sábado, 13 de febrero de 2010

Posición Común Europea


A los hermanos Castro Ruz les importa un bledo

Otra más de las ya conocidas conspiraciones. Esta vez con el propósito de ridiculizar al gobierno del PSOEspañol, que supuestamente le toca dirigir la mal llamada Unión.

La negativa, por parte del régimen de los hermanos Castro Ruz, de permitir la entrada a Cuba de un eurodiputado es una muestra fehaciente de la difícil tarea que tiene el actual gobierno español, para conseguir que el desgobierno totalitario pague las deudas contraídas con empresarios españoles que decidieran realizar inversiones en contubernio con el régimen de oprobio. Eso es, en definitiva lo que pretende el Sr. Moratinos con su política de “suprimir” la posición común.
La presidencia tripartita de la pretendida Unión Europea es un fracaso, incluso antes de comenzar a ejercer.

Desde el momento en que no existe la referida “unión”, no se puede tratar la crisis económica de forma común y muy a pesar de las pretensiones unitarias, la situación económica de los 27 se debe tratar por separado. La crisis económica española nada tiene que ver con la alemana o la francesa. De manera que al triunvirato se le plantea una tarea ajena a sus posibilidades.

Las relaciones con Ibero-América solo son de la incumbencia de España. El resto de Europa poco tiene que ver en la economía latinoamericana.
El tiro de gracia a la cumbre del 18 de mayo, UE-América Latina, ha sido propiciado por un eurodiputado socialista. El PSOE y sus “buenas intenciones” para con la disidencia cubana, cada vez está más lejos el abandono de la Posición Común.
Imposible será el diálogo con o sin Posición Común. El asunto radica en que a los hermanos Castro le importa un bledo como se ponga la pretendida unión, pues verdaderamente lo que les necesario, es ganar tiempo y dejar de pagar las deudas contraídas con sus socios españoles.

La conspiración fue simple. Luis Yañez, a quién ya le habían negado una visa en el año 2008 por pretender participar en una reunión política opositora en La Habana, decide (supuestamente) por su cuenta y riesgo ir de “vacaciones” a Cuba. ¡Que poco conocen a los hermanos Castro!
¡Que infantilismo político!

Luego de negar la entrada (a nadie se le ocurre viajar 10 horas en avión sin tener la visa acuñada en su pasaporte), los hermanísimos mantuvieron silencio, en espera de la reacción española. Pero todo estaba decidido de antemano. Los derechos humanos, en Cuba (bajo la dictadura totalitaria) son diferentes a cualquier otra parte del mundo y las intenciones de Moratinos (ganarse el apoyo de los negociantes españoles en Cuba) y los DH no ligan, a no ser cuando le conviene a los hermanos Castro Ruz para no pagar. Ahora la culpa la tiene el PSOE y los Castro, no pagarán bajo el pretexto de la Posición Común.

Poco o nada podrá hacer Valenciano en su próxima visita a los hermanos. Hizo mal, Elena, en pedir explicaciones.
¿Con quienes piensa Yañez que está tratando? ¿Acaso con demócratas? ¿Acaso con socialistas?
¿Acaso con gente de izquierdas?

Después de “¿Que vendrá después de Castro?” e intentar reunirse con disidentes del régimen dentro de Cuba, es de una ingenuidad rayana a la ignorancia intentar visitar Birán.

No, señores socialistas europeos, en Birán no puede haber cambios ni transición. Solo continuismo neofeudalista totalitario. Déjense de tonterías de izquierda y socialismo, que los descendientes de gallegos no están para esas boberías.
¡Economía de mercado! No me vengan con cuentos. El único mercado en Cuba es el mercado “agropecuario”.

Pero: ¿Cómo se le ocurre a Yañez, después de proferir el insulto gravísimo de decir que: “Fidel Castro ofrecía una imagen patética de anciano tembloroso, agarrándose a su obsesión con la muerte, a su tanatofilia: patria o muerte, socialismo o muerte, muerte al enemigo. Una obsesión por la muerte y por la sangre, sobre todo si la muerte y la sangre son ajenas”.

Señores del PSOE, se la comieron. ¿Cómo es posible que ninguno se haya dado cuenta que el viaje de Yañez era imposible y que la primera vez le negaron la visa. La segunda, prepararon la conspiración. Lo pensaron bien. Tal vez hasta hayan ayudado su poquito y todo.

El régimen de los hermanos Castro Ruz nunca se ha caracterizado por acciones a la ligera.