martes, 27 de mayo de 2008

Fidel Castro apuesta por McCain

Para la continuidad de la dictadura totalitaria, en manos del hermanísimo, ellos necesitan que todo se mantenga tal cuál y que no haya un cambio en la política norteamericana que los ponga a pensar. Ya, el antes "genio" del mal, está lento, si es que aún piensa y no son otros los que lo hacen por él.

Fíjense que a Obama lo trata, con epítetos, mucho más suaves que a McCain.

Llego a la conclusión que los gobiernos que más daño le han hecho al régimen de oprobio son los demócratas (me remito a la campaña por los derechos humanos promovida por Carter y consecuencia directa del éxodo del Mariel, que cogió desprevenido a la Bestia de Birán) o la firma de la Ley Helms-Burton por Clinton, que a pesar de tener capítulos cuestionables, les hace más daño que el "bloquebargo".

Los gobiernos republicanos, que indiscutiblemente han sido, son y serán más radicales, lo que han hecho es endurecer la represión dentro de Cuba, tal vez pensando en una explosión popular.

Desde mi punto de vista y basándome en los hechos históricos, ningún gobierno del bloque dictatorial totalitario estalinista, desapareció por medio de presiones políticas o militares y si por un descalabro económico de progresión aritmética.

Lo que debería suceder, y lo veo poco probable, es que la Unión Europea no levante las sanciones impuestas en el 2003 a raíz del encarcelamiento de los 75 presos de conciencia.

Entrar de lleno a combatir económicamente el régimen nauseabundo de Hugo Chávez (huele a estalinismo puro y duro), apoyo económico del régimen totalitario.

Buscar las formas de sancionar drásticamente a las firmas extranjeras que continúan a hacer "trafficking" with U.S. property y no las medidas cosméticas que han utilizado hasta ahora en forma de multicas y prohibiciones de entrada de los principales ejecutivos y sus familias al territorio de la Unión.

Si Fidel Castro habla peor de McCain que de Obama, es porque considera a Obama un peligro mayor, por ser joven, con ideas frescas y negro. Lo que puede dar al traste con todas las payasadas que han ensayado y aplicado con éxito durante 50 años.

Prefiero a Hillary antes que a Obama, Fidel Castro apuesta por McCain.

El asunto no va de cuál de los partidos es más malito. El único verdaderamente malo es el Partido Comunista de Fidel Castro y en eso creo que muchos estamos de acuerdo. Que se sepa los únicos que han ayudado a mantenerse en el poder a la Bestia han sido sus compinches de la extinta URSS y ahora el venezolano sinvergüenza. ¡Ah! ¿Que muchos que se proclaman “los puros” le han hecho el juego a Fidel Castro, tal vez sin querer? Eso no lo pongo en duda.

Entre 1959 y 1980, si las matemáticas no mienten, transcurrieron 21 años, pero la política de Carter (sobre los derechos humanos), había comenzado un poco antes del año 1976 en que fuera elegido presidente, al derrotar a Gerald Ford.

Si no hubieran ocurrido los robos, los fusilamientos, los encarcelamientos, los campos de concentración, no hubiera sido necesario que Carter autorizara la visita de “turistas” de E.U. a Cuba, lo que provocó en la población cubana (de la isla) un tremendo desconcierto ante la prosperidad de aquellos visitantes, que según el régimen totalitario, debían estar en la total miseria. Tremendo contraste, que los llamados gusanos, en menos de 20 años se hubieran convertido en mariposas, mientras el pueblo de Cuba vivía una ruina económica y social.

De no existir un régimen comunista, que es aun peor que el fascista, no hubiera sido necesaria la política demócrata de los derechos humanos y la reunificación familiar, para Cuba. No niego que el éxodo del Mariel, haya constituido una válvula de escape para el régimen totalitario, pero tampoco nadie, con sentido común, puede negar que resultó ser una desacreditación del régimen, sobretodo para muchos que allende los mares suspiraban por una revolución social del tipo fidelista, pensando que era el “non plus ultra”. Y hago constar que para los presidentes de los Estados Unidos, Cuba no es el ombligo del mundo.

Los gobiernos republicanos, que indiscutiblemente han sido, son y serán más radicales, lo que han provocado, en el régimen de Fidel Castro, es endurecer la represión dentro de Cuba, tal vez pensando en una explosión popular. Represión significa: Acto, o conjunto de actos, ordinariamente desde el poder, para contener, detener o castigar con violencia actuaciones políticas o sociales. Es ridículo, tan solo pensar, que una persona que detenta el poder durante tantos años, pueda ser buena, porque el poder corrompe. Y ninguna política de ningun presidente de los Estados Unidos, sea cuál fuere el partido que represente, puede volver malo a ningún dictador totalitário.

En un país libre, cada cuál puede expresarse de la forma que estime conveniente, cuestión que le está vedada, a los ciudadanos cubanos dentro de la isla. Fuera de Cuba hay cubanos que opinan que los presidentes que representan al partido republicano aplican mejores leyes o sanciones etc contra el régimen de Fidel Castro. Existen otros que consideran que son los presidentes demócratas los que lo hacen mejor. Hasta ahora, el 7% de la población cubana con derecho al voto en los E.U. ha votado masivamente por el partido republicano y deben ser aplaudidos pues estan en todo su derecho.

Lo que no se puede poner en duda es que ninguna de las administraciones, a partir de 1959 ha logrado desfenestrar el sistema impuesto por Fidel Castro a nuestro pueblo. Ni con el apaciguamiento, la demagogia y la mano suave de los demócratas ni con la fanfarronería, ni la bravuconería, ni el machismo a ultranza de los republicanos.

Solo aquellos que no conocen a Fidel Castro pueden llenarse la boca para decir que prefiere a los demócratas o que le gusta el embargo.

¿Acaso no son capaces de darse cuenta de que cuando Fidel Castro aboga por el levantamiento del embargo es porque precisamente piensa todo lo contrario?
¿Acaso no se dan cuenta que cuando insulta a McCain y le pasa la mano a Obama, está diciendo todo lo contrario?
¿Acaso no recuerdan aquella frase: “Esta revolución es tan verde como nuestras palmas”? ¿Estaba o no, diciendo todo lo contrario?
¿Acaso la mayor “virtud” de un mentiroso, no es engañar sin que lo atrapen en el empeño?