miércoles, 18 de noviembre de 2009

Los abuelos totalitarios ocultan la verdad


¡Como te gusta criticar y vaticinar!


Claro, como que en Cuba no existe otro des-gobernante que sea peor que tú…
Dolor de cabeza deben tener la caterva de marionetas que han quedado al frente del régimen creado a tu imagen y semejanza, donde casi el 50% vive por encima de la media nacional y el otro 50% se le aproxima a marchas forzadas, para tratar de mantener un sistema económicamente insostenible.


No, señor Fidel Castro, no se trata que cada uno de los que hoy son dirigentes del desgobierno sean comunistas incorregibles…, se trata de que dentro de esa cúpula los hay que piensan totalmente diferente a lo que expresan. Y eso tú lo sabes muy requetebién.


No se trata de que carezcan de asistencia médica, puesto que el régimen se ha encargado de la asistencia personalizada de cada uno de los dirigentes, a todos los niveles. Solo así se garantiza parte de la “fidelidad”. De lo que se trata es que el pueblo, que carece de las medicinas básicas y de la comida básica, tiene empleo no remunerado, que es casi peor que no tenerlo. ¡Es tristísimo trabajar duramente para, al final, lo que recibes no alcance a cubrir tus necesidades más elementales!


Abuelo, tu no eres un pordiosero, utilizas el PIB nacional como se te antoja y no tienes que rendirle cuentas a nadie, aun estando pre-fallecido. Jamás te destacaste como profesional, a no ser en tu autodefensa, copia bastante fiel de otras muy parecidas; dominas el castellano y te defiendes bien en gallego, tu elocuencia empalaga y tu inteligencia no la discuto con nadie.


A pesar de casi no ser cubano, te impusiste, por la fuerza, en un país de inmigrantes, hasta convertirlo en emigrantes masivos por primera vez en la historia de la nación cubana, dado que el régimen (inventado por ti) mantiene una crisis económica crónica hace más de 50 años, imposible de superar ni aun con la ayuda “generosa” de la URSS y a partir de la década de los 90, de Canadá, la Unión Europea y Venezuela. La responsabilidad recae en ti mismo. No le eches la culpa al imperialismo.


No se trata de ser anti-neofeudalista (anti-totalitarista) como el régimen intenta calificar a todos los que de una forma u otra se muestran disidentes.
Los cubanos, no somos los culpables, sino víctimas de un sistema insostenible y lo que es mucho peor: incompatible con el desarrollo de la humanidad.


El Fidel Castro inteligente y rebelde, que sufrió junto al pueblo la humillación de un golpe de estado desapareció tan pronto alcanzó el poder, pero el Fidel Castro tirano cruel y despiadado, instaurador del régimen de afrentas y oprobios que lo condujeron a ser decano de los dictadores del mundo, no puede resistir la tentación de hacer vaticinios como método de presión, amenazas, e incluso engañar a aquellos que estén dispuestos a dejarse engañar.


Eres obsesivo en tu nuevo quehacer. Tal vez ningún otro pre-fallecido sea capaz de comprometerse en un programa tan intenso de escribir excreciones. Llevas ya más de doscientas y pocos son los que te hacen caso. Tampoco das opción a que rebatan lo que escribes. No tienes un blog.
¿Saben por qué? Muy sencillo. Al ex -Comandante en Jefe no le gusta oír ni leer lo que le contradiga, aunque tenga la opción de moderar los comentarios. Sería demasiado para su hígado enfermo.


Casi la mitad de la población cubana vive hoy por debajo del nivel de la miseria, pero el Primer Secretario del Partido (órgano que “orienta y dirige”) se dedica a propagandizar la paja en el ojo ajeno, aunque la suya propia le moleste. El 5% del total de los cubanos (los dirigentes del régimen) consumen más del 85% de lo que el país produce (propaganda totalitaria hacia el exterior incluida).


En los próximos años la cifra de cubanos emigrados alcanzará la cifra de tres millones. La Isla hace mucho tiempo que está dando señales de que ya no aguanta más. Pero Fidel Castro y la caterva de acólitos que oprimen al pueblo, aunque están enterados, no les importa y apelan a viejos métodos para tratar de apaciguar a las masas enervadas.


¿Qué nos está dejando en Cuba? El asunto bochornosos de presos de conciencia, el secuestro y golpeadura de opositores pacíficos al más puro estilo batistiano, una industria (la única que teníamos) azucarera en ruinas, un ejército de jóvenes (femenino y masculino) protituídos, de nivel superior.


El abuelo, investido de Nostradamus Tropical nos proporciona malos augurios: “Ocho gobiernos de derecha en América Latina, aliados del Imperio”. Nada dice de otros ocho neofeudalistas de corte fidelista. Entonces sí que veremos la miseria galopar del Río Bravo a la Patagonia.


Fidel Castro ha demostrado, que se puede traficar con la droga impunemente desde la posición de gobierno. Solamente se necesita detentar el poder absoluto (injusticia social y estancamiento de la economía). El índice de crímenes en Cuba es desconocido. Aun cuando existen, no permiten su publicación en los medios.


Los abuelos totalitarios ocultan la verdad.