lunes, junio 08, 2009

La prepotencia mediática del periodismo totalitarista de Fidel Castro

El señor Lázaro Barredo Medina, muy conocido “periodista” de la llamada “Mesa Redonda” obligatoria de uno de los canales oficiales (ninguno es no-oficial) de la televisión del régimen totalitarista de los hermanos Castro, se complace en pedir (a no se sabe quién), que aterricen ante la crisis.

Basándose en el sobreconsumo de 40 mil toneladas de combustible en el gasto eléctrico, plantea que los compatriotas no tienen suficiente comprensión de lo que sucede en el resto del mundo y se le olvida (ex profeso) lo que viene sucediendo en el país durante 50 años. El sub empleo, el cierre de los puestos de trabajo y la risible seguridad social, la carencia de viviendas que hace posible que tres, cuatro y más familias vivan hacinados en ciudadelas por todo el territorio nacional, la carencia de las necesidades básicas, la insolvencia del Banco Central y otros fenómenos característicos de las dictaduras totalitarias, que se han convertido en algo habitual.

La solución más fácil sería acudir a las drásticas medidas de los apagones, de la parálisis de instituciones administrativas; pero el asunto es mucho más complejo, porque la demanda esencial de este instante es que el desgobierno asimile (si esto fuera posible) lo perentorio que resulta aplicar una férrea política de ahorro que no solamente atañe a la electricidad, sino que ha de extenderse a todo lo que rodea al despilfarro totalitarista.

Asombra, al “periodista” que a estas alturas muchos ciudadanos cubanos no aprecien la gravedad de lo que está sucediendo en el mundo. Que lo vean como algo ajeno y lejano. Tan ajeno y lejano, como que al no existir la propiedad privada, todo esto no tenga que ver con el ciudadano de a pie y las culpas las tiene el totí, que en éste caso es el desgobierno. Lázaro Barredo, de forma subliminal, critica al régimen de los hermanos Castro.

Los que hace mucho tiempo debían haber aterrizado son, precisamente los creadores del caos institucional. Aquellos que son los responsables de que las posibilidades económicas estén perjudicadas por las caídas de los precios y los responsables de que la balanza de pagos, de la nación con el mundo exterior (como si el país fuera un mundo aparte) sea un desastre.

Los que debían aterrizar son los que le echan la culpa de los problemas económicos a los huracanes, al embargo y más recientemente a los problemas financieros de Venezuela, China o Rusia y hasta a las entidades privadas (por supuesto extranjeras), como si ellos (los hermanos Castro) no tuvieran nada que ver en el asunto. La mentalidad derrochadora persiste en el régimen totalitario.

Desde hace mucho tiempo este “periodista” viene amenazando al pueblo sobre una posible reanudación de los apagones. Lo dulcifica y sin decir de quién es, alude a unas supuestas reservas que deben estar en manos del todopoderoso, omnipotente y omnipresente Fidel Castro.

Luego escribe sobre la necesidad de ahorrar combustible, pero en vez de dirigirse a la cúpula dirigente, se dirige al pueblo. También alude a la evitación del robo, como si un régimen totalitario fuera capaz de contenerse.

Le pide, a los trabajadores (a la sociedad en su conjunto) comprensión y disposición de conciencia para una responsabilidad que no está en las manos proletarias y sí en las de aquellos que les oprimen.

Plantea, por último, que solo así se podrá palpar el beneficio por igual, como si en los últimos 50 años no hubiera ocurrido todo lo contrario.

Es a partir de este prefacio que Lázaro Barredo la emprende con los trabajadores y les llama falsos y egoístas mentales porque, según él, luego de pagar las cuentas mensuales de electricidad, ya está resuelto el asunto. Aqui hace un truco: No es lo mismo pagar la electricidad de una casa, que la electricidad de una empresa, por que en Cuba todas las empresas son del gobierno. Entonces, el periodista amenaza con los apagones, simplemente porque no hay dinero.

¿Como que no hay dinero? Y si los particulares pagan: ¿A donde va a parar ese dinero? Descubierto el truco. El responsable de tanto derroche es el desgobierno. Solo el sobreconsumo de 4 meses costó al desgobierno 15 millones de dólares.

¿Como no va a existir incremento o, como dice Barredo sobreconsumo, si el desgobierno, en los últimos seis meses se ha dedicado a sustituir las cocinas de gas de botellón, por eléctricas? ¿Y las ollas arroceras que repartió el ex-comandante? ¿Serán de ahí los 15 millones?

Vamos a ver Lázaro Barredo: ¿Acaso estás diciendo que el régimen tiene inventarios falsos? ¿Esto es lo que dice el Hermanísimo en Jefe cuando se refiere a las reservas de la producción nacional?

¿Quienes, si no los dirigentes del régimen, son los que derrochan y desvían recursos en su propio favor? Si se dedicaran seriamente al análisis de los costos y del crecimiento sostenido de la productividad del trabajo, nada de lo que planteas fuera necesario.

¿Quienes, si no los dirigentes del sistema, son los inmorales y los carentes de principios?

Solo librándonos de la crápula dirigente lograremos la capacidad de superarnos.

De permitir las indisciplinas de los dirigentes históricos podremos aguantar más palos. Si exigiéramos que cada uno de ellos cumpla con su deber podremos aguantar más palos. Si reclamáramos, a nivel de cada puesto de trabajo que se analice como hacer bien las cosas, aguantaremos muchos más palos, pues la culpa de la improductividad o de la falta de servicios eficientes no es de los trabajadores y sí de aquellos que les dirigen.

Si Fidel y Raúl Castro dejaran sus jueguitos facilistas y degenerados de malgastar el dinero del pueblo en direcciones que nada tienen que ver con el nivel de vida de la población, por que son fuentes de corrupción. Si de verdad le dieran una correcta interpretación a la política económica, otro gallo cantaría.

Todo lo que atente contra la racionalidad de los esfuerzos y en el uso de los recursos, es una inconsecuencia con el pueblo, que no se le debiera permitir a los hermanos Castro.