lunes, 4 de enero de 2010

¿Adiós a la libreta de Abastecimiento? ¿Sí? ¿No?


Corren las bolas. El fin de la Libreta se aproxima junto a la aparición de una moneda única. “Me lo dijo Adela”*. Dicen que la papa y los chícharos están por la libre. No dicen que hayan sido retirados de la libreta. Los precios, por la libre, son de anjá.

La libreta abastecía mensualmente media libra de granos por persona. El chícharo incluido. Media libra de chícharos costaba, por la libreta, 8 centavos de peso nacional. ¿En cuantas veces aumentó, de golpe y porrazo, el precio del chícharo? Por cierto, el chícharo que abastece el desgobierno es de pésima calidad. En Portugal, es el chícharo que se vende para alimentar a las palomas.

El desgobierno abastecía 4 libras de papa por persona a un costo de 1 peso con 20 centavos. Ahora, por la libre, 4 libras costarán cuatro pesos.


Dicen, las malas lenguas, que el próximo en ser excluido de la libreta será el arroz.

El desgobierno insiste en que el salario promedio del cubano de a pie, es de 500 pesos moneda nacional. La verdad es muy inferior. Las pensiones promedio de los jubilados son de 200 pesos moneda nacional.

Me pregunto:

¿Por qué el pueblo tiene que pagar por la incapacidad de aquellos que lo desgobiernan?


Hace más de 50 años el pueblo de Cuba era productor de alimentos. Hoy, el desgobierno tiene que comprar los alimentos allende los mares a un precio de 948 millones de dólares.


¿Será que la culpa de tanta incompetencia sea consecuencia del bloquebargo?


El invento macabro de la libreta de abastecimiento (racionamiento no) se ha vuelto contra el régimen y sus subsidios igualitaristas del sistema totalitario neofeudalista.
El desgobierno de los hermanos Castro está sumido en una crisis que se agrava peligrosamente (para ellos) con el deterioro de la economía venezolana. Pero lo más inquietante es la in-productividad del sistema agropecuario y la carencia cada vez mayor de moneda convertible.

El producto interno bruto alcanzará la cifra de 0,9% según los más pesimistas. Lo que nadie dice es, que estos por-cientos se basan en las estadísticas del peor año de lo que los des-gobernantes cubanos han querido llamar “Período Especial”. Si lo fuésemos a comparar con los mejores años, cuando la economía del régimen se encontraba subsidiada por la URSS, el PIB no alcanzaría el 0,1 %. Es mejor no hacer comparaciones con los años anteriores al cataclismo castrista.

El sistema de abastecimiento es al desgobierno, lo que el cáncer al organismo humano. Nunca cumplió lo que se pretendía de ella. Fue la autora material del mercado negro. Su creación, que de acuerdo a la interpretación del régimen, sería la distribución equitativa entre toda la población era, sin embargo, la solución que encontró Fidel Castro (en 1962) para paliar la inflación provocada por la distribución de trabajos in-productivos, aparejados a una Reforma Agraria totalitarista, neofeudalista.

Resumiendo: mal intencionada.

Desde siempre, el sistema de abastecimiento subsidió tanto a los que, tal vez lo necesitaban, como a los que no. Hubiera sido preferible subsidiar tan solo a los necesitados. Pero eso jamás hubiera solucionado la inflación y de nada hubieran servido la creación de tantos puestos de trabajo in-productivos, que elevaron el poder adquisitivo de un 25% de la población a niveles de clase media, comiéndose las riquezas del 5% de la población rica del país.

El efecto colateral del sistema de abastecimiento es, sin lugar a dudas, la pérdida de incentivo que aparejada, al mismo sistema, provocó la congelación de los salarios. Incluso, la obligación “moral” a la disminución salarial individual de un sin-número de personas.

Lo anteriormente expuesto trae aparejado la necesidad de cubrir las necesidades, a como de lugar. Y el cubano ha encontrado una forma de “ajustar el salario” igualitarista, acudiendo a métodos que en otro tipo de sistema social constituiría un crimen, pero que en el llamado “socialismo” no se ve de esa manera. Al final, como en esta sociedad, los obreros y los campesinos somos los dueños de todo…, lo que nos llevemos del trabajo es tan mío como tuyo. Eso no es robar.

