miércoles, 7 de abril de 2010

El cinismo de Enrique Ubieta


Un lacayo de los hermanos Castro Ruz se encuentra en España, invitado por organizaciones afines a la más retrógrada y extremista “izquierda” peninsular, para defender al régimen totalitario y neofeudalista implantado en mi país hace más de 50 años.

Como si fuera un gran escritor, concede entrevistas a diferentes medios de prensa escrita, radial y televisiva, en vano intento de insignificar la perfidia de la decana de las dictaduras del planeta en que vivimos.
Ubieta hace desesperados intentos por, culpar a los Estados Unidos, de la muerte del preso de conciencia (dejado morir en huelga de hambre por los hermanos Castro Ruz) Orlando Zapata Tamayo. ¿Cual es el exito de la Dictadura del Proletariado? ¿Por que lo dejaron morir?

Enrique Ubieta es el director de una revista que se llama “la calle del medio” (tiene poca imaginación el susodicho escritor) y también tiene un blog llamado “la isla desconocida”, como si el archipiélago cubano no fuera conocido en todas partes del mundo, mucho antes del cataclismo de 1959. Claro, el arrastrapanza lo que pretende es realizar una simbiosis entre el régimen y el pueblo de Cuba. No le sale.
Como buena plañidera asalariada, lloriqueó en las entrevistas, diciendo que Orlando Zapata se había sacrificado en ara de intereses norteamericanos. Como si el mártir cubano no hubiera muerto confinado en las cárceles de la dictadura. Ubieta es capaz de hacer en España lo que se prohibe en Cuba: CRITICAR.

Señor Ubieta: Cuba no disfruta de la muerte, eso solo le atañe a los hermanos Castro Ruz, que se regodean ante la muerte de personas inocentes.

El periodista, representante del régimen de oprobio, no se atreve a decir que Raúl Castro ha condenado a muerte al “Coco Fariñas”, tras su infame discurso de clausura, de lo que va quedando de la llamada “Unión” de los jovenes “Comunistas” de la satrapía. Lo verdaderamente criminal, Sr. Ubieta, es mantener encarcelados desde el año 2003, a personas, por el solo hecho de disentir del régimen y del sistema político impuesto al pueblo de Cuba.

Fariñas no pretende convertirse en nada. Solamente el hecho de enfrentarse al régimen lo convierte en héroe del pueblo cubano. El problema de Fariñas lo tiene que resolver el desgobierno de ancianos mal intencionados que pretenden estar dirigiendo el país. Ya Raúl Castro lo dejó claro. Fariñas (si no se retracta) morirá de hambre igual que Zapata. ¿Que importa? Llevan matando de hambre, al pueblo, hace 50 años.
Al extremadamente cínico de profesión, el Sr. Ubieta, solo se le ocurre comparar a Fariñas con los cinco delincuentes (falsificadores de documentación) que se encuentran presos en los Estados Unidos.

Esos cinco personajes, además de haber sido traicionados por Fidel Castro, jamás han sido acusados de conspirar contra la Casa Blanca, como dice el mentiroso de Ubieta. Son, solamente, cinco delincuentes comunes, travestidos en anti-terroristas por Fidel Castro, el decano de los terroristas de este mundo.