martes, 17 de julio de 2007


Reflexiones sobre el análisis del director del portal Rebelión, sobre el artículo del diario español El País “Cuba toca fondo”, escrito por el corresponsal en La Habana Mauricio Vincent y Maite Rico. 17 de julio de 2007 http://www.voltairenet.org/article150081.html


El titular de portada es «Cuba estrena lema: producción o muerte». El subtítulo es totalmente catastrofista: «Las condiciones de vida tocan fondo. Los salarios son bajos, los alimentos caros y la vivienda mala».


No tiene gracia ninguna que El País titule el artículo de semejante forma. Tal vez el señor Mauricio no quiera perder su posición de corresponsal en La Habana y en lugar de decir que el desgobierno fidelista está tocando fondo, se refiera al pueblo en su conjunto en lugar de llamar a la noticia por su nombre.

Veamos en conjunto los dos reportajes y encontramos las mentiras, las manipulaciones, las desinformaciones y las propuestas políticas para el régimen de Fidel Castro ocultas como información.

Verdades:

1.- Independientemente de lo que alguien pueda pensar sobre el sistema totalitario de Fidel Castro, lo que está tocando fondo es el régimen. El pueblo hace rato que se encuetra en la más paupérrima de las miserias. No es válido comparar las cifras de hoy con las de la década de los 90. Si algo quieren comparar hagánlo con la década de los 80, cuando la economía del régimen era subsidiada por la extinta Unión Soviética y si quieren ir más lejos, compárenla con la década de los 70 y se llevaran algunas sorpresas.

2.- La libreta de “Abastecimiento”, que no es lo mismo que “racionamiento” , no alcanza para 15 días: y una compra indecente de viandas y carnes aun con precios “regulados” es practicamente imposible para el ciudadano común. Aqui la mentira es que estos mercados “regulados” aparecen de vez en cuando en forma de ferias, en diferentes partes de la Ciudad de La Habana solamente. El resto del país ni se entera de que existen.

Estos mercados regulados en forma de ferias son asistidos por, llamemósle Ejercito Juvenil del Trabajo, que es el encargado de hacérle la contraposición al Mercado Libre, que es el de los pequeños agricultores (ANAP) otras veces llamados por el desgobierno “bandidos de río frío”, los cuales, aunque regidos por la férrea mano del desgobierno, logran llevar sus productos a la población, a sabiendas de que los precios parecerán (son) exhorbitantes.

Este es el juego del régimen para crear la confusión masiva. Mientras los que sudan la camisa y pagan impuestos onerosos tienen que vender sus productos a precios descomunales, el desgobierno (que no logra abastecer por la libreta) a la población, realiza ferias y vende a precios regulados, desestabilizando la ley de la oferta y la demanda.

3.- ¿Acaso es mentira la cantidad de dirigentes del desgobierno (a todos los niveles) que han tenido que ser removidos de sus cargos y sustituídos por oficiales de las Fuerzas Armadas, debido fundamentalmente al grado de corrupción y desvíos de recursos en beneficio personal? Basta ya de echarle las culpas al embargo norteamericano, que no deja de ser una aberración, y concentrémonos en el bloqueo interno que provoca el régimen.

¿A quién pretenden engañar al decir que en Europa hay hoteles más caros? En Europa hay de todo, como en botica y precios tan baratos como los de las habitaciones que alquilan los particulares en Cuba. La única diferencia es que los particulares europeos pagan menos impuestos que los particulares cubanos.

4.- El precio de la electricidad doméstica es de 9 centavos el kw (0`003 euros) si no se superan los 100 kw. ¿Que cosa son 100 kw? Una bombilla de 45 w, un ventilador, un refrigerador, un televisor, un equipo de radio, una lavadora, una plancha. ¿Es eso el gasto de una familia normal cubana? Hoy en día, una familia normal cubana paga entre 60 y 100 pesos (moneda nacional). Cero aire acondicionado, cero bomba de agua, cero olla arrocera, cero micro-wave etc, etc.

En España, el precio de la franja más barata de electricidad es de 0`09 céntimos el kw, treinta veces más que en Cuba y también es verdad que el salario mínimo es incomparablemente mayor que el del ciudadano común cubano. Un español que gastase cien kw mensuales de electricidad pagaría al año unos 168 euros (incluyendo consumo y cuota de enganche). Con ese dinero y ese mismo consumo pagaría en Cuba la electricidad de 504 meses, o sea cuarenta y dos años. Y no le alcanzaría la miseria para vivir el resto de sus días.

Los tramos de consumo superior a 100 kw afecta a todos los ciudadanos que aspiran a vivir decentemente en su país y se niegan a vivir en afrentas y oprobios sumidos.

5.- ¿No les parece que si el salario medio del cubano común se encuentra cercano a los 200 pesos (moneda nacional) es un poco exagerado pagar 169 por un viaje a Santiago de Cuba? El salario mínimo en Portugal ronda los 380 euros y un pasaje entre Faro (capital provincial) y Oporto cuesta 40 euros.

6.- A Varadero los cubanos sí pueden entrar. No pueden hospedarse en los hoteles (teniendo dinero bueno), ni aun cuando sean invitados por sus parientes cercanos de visita en Cuba y mucho menos sin son invitados por amigos extranjeros. A donde no pueden entrar los cubanos son a los cayos llenos de hoteles recién estrenados y administrados por cadenas españolas, cuyas propiedades comparten al tanto por ciento con el desgobierno de Fidel Castro. Señor Serrano, no sea mentiroso. Yo soy cubano y en más de una ocasión intenté pasar y me quedé con las ganas. Solo hay extranjeros y los sirvientes. Esos si son cubanos.

