domingo, 29 de julio de 2007

Fidel Castro y Los Bandidos de Río Frío

Continuidad o Muerte

¿Se aprecia algún cambio en Cuba? En el último año, desde que Fidel Castro cedió sus poderes, no ha habido reformas ni cambios visibles en la isla. Lo único evidente es que el régimen totalitario ha sobrellevado sin problemas la ausencia de Fidel Castro y que su des-gobierno se mantiene en las mismas.

Las funciones de mando no están más repartidas, solo hay más de lo mismo: movimientos de cuadros políticos de aqui para allá y Raúl, como presidente interino, hace como que impulsa un esfuerzo hacia la institucionalidad, siempre con el Partido Comunista al frente, para preparar la etapa pos-Fidel.

La dirigencia histórica pasa a retiro y en el dilema esencial es, qué reformas hacer para que la Revolución sobreviva a sus fundadores, la palabra transición es tabú. No se habla de sucesión. En la Cuba de los hermanos Castro, el término elegido para nombrar lo que está ocurriendo es "continuidad".

No obstante los deseos, hay pocos indicios de que el sistema haya empezado una transición y las necesidades y expectativas de la sociedad se mantienen igual o peor.En nada se parece, el sufrimiento del pueblo cubano de hoy, al sufrimiento de ese mismo pueblo, en la década de los años 80. Tal vez se asemeje, solamente un poco, a la crisis de los años finales de la década de los años 60 y pricipios de los 70, pero en esos años un porciento muy grande de los cubanos creía y confiaba.

Solo el 30% de los 11 millones de cubanos existentes en la actualidad, nació antes de 1959. Tal vez, solo esos recuerden las promesas de los primeros años. La generación histórica desaparece. Y los descendientes, que no conocieron las promesas de Fidel Castro, viven una realidad que nada tiene que ver con los sueños de los primeros años de la década de los sesenta. Los sueños y aspiraciones, de ésta generación son muy diferentes de los que se alzaron en armas para combatir a la dictadura batistiana.

Al no existir la sociedad civil, los cubanos viven en una “bola” de contradicciones.El igualitarismo absurdo y ridículo se mantiene para el 90% de la población, mientras que la dualidad monetaria aproxima más a la élite en el poder con aquellos que reciben dólares de sus familiares en el extranjero.Los que dependen del des-gobierno y ganan su sueldo en pesos, no llegan a fin de mes; y la minoría (ese 10%) que se mueve en el área dólar disfruta de un país muy diferente.

El des-gobierno nunca ha podido garantizar a los ciudadanos un nivel de vida decoroso, y tampoco permite que la gente se busque la vida por sus medios. Esa es la verdad.

En los inicios de la década de los 90, la crisis económica obligó al des-gobierno a lanzar a la calle a 250 mil trabajadores, protegidos por una seguridad social, en pesos cubanos, cuando el cambio en la bolsa negra se encontraba a 120 pesos por un dólar. Fué cuando autorizaron el trabajo por cuenta própia, sin garantizar la materia prima para que esos trabajadores “cuentapropistas” pudieran realizar sus trabajos de forma honrosa y no se vieran el la necesidad de acudir al robo o al “ajuste de salario” para ganarse el sustento.

Fué en el año 2003, cuando Fidel Castro, dándose cuenta de que tantos miles de personas fueran indpendientes (económicamente) del desgobierno, eran un enemigo potencial, decidió ponerles término de forma paulatina.

Hoy los “cuentapropistas” no pasan de 50 mil.

La alimentación en Cuba es más que un problema. Siendo el des-gobierno, después de una mal llamada Reforma Agraria, el dueño del 70% de las tierras, mantiene más de un 25%, de éstas, sin cultivar.

El régimen siempre ha admitido que el camino para "garantizar la irreversibilidad de la Revolución" es producir y mejorar la vida de la población, pero nada ha hecho para que, las ineficientes empresas del Estado, tengan capacidad de autogestión y de estimular adecuadamente a los trabajadores.

No solamente la población ha decrecido, sino que académicos “realizan estudios” para entender por que las tallas de los alumnos de primaria, disminuyen.

El éxodo anual de cubanos, hacia los Estados Unidos es otro de los factores preocupantes.
Veinte mil cubanos anuales (legalmente) hacia los Estados Unidos, alcanzan una cifra espeluznante de 200 mil personas al cabo de una década. Son personas jóvenes, la gran mayoría con preparación educacional de noveno grado en adelante, con unos deseos inmensos de superación.
La cifra de ilegales emigrando hacia el mismo destino es igualmente alarmante.

