diferentes denominaciones religiosas fue otra de las concesiones de sus “principios”, obligados por la fuerza de las circunstancias, en que el pueblo acudía a la fe ante la impasividad del desgobierno frente al descalabro económico.

El régimen se encuentra hoy muy debilitado. Ha tenido que acudir a la Iglesia Católica, aunque jamás hayan tenido una comunicación franca y mucho menos sistemática con las organizaciones religiosas del país. Muchos años transcurrieron antes de que creyentes y ateos tuvieran casi los mismos derechos. Eso es una prueba fehaciente de la injusticia social que ha mantenido el régimen de oprobio.

Estas conversaciones han sido iniciativa del desgobierno de los hermanos Castro Ruz, ante la presión ejercida por Zapata, Fariñas y las Damas de Blanco, respaldados por la comunidad internacional. Incluyendo una gran parte de los intelectuales izquierdistas.

La Unión Europea no mordió el anzuelo de levantar la Posición Común y los hermanos Castro Ruz no tuvieron otra alternativa que suplicar a la Iglesia Católica que intercediera en el asunto. De esa forma han pretendido engañar a la opinión pública internacional. La mentira se descubre cuando la Iglesia Católica pide la intervención del Ministro de Exteriores del Reino de España, puesto que no tiene como acoger a los prisioneros de conciencia. Más claro ni el agua.

De la misma forma, quieren que aceptemos que la salud de Guillermo Fariñas fue atendida por la magnanimidad del régimen. Ahora bien: Si no hubiera muerto Zapata, nadie sabe si Fariñas hubiera sido una más en morir. No fue solamente la actitud de Fariñas la que llevó al régimen a claudicar. Fueron una cadena de hechos.

Es triste que un hombre exponga su vida por una causa en la que cree. Es más triste aun que ese mismo hombre expusiera su vida cumpliendo misiones de combate en Angola por una causa en la que como muchos creímos. La mayoría de los que combatimos en Angola no nos percatábamos que nos manipulaban en aras de una megalomanía galopante.

Mucho más triste es, que muchos hombres hayan arriesgado la vida por el bienestar personal de una crápula dirigente de un sistema totalitario neofeudal. Que un hombre apueste a la muerte para hacer claudicar a un régimen que mantiene a su pueblo, en afrenta y oprobio sumido.

Ya hemos constatado que Raúl Castro Ruz es contrario al diálogo franco. Hace más de dos años le pidió al pueblo de Cuba que expresara sus sentimientos en tribunas abiertas. Ese mismo pueblo se mantiene en espera de reformas que ni por casualidad tiene pensado el régimen.

El desgobierno de los hermanos Castro Ruz, esta vez ha claudicado.