lunes, 11 de enero de 2010

Esteban Lazo, vicepresidente del desgobierno de los hermanos Castro Ruz y la Cumbre Climática


Desde el inicio mismo de la intervención, expresa el apoyo incondicional a las palabras de Chávez y Morales. Lo que quiere decir que no tiene nada que agregar en relación al cambio climático, ni a sus causas y mucho menos, a sus posibles soluciones.


El segundo párrafo del discurso es un poco más de lo mismo. Quejas y preocupaciones. Soluciones: ninguna.


En el tercer párrafo cita palabras catastrofistas del “máximo líder” en una conferencia en 1992: “La especie humana se encuentra en riesgo de desaparecer”. Y culpa al mundo desarrollado de la “atroz” destrucción del medio ambiente. Talmente parece que lo que el desgobierno de los hermanos Castro y sus secuaces destruyen no viene al caso. Da por hecho que los países desarrollados impiden el desarrollo de los países del tercer mundo. Y plantea que la única forma que existe para salvar a la humanidad es distribuir mejor las riquezas y las tecnologías disponibles. No dice como llevarlo a efecto. Solo plantea que cese el lujo y el despilfarro, pero no aplica el planteamiento para su desgobierno.

Si el régimen totalitario de los hermanos Castro Ruz no se hubiese dedicado, durante 50 años, a despilfarrar las riquezas del pueblo cubano. Si la crápula dirigente, en lugar de gozar de lujos y privilegios, hubiera dedicado esos años a mejorar la economía cubana, hoy el pueblo cubano sería menos miserable.
Esa sigue siendo hoy la esencia de lo que ocurre en Cuba

.
El señor Lazo, como cotorra amaestrada, repite lo de la temperatura global, la disminución de los hielos. La elevación del nivel del mar (aun no comprobado), la frecuencia e intensidad de los huracanes (contradice las estadísticas del propio Instituto de Meteorología de Cuba), la alteración del régimen de lluvias (tampoco comprobado). Predice, haciéndose eco del Nostradamus tropical, el riesgo de desaparecer bajo las aguas, que corren algunos pequeños países. Da como irreversibles “algunos efectos”, pero no dice cuales.


Insta, a los países en vías de desarrollo, a implementar (con urgencia) acciones que les permitan adaptarse al cambio climático, por supuesto, con la ayuda financiera de los países desarrollados.
De inicio, culpa a los países desarrollados, para luego pedirles ayuda. ¡Limosnas con escopetas!
O, sea, llama a los países desarrollados, egoístas e interesados, a los cuales solo les interesa preservar un orden económico injusto y desigual.


¿Alguien me puede decir como (después de leer lo anterior) se puede pedir ayuda financiera utilizando semejante vocabulario?


Efectivamente, las generaciones presentes (lo de las generaciones futuras está aun por ver) reclaman un orden económico nuevo, pues consideran que el actual es injusto. La pregunta que se impone es:

¿Cuál es el orden económico justo?

¿El del neofeudalismo totalitarista?


Dice el señor Lazo que el 76% de las emisiones acumuladas en la atmósfera (no dice cuales) son responsabilidad de los países desarrollados a los cuales tilda de derrochadores. No dice que, de hecho, el monóxido de carbono es el 0,03% de nuestra atmósfera y de ese por ciento, la humanidad (los países desarrollados) son los culpables de proveer el 3%. Exactamente, 3 por ciento de 0,03%. Saque cuentas y llegue usted a sus propias conclusiones.

En el octavo párrafo, arremete contra los Estados Unidos, culpándoles de ser los responsables de una cuarta parte de las emisiones humanas a la atmósfera y de mantener a la humanidad como rehén de su política doméstica.


Ya en el noveno párrafo la catástrofe es total. Según Lazo, no vale la pena insistir. Los países desarrollados, con los E.U. a la cabeza continuarán siendo el obstáculo. Son, una opción, política y ética, inaceptables.


