sábado, 15 de septiembre de 2007

El que siembra su maiz, que recoja su pinol


Sábado, septiembre 15, 2007
El que siembra su maíz, que recoja su pinol

El des-gobierno cubano lleva más de 100 días en el limbo. Nada de creatividad, solo palabras en el 54 aniversario del Moncada. Críticas repetidas que no convencen al pueblo y un amago de propuesta desalentadora de una solución a la crisis interna de acogida más que gélida por parte de la población que espera pacientemente la muerte del Comandante. Raúl Castro, consciente de lo inevitable sabe que no llamar a las cosas por su nombre, en estos momentos, le puede costar caro en un futuro inmediato. De ahí que afirme que el período especial continúa. Mucho más especial con la pre-muerte del líder histórico del totalitarismo caribeño.Siempre más de lo mismo. Que sean los ciudadanos los que digan que hay que hacer para mejorar aquello o lo otro, no es otra cosa de sondear la opinión pública nacional. Ellos, los raulistas saben muy bien cuál es el camino correcto y mucho mejor saben que deben ir por el otro si quieren permanecer en el poder.Todos sabemos cuales son las ideas viejas y el porque de estas. Cuales son los errores y sus subsecuentes explicaciones. Muchas han sido las prácticas nocivas y esas no tienen formas de superarlas, porque son corruptas.La mayor ineficiencia es el totalitarismo que impide la creatividad y por ende el desarrollo del nivel de vida de la población. Gobernar el país tras la muerte de Fidel Castro va a resultarle a Raúl una tarea compleja y difícil. Se encuentra ante un país al que han empobrecido sistemáticamente durante décadas, siendo ayudados en tal empeño por un embargo económico que en vez de perjudicar al régimen, lo defiende políticamente. O sea, la población cubana altamente politizada (a la fuerza de la propaganda política del régimen totalitario) ve en el embargo al “monstruo revuelto y brutal” que les agrede.El “miedo al lobo” de la intervención norteamericana, en Cuba, es la justificación para el gasto de altas cifras de dinero en compra de armamentos, mientras que el pueblo sufre en sus estómagos durante la mitad de cada mes.Si de aplicar los tres principios cardinales se trata:

1.- Revolución es “cambiar todo lo que debe ser cambiado”, debía comenzar por dar los primeros pasos para cambiar el régimen totalitario que nos tiene sumidos en afrentas y oprobios.
2.- No deben esperarse soluciones espectaculares, porque de mantenerse la dictadura totalitaria todo continuará de igual forma.
3.- La construcción del socialismo en Cuba es la mentira con que han tratado de dormir a las masas durante 50 años.

En Cuba lo que se construye es el fidelismo:
Fidelismo: Régimen político fundado en el predominio del totalitarismo de la miseria como elemento catalizador y aniquilador de riqueza.