martes, abril 24, 2007

Que quieren los cubanos?

 
Efectivamente, esa es la pregunta clave.
Algunos extranjeros y otros no tanto, consideran que el cubano promedio y en forma general, quieren mejorar su nivel de vida, sin grandes pretensiones. Consideran lo anterior debido a que, para ellos, el cubano no está contaminado por el consumismo y solo desean satisfacer las necesidades fundamentales, para ser felices y pretenden convencernos de que muchas de esas necesidades ya estan resueltas, como la salud y la educación.

Nada más falso. Al cubano, durante más de 45 años le ha sido negado el acceso, no al consumismo, sino al consumo de los más elementales necesidades de primer orden, las que le llegan a cuenta gotas cuando el régimen lo considera oportuno.

Los cubanos, en general nos encontramos afectados por una enfermedad síquica, aun no muy bien definida en los círculos académicos, llamada Síndrome de la Ineficiencia Económica Adquirida ( ver http://manchiviri.blogspot.com/2007/02/cuba-el-socialismo-y-el-hombre-debemos.html, párrafos 2,3 y 4).

Es totalmente falso que los cubanos, para ser felices, solo deseemos satisfacer nuestras necesidades fundamentales.

¿A quién, en su sano juicio, se le ocurriría semejante estupidez?
¿Acaso alguien puede pensar que los cubanos son apáticos por naturaleza?

Hablan de las conquistas de la “revolución”: educación, salud y:
¿Cuales otras?

La deserción escolar es galopante y sino fijénse bien en la procedencia de los llamados “maestros emergentes”. Ver: (http://manchiviri.blogspot.com/2007/03/sobre-cuba-no-se-escribe-lo-suficiente.html, párrafo 4).

No es menos cierto que muchos atribuíamos nuestras dificultades con la vivienda, el abastecimiento alimentario y el transporte con el bloqueo imperialista. Pero eso fué hasta que desapareció el soporte comunista a principios de los años 90. Todo se deterioró y nuestro sistema de vivienda cayó en el olvido, el sistema alimentario sufrió una crisis hasta hoy insuperado y el transporte desapareció casi por completo junto con el servicio eléctrico.
Estoy refiriéndome lo que sufre el 95% de los cubanos, no al 5% que vive a sus anchas.

Los cubanos, que antes creían en sus dirigentes, hoy en día los repudian por corruptos y avasalladores del ciudadano común. Consideran que son un bando de holgazanes que solo defienden sus bolsillos y los de sus descendientes. La desconfianza en la llamada “Dirección de la Revolución” es altísima y sienten vergüenza ajena cada vez que aparece Fidel Castro, otrora “líder paradigmático” haciéndo escenitas de viejo decrepito.
Estoy convencido que si le dieran a escoger, el pueblo de cuba preferiría mil veces un sistema en el cuál poder escoger a sus própios dirigentes y no lo que existe ahora, que es un sistema rotativo.
Salvador Valdes Mesa

Un ejemplo cualquiera: Salvador Valdes Mesa, hoy Secretario general de la Central de Trabajadores (CTC), que ayer fuera Ministro del Trabajo y la Seguridad Social y antes de ayer, fuera el Secretario del Partido Comunista en la provincia de Camagüey.

Nosotros no podemos estar contentos con un sistema que es anti-democrático por su própia naturaleza. Hay, dentro de Cuba, quienes pretenden hacer entender al resto de la humanidad que Cuba vive una democracia. Bueno, si lo que ellos llaman democracia, es la democracia “griega”, donde existían el demos (el llamado pueblo), metekos (los extranjeros) y los esclavos (el verdadero pueblo), arreglados estamos.
No necesito que me hagan comparaciones sobre las democracias, no me digan de las imperfecciones de los sistemas democráticos, no me den clases teóricas del capital.

