sábado, 21 de abril de 2007

El Panda no es un televisor malo.


Televisor Panda
Lo malo son otras cosas, como por ejemplo, que los Pandas ya vienen equipados con un sistema que, no solo bloquea las señales que emite tele-Martí desde el territorio de los Estados Unidos hacia la isla de Cuba con propaganda contraria al régimen, sino que hasta bloquea las posibles señales de las cadenas domésticas de los E.U. que, en ocasiones (situaciones atmosféricas determinadas) puedan entrar al espacio radio-eléctrico del pais.
No solo los televisores. Los radios-receptores de la onda-corta (SW1, SW2, SW3 y SW4) no existen en las tiendas cubanas, ni en pesos cubanos ni en moneda convertible (CUC), así como que tampoco se pueden entrar al territorio nacional. A eso, el desgobierno le llama “Batalla de Ideas”.
Osea, las únicas ideas que sirven son las de Fidel Castro. Las ideas de los demás, es mejor que no la escuche el “pueblo revolucionario”.
Vamos a ver:

Si el régimen de Fidel Castro se hubiera impuesto antes de la popularización, en Cuba, de la radio y la televisión, solo existirían un receptor de radio y otro de TV por CDR.
A la prensa la han podido controlar; tanto es así que el único que informa es el diario de la abuelita (no me refiero a Fidel Castro). Granma quiere decir abuela (en inglés). Los otros diarios, no son más que repetidores de la versión oficial.
Quiero terminar por decir que 4,000 pesos cubanos son aproximadamente 104,000 pesos, en moneda nacional no convertible (MNNC).
De manera que si un ciudadano promedio, que recibe un salario mensual de 235 pesos (MNNC) tiene (por obligación) que pedir un préstamo al banco más cercano si quiere comprar uno de estos televisores. La cifra mínima que éste ciudadano puede pagar, mensualmente al banco, no puede ser inferior a 50 pesos (MNNC), lo que constituye un 21% del salario mensual, sin intereses.

Nota: En Cuba las tiendas (todas pertenecen al desgobierno, ya que no existe la propiedad privada) no venden a plazos.

Nota 2: CDR son las letras que corresponden a Comité de Defensa de la Revolución.En cada cuadra existe un CDR.Estos comités eran los encargados de vigilar a los "presuntos" desafectos al régimen de Fidel Castro.