miércoles, diciembre 23, 2009

¿Qué es ser comunista en 2009? Capítulo 6


Esta es una adición personal a la entrevista realizada por VERA GUTIÉRREZ CALVO - Madrid - 09/11/2009

Lo que no dijo Karl Marx y el muro de Berlin

Karl Marx no dijo nunca como se debía construir el sistema. Lo que sí dejó claro siempre fue que el paso hacia la sociedad socialista se daría siempre a partir de los Estados de mayor desarrollo económico. Ese no fue el caso de la URSS.
La URSS se echó a perder, en primer lugar, porque no era tal unión, sino una imposición (por la fuerza) de las colonias zaristas de la Europa Oriental, parte de Eurasia y parte del Asia Central.

P. ¿Se alegraron cuando cayó el muro de Berlín?

E. L. Yo tenía seis años, estaba viendo con mis padres la televisión y recuerdo perfectamente que se vivió una sensación muy contradictoria: muchos veía a la gente celebrándolo, pero pensaban: ¿Y ahora qué nos espera? Se había acabado con el bloque, con la única fuerza que quedaba para reconducir ese país hacia un socialismo. Era la victoria del imperialismo sobre lo que le quedaba al comunismo en Occidente.

Mario Riva Morales. Prácticamente no me enteré. Los medios de comunicación del régimen totalitario, apenas trataron la noticia.

P. Pero antes decía que ese régimen se había pervertido...

E. L. A ver... Es que esto es como cuando se habla de Cuba... A mí el debate me interesa si lo que se propone como alternativa me parece positivo. Podemos decir que Cuba no es el sistema ideal, pero no se puede debatir si la alternativa son los balseros que se van a Miami. Entonces no hay nada de que hablar. Así que lo del muro... si la alternativa era el capitalismo que tenemos hoy día pues sí, fue una tristeza que cayera el único reducto que quedaba de posibilidad de luchar por un socialismo. Y el muro en sí... pues no fue producto del comunismo solamente, fue producto de una lucha de bloques. Como lo que le pasa a Cuba: por culpa del bloqueo económico no puede prosperar.

W. M. Yo sí me alegré de que el muro cayera. Primero porque la sociedad de la RDA así lo había entendido. Y valoré la responsabilidad de que se hiciera sin un solo muerto: es un Estado que se liquida él mismo y entrega el poder.

Mario Riva Morales. Si algo me indujo a meter “la cuchareta en esta entrevista, fue precisamente el que sin ton ni son, los comunistas españoles se atrevan a comentar sobre Cuba.
En Lugar de decir “Cuba no es el sistema ideal”, debía decir: El régimen impuesto por el señor Fidel Castro, al pueblo de Cuba, es improcedente.

Tratar de forma tan banal la situación de más de 200 mil personas que se han lanzado a cruzar el Estrecho de La Florida en balsas de fabricación rústica, constituye una falta de respeto al pueblo de Cuba. Debo aclarar que el embudo formado entre la península de la florida y el archipiélago cubano provoca una corriente de agua que alcanza la cifra de siete y hasta ocho nudos de velocidad. Son aguas que luego de atravesar el Océano, bañan Europa y hacen que su clima sea menos frío, pero ni los aborígenes taínos o caribes, se atrevieron a cruzar en sus canoas, aun huyendo del conquistador español.

Tratar a la ignominia del muro de Berlín, como único reducto, es tan de mal gusto que no merece otro comentario que decir que aun la URSS se mantenía viva (glasnost y perestroika incluida).

La aberración económica del embargo no es el problema. Es precisamente esa aberración lo que sostiene al régimen neofeudalista de los hermanos Castro. Es la confrontación nacionalista. Eso y la Libreta de Abastecimientos son los lazos que unen al sistema totalitario con las masas. El bloqueo interno y la aplicación del igualitarismo (absurdo y ridículo) es lo que ha provocado la desidia en el trabajador cubano.

La sociedades de la Europa oriental jamás entendieron que luego de terminada la SGM les impusieran una dictadura. El sistema totalitario, en Europa, cayó por su propio peso, su incapacidad e incompetencia económica.

A continuación los muros y sus comparaciones.