Díganme, solamente:
¿En que paises se eternizan los dirigentes?
¿Que me dicen de la participación ciudadana en las actuales votaciones de Francia?
Por cierto, el primer país que llevó a efectos una revolución social (buguesa, eso sí, pero con Libertad, Igualdad, Fraternidad.
No se trata de pedirle e imponerle al resto del mundo iguales democracias, cuando en realidad eso no lo creemos ni nosotros mismos. Se trata de que Cuba sea lo que no es hoy.

Fidel Castro ha impuesto un régimen que se autotitula democrático y quiere hacer creer que tiene algo que ver con la historia y costumbres del pueblo cubano. Que en Cuba, antes de 1958 hubieran no sé cuántos partidos políticos y que estos no hayan sabido resolver los problemas, es negar el desarrollo de la República de Cuba en los primeros 50 años del Siglo XX.
Es verdad que había corrupción (la misma que exite hoy en día, no solo en Cuba), es verdad que había desigualdad (la misma que existe hoy en día, no solo en Cuba), es verdad que existía miseria (la que existe hoy en día en Cuba, es peor que la anterior al año 59), es verdad que existía represión (la que existe hoy en día en Cuba es muy superior).

Decir que “el dominio que ejercía EE.UU. provocó que el pueblo se levantara en armas e hiciera la Revolución” es falso, ademas de ser una burda manipulación de la historia. Los Estados Unidos ejercían una influencia determinante en la economía cubana, pero de ahí a que “dominara” hay un gran trecho.
La Unión Soviética ejercía una gran influencia, pero de ahí a que “dominara” existía también un largo trecho.

Sobre las cosas que se dicen del régimen de Fidel Castro no le echen las culpas a Internet. Eso sí, estudien a fondo el “fidelismo” y llegaran a la conclusión que es un régimen tiránico y despótico.
Sobre las elecciones en Cuba lean esto: http://manchiviri.blogspot.com/2007/02/elecciones-en-cuba-el-partido-comunista.html
Es más que una descalificación.

Creo firmemente que para entender lo que sucede en Cuba, debemos empezar por cuestionar el sistema de gobierno autoritario. Acudir a la historia es imprescindible para entender muchas cosas, pero no para entender que una persona se eternice en el poder, alegando que es "por el bienestar del pueblo", cuando todos sabemos que es en lo menos que piensa el dictador.
Escenita de viejo decrépito

Fidel Castro solo piensa en él y su delirio de grandeza es tal, que en las postrimerías de su vida, lo único que se le ocurre son: ollas arroceras, cocción de frijoles y la incapacidad del etanol para resolver las necesidades energéticas de la humanidad.
La canasta básica, que el mismo se ha encargado de destruir, no es contemplada en sus estertores.

La tiranía de Fidel Castro se encuentra bloqueada por el gobierno norteamericano hace más de 40 años y solo ha servido para el sufrimiento del pueblo cubano. El régimen sigue como si tal cosa.
La patriotería (chovinismo) y la amenaza de agresión han hecho posible una patética unidad del pueblo cubano. Unidad que cada día es menor y el régimen lo sabe.

Admiro la firmeza de Jesús de Nazaret y la valentía de los cristianos. Debemos reconocerles que escogieron un camino largo y difícil, pero siguen adelante y hablan que un mundo mejor es posible, mientras que sus dirigentes actuales viven en la opulencia y se olvidan de los necesitados, llegando incluso a negar la Teología de la Liberación.
La fuerza del ejemplo de ésta teología tiene una influencia grande en América Latina, donde han surgido nuevos regímenes que en nada se parecen al tiránico impuesto por Fidel Castro en Cuba. (Cuidado con Chavez).

Deseo para mi pueblo, que el camino no se prolongue en la sucesión y que más temprano que tarde prevalezca la sensatez, que se levante el bloqueo y se normalice la vida.
Me permito una recomendación: Continúen pensando que las dictaduras, la opresión y la tiranía son métodos execrables de explotar a los pueblos. Ningún político debe proclamarse campeón de los derechos humanos.