jueves, octubre 30, 2008

La Conspiración del Calentamiento Global

Por Tom Wilson

¿Una verdad conveniente?
El filme de Al Gore “Una Verdad Inconveniente” (que le ha valido el premio Nobel al fallido aspirante a la Casa Blanca) cantinflea sobre el calentamiento global y el hecho de ser nosotros, la humanidad, los responsables. Las políticas mundiales para reducir el efecto invernadero está viéndose sometida a impuestos masivos de sus populosos y estrictos controles sobre los países desarrollados. El asunto se ha convertido en la corona del movimiento (políticamente motivado) medioambiental y tiene que ver con más de 45 trillones de dólares destinados a la investigación de éste potencial y catastrófico problema. El panel intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) reclama representar a 2,500 de los “top scientists” del mundo los cuales están totalmente de acuerdo que nosotros debemos reducir el efecto de los gases de invernadero para salvar al planeta de los horrores del cambio climático y el calentamiento global. ¿Pero: Pudiera la fecha estar equivocada? ¿Pudiera ser que el efecto del dióxido de carbono, en el cambio climático mundial, sea un mito?

Durante los últimos 20 años, o algo así, hemos sido alimentados, a la fuerza, en la idea de que los gases de invernadero, especialmente el monóxido de carbono (MC), son los responsables por los dramáticos cambios del clima que está experimentando el planeta Tierra. Los desiertos están creciendo, las capas de hielo se derriten, los mares aumentan de nivel y el aire está contaminado. El hombre, con su insaciable apetito por los combustibles fósiles, está estampando su huella de carbón sobre el planeta, que de dejarse correr sin control sería la muerte de todos nosotros.

La consigna es la siguiente: “Debemos reducir los gases de efecto invernadero para salvar el planeta”, pero existe un acuse de recibo que nos conduce hacia un debate que ha sido revelado y que, aparentemente nos lleva a un argumento donde podemos apreciar un ciclo, muy natural, de cambio climático, que el planeta ha estado experimentando durante millones de años y que existe una causa aparentemente responsable, completamente diferente del MC, para las variaciones del clima global.

Si ha visto el filme “An Inconvinient Truth” seguramente vio a Al Gore señalando, dramáticamente y muy por encima de la audiencia, la línea del incremento de la temperatura que, con horror, aumenta en la medida que lo hace el MC. El MC es promovido al status del “chico malo” de los gases de efecto invernadero y a la humanidad como el “chico majadero” responsable de echar a perder nuestro planeta. Somos culpables de que los glaciares se derritan y de que los osos polares mueran y nuestro castigo será peor que ir a la cama más temprano o no permitírsenos utilizar el computador o menos horario de televisión. ¡Nuestro castigo será el fin de la vida, tal y como la conocemos!

¿Culpables de qué?¿Recuerdan como se sentían de niños, cuando los padres les acusaban de algo, de lo cual eran inocentes y en lo que no habían tenido participación? ¿Cuándo se hacían oídos sordos a sus súplicas de inocencia? Bueno, parece que la ciencia moderna y los medios se han pasado, con la lluvia de acusaciones sobre el calentamiento global. Parece, posiblemente, que no hemos sido guiados correctamente, como si nos hubieran puesto algodones sobre los ojos o si nos estuvieran tratando como a una seta (mantenidos en la oscuridad y alimentándonos con comida basura). ¿Pudiera ser? ¿Pudieran el gobierno, la ciencia y las corporaciones gigantes estarnos mintiendo sobre el calentamiento global? Pregúntese Ud. mismo: ¿Es eso posible? ¿Nos han mentido anteriormente?

El MC, de acuerdo con algunos, es un villano de dos letras y un solo dígito del demonio que se desenvuelve en nuestra frágil atmósfera, alrededor nuestro y amenaza la vida tal cual la conocemos, prometiendo cocinarnos en nuestros egoístas sofritos. Pero existen otras escuelas de pensamiento, una de las cuales absuelve a la humanidad y culpa solamente a la siempre presente, siempre ardiente y siempre luminosa luz de nuestras vidas, el Sol.

¿Pudiera parecer tan descabellado y poco probable que el más grande, el más caliente, el más volátil cuerpo de nuestra Galaxia (el autor debía decir de nuestro sistema solar)* pueda, de facto, estar influyendo más o menos en la temperatura del planeta en que vivimos? Parece plausible. ¿No es cierto? De hecho, el MC es el 0,03% de nuestra atmósfera y de ese porciento, la humanidad es culpable de proveer el 3%. Exactamente, 3 por ciento de 0,03%.

