lunes, 7 de abril de 2008

Fidel Castro intimida al Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)

Decir que en el sistema totalitario no se puede excluir la fórmula de que cada cual aporte según su capacidad y reciba según su trabajo, es tan grande falta de respeto a la inteligencia del cubano común, que solamente Fidel Castro es capaz de hacerlo desde su lecho de enfermo, donde no se puede apreciar su risa esquizofrénica.

A la pregunta, ¿De donde saldrán los recursos de la sociedad? , sería bueno que él mismo contestara: ¿A dónde han ido a parar los despilfarros de recursos dilapidados durante 50 años?

¿A quienes se refiere Fidel Castro, cuando le dice a Barnet que sus palabras constituyeron una estocada a los corruptos? ¿Estará apuntando a sus más estrechos colaboradores? Me refiero a los colaboradores de Fidel Castro.

Coincido con Fidel Castro. Hay que golpearlos, empezando por golpearlo a él y a su régimen “con furia de mano esclava sobre su oprobio” y añadiría: Y, las afrentas en que nos tiene sumidos. Tomo las palabras de los versos del himno nacional cubano.

Me pregunto: ¿Pueden los métodos con que ha administrado la finca de Birán (la finca de su padre, el gallego Ángel, que es en lo que ha convertido a nuestro país) crear la conciencia requerida para alcanzar un futuro mejor? Los 50 años transcurridos demuestran que no. ¿Qué sentido tiene, entonces hablar de “conciencia revolucionaria”?, cuando las practicas totalitarias han desaparecido prácticamente de la faz del mundo globalizado.

No se trata de lo que cuesten los nuevos productos. Lo que importa verdaderamente es la forma de hacerlos llegar a las manos de la población. En 1898, en las postrimerías de la guerra de independencia, la ciudad de La Habana ya tenía calles electrificadas, mientras el resto del país se alumbraba con velas.

¿Cuál sería la opción totalitaria? ¿Qué todo el país se alumbrara con velas? La historia recoge que la gran preocupación de la época era que el carbón (de donde se obtenía la energía que movía fábricas y barcos, mediante el vapor de las calderas) se acababa y aun no había sustituto para la creación de energía.

El desarrollo de la humanidad requiere cada vez más de inventos efectivos y no de personas o sistemas que frenen el desarrollo. Ya bastante tuvo la humanidad con 2000 años de fanático oscurantismo.

¿Tiene algún sentido el tipo de existencia que promete el totalitarismo? ¿Se pudo acaso garantizar la salud mental y física de las personas, luego del descubrimiento y aplicación de la pólvora?

¿Existe alguien más fatalista que Fidel Castro en los últimos tiempos? ¿Acaso no es fatalismo plantear los problemas sin tratar, al menos, de encontrarles una solución?

Todavía está por ver si el cambio climático es consecuencia directa de la mano del hombre o responde a la propia naturaleza, porque cambios climáticos recoge la historia de la humanidad sin que se emitieran gases de efecto invernadero. Otra cosa es tratar de concientizar a aquellos que los emiten, de lo negativo que pueden resultar esas emisiones.

Es natural y gerontológico que muchas realidades del mundo pasen hoy por la cabeza del “Comandante en Jefe retirado” y que disfrute de todo el mal que le ha hecho a nuestro pueblo, culpando siempre al “bloqueo”, pero esta vez omite al imperialismo. ¿Será que se refiere al bloqueo interno?

Es tal la desvergüenza del tirano que se atreve a decir que disfruta: ¿Con que avances del pueblo? Sí: Nuestra nación ha sido convertida en una sociedad de indigentes, de limosneros internacionales y no es que hayamos partido de cero, pero los índices de salud solo son excelentes en los informes, manipulados, del desgobierno. Luego se atreve a decir que la seguridad social es (y dice tal vez) demasiado alta, cuando a un jubilado no le alcanza su pensión ni para comprar los productos que trata, infructuosamente, de ofertar la “Libreta de Abastecimiento”.

Los que maltratan groseramente, no “determinados bienes sociales”, sino todos los bienes sociales, son los funcionarios corruptos del desgobierno y La Bestia Ilustrada apoya la intervención de un delegado del Congreso de la UNEAC, diciendo (hipócritamente) que hay que luchar contra esos hábitos que repudia nuestra sociedad.

Como todas las necesidades públicas son satisfechas por el desgobierno, los funcionarios han adquirido influencias enormes, que naturalmente vienen a los que distribuyen algún derecho o beneficio.

Como los funcionarios son seres humanos, y por tanto abusadores, soberbios y ambiciosos, y en un régimen totalitario tienen gran poder, el pueblo cubano ha sufrido durante 50 años quebrantos, violencias, hurtos y tergiversaciones que el espíritu de individualidad, la autoridad y osadía del genio del mal, y las astucias del vicio originan, fatalmente, en toda organización humana.

La miseria pública es con el sistema totalitario lamentable, y la explotación del obrero generalizada.

2 comentarios:

Vicente dijo...

excelente escrito, con grandes verdades, Realice la especialidad en cuba de forma AUTOFINANCIADO, durante 4 años vivi y convivi de cerca con la problematica de la isla, es una pena ver que la gente no tenga la posibilidad de expresar lo que realmente siente y que este viviendo con gran conformidad, hundidos en una gran mentira, que aunque lo saben no lo aceptan y se han agachado tanto que es aterrador pensar que grandes cerebros no puedan quitarse el lazo del cuello. Critican la corrupcion de muchos paises, pero no ven la que existe en Cuba, los politicos y funcionarios gozan de privilegios que no goza el pueblo, entonces donde esta la "IGUALDAD", mientras un Gran cirujano reconocido internacionalemnte o una Master en ciencias, van al treabajo en una bicicleta vieja y despintada e inventan dia a dia como hacer para comer y llevar de comer a casa, estos funcionarios andan en carros seminuevos o nuevos, y tienen acceso sin costo alguno a los lugares de divisa (dolares), que tristeza, pero ellos nacen con un policia interno y lo llevan de por vida, pues en todo centro de trabajo y reunion, no pueden expresarse libremente, pues tienen miedo de que uno de los que esta con ellos sea el "chivato" el delator. Que pena y que coraje me da recordar esto, que coraje que no tengan la posibilidad de gritarle al mundo las injusticias y violaciones de sus derechos. Me entristece el miedo pavoroso que presentan todos, y aquel que habla sabe que es mal visto por los dinosaurios de la cuadra, y no tendrá las mismas oportunidades que los que acuden a las reuniones y trabajos "voluntarios". Asi es asi es la vida en cuba....... y mucho mas que no me alcansario el tiempo y el espacio para seguir expresando estas injusticias.

Manchiviri dijo...

Gracias por su comentario Vicente