Los neofeudalistas totalitarios aspiran a unos acuerdos donde los países desarrollados asuman el liderazgo y los países en vías de desarrollo sean los directores del programa. Vamos, una locura total.

No comparto la idea de que el actual orden económico sea el responsable de la pobreza de 2, 500 millones de seres humanos, o de los 1100 millones que se encuentran sin acceso a aguas potables, ni a los 2, 600 millones sin servicios de saneamiento, ni de los 800 millones de analfabetos, o los mil millones de hambrientos. Si nunca hubiera existido ese orden económico actual (con todas las desigualdades incluidas) serían mucho menos los miles de millones que cita el señor Lazo. Se hubieran muerto, hacía ya mucho tiempo y otros no hubieran llegado a nacer.

Un acuerdo, para combatir el supuesto cambio climático tiene que ser parejo para todo el mundo. No puede excluir a los países en vías de desarrollo. De esa forma no estaríamos resolviendo absolutamente nada.

De lo que debía tratarse es, de impedir, que los países desarrollados que realicen inversiones, en países tercermundistas, lo hagan siguiendo los patrones actuales, relativo a las emisiones.
Los recursos existen, mucho más allá de lo que se invierte en armamentos. Lo de las colosales sumas de dinero para salvar empresas y bancos son harina de otro costal, de lo que, el señor Lazo, no tiene ni la menor idea.

En realidad no tiene ninguna.


Por último, y como para dejar en claro que el discurso no es de su autoría, cita nuevamente a Fidel Castro: “Cesen los egoísmos, los hegemonismos, los engaños, la insensibilidad, la irresponsabilidad.

Aplíquense el cuento señores neofeudailstas totalitaristas. La historia ya les saldará las cuentas.

http://manchiviri.blogspot.pt/2010/01/tergiversando-la-verdad-de-copenhage.html

5 comentarios:

Lazaro Gonzalez dijo...

Muy bueno. Gracias.

Manchiviri dijo...

Gracias Lázaro

Pablo dijo...

Compadre, usted si que es un tipo trabajador. Si me pongo a contestarte en todos los artículos no puedo trabajar. Terminarás diciendo aquí mismo que me pagan por contestarte y no por mi puesto de trabajo. ¿De donde tu sacas el tiempo?

No creo que sea tan fácil desprestigiar a Lazo, aún con esas palabras, así que voy directo a mi opinión de Copenague (o como se escriba).

Lo de los % está muy bien, pero sea poco o mucho me queda claro que hay que parar la contaminación. Eso no lo inventó ni Lazo, ni Castro, ni yo.

Que la contaminación ha sido principalmente de los países ricos y de las empresas de los países ricos en los pobres, no me cabe la menor duda.

Ahora voy con la matemática: Si tu y yo vivimos en un cuarto cerrado, tu te fumas 20 cigarros diarios y yo 2, estamos así un día completo y al otro nos damos cuenta de que de seguir nos quedamos sin aire. Si tenemos en cuenta lo duro que es dejar de fumar, creo que es justo que yo te diga, pida y hasta exija, que de ahora en adelante a cigarro por cabeza, aunque eso signifique que tu reduces en un 95% las emisiones y yo solo en un 50%.

IMPORTANTE: Yo no fumo y te exorto a ti y a los otros lectores a que no lo hagan tampoco. (Por su salud, no por el medio ambiente)

Manchiviri dijo...

Pablo,

Gracias por contestar a todos mis atículos. Estas haciendo un esfuerzo. Espero bien, que lo estes haciendo voluntariamente.

Pasando al tema te diré que Esteban Lazo no necesita que nadie lo desprestigie. El solo se mata como Chacumblele, de tanta cantidad de “7 años” que ingiere a costa del pueblo cubano.

Por supuesto que, los paises industrializados deben parar (de alguna forma) la contaminación. En eso estamos de acuerdo. En lo que no lo estamos es en la forma que pretenden los aspirantes a neofeudalistas totalitarios.

Fidel Castro, muy a su pesar no ha inventado nada; Lazo mucho menos.