Sacando cuentas¿Será que no dan las cuentas matemáticas del calentamiento global? La opinión contraria al calentamiento global plantea que la temperatura de la tierra es regulada en su mayor parte por la formación de nubes y las nubes se forman cuando el vapor de agua se eleva y se encuentra con los rayos cósmicos (los mismos rayos que forman la aureola boreal). El resultado de este encuentro es la formación de pequeñas gotitas de agua que forman las nubes. Cuando la actividad del sol se incrementa, debido a la actividad de las manchas solares, se forma el viento solar que llega a nuestro planeta y básicamente barre con los rayos cósmicos, lo cual limita la formación de nubes. Menos nubes, más calor.
Nos encontramos experimentando un ciclo en el cual se aprecian más actividad de manchas solares, pero este ciclo ha fluctuado normalmente durante millones de años. Aparentemente nos encontramos, dentro de la historia, en un posible período de tiempo de calma entre los altos y bajos de la actividad solar, aunque en términos inmediatos digamos que las manchas solares ocurrieron más o menos hace 100 años.

Esto es un ciclo perfectamente normal y nuestro planeta ha pasado muchas veces por los mismos. Se piensa que cada 500 años el planeta se encuentra con estos ciclos que cambian el clima y que todos los cambios dependen de la actividad del sol. Se piensa que en los años de 1400 había más calor de lo que hay ahora y eso es mucho antes de la revolución industrial.

¿Efecto industrial?No quiere decir que la industria no tenga efectos catastróficos sobre el medio ambiente, por medio de contaminantes, PERO echarle la culpa sobre el efecto invernadero y por tanto a la humanidad por el calentamiento global, pudiera ser falso. Se pudiera argumentar que, como muchas veces ocurre, los pocos que se benefician con estas tácticas de miedo están desviando recursos de los verdaderos problemas medioambientales y de las necesidades humanas como la pobreza, la reducción de contaminantes y el desarrollo de las poblaciones del tercer mundo. Es verdaderamente cierto que esta basura, si es que es basura, pudiera ser visto como otra forma de que nuestros gobiernos y potencias obtengan mayor control y de esta forma llenar los bolsillos de solamente algunos.

Cuando se mira a los hechos se puede concluir que es mucho más factible que sea el sol y no el MC, el responsable por las fluctuaciones de la temperatura sobre la superficie del planeta. El efecto del incremento del MC en nuestra atmósfera se desarrolla e incrementa.

Posiblemente hayan visto u oído el famoso gráfico “hockey stick” que muestra la correlación existente entre el incremento del MC en la atmósfera y su pico en el siglo XX interactuando con un incremento de la temperatura global sin precedentes. Este gráfico fue basado en un programa producido por un científico totalmente desconocido llamado Michael Mann que fue puesto bajo fuego, por escépticos que planteaban que cualquier complicado algoritmo utilizado en el programa significaría que casi cualquier fecha encajaría en el “hockey stick”. La carta de Mann borra cualquier evidencia del incremento de temperatura de 1400, no obstante, desde entonces su bandera continúa flameando en las manos de Al Gore. Los escépticos mantienen que estas fechas son verdaderas, pero las omisiones en los gráficos tienden más a convertir el documento en regional, que en un fenómeno global.

Dinero, dinero, dineroEl dinero y el poder, como siempre, pudieran ser la raíz de ésta decepción masiva. La investigación, dentro de éste concepto de calentamiento global parece garantizar premios, solamente a aquellos que estén dispuestos a probar que el MC es la causa del calentamiento global. Parece que esto comenzó por varias razones: la primera de ellas es que el sector de la industria del carbón tenía de su parte a muchos de los gobiernos de los años 70 y 80 – Margaret Thtacher no tenía interés en romperle las espaldas a los poderosos sindicatos para promover la energía nuclear – ¿y qué mejor que echarle la culpa, a los combustibles fósiles, de los males del planeta?

Segundo, la utilización del calentamiento global sirve para mantener pobres a los países pobres.

Existe un nexo directo entre la habilidad de producir energía de un país y su habilidad para desarrollarse. Por tanto, con la restricción de utilizar combustibles fósiles y la estricta reducción de emisiones de MC gravaron a los países del tercer mundo e hicieron su aparición en el acuerdo de Kyoto donde tuvo el efecto de estar limitando el desarrollo de los referidos países quisiéranlo o no. Los impuestos también nos perjudican a nosotros y recuerden que hay una cifra de 45 trillones de dólares. Un incentivo espectacularmente grande para la continuación de un mito de esta naturaleza, porque al final resultó ser que es el sol y sus ciclos naturales, son los responsables de las fluctuaciones de la temperatura global. Entonces, toda la inmensa industria que se ha desarrollado alrededor del calentamiento global se derrumbaría y los gobiernos tendrían que llevar sus recursos y tiempo hacia los verdaderos problemas medio-ambientales y sociales. Muchos tomates en muchas caras y probablemente una gran población enojada.

