jueves, 8 de marzo de 2007

PEDÍ REFUGIO POLÍTICO EN PORTUGAL

Jamás me ha dado ni me dará vergüenza ser cubano.

Continuar haciéndole el juego al viejo cascarrabias de Fidel Castro con todos sus resabios es corromper y dejar podrir todas las buenas ideas por las cuales luchamos durante tantos años.

Bravo Europa, talmente parecía que la política absurda de acercamiento, del nuevo payaso del gobierno español iba a dar resultado. Menos mal que la vieja Europa logró razonar y argumentar que el aspirante a Napoleón caribeño (pichón de gallego) núnca há tenido ni tendrá intenciones de abandonar sus metódicas violaciones de los derechos humanos del pueblo de Cuba. Tal parece que una parte de Europa (me refiero a España) se había olvidado de los tantos años de violaciones provocadas por un gallego autotitulado “Generalísimo”.

Lo han hecho, demostrando que si bien pretendieron dar con una mano, ahora pretenden recibir con la otra. Que equivocados estan los que así piensan. Fidel Castro además de ser violador de los derechos humanos, no solo de su país (lo que es aun peor y nadie lo há condenado todavía) es un vulgar ladrón que há llevado a su pueblo a la más ridícula de las miserias. Le debe dinero a todo el mundo y todavía hay incautos y mal intencionados que le siguen dando crédito (la mayoría créditos políticos a sabiendas que no veran ni un solo centavo de vuelta).

Viva Europa.
Siento el orgullo de ser cubano protegido de tanta humillación, de tanto acoso y miro al verdugo de mi pueblo y veo a un viejo esclerótico frustrado en el eclipse de su vida. Este viejo moribundo, que há destruido la economía cubana en pro de corporaciones de dudosa procedencia que crecen desmedidamente mientras las personas honestas de mi país carecen de las más elementales necesidades. Cómo es posible tanto sadismo?

Los que defienden a Fidel Castro afirman: Europa dice que en Cuba no hay derechos humanos y que por tanto hay que sancionarla, tensar la cuerda, apretar las garras sobre su cuello, ahogarla y negarle su derecho a existir.

Lo que no dicen es: El régimen de Fidel Castro no respeta los derechos humanos y por tanto se debe sancionar y negarle (a Fidel Castro) la posibilidad de continuar esquilmando a su próprio pueblo. En Cuba no se puede vivir libremente, porque está gobernada por un opresor que le niega al pueblo las libertades fundamentales.

Y es que miro el mundo que me rodea y la diferencia es tan abismalmente grande... Por eso quiero vivir en Europa, la Europa del futuro, la Europa sabia y alegre, la Europa sin guerras fraticidas, la Europa que condena las violaciones de los derechos humanos en mi país.
La gente que creemos en esa otra Cuba posible, hemos visto complacidos que de nuevo Fidel Castro se ha sentido acorralado contra una pared. Se acabó el pan de piquitos, las guerrillas pasaron de moda.

Fidel Castro no respeta los derechos humanos. Pero yo me pregunto qué son para Fidel Castro “los derechos” y “los humanos”. Será que como alguna vez en su vida estudió “DERECHO” aprendió a violarlos.

Se va la gente de Cuba por no soportar la opresión y la miseria a que vienen siendo sometidos desde hace más de 45 años y las similitudes con otros países no tienen comparación.
Así se iban de la península ibérica, la gente de España y de Portugal cuando estaban sometidas a regímenes fascistas. Así se van, en busca de nuevos horizontes gente de países sometidos a vidas miserables.
Que es lo que propone Fidel Castro? Continuar viviendo en la miseria?

Pedí asilo en Europa. Asilo moral, ético, humano. Pedí asilo en Europa para preservar mis más íntimos derechos humanos, unos derechos que Fidel Castro nunca respetó ni respetará.