El grave problema del ser humano es su prepotencia. Nos han hecho creer que somos los dueños del mundo. Y que éste mundo es del tamaño de un cuarto. Que depende de nosotros para continuar su existencia.

Pues se equivocan. El planeta es un ser vivo, mucho más grande de lo que cualquiera se pueda imaginar y es así como debemos tratarlo. Este planeta emite, por sí solo, mucha más contaminación de la que el ser humano es capaz de producir. Y en el mismo espacio de tiempo.

Este planeta. En su recorrido atraviesa lugares inimaginables para el ser humano y se defiende (el solito) desde hace millones de años, de radiaciones cósmicas, contaminaciones y vaya usted a saber de cuantas cosas más.

Te voy a poner un ejemplo parecido al tuyo:

Se trata de dos familas que habitan la misma cueva. La primera familia es la que busca, corta y hace fuego de la leña con la que cocinan ambas, a la vez que se calientan.

Pero la leña provoca humo. Ahora, que la segunda familia está calentica y come las cosas cocinadas, se olvida de quién es la que acarrea la leña y le da candela.

Esta segunda familia quiere imponer condiciones a la leña y se permite el atrevimiento de decir como y cuando se debe acarrear y encender la candela.

El humo de la hoguera contamina.

Protesta cuando la primera familia cocina grandes trozos de carne, mientras que la segunda familia solo cocina los ratones que aparecen para comer las sobras de la primera.

Es cierto, la primera familia sabe perfectamente que debe ayudar a la segunda, pero no en detrimento de la suya, sino enseñandolos.

A esto, la segunda familia dice que la primera se aprovecha de ellos y que gracias a ellos es que la primera familia puede prender la candela de las hogueras, pues la yesca y la piedra son de la cueva.

En fin, la segunda familia se molesta muchísimo cuando la primera se reune para determinar que hacer y toma desiciones sin consultar con ellos. Cierran ojos y oídos para no ver ni escuchar a la primera familia, pero en vez de retirar las manos (para no recibir el calor de la hoguera), las dejan extendidas, en tanto sus bocas profieren los más absurdos coementarios. Que no aportan absolutamente nada a la contaminación de la hoguera.

La primera familia se dedica a construir un chimenea. La segunda pretende apagar la hoguera.

IMPORTANTE: Yo estoy de parte de la primera familia. Te exorto a ti y a todo el que me lea, a que se unan a la primera familia.

Mario Riva dijo...

Científicos chinos ponen en duda teoría del cambio climático
3 mayo 2015 | 9
Científicos chinos afirman que el calentamiento global es ficción.
Tras reconstruir la historia de los cambios en la temperatura global de los últimos 2.500 años, un grupo de investigadores chinos llegó a la conclusión de que las altas temperaturas que se registran en la actualidad son inferiores a las registradas en otros períodos de la historia humana.
Los análisis de los componentes químicos presentes en los caparazones de almejas gigantes y en muestras de coral, demostraron que las temperaturas del mar de China Meridional durante la Edad Media, entre los siglos V-XV, fueron más altas que las que se registran en la actualidad, según dos estudios recientes de la Academia de Ciencias de China, citados por el Instituto de Estudios Estratégicos Manquehue.
Tras analizar los datos obtenidos, los científicos identificaron que entre el final de la época romana y la Edad Media se registraron periodos cálidos en la costa este asiática y el Pacífico occidental, lo que les permitió afirmar que las actuales temperaturas no son necesariamente inusuales.
Estas evidencias contradicen la visión dominante que plantea que la etapa conocida como el Período Cálido Medieval, fue un fenómeno solo europeo y no mundial. Esta visión es tomada para evidenciar que el calentamiento global es causado principalmente por la actividad del hombre. “Estas evidencias se basan en datos reales, que demuestra que la temperatura actual está dentro de un rango natural de otros cambios ocurridos en el pasado”, afirman los autores del estudio.
(Con información de Russia Today)