lunes, 8 de marzo de 2010

Fidel Castro, “Abuelita” y el caso Zapata


Una vez más, el periodicucho “Abuelita”, el órgano oficial del nauseabundo régimen de los hermanos Castro Ruz demuestra su desprecio por el pueblo cubano.

Incapaz de afrontar directamente los hechos, publica una “nota” de un asalariado llamado Atilio Boron, que se hace eco de otro asalariado (Enrique Ubieta Gómez), con el ánimo de confundir a la opinión pública interna.


En la “nota”, contrariamente a lo que aparece en los datos de Amnistía Internacional, el servil funcionario intenta demostrar que Orlando Zapata Tamayo nunca figuró en la lista de los prisioneros políticos.


Para el inmoral articulista el caso es sencillo: Zapata era un preso común, de larga carrera delictiva. Las intenciones de confundir son obvias. Ubieta dice que Zapata fue liberado el 9 de marzo del año 2003, pero no dice que fuera uno de los 75 detenidos, catalogados por Amnistía Internacional como prisionero de conciencia del desgobierno de los hermanos Castro Ruz. Acto seguido dice que “pocos días” después fue nuevamente detenido por unos delitos que no menciona y condenado a tres años de prisión.


Ubieta no dice que la agresividad de los funcionarios de prisiones le provocaran a Zapata un coagulo cerebral. Solo menciona mala conducta. Como justificación, el señor Ubieta nos cuenta que dentro de la cárcel, Zapata sufre una “metamorfosis” que lo convierte en disidente político. ¡Raro, raro!


Para Ubieta, la disidencia cubana (jamás reconocida por el régimen), prácticamente inexistente, comenzó a gestar un mártir en el año 2003, para que siete años después realizara una huelga de hambre que lo condujera a la muerte. Dice Ubieta (al mejor estilo islamista radical) que le deben haber prometido muchas cosas, pero no se atreve a mencionar una sola de ellas (no le da la imaginación).


Más adelante, Enrique Ubieta ataca al diario El País, acusándolo de “pugnar” por un cambio de régimen en Cuba. Gracias a Dios que existe un medio de prensa “de izquierdas” que denuncia las atrocidades de los neo-aristócratas hermanos Castro Ruz.


Ubieta, al igual que sus amos, culpa de lo ocurrido al imperialismo yanqui. Llama mercenarios a los prisioneros de conciencia que, entre otras actividades han pretendido enmendar la constitución de Blas Roca. Hace una simbiosis entre la disidencia y el aberrante embargo comercial impuesto por el gobierno de los Estados Unidos al régimen de oprobio y llega a mencionar los “600” intentos de asesinato (por desgracia fallidos) de Fidel Castro. ¡Demasiada desvergüenza para un solo articulista!


Señores Boron y Ubieta, en Cuba sí existen cárceles secretas y aunque no está legalizada la tortura física, se practica la tortura mental y síquica. Los prisioneros son trasladados de una provincia a otra sin información previa a los familiares, que viven angustiados días y meses hasta que logran saber su nueva ubicación dentro del territorio nacional. Detenciones arbitrarias sobran Ubieta, por cualquier motivo y los juicios sumarísimos están en el orden del día de los hermanos desgobernantes. Nada de esto es publicado por los medios en manos del régimen totalitario.


Para el señor Ubieta, el diario El País pertenece a la prensa del Imperio. El Imperialismo no es solamente el norteamericano. Ahora se trata del Imperialismo Occidental. ¿Será que el descocado de Ubieta piensa que el diario El País es asalariado del gobierno de los Estados Unidos?

Señor Atilio A. Borón,
Así es como se dice de a macho: Orlando Zapata Tamayo murió en huelga de hambre, siendo un prisionero de conciencia del régimen de los hermanos Castro Ruz.