lunes, 21 de junio de 2010

Otra profecía de Fidel Castro y mucha mala intención


¿Qué pretende Fidel Castro, al decir que ni Obama, ni el presidente de Corea del Sur han podido explicar lo ocurrido al caza submarino Cheonan?

¿Por que acusa a los Estados Unidos de haber participado en el hundimiento? ¿Dónde están las pruebas Fidel Castro?

¿Que pretende Fidel Castro al mezclar los sucesos de Corea y los del medio oriente? ¿Por qué asevera (sin pruebas) que los Estados Unidos crearon el poder nuclear de Israel? ¿Acaso Fidel Castro es el único dueño de la verdad?

¿Qué pretende Fidel Castro defendiendo la según él “indoblegable” resistencia de Irán? ¿Será que, para Fidel Castro, el fundamentalismo islámico es una “tradición religiosa?

El Nostradamus tropical profetiza que Irán no se plegará.

No contento con su profecía, culpa al campeonato mundial del football, de ser el culpable de arrebatarle (a los habitantes del mundo) todas las horas libres de su tiempo.

Barrabasada tras otra, Fidel Castro se considera, a sí mismo, el único ser humano capaz de tener tiempo (no tiene otra cosa que hacer) para seguir las incidencias del mundial y a la vez conocer todas las noticias que la televisión, la radio y la prensa escrita divulgan. Las noticias de Internet no le interesan. Se encuentran (debido a su avanzada edad) más allá de sus posibilidades intelectuales.

Si nos dejamos guiar por Fidel Castro, llegaremos a la conclusión de que es el único “político” del mundo, que “no tiene” asesores que le hagan llegar las informaciones. A Fidel Castro le molesta la modernidad. Le incomodan los teléfonos celulares. Para Fidel Castro, son portadores de efectos nocivos a la salud humana. No obstante, es capaz de reconocer la malsana envidia, que siente, al no haber disfrutado de esos “equipitos” en sus años mozos.

Fidel Castro, cuando le conviene, tiene una memoria muy corta. Hasta hace muy poco tiempo se negó a firmar el tratado de no proliferación nuclear. Ahora que no tiene el respaldo de la extinta URSS y ha “desistido” de su termonuclear de Juragüa, acusa (digo nuevamente) sin pruebas, a Israel, de poseer el arma atómica.

Se refiere a “los pobrecitos iraníes” que solamente están enriqueciendo el uranio hasta el 20%. ¿Por qué los van a sancionar?

Pero es que el fundamentalismo islámico es tan malo, o peor que el fascismo. Ahora el gobierno islámico de Irán ha decidido apoyar, a los terroristas de Hamas, mediante la protección militar a las llamadas “flotillas de la libertad”.

Hay muchos cómplices. Entre ellos, el gobierno turco, que ha prestado su territorio para la salida de los barcos. También pudiera ser acusado el gobierno irlandés, de haber hecho otro tanto.

Y no quiero justificar, con esto, el bloqueo de la franja de Gaza, que considero tan salvaje (desde un punto de vista económico) como el bloquebargo al desgobierno de los hermanos Castro Ruz.

El asunto es que nadie quiere respetar las decisiones de las Naciones Unidas y el organismo internacional se muestra incapaz de sancionar y los gobiernos que hacen caso omiso de sus resoluciones.

Fidel Castro profetiza que Israel destruirá las instalaciones donde Irán enriquece el uranio que produce.

El gran culpable: El Imperio estadounidense y no los fundamentalistas que intentan dominar al mundo, a petróleo, sangre y fuego, con sus lunáticas creencias, que afectan hoy en día a gran parte de la humanidad.