Contrario a lo que desearía el des-gobierno, los campesinos particulares, aunque esten controlados por la Asosiación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y solamente poseen el 30% de las tierras, producen el 60% de los alimentos. Y no producen más debido al sistema oneroso de contribucion al des-gobierno, que les obliga a entregar, a precios irrisorios, casi el 70% de sus mercancías.

La polación, que antes prefería callar antes que criticar al des-gobierno, hoy en día “raja” en cada esquina, sin importarles señalarse como desafecto. Todo tiene un límite y el pueblo cubano está llegando a su capacidad de resistencia.Los medios “académicos” debaten sobre la necesidad de “repensar” el sistema fidelista. No quieren, o no les interesa reconocer que el sistema impuesto por los hermanos Castro, de socialismo no tiene más que el nombre. Saben que, introducir reformas económicas y abrir espacios de participación política, es como ir contra la voluntad del máximo líder, de no hacer “concesiones ideológicas” al enemigo.
Saben perfectamente que postergar los cambios hipotecaría el futuro del régimen y saben también que de no postergarlos sería igual.

¿Cuáles conquistas han alcanzado?

Continúan sin reconocer que hasta la educación y la sanidad son un desastre. Vamos, que si estos índices los comparamos con paises como Haití, arreglados estamos. Para avanzar debe mirarse al frente, nunca hacia atrás.

Debemos reconocer que ha sido Raul Castro el artífice de algunas reformas económicas, que en su momento fueron catalogadas como erradas por Fidel Castro.
Hoy, el “Hermano al Frente” se atreve a criticar, veladamente, las “concepciones y métodos que fueron apropiados en su momento, pero superados por la vida”.
Tal parece que Raul viene de otra Galaxia y que ha estado ausente al proceso en los últmos 40 años.
Anuncia cambos estructurales y de concepto en la agricultura.

¿Resurgirán los “bandidos de río frío”?

La palabrita “estimulación salarial” suena a falso.
Acometer cambios sin improvisar es como decir que hasta ahora todo lo que se le ha ocurrido al des-gobierno son improvisaciones. No está muy lejos de la verdad, el “compañero” Ministro.

Desgraciadamente, no es la primera vez que se admite que el problema es estructural. La JUCEPLAN fué desaperecida en su momento por considerarse a sus integrantes, según Fidel Castro, “un bando de tecnócratas”.

Superar los límites que impone el propio modelo socialista es aproximarse al sistema más próximo. China y Viet Nam estan lejos.

Apariencias aparte, este año sin Fidel Castro, ha sido de inmovilismo absoluto. Han disminuído los gastos por concepto de “tribunas abiertas” sabatinas y de concentraciones multitudinarias imprevistas que ocasionaban inversiones desmesuradas en aras de una “Batalla de Ideas” alucinante.
Se han tomado algunas medidas que pudieran ser catalogadas de lógicas e inaplazables, como son la de pagar las deudas contraídas con los campesinos privados.
La medida de flexibilizar la política aduanera para importar artículos electrodomésticos, DVD y computadoras es una medida a gran escala y no para beneficiar a unos cuántos que regresan de un viaje.

Uno de los métodos que siempre ha utilizado el régimen para detectar quienes son los que piensan diferente es la de hacer un inquérito masivo en las empresas estatales para diagnosticar los problemas principales y las medidas económicas que podrían adoptarse para "aumentar" la productividad y la eficiencia. Siempre se hace énfasis en cualquier propuesta, hasta la más audaz.
Pobres de los que pican el anzuelo.
Las propuestas se analizan y se adaptan a las necesidades del régimen, pero aquellos que realizaron propuestas contrarias a la línea trazada, nunca más tendran la osadía de expresar lo que verdaderamete sienten.

Al régimen no le es necesario que nadie le diga que la hipercentralización es lo que más constriñe la economía. Vamos, que no estamos tratando con estúpidos, sino con gente que ha sabido revertir los procesos economicamete lógicos en ilógicos. Y eso es bien difícil.
Descentralizar. De cada cuál segun su capacidad y a cada cual segun su trabajo.
Cooperativizar, revisar lo límites de la propiedad estatal...

¿Que es lo que quieren?

¿Cambio de sistema?

¿Cuál es la línea roja?

¿Hasta dónde está dispuesto o puede llegar Raúl Castro en la actual coyuntura?

¿Querrá ganar tiempo?

http://manchiviri.blogspot.pt/2008/03/totalitarismo-fidelista-el-peligro-de.html