Otro hecho interesante es el que el tema del calentamiento global haya surgido en el preciso momento en que una de las más influyentes corporaciones del mundo estaba a punto de perder su patente de freón (CFCs), un gas que era utilizado en la mayoría de las unidades de refrigeración y aerosoles. La pérdida de la patente significaba que cualquiera podía utilizar el gas y que la corporación perdería muchas de sus ganancias, y mientras la patente se iba, de forma mágica el gas se convirtió en ilegal, hasta que la corporación desarrolló un “gas eco amigo”, con una nueva patente. Si se ha probado, en la actualidad que el freón no daña la atmósfera, entonces no hacía falta un nuevo gas.
A pesar de una fecha inteligente de edición e imágenes del filme An Inconvenient Truth parece que los hechos no patrocinan la posición de que el MC tenga algo que ver con el calentamiento global y la preocupación es que esta situación se esté utilizando en contra de las masas.

Existe una petición firmada por 17,000 científicos, políticos y académicos denunciando ésta línea de acción sobre el calentamiento global como una farsa, pero por otra parte, de acuerdo con “New Scientist” se encuentran miles de miles que están de acuerdo con la posición del IPCC. Tal vez Al Gore se haya montado en el vagón equivocado cuando realizó An Inconvenient Truth (¡sabía que de acuerdo con lo que dice, también inventó la internet!) y los hechos simplemente pueden estar equivocados. Hay quienes están llamando, de la comunidad científica, para que se le retire el premio Nobel. Hasta la fecha se ha negado a debatir el asunto, prefiriendo esconderse detrás de su falsa retórica.

Frío y Caliente
El miedo, en los años setenta, en boca de todos, era el enfriamiento, ahora es el calentamiento global, pero como sugiere el artículo, tenemos poco que ver con éste proceso (aunque tenemos mucho y seriamente que ver con el asunto relativo a la utilización de los combustibles fósiles, llamado polución) deberíamos, tal vez, distribuir los masivos fondos dedicados a éste elefante blanco y darle a ese dinero un mejor uso limpiando el planeta de toda la polución, así como enfocarnos en otras realidades que nos aproximan a las vueltas que dan las fluctuaciones del clima en la naturaleza. Parece un tema tan común que estamos siendo tupidos por medios cuestionables y reportes gubernamentales basados en no más que darle la vuelta al asunto para complacer a los interesados.

Esta mentira conveniente produce dinero y poder y la verdad inconveniente es que estamos siendo alimentados con mentiras tras mentiras. Una pastilla amarga para ser tragada.

La humanidad es responsable por muchos problemas en el planeta, pero si tenemos que señalarlos debemos parar de perder tiempo y dinero en algo que si no es nuestra culpa o no está en nuestro poder cambiarlo, en lugar de eso lo que debemos hacer es enfocar en lo que sí podemos arreglar, como la natural duplicidad de nuestros gobiernos y medios, para empezar. Ya es tiempo para demandar que la verdad inconveniente sencillamente sea la verdad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estás mongólico, el calentamiento global puede que no exista, pero si no redicimos los gases que echamos a la atmósfera nos vamos ahogar en humo.
Vete al diablo si no me crees
!Maldito Lava-cerebos!

Manchiviri dijo...

Anónimo (cobarde),
Fuiste incapaz de leer e interpretar el artículo en su totalidad.
Yo no crteo en el diablo ni en el calentamiento global, tal y como nos lo quieren vender.
Si tu difieres (o sea, que tienes una opinión diferente a la mía), te invito a debatir como personas civilizadas y no como lo que aparentas ser:

Un cruce de neardenthal con la mona chita.

Vete a ofender a la progenitora de tus dias.

Gracias por leerme

Mario Riva dijo...

Científicos chinos ponen en duda teoría del cambio climático
3 mayo 2015 | 9
Científicos chinos afirman que el calentamiento global es ficción.
Tras reconstruir la historia de los cambios en la temperatura global de los últimos 2.500 años, un grupo de investigadores chinos llegó a la conclusión de que las altas temperaturas que se registran en la actualidad son inferiores a las registradas en otros períodos de la historia humana.
Los análisis de los componentes químicos presentes en los caparazones de almejas gigantes y en muestras de coral, demostraron que las temperaturas del mar de China Meridional durante la Edad Media, entre los siglos V-XV, fueron más altas que las que se registran en la actualidad, según dos estudios recientes de la Academia de Ciencias de China, citados por el Instituto de Estudios Estratégicos Manquehue.
Tras analizar los datos obtenidos, los científicos identificaron que entre el final de la época romana y la Edad Media se registraron periodos cálidos en la costa este asiática y el Pacífico occidental, lo que les permitió afirmar que las actuales temperaturas no son necesariamente inusuales.
Estas evidencias contradicen la visión dominante que plantea que la etapa conocida como el Período Cálido Medieval, fue un fenómeno solo europeo y no mundial. Esta visión es tomada para evidenciar que el calentamiento global es causado principalmente por la actividad del hombre. “Estas evidencias se basan en datos reales, que demuestra que la temperatura actual está dentro de un rango natural de otros cambios ocurridos en el pasado”, afirman los autores del estudio.
(Con información de Russia Today)