viernes, 16 de febrero de 2007



Meditaciones de Manchiviri

De Cuba no añoro más que los recuerdos de mi niñez, de mi hermana y mis padres. Ya lo dijo José Martí. El amor a la patria no es el amor ridículo a la tierra ni a la hierba que pisan nuestras plantas. Es el odio a quién la oprime, es el rencor a quién la ataca.

No tengo ninguna esperanza ni motivos ni deseos de residir nuevamente en mi país. Tal vez la visite algún día, si acaso. Me gustaría volver a ver a mi madre.

Como la muerte de Fidel Castro es un “SECRETO DE ESTADO”, lo mismo muere hoy que muere mañana. No creo que el quid de la cuestión sea ese. Nuestra atención debe estar concentrada en los movimientos que ejecute el “Sustituto en Jefe” y que ya ha hecho unos cuantos.

En éste momento hay una especie de expectación. Nadie sabe que va a suceder. Los más cercanos al entorno de Raúl Castro, conocemos que no tiene el carisma del hermano, que no tiene la simpatía, que más bien es pesado y pujón cuando trata de hacer un chiste. Sabemos también que no es ni querido ni respetado por muchos de los generales, de esos que tienen “memoria histórica” a los cuales en una, u otra ocasión ha tenido que “reventar” por órdenes expresas del hermano, pero que siguen ahí (me estoy refiriendo por ejemplo a Ameijeiras o Lusson o al mismo Ramiro aunque hay muchos mas como Cusa).La dictadura de Raúl Castro no debe durar más allá de cinco años. Tiempo suficiente para que se den las condiciones de la lucha por el poder. Digo suficiente porque ya, a esa altura, también Raúl tendrá 80 años y su salud muy debilitada.

Un gobierno del PCC es como decir un gobierno de párvulos. A gobernar se aprende y ninguno de los “proyectos de gobernantes” que hay en Cuba sabe o tiene idea de lo que es gobernar, nunca lo han realizado pues han tenido que contar con la decisión de Fidel Castro. Ninguno de los dirigentes de la Cuba de hoy, ha tomado una decisión, ni ha dado una orden.

Los amigos portugueses me preguntan, si creo que exista la posibilidad de que se escuche una opinión contraria a la oficial, dentro de las filas de las Fuerzas Armadas.

En estos momentos NO. Vuelvo a repetir que, hoy en día los soldados, sargentos y oficiales de las FAR están convencidos que son la salvaguarda del sistema socialista, no solo de Cuba, sino del resto del mundo. Entre la CIM (que represiona) y la “Información Política para los Oficiales de las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior”, mantienen un estricto lavado de cerebro. El meollo del asunto está en la incapacidad de gobernar y el irrespeto hacia Raúl Castro, por parte del Cuerpo de Generales. Esos mismos Generales que veneran a Fidel Castro le piden la cabeza al hermano.

Tengo el presentimiento que, en un plazo de 5 años, cuando comiencen las luchas, intestinas por el poder (si es que no han comenzado ya), el cuerpo de Generales y el de primeros oficiales tendrán sus propias luchas. Tal vez sea ese el momento de tomar partido hacia una u otra ala. Tal vez se repita la historia de 1898 cuando una revolución acéfala fue vendida por un General.

Y aqui debo hacer una salvedad: Para mi forma de ver las cosas, la revolución cubana de 1959, murió en el preciso instante en que Fidel Castro la traicionó, al aliarse con la Unión Soviética. Es a partir de ese momento en que se convierte en un Dictador Totalitario. En estos momentos lo que se encuentra acéfala es la dictadura totalitaria. Raúl Castro no representa la cabeza, él es solo la representación de su hermano.

Considero que si Raúl Castro se apoya en los Comandantes históricos, es lo más acertado que puede hacer, pues no tiene para donde virarse y debe tratar de ganarse su confianza nuevamente o de limar asperezas. Puede que piense que de esa forma algunos de ellos considere que puede morir de viejo sin enfrentársele.

De los Comandantes Históricos el único que le puede dar dolores de cabeza a Raúl, es Ramiro Valdés. Tiene un estado físico excelente. Con sus setenta y tantos años mantiene una forma física tipo Rocky Balboa y no es broma. Lo vi personalmente (2001) haciendo ejercicios en el gimnasio del hotel que hoy se llama “Occidental Miramar” (Corporación Gaviota) ubicado en 5ta Avenida entre 72 y 76 y puedo dar fe que el individuo tiene una forma física extraordinaria. También puede dar fe el primo, de Lincoln Diaz-Balart, asiduo visitante del gimnasio.

Ramiro tiene a su favor todos los defenestrados del MININT a partir de los resultados de la Causa no. 1 del 89. Soldados, sargentos, oficiales, primeros oficiales y generales que fueron licenciados por el solo hecho de haber perdido la confianza del Comandante en Jefe, pero que al faltar Fidel, volcarían todo, en aquel que creen que los llevó a ser los héroes de Maisinicú o el David del “Silencio”. Y son muchos.

A diferencia de las FAR, el Ministerio del Interior tiene un número considerable más, de efectivos en activo que las FAR. Esto debe tenerse presente en todo momento y nunca pensar que los generales del MinInt tienen las manos atadas, como pudiera ser en otro país.