domingo, 7 de febrero de 2010

Polonia defiende al pueblo de Cuba (segunda parte)


INSTITUO LECH WALESA
El Instituto Lech Wałesa es una organización apolítica no-gubernamental y sin ánimo de lucro. Fue fundado en diciembre de 1995 por el Presidente Lech Wałesa y se ha dedicado sistemáticamente a realizar varios programas. Entre otros realiza el Programa Solidaridad con Cuba, dedicado a la sociedad civil en la Isla; a la sociedad que, viviendo bajo una constante presión y peligro, crece con la esperanza de un futuro mejor frente a la represión creciente por parte del régimen.
Su principal objetivo: “Crear una plataforma de discusión sobre el futuro de la sociedad cubana y las posibilidades de la creación de una sociedad civil.”
La Fundación ILW está dirigida por celebres ex disidentes polacos como el propio Lech Walesa, Zbigniew Klejment, Jerzy Borowczak, Andrzej Kozakiewicz, Andrzej Milczanowski y Konstanty Miodowicz.
El ILW ha desarrollado actividades de carácter internacional como promoción de conferencias y campañas anti hermanos Castro Ruz, así como contactos directos con miembros de la disidencia interna de Cuba a los que ha invitado a su sede en Polonia.

El Instituto Lech Walesa organizó el 11 de Diciembre del 2006 una conferencia titulada Desde Solidaridad hasta la Democracia: ¿Podrá Cuba lograr la libertad?
Asistieron altos funcionarios polacos entre los que se encontraba el propio presidente Aleksander Kwasniewski. No faltaron a la cita, defensores del pueblo de Cuba Cuba, de larga tradición solidaria, como Vaclav Havel, la ex-secretaria de estado Madelaine Albright, el Presidente de Costa Rica Oscar Arias, una representación de las Damas de Blanco, Oscar Espinosa Chepe, Jorge Olivera Castillo y otros disidentes, residentes en Cuba.
LA FUNDACION DEMOCRACIA Y LIBERTAD DE POLONIA

Otro organismo defensor de la disidencia cubana lo es la Fundación Democracia y Libertad de Polonia.
Esta fundación es defensora de que la Unión Europea no abandone la Posición Común. La Fundación Democracia y Libertad de Polonia, considera que se deben exigir cambios al régimen de los hermanos Castro Ruz antes de abandonar la Posición Común.
Como puede apreciarse, el régimen de los hermanos Castro Ruz se preocupa más por la represión a los disidentes que por la economía del país.
Las mentiras y patrañas mediantes las cuales se pretende encarcelar a la disidencia en Cuba carecen de fundamento y colocan a los desgobernantes totalitarios en una posición defensiva en materia de derechos humanos.
No por mucho que se acuse al régimen de los hermanos Castro Ruz de violar los derechos humanos del pueblo de Cuba, el régimen cesará de hostigar a la disidencia. La lucha será larga, pero algún día triunfaremos.