jueves, 22 de abril de 2010

Rene Vázquez Díaz: Un cubano indecente (primera parte)



Rene nació en 1952. No había cumplido los 23 años, cuando salió de Cuba. Solamente vivió 13 años bajo el régimen tiránico de los hermanos Castro Ruz. Tal vez los menos malos. Ahora se dedica a defender un sistema que abandonó en sus inicios. ¿Qué sabrá Rene Vázquez del Sistema Totalitario Neofeudalista implantado en Cuba, para criticar las decisiones del gobierno de Suecia?

La política de condenar al desgobierno de los hermanos Castro Ruz no impide el comercio o la cooperación internacional con el régimen totalitario. Mucho menos afecta al cubano de a pie. La Posición Común europea contra la dictadura totalitaria neofeudalista imperante en Cuba es una impedimenta a los esfuerzos de normalización de los pagos incumplidos a empresarios españoles, por parte del régimen. La ofensiva contra el sistema totalitario es total por parte de la Unión Europea, encabezada por países como Alemania, Gran Bretaña, República Checa y Países Bajos, decididos a mantener las medidas impuestas a raíz del injustificado encarcelamiento de 75 pacíficos disidentes.

A raíz del encarcelamiento de los 75 disidentes, la Posición Común de la Unión Europea hacia Cuba, fue revisada. La Posición Común inicial, preveía un acercamiento hacia el régimen de los hermanos Castro Ruz, en la medida que estos dieran pasos hacia la democratización de Cuba y el respeto a los derechos humanos.

El derribo de los aviones de la organización “Hermanos al Rescate”, además de ser un acto vil y punible, constituyó el golpe de mano de Fidel Castro, para evitar una posible revisión del embargo económico de los Estados Unidos hacia el régimen totalitario. Como consecuencia del asesinato (en aguas internacionales) de los cuatro pilotos, el presidente norteamericano William “Bill” Clinton, firmó la Ley Helms-Burton, que no solamente recrudece el aberrante embargo, sino que en uno de sus capítulos discrimina y amenaza a los países de la comunidad internacional en sus derechos al libre comercio.

Aquel que se atreva a decir que la economía norteamericana depende de la influencia de un “aparato” dominado por el Partido Comunista de China, es un ignorante de marca mayor. Todos los países del mundo se benefician del comercio con China y no con su gobierno. Mezclar una cosa con la otra es como querer tapar el sol con un dedo. La diferencia entre el sistema chino y el de los hermanos Castro Ruz es, como el día a la noche.

El gobierno chino, en época tan temprana como principio de la década de los años 80 del pasado siglo, comenzó a permitir la entrada de capital de la comunidad china en el exterior, hacia el interior de la República Popular. En nuestros días, el pueblo chino tiene libertad para entrar y salir de su país y mantener negocios privados en cualquier parte del mundo. No debemos dejar de reconocer que los gravámenes a que son sometidos los comerciantes chinos son injustos, pero ese es otro tema.

Decir que la comunidad cubana en el exterior no ha cambiado sería mentir. De ahí, a decir que se pronuncia contra la Posición Común Europea es totalmente incierto. Los pronunciamientos de la comunidad cubana en el exterior están encaminados contra el desgobierno de los hermanos Castro Ruz, que es la única fuerza que merma la soberanía y la capacidad de desarrollo de nuestro oprimido país.