domingo, noviembre 22, 2009

¡Que vergüenza, Don Juan Carlos!

Miguel Ángel (pelao, que es como se tratan a los dirigentes del régimen de los hermanos Castro Ruz) apuesta por “superar” (que traducido al castellano quiere decir eliminar) la posición común de la UE sobre Cuba, para llegar a un acuerdo bilateral que comprometa (¡que clase de… iluso!) al régimen en la defensa de los derechos humanos y los avances en las reformas.

Los presos de conciencia, que se jodan…, y los fusilados, bueno, ya esos están muertos y olvidados.

El representante de la diplomacia española respondió así a una pregunta del Partido Popular sobre la valoración del gobierno de su Majestad el Rey Juan Carlos en relación con la posición común de la UE sobre el régimen de los hermanos (gallegos) Castro Ruz.
Dice Miguel Ángel que esa posición común es el reflejo de políticas que ya no corresponden a las necesidades y desafíos de este siglo.

Si Cantinflas te escuchara, se volvía a morir. !De envidia!

Lo que se mantiene anclado en el pasado es el régimen que pretendes defender Miguel Ángel. El régimen de los hermanos Castro Ruz no ha evolucionado, todo lo contrario, es un sistema involucionista y no vale echarle la culpa a la política de Aznar, que aunque adoleció de un sin número de errores (garrafales), no van lejos los del PP, si los del PSOE corren bien.

Ustedes los “socialistas”, Miguel Ángel, sí que se las saben todas, las de los hermanos (por eso de ser gallegos) y sobre todo se saben todas las del contexto internacional. Nada autosuficiente.
Mire señor, a usted (y a su partido y gobierno) lo único que les interesa en estos momentos de crisis económica, es la posición de los inversionistas españoles que han realizado negocios con los hermanos Castro Ruz y que no están recibiendo beneficios, ni lo que les corresponde. No están recibiendo nada.

Le recuerdo que estas inversiones españolas en Cuba son “inversiones a riesgo” y yo añadiría “de alto riesgo” y les advierto:
El régimen de los hermanos Castro Ruz no cederá ni un ápice en relación a los derechos humanos, aunque desaparezca la posición común, ni los inversionistas van a recibir lo que merecen. Ese es el único resultado que van a obtener, por no haber tenido resultados.

El actual gobierno de su Majestad, es flojo de piernas y acepta chantajes de neofeudalistas y piratas.