Sobre lo que usted llama, mal intencionadamente manipulaciones:

1.- Da igual que la fotografía sea de 1999, en el 2007 esos mismos cubanos continúan intentando (muchas veces con éxito suficiente para llegar a Miami) arreglar el automóvil. ¿Le enseño las fotos?

2.- ¿Alguién se acuerda de las polaquitas del 64? En esos años el transporte casi desaparece (no había “período especial”) hasta que en 1965 aparecieron las Leyland. Que por cierto, al embajador del régimen de Fidel Castro en Inglaterra, llamado Luis Ricardo, luego de desertar lo acusaron de robarse parte del dinero de la compra de las famosas guaguas, cuando el régimen de Fidel Castro se negó (como siempre hace) a pagar las piezas de repuesto.

La solución para la falta de transporte es hacer auto-stop y esperar por la buena, del buen Dios, “que tanto ha protegido” (ver las reflexiones del Comandante) a Fidel Castro, para llegar a tu destino.

3.- Ya esto es de risa señor Serrano, por favor, sea serio. ¿Que poder adquisitivo del cubano ni que ocho cuartos?

4.- Luchar contra la corrupción es una cosa y que los corruptos pretendan combatirse a sí mismo es otra. El pueblo no es el corrupto. No tiene forma de corromperse. En todo caso es el que sufre las consecuencias de funcionaros gubernamentales corruptos hasta la médula.

Vamos a ver:

En cuaquier gobierno democrático, cuando los funcionarios son detectados en actividades ilícitas de corrupción administrativa, se les lleva a los tribunales. Esto tal vez tenga efectos negativos, en dependencia del funcionario en cuestión, para las próximas elecciones.

En los gobiernos totalitaros, los primeros corruptos son la cúpula dirigente, que pone y dispone, sin rendir cuentas a nadie, de los recursos de la nación. Son eternos e “inmaculados”.

Sobre lo que usted llama desinformaciones:

1.- Mentira mil veces señor Serrano. La sanidad es un desastre de mugre e insalubridad y carencia de medicinas. La educación es tan deficiente como la falta de maestros con preparación después de más de 45 años de régimen totalitario. El teléfono no está subvencionado, la electricidad, además de ser deficiente el servicio, solo está subsidiada para los 100 primero kw, el resto tiene que pagarse a precio de CUC. La comida, en los centros de trabajo también se paga y no es barata. Son, en algunos casos 60 pesos al mes. El transporte es carísimo.

2.- Yo pertenecí a la conocida Agencia de Contratación a Representaciones Extranjeras (ACOREC) y salí de Cuba hace tan solo 4 años.

Puedo decir lo siguiente:

La empresa extranjera, pagaba por mis servicios 850 dólares USA y a mi me eran entregados 350 pesos moneda nacional. Claro, por tras-mano recibía 350 dólares. Y le puedo asegurar, porque lo ví y escuché (me refiero a Fidel Castro) en una recepción que él sabía que nosotros (los contratados mediante ACOREC) recibíamos dinero por tras-mano, pero que eso no importaba siempre que nos mantuviéramos fieles al régimen (la palabra que utilizó fué revolución).

Sobre las propuestas políticas:

No es menos cierto que los grandes medio de difusión cometan exageraciones y en ocasiones los periodistas no sean capaces de captar en toda su magnitud la verdadera tragedia que ocasiona una catástrofe, sobretodo cuando éstas ocurren en paises dominados por regímenes totalitarios en los cuales nada es como aparenta o debía ser, sino todo lo contrario. Es muy difícil entender el hambre (de todo tipo) cuando no se ha vivído ésta, físicamente.

No sé si serán más o serán menos las voces que claman por un cambio económico en Cuba, que cambie la calidad de vida miserable del cubano de a pie. Lo que sí se es que de no ocurrir cambios estructurales el pueblo cubano cada día será más miserable.

Descentralizar la economía del país va a ser del todo imposible sin cambios estructurales, desde el mismo meollo del desgobierno. El desgobierno continuará fomentando la inversión extranjera, pero de libre empresa no quiere oír hablar. Si algo sabe el desgobierno es que el cuentapropismo es igual a cero dependencia económica del Estado y proclive de “desviarse ideológicamente”. Liberar las fuerzas productivas es igual al desaparecimiento del régimen totalitario.

El nuevo modelo de socialismo no es viable para Cuba. Mi país necesita una transición hacia la democracia, tal vez, proveniente de las entrañas del monstruo totalitario. De lo contrario tendremos más de lo mismo.

Deje las ironías y los sarcasmos, que estamos refiriéndonos a un pueblo que sufre. No se haga el tonto, que usted sabe muy bien de lo que se está escribiendo. No se vaya por las ramas y dedíquese a la raiz. No trate de utilizar ejemplos comparativos de lo mal hecho en otras partes del mundo, que es como mirar la paja en el ojo ajeno. Mire al espejo de la nación cubana y encontrará lo que busca.

Mientras el diario El Pais continúe diciéndo que Cuba toca fondo y no el desgobierno de Fidel Castro, de esa misma forma el régimen continuará mintiendo, tergiversando y desinformando a la opinión pública internacional con el cuento del “paraiso de la humanidad”.