miércoles, febrero 18, 2009

Respuesta al discurso, que pronunció a favor del régimen de Fidel Castro, el presidente de Ecuador Sr. Correa.

¡El combate contra la injusticia, contra el despotismo y contra la corrupción totalitaria no termina jamás!

¿Cuándo comenzó la Revolución Cubana?

La Revolución cubana comenzó en el mismo instante que se produjo el golpe de estado de Fulgencio Batista. No fue el asalto al cuartel Moncada, ni tiene que ver con José Martí.

Se trataba de restaurar la democracia y tal vez tratar de mejorar algunos renglones económicos que necesitaban ser ajustados.

Aquellos que se refieren a la dictadura totalitaria, de Fidel Castro como esperanza y destino de nuestra América son: unos ilusos o unos aprovechados de las coyunturas socio-económicas del momento.

Ahora resulta que el Sr. Correa pretende utilizar y de hecho utiliza a los próceres de la independencia latinoamericana para justificar algunos de los cambios, poco ortodoxos, que pretenden hacer los gobiernos de los países con tendencia al totalitarismo del siglo XXI.

Sr. Correa, se puede babear mejor, pero no tanto, como cuando usted dice que los líderes del totalitarismo cubano siguieron el sendero de una lucha histórica.

Precisamente, por no seguir esas huellas y andar las de un sendero foráneo, los líderes del totalitarismo cubanos dejaron de ser honestos y transparentes, y dejaron de decir la verdad.

Fidel Castro perdió todo el honor, que podía haber preservado intacto, al aliarse a un sistema, no solamente desconocido para él, sino para todos los que le seguían, incluyendo al pueblo cubano.

Desde el inicio, Fidel Castro jamás ha dicho la verdad. Proclamó, a voz en cuello, que se trataba de una revolución más verde que nuestras palmas, mientras la teñía de rojo. Engañó al pueblo, despertándole ilusiones que no ha cumplido en 50 años y que han traído las peores consecuencias. Hoy por hoy, el pueblo ha perdido el optimismo y la fe.

A las fuerzas que combatieron a la tiranía batistiana no era necesario decirles el porqué combatían. Hasta el más ignorante sabia que un sargento llamado Batista se había apoderado del poder mediante un golpe de estado. Los soldados de la tiranía no tenían moral para combatir. Solo tenían la paga mensual, imprescindible, de 33 pesos.

Cuba no es libre ni soberana. El régimen de Fidel Castro carece de ética y se defeca constantemente en las aspiraciones del pueblo cubano. Es por eso que el sistema impuesto al pueblo de Cuba por Fidel Castro, se encuentra en decadencia y muere con su líder fundador.

El maravilloso pueblo cubano, que ha soportado durante 50 años una de las más crueles tiranías totalitarias, ha demostrado al mundo cual es el camino que no se debe seguir. Que el sistema impuesto acaba con el espíritu creador, que subyuga la voluntad humana y que cuando los medios de producción y las tierras productivas se encuentran en poder de un totalitarista, es prácticamente imposible detenerlo, por frágil que parezca.

A 50 años del 1 de enero de 1959, solo podemos sentir nostalgia de lo que pensamos que iba a ser y en lo que se convirtió. Todavía hoy, hay en nuestra América y en muchas otras partes del mundo, personas que, invocando ser revolucionarios, pretenden imponer a sus pueblos tiranías totalitarias, basadas en las enseñanzas del sistema fidelista.

La lucha, el combate contra los regímenes totalitarios o contra aquellos que pretenden implantarlos, en nombre de la justicia, contra el despotismo y la corrupción, debe ser sin cuartel, porque precisamente es a eso (que proclaman) a lo que pretenden llegar.

Si. El 1 de enero de 1959 fue glorioso, pero el totalitarismo que nos impuso Fidel Castro ha sido desastroso y el pueblo cubano hace 50 años que está cavilando, cada amanecer, que es lo que va a comer y como resolverlo.

Cuba había recuperado el 1 de enero de 1959 la independencia nacional. Fidel Castro secuestro esa independencia al aliarse com un sistema totalitario de corte estalinista sin consultar al pueblo. La única determinación libre que existe en Cuba es la de Fidel Castro (mientras viva).

El sistema impuesto por Fidel Castro al pueblo cubano viola muchos de los derechos humanos recogido en la declaración de las Naciones Unidas y mancilla la dignidad del ser humano, aun cuando la Constitución de Blas Roca diga lo contrario.

El totalitarismo fidelista predica que ningún cubano será abandonado a si suerte, sin embargo, el pueblo cubano cada día es más miserable en cualquiera de las circunstancias.

Muchos son los cubanos que han muerto en el Estrecho de la Florida y son muchos los que han sufrido en carne propia la tortura de vivir en afrentas y oprobios sumidos.

En mi país, señor Correa, no ha dejado de existir la discriminación racial o la discriminación de la mujer, solo que estamos un poco más avanzados que muchos países europeos, pero no gracias al sistema totalitario, viene de mucho antes.

De los derechos de la infancia es mejor que ni se le ocurra volver a hablar, a no ser en el círculo vicioso donde vomitó este discursito infamante. Niños sin derecho gubernamental a juguetes, niños obligados por el desgobierno a trabajar en labores agrícolas, utilizando el subterfugio de la educación integral. Niños utilizados para apoyar campañas propagandísticas del desgobierno, sin la autorización de sus padres. Vamos señor Correa, si sigo hurgando….

La familia cubana está tan desprotegida y abandonada que emigra en masa hacia cualquier parte. Es verdad que se realizo una campaña de alfabetización, pero eso fue hace 50 años, señor Correa, hoy nuestros graduados universitarios, no entienden que después de tanto esfuerzo no tengan trabajo y luego de eso, que el trabajo sea prácticamente sin remuneración económica. Es por eso que deciden emigrar.

Al principio se convirtieron, los cuarteles militares obsoletos, en escuelas. Lo que no se dice es que se crearon 5 unidades militares por cada cuartel convertido en escuela y 10 centros de policía política. Hoy el régimen totalitario no le pide al pueblo que lea, sino que tenga fe. ¿En qué?

El régimen multiplico el número de médicos más de 11 veces para utilizarlos como propaganda política allende los mares y dividió el número de cabezas de ganado 11 veces. Por eso, comer un bistec de ternera, en Cuba (si no tienes CUC) es imposible.

Sr. Correa, si, su discurso da asco. La política de Fidel Castro ha sido disparatada e irresponsable, egocentrista y egoísta.

Es de eso, de lo que se ha beneficiado la América nuestra?