lunes, 30 de junio de 2008

Cuba y las sanciones de la Unión Europea

El 23 de junio de 2008, después de algunas discusiones, la Unión Europea decidió eliminar definitivamente las sanciones políticas y diplomáticas contra el régimen de Fidel Castro, en vigor desde el 2003 y suspendidas desde 2005. Esas sanciones se justificaban, a causa de la situación de los derechos humanos.

Se suponía que la Unión Europea estaba particularmente preocupada por el sistema político, económico y social de la dictadura caribeña, la que había encarcelado a 75 opositores, por el simple hecho de disentir del sistema impuesto al pueblo cubano. Al adoptar esta nueva decisión, la Europa (sobre todo el gobierno “socialista” de España) de los 27 ha demostrado, que para ellos son más importantes las relaciones económicas que los derechos humanos.

Los debates, en los cuales destacaron, especialmente las posiciones de Suecia, Países Bajos y sobre todo la República Checa, todos favorables a seguir manteniendo las sanciones contra el régimen de los hermanos Castro, se vieron frustrados por las demás naciones de la UE que finalmente aceptaron seguir la propuesta de gobierno español, con la condición de que la situación se revise todos los años. Gracias a Dios, Europa reafirmó su compromiso renovado con la Posición Común de 1996.

Las sanciones de 2003 (verdaderamente ridículas) que obligaban a las naciones europeas a limitar las visitas gubernamentales bilaterales, reducir la participación de los Estados europeos en los eventos culturales cubanos e invitar a los disidentes a las celebraciones de las fiestas nacionales en las embajadas, se caracterizaron sobre todo por no haber sido llevadas a la práctica.

En efecto, basta con echar un vistazo al informe de Amnistía Internacional (AI) de 2008 para darse cuenta de que el régimen totalitario presenta una de las situaciones de los derechos humanos “menos graves” del continente americano, teniendo en cuenta que la represión y la incomunicación a que se ve sometido el pueblo, no permite valorar, a ciencia cierta informe alguno, a pesar de que la organización denuncia algunas violaciones. No obstante, que el régimen totalitario es el único del continente americano que aparenta un sistema político de democracia “sui generis”.

Por otra parte, las sanciones resultarían inútiles, pues los hermanos Castro no son sensibles al lenguaje democrático como han demostrado innumerables veces. Los hermanos Castro jamás permitirán un régimen democrático en Cuba.

Bruselas no ha dado muestras de independencia eliminando las sanciones de 2003. La referida Unión Europea no son más que unos señores y señoras (que en realidad no representan a nadie), soñando con una unión inexistente. Se trata de una decisión puramente económica e irracional. No obstante, sería inconcebible que dicho organismo elimine la Posición Común de 1996 que es justa y legítima.

1 comentario:

Lazaro Gonzalez dijo...

Estos son algunos de los destapados. Hay muchos otros que ocuparon cargos de relativa importancia en el servicio exterior o similares y otros tantos que fueron academicos y/o investigadores y que "desertaron" y que o trabajan para agencias gubernamentales como "investigadores" y/o se han creado con fondos estatales organizaciones no gubernamentales tipo centro de estudios sobre Cuba or something like that para desde una posicion opositora moderada hacer campaña desde la "academia" por el dialogo con el castrismo. Con algunos de ellos he tenido mis encontronazos conceptuales e ideologicos, pero tambien con otros los he expuesto a la opinion publica como agentes de influencia como se le denomina ahora a ese tipo de espia. Un abrazo hermano.