La falta de incentivo es provocada desde el momento en que es el desgobierno el que decide entre lo que la persona va a comprar y en lo que puede o no puede vender.

Es necesario tener en cuenta que la libreta de abastecimientos “garantizaba” doce días de comida en el mes. Otros días de comida, en el mes, se garantizaban en los comedores obreros y las escuelas semi-internas.
Dada la bancarrota por la que atraviesa el desgobierno, lo más sano sería desaparecer la dichosa libreta, pero: la libreta de abastecimiento no tiene la culpa. No boten el sofá, que luego dormirán en el piso. No es menos cierto que con su eliminación aumentaría el fondo de subsidio asignado. Pero como el mal no radica en la libreta, no pasará mucho tiempo antes de que el desgobierno no sea capaz de subsidiar a las familias de menores ingresos.

Aunque soy de la opinión de que el fin de la libreta de abastecimiento sería el fin del sistema impuesto por los hermanos Castro Ruz al pueblo de Cuba (Fidel Castro coincide en este aspecto conmigo), creo que no es el momento político apropiado (para el desgobierno). La elevación de los precios de los productos liberados es contraproducente.

Lo pudieron haber realizado en los años 80, amparados por el subsidio soviético y lo intentaron (el equipo de tecnócratas de Raúl Castro (como los llamara en un discurso el “máximo líder”) y su JUCEPLAN. Hoy es demasiado tarde.

Hoy por hoy, a Fidel Castro solo le preocupa si imagen internacional. El ya está por encima de esas nimiedades. Su época pasó.

Por desgracia (para el régimen), el “nuevo modelo socialista” no pasa de ser un invento edulcorado para engañar a crédulos, ignorantes o, ambos. Tal vez funcione en Venezuela, en Bolivia, en Ecuador o en Nicaragua. En Cuba ya no funcionó y tenemos más de 50 años de experiencia en fracasos económicos de todo tipo. Comenzando por una zafra de 10 millones, pasando por unas vacas de 120 litros de leche, hasta los famosos plátanos micro-jet.
Resumiendo: Es necesario realizar cambios radicales.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Por lo que leo eso de repartir un mínimo de comida para todos por igual es una basura. ¿Estamos de acuerdo en aconsejar a otros gobiernos, por citar uno, Haití que no vaya a hacer esa barbaridad de garantizarle un mínimo de comida a todos sus ciudadanos? Que se miren en el espejo de Cuba y verán cuantos problemas les causaría ese demonio llamado "Libreta de Abastecimiento". Indudablemente es mejor que sigan como están unos añitos más hasta que su sociedad de consumo logre sacarlos de la pobreza, al fin y al cabo unos muertecitos de hambre más son una gota en el océano.

Manchiviri dijo...

Anónimo,

No hay peor ciego, que el que no quiere ver. No hay peor analfabeto, que el que no quiere entender lo que lee.

Por que, si la libreta de abastecimiento es tan buena, quieren eliminarla?

Considero que el ejemplo que usted nos trae, es el mejor de todos. Haití.

Gracias por participar

Anónimo dijo...

Manchiviri,

Si me preguntas si quiero quitar la libreta de abastecimiento, claro que quiero. Si me preguntas si está mal tenerla, no lo creo.
En Europa no hace falta para la inmensa mayoría, y la minoría que la necesita la tiene bajo mil nombres, pero que al final terminan en ayuda del estado a los más necesitados.
Pero cuando se habla de muertos de hambre en el mundo no se habla de Europa, como tampoco de Cuba.
Sin embargo cuando los medios hablan de la libreta de abastecimiento la satanizan de tal manera que en los países que sí aportan los muertos de hambre diarios de este mundo, los mismos que estan haciendo cola para engrosar esas cifras, se horrorizan con solo mencionarla, cuando ese invento en verdad les salvaría la vida.
Me molesta de sobre manera que por años en la "prensa libre" se ha hablado mal de la libreta de abastecimiento sin aclarar siquiera lo que significa, pero ahora que se habla de eliminarla, entonces aparecen los defensores de ella.
Este artículo tiene el mérito al menos de justificar porqué la ve como algo malo. No se lo niego.
También es verdad que no muestra toda la verdad. Incluso llega a hacer alusión a la maravillosa economía cubana antes de los Castros, sin embargo en mi misma familia cuento un fallecido por falta de alimentación en aquella época, caso que con los chícharos malos que en Portugal se venden para las palomas se hubiese evitado.
Puse Haití porque los cubanos "o no llegamos o nos pasamos", pero se pudo haber leído el nombre de cualquier lugar de este planeta donde hoy van a morir miles de personas por hambre, mientras otras personas le tiramos chícharos a las palomas.

Manchiviri dijo...

Anónimo,

Tener que vivir toda la vida dependiendo de lo que te abastezca un gobierno es terriblemente malo.
No tengo nada en contra de que se resuelvan los problemas del mundo hambriento. Tampoco he tratado de comparar a Cuba con Europa. Ni lo intento siquiera.
La libreta de abastecimiento impuesta al pueblo de Cuba es, posiblemente el acto de terrorismo más grande que se haya podico cometer durante más de cincuenta años, en que los cubanos no hemos podido decidir que es lo que vamos a desayunar, almorzar o comer.
El problema consiste en que no es viable, desde el momento que ninguno de esos gobiernos (de los pueblos hambrientos) puede implantarla. El desgobierno cubano ha demostrado fehacientemente que cada vez menos la puede mantener vigente. Claro, le echa la culpa al imperialismo y calla sus descalabros económicos. La prensa totalitaria, amordazada por el régimen de oprobio calla. Eso debía provocar malestar, pero no es así. Los defensores del totalitarismo neofeudalista consideran que esos deben ser los métodos para salir del subdesarrollo.
La economía cubana antes del accidente del 1 de enero de 1959 no sería una maravilla, pero era mucho mejor que la actual. De eso no te quepa duda.
Jamás he negado que en Cuba existía un 25% de gente muy pobre, que era la que se tenía que dedicar a las labores de la zafra azucarera.
Lo peor de la libreta de abastecimientos es que no ha evitado las muertes por alimentación deficiente, que es el caso de la neuritis periférica.

Pablo dijo...

Manchiviri, acabo de descubir cómo poner el nombre, eso de Anónimo no me gustaba mucho.

Volvemos al mismo punto, si se deja la libreta esta mal hecho, si se quita también. Me alegra que estés a favor de resolver los problemas del mundo hambriento, pero me choca que no veas la libreta como algo que solucionó ese problema en Cuba.
Había una vez un país donde la clase dominante, usando su poder imponía las ideas que se transmitían en los medios de difusión y opacaba las que se le oponían.
Mis ideas son opacadas por los medios fuera de Cuba usando el poderío económico. Dentro de Cuba las ideas contrarias son opacadas usando el poder del gobierno. No obstante es curioso como los cubanos en Cuba conocen el mundo, pero cuando una persona de otro país me habla de Cuba, me muestra una que no tiene nada que ver con la que vivo.
No entiendo como un dominicano me encaró diciendo que yo no le podía discutir que si en Cuba te cogían con un cartón de huevos en la calle (30 huevos) te llevaban preso, cuando él que estaba tan interesado en la realidad cubana, disponía de todos los medios del "mundo libre" para saber que en Cuba te dan los huevos por la libreta y puedes comprar todos los que quieras aparte (a mayor precio, claro está) como es más que lógico pensar.
Si realmente la libreta es y ha sido un lastre insalvable, y no una solución temporal (como siempre se ha dicho y coincido que se ha extendido más de lo que querríamos), incluso así ha demostrado su eficacia al eliminar de tajo los muertos de hambre.
Es curioso que menciones la neuritis (1991-1997), es cierto que no logró evitarla, pero ¿quién la resolvió?
Una de las cosas que el gobierno totalitario me ha inculcado en la cabeza con su medios es que ninguna economía que permita mueran las personas por hambre y por enfermedades curables es mejor que la nuestra. Disculpa, pero debe ser que me lo han dicho muchas veces, pero no entiendo que nadie sufra de estas cosas, en los países al nivel de Cuba, porque allí no se sufren y en los que nos superan en nivel económico, entonces menos aún.

Manchiviri dijo...

Pablo,

La libreta de abastecimiento es lo contrario a la aplicación de una política de choque. Esa política de choque era inviable para el régimen de Fidel Castro, que había elevado, artificialmente, el poder adquisitivo del cubano con todas las medidas “revolucionarias” que solo conducían al des-abastecimiento. Durante dos años había creado puestos de trabajo que no producían absolutamente nada. Había nacionalizado empresas nacionales y extranjeras, dejándolas acéfalas o con administradores que lo único que sabían era ser del M-26-7 o del PSP.

En lugar de solucionar los problemas de Cuba, la LA condujo a un igualitarismo absurdo y ridículo, dando paso a una bolsa negra de increíbles proporciones.

La LA es la causante de la inestabilidad económica interna del régimen, en contubernio con aquella “ofensiva revolucionaria” (5 años más tarde) que acabó con la poca iniciativa privada que quedaba en el país (trabajadores por cuenta propia).

Mira Pablo, yo soy cubano 100%, no tengo parientes cercanos que no sean nacionales. Quiero decir con esto, que mis cuatro abuelos son cubanos y mis ocho bisabuelos también. No como muchos, empezando por Fidel Castro, que tienen el extranjero en sangre.

No estoy muy claro si te han mandado a emborronar cuartillas. Digo esto, porque cualquiera que entre en un blog, lo primero que debe hacer es informarse de quién o quienes son los bloquistas.

Por desgracia, viví en carne propia la creación de la LA en 1962. Tenía entonces 11 años de edad. Por tanto, tengo toda la potestad para referirme a una cosa que nació gorda y está muriendo raquitica.

Bueno, que un dominicano te venga a decir como son las cosas en Cuba, es pasarse de la raya. Ahora bien, no me vengas a decir que desconoces que la PNR paraba a cualquier transeunte, sin orden alguna de registro te rebuscaban en la jaba que llevabas y..., si por acaso aparecía un carton de huevos, tenías que justificar su compra en moneda convertible o arriesgarte a ir a la estación, o arriesgarte a sobornar al, o los policías (siempre andan de dos en dos).

La última vez que me llegó información de Cuba, estaban dando seis huevos por persona al mes. No sé en estos momentos. Los que puedes comprar aparte los puedes encontrar a precios desproporcionados en relación al salario promedio o en la moneda fuerte, llamada también CUC.

¿La LA una solución temporal dices? Compadre 50 años son casi tres generaciones de cubanos. Para lo único que sirvió la LA es para convertir en muertos de hambre (potenciales) a los que no lo eran. Aquel 25% de personas muertas de hambre, analfabetas, carentes de los más mínimos derechos, se equipararon en miseria con los que no eran tan miserables.

El socialismo del que escribía Karl Marx, no es pasar hambre y necesidades. Es repartir la riqueza por igual (valiente mentira). En Cuba, el desgobierno de los hermanos Castro Ruz lo que ha hecho es repartir la miseria.

La neuritis periférica la resolvió el desgobierno, pero no fue, mejorando la dieta del cubano, sino con pastillitas de vitaminas que provocaban un hambre del carajo y que mucha gente utilizaba para teñir el arroz blanco y hacerse la masturbación mental de estar comiendo arroz amarillo.

Tampoco olvides, que la neuritis no ha desparecido totalmente. Hoy por hoy solo se reportan casos aislados.

Lo peor que tiene, es que esa enfermedad se conoció en el mundo gracias a los campos de concentración nazis.

Una de las cosas que aprendí del gobierno neofeudalista, de los hermanos Castro Ruz, es que las economías de aquellos que se proclaman defensores de los pueblos hambrientos y aplican sistemas económicos igualitaristas, absurdos y ridículos, llevan a sus pueblos a una miseria mayor que la que ya tenían.

Venezuela es un buen ejemplo. Los apagones no se sufren, se padecen. La carencia de productos no se sufre, se padece.