sábado, 8 de agosto de 2009

Pascual Serrano, Kareem y Yoani



El periodista Pascual Serrano intenta hacer una comparación entre un bloguero egipcio, llamado Kareem y la bloguera cubana Yoani Sánchez que vive acosada y reprimida por el desgobierno cubano.

El régimen de los hermanos Castro no es una dictadura más, que persigue la libertad de expresión. El totalitarismo fidelista impide la misma expresión.

Lo que predicaba Fidel Castro, al inicio de la revolución, era su “propósito” de que las personas de origen humilde no tuvieran que vivir hacinados en ciudadelas ni en barrios marginales, incluso, que no tuvieran que vivir en edificios pesimamente construidos. Fidel Castro predicaba y prometía que las personas jubiladas no tuvieran que ser dependientes de nadie y tuvieran una pensión digna.

Decía que las medicinas iban a estar al alcance de todos, no que la atención médica fuera proporcionada por estudiantes de medicina extranjeros, mientras que los nacionales cumplieran misiones de propaganda totalitarista, allende los mares.

Fidel Castro nos ilusionó diciendo que tendríamos educación gratuita para todos, pero no nos dijo que tendríamos que financiarla con nuestro trabajo y depender de su nefasta administración para que hoy por hoy nuestros maestros de primaria, pasados 50 años, no tengan calificación académica.

No nos dijo tampoco que nuestros hijos en la edad más difícil, la adolescencia, tendrían que ir obligatoriamente internados en un centro “educacional” lejos de la casa, donde serían manipulados al antojo y conveniencia del desgobierno en todos sus planes de propaganda anti-imperialista, mientras los obligaban a trabajar en la agricultura, media sesión cada día, (según el régimen) como forma de “forjar al hombre nuevo mediante el trabajo”.

No nos dijo que, debido su pésima administración, tendríamos que pedalear como unos locos para todas partes (escuela, trabajo, vacaciones) mientras que él le echaba las culpas al imperialismo.

Nos prometió que cada cual estudiaría lo que le viniera en ganas para luego retractarse y no ser así. Tampoco nos dijo que tendríamos que PAGAR los estudios con años de servicio social en el lugar que al desgobierno se le ocurriera situarnos.

Nos prohibió hasta hace muy pocos días desempeñar dos trabajos y cuando conseguíamos uno (por trasmano) se daba el lujo de tener disposiciones mediante las cuales solo se podía percibir hasta cierta cantidad de dinero como remuneración. Nunca más, para no “enriquecernos”.

En fin, que lo que el pueblo cubano quería era mejorar y no caminar hacia atrás, como el cangrejo. Queríamos democracia y no dictadura fuese cual fuese (derecha o izquierda). Por desgracia, Egipto nunca llegó a tener un 70% de población con niveles de clase media, como ocurría en Cuba en 1959.

Pascual Serrano miente deliberadamente al decir que los servicios médicos en Cuba son gratuitos. Miente cuando dice que en Cuba los estudios son gratuitos.

Yoanis decidió abrir su blog para relatar el día a día de una generación que ella ha denominado “Y”, y que corresponde a la letra inicial de la mayoría de los nombres propios de persona, que el pueblo de Cuba ha inventado y que lleva por letra inicial, una gran mayoría de la tal llamada generación. Ningún nombre, en la lengua castellana, comienza con la letra “y” griega. Solamente las onomatopeyas de lenguas foráneas las utilizan.

Señor Serrano: El presidente de Egipto Hosni Mubarak estudió en las Academias soviéticas (piloto de combate) y es dictador de su pueblo gracias a elecciones amañadas (como casi todas las del continente africano). Claro, en la URSS aprendió a cómo construir una dictadura, aunque no le llega ni a la chancleta a Fidel Castro, que es mucho más inteligente (aun decrépito).

En Cuba no te expulsan del trabajo. Todo lo contrario. Sin merecerlo, te premian y por tal motivo te trasladan a cientos de kilómetros de distancia de tu hogar, como reconocimiento a tu “labor abnegada” y para que ayudes a los compañeros del centro “tan lejano” a superar sus deficiencias.
De esta forma, el que se niega es un desagradecido y él mismo se despide del trabajo. Solo que cuando va al fondo de desempleo, las únicas plazas vacantes que encuentra “para su sorpresa” son las de: cazador de cocodrilos en la Ciénaga de Zapata o enterrador en el Cementerio de Colón.

Para que no se le olvide Serrano, el régimen de los hermanos Castro no cree en presiones internacionales. Jamás ha salido de prisión alguna en Cuba, otros presos que no sean por la magnanimidad del régimen de oprobio.

Precisamente por eso es tan importante el blog de Yoanis, por que no inventa lo que no existe y toca temas que demuestran lo injusto que es el sistema totalitario.

Vamos a ver Sr. Serrano: Yoanis, ya antes de nacer, le debía el dinero de sus estudios y de los servicios médicos (que no las medicinas) a Fidel Castro.

La bloguera es tan decente que no relata pasajes de los campamentos estudiantiles, tal vez por vergüenza. Eso es un problema real del totalitarismo que te marca de por vida. Es peor que una tortura física aunque a ti Serrano, por ignorante (con todo el respeto) no te lo parezca.

Kareem y Yoanis se preocupan por lo que a ellos les toca vivir.
¿Acaso es posible comparar el estándar de vida de un obrero norteamericano con un obrero (no digamos español), digamos europeo?
Cada uno de ellos tiene sus problemas, que son totalmente diferentes. El obrero español se preocupa por los puentes feriados y el precio del litro de gasolina. El obrero norteamericano no tiene puentes, pero compra la gasolina por galones al mismo precio con que el español compra el litro.

En Cuba todo pertenece al desgobierno, hasta la empresa de los elevadores. Por tanto, Yoanis critica al gobierno que, es incapaz de reparar el dichoso aparato.
¿Alguna vez has subido, diariamente, dos y tres veces al día, catorce pisos de un edificio donde tienes tu apartamento, Serrano?

Precisamente, por ser Cuba lo que es, gracias a la desidia de los hermanos Castro, es que los países del mundo le prestan más atención que al resto. Todos conocemos que el nivel de Cuba en Latinoamérica era uno de los mejores antes de 1959, aunque no se puede desconocer el 25% de la población que vivía en condiciones paupérrimas y que debía ser así para mantener la producción azucarera. La mayoría de estas personas eran de procedencia haitiana y jamaicana, aunque se contaban como cubanos, pues en las Américas existe el racismo, pero al contrario de Europa, es desconocida la xenofobia.

Medite bien lo que escribe Sr. Serrano. Va a resultar que el dueño de la verdad es solamente Ud. Los demás periodistas, que son los que dicen que la cubana es una de las 100 personas más influyentes del mundo, uno de los cien hispanoamericanos más notables y uno de los diez intelectuales más importantes del año, son un atajo de estúpidos.

Kareem podrá existir, pero como bien Ud. dice, no es cubano, aunque el gobierno egipcio sea tan dictatorial como el de los hermanos Castro.
Yoani Sánchez, víctima de la represión del